Archivo de la etiqueta: Vida

El terrorista Jovino Novoa de la Udi

jovino novoaQué mala imagen de Chile proyecta el señor Jovino Novoa (foto). Él fue un alto funcionario del dictador Augusto Pinochet, y fundador del partido ultra derechista Unión Demócrata Independiente (Udi), que todavía, en democracia, ocupa puestos de dirigencia. Él considera todo lo que no esté alienado con las dictaduras y el fascismo, como una amenaza “izquierdizante”.

En estos días está empeñado en hacerle mala imagen a Chile, diciendo que el actual gobierno de Michelle Bachelet quiere ahuyentar la inversión extranjera, y quiere empobrecer a los ricachones que él representa.

Qué mala imagen proyecta este ex congresista de Chile, asociándolo con Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador, como si fueran comparables los cinco países. Eso es mala fe.

Un daño profundo causa en la mente de los chilenos, también, llenándolos de miedo. Insinuando que puede haber otro criminal como Augusto Pinochet si se sigue con ideas “izquierdizantes”.

Este tipo de actitudes son propias de radicales políticos, que suelen estar por fuera de la realidad, como Adolfo Hitler, o criminales contra el Estado como Pablo Emilio Escobar Gaviria. No son actitudes de un demócrata.

El señor Jovino Novoa quiere que los chilenos vivamos con terror.

Toda su actitud, agria y refractaria con su país, porque el gobierno puso a consideración del Congreso una reforma tributaria, en la que los pocos que ganan 250 veces más que los trabajadores (*), y cuentan con ejércitos de abogados para crear y emplear decenas de artilugios legales para no pagar impuestos, o eludirlos o evadirlos, paguen, por fin, tributos al país.

Está furioso por eso. Porque se quiere cerrar la brecha de la vergonzosa desigualdad actual en Chile, que es algo exótico en estos tiempos, y sobre todo en un país que se precia de pertenecer a la Ocde y ser impoluto en el vecindario de los gobiernos de mala calidad, “izquierdistas”.

Él quisiera que aún tuviéramos el mundo enfermo y violento de su protector, el dictador impune Augusto Pinochet.

Está furioso porque quienes lo han financiado en sus campañas electorales, es decir, los ricachones (sus patrones) le han expresado su inconformidad por tener que retribuirle al país unos pocos pesos, de los miles de millones que se echan al bolsillo y sacan del país para no pagar impuestos.

Cómo puede alguien preciarse de ser “un político” cuando odia a su país. Cuando considera que los connacionales son personas de segunda clase. Gente que no merece vivir dignamente, sino sometida al terror y con ingresos de miseria.

Lo que hace el señor Jovino Novoa es defender a los que sacan su dinero a paraísos fiscales, como el ex candidato presidencial Lawrence Golborne; defender a los empresarios que no pagan impuestos, o que los eluden, o que los evaden; empresarios que recibieron en la dictadura bancos y empresas y miles de hectáreas a precios irrisorios y con créditos a plazos infinitos y tasa de interés ridículamente bajas, casi inexistentes.

A estas personas defiende el señor Jovino Novoa.

Y para ello, que él considera una noble labor, crea un clima de terror en el país, considerando a todo el que no se parece a su padrino el dictador impune Augusto Pinochet un “izquierdista peligroso”, y diciéndoles a los inversionistas extranjeros que no vengan a Chile.

Es decir, más parece un apátrida, que un demócrata.

Personas con la mentalidad como la del señor Jovino Novoa son las que hacen desigual el país, crean ciudadanos de segunda categoría, siembran el terror, disocian para reinar, confunden los propósitos de bienestar social con unas amenazas a los capitales de sus patrones. Capitales que, muchos de ellos, han sido dudosamente habidos o hechos merced a los beneficios del impune dictador Augusto Pinochet.

Si Chile quiere crecer, en lo económico y lo ciudadano, si quiere como país tener sana su mente, debe aislar a personas como el señor Jovino Novoa, que son un cáncer destructivo del tejido social.

El señor Novoa no hace oposición, hace terrorismo, amparado en un partido que apoyó una dictadura sanguinaria, y cobijó con la impunidad al despreciable dictador.

(*) “250 veces” no es una expresión caprichosa y efectista, sino un dato cierto de analistas imparciales chilenos. Quiere decir que mientras un empleado gana el mínimo, $210.000 al mes, un empresario de los que defiende el señor Jovino Novoa, gana $52.500.000 mensuales.

Los tatuajes y el deseo de tener uno

tatuaje16La noticia del lanzamiento del libro Tatuajes SCL que contiene cien historias detrás de cien tatuajes me hizo recordar los tiempos en que nuestra madre decía que eso era vicio de los presidiarios, aunque los habíamos visto, también, en los brazos de los marinos. Como sea, se relacionaban los tatuajes con personas cuyas personalidades dejaban algo que desear. Porque era una aguja o punzón que se mojaba en tinta china y mediante un procedimiento que bien podía imitar el puntillismo, se elaboraban clandestinamente dibujos más bien elementales. Casi siempre, unas iniciales, una calavera, un corazón. Pero el tatuaje1tatuaje5método ha evolucionado ha estados inimaginables. Con auténticos mecanismos de alta tecnología y pigmentos de calidad. Métodos menos invasivos, al parecer, que aquella punta que se aseaba con alcohol. Y el resultado son dibujos, o pinturas, a todo color, relativamente complejas, que pueden cubrir zonas más amplias de la piel

tatuaje17tatuaje18humana. Entiendo que hay tatuajes tan elaborados que es menester realizarlos por etapas, durante varios días. O primero hacer el croquis, y luego colorearlo. Pero esto depende de la capacidad de aguante que tenga el tatuado, no el tatuador.
Los tatuajes también los puedo relacionar con sectas secretas y peligrosas de Japón, principalmente. Guerreros clandestinos, samuráis de otro tipo, que cubrían (o cubren) sus cuerpos con elaboraciones multicolores de tigres, dragones, flores y otras fantasías. De este modo, el tatuaje está ligado a una cierta mística, no santa en todos los casos. Lo cierto es tatuaje14que los tatuajes tienen una simbología. También responden a un momento en las vidas de las personas que se tatúan. Casi siempre fatales, como las muerte de un ser querido, o epifánicos o gloriosos, como la superación de un cáncer o un accidente. Un volver a la vida.

Veo que ese dibujo sobre la piel que antes era elemental y bicolor, hoy es complejo y un arco iris, y que si antes se ocultó o trató de ocultar, hoy se exhibe casi como una hazaña. Hombres y mujeres tienen los brazos tatuados hasta la palma de la mano. El cuello, la espalda, y hasta la cara. En la cara pintan lágrimas tatuaje15tatuaje13y notas del pentagrama, que también pueden asociarse con la peligrosísima pandilla salvaje de los Maras. Muchos, inocentemente, se tatúan por un impulso estético, hacen letras chinas, kois, kanjis, dragones japoneses, geishas, hannyas, etc.

Todos los que terminaron cubriendo sus cuerpos, o la mayor parte de sus cuerpos, piernas, brazos, pecho, espalda, estómago y hasta el cráneo, con tatuajes de ciertas características, empezaron con uno solamente, casi tímidamente. El peligro es que, como el cigarrillo, se vuelva una adicción, y de la pequeña rama de cerezo con que se inició, termine como una auténtica segunda piel que ya no avergüenza en su desnudez.

Dionisio Gamba

plaza Dionisio GambaDionisio Gamba miró con resignación el vuelo de las azulencas palomas que volvían a picotear fragmentos cerca de la fuente de piedra y se dejó seducir por la placidez con que las criadas iban matando el tiempo por los senderos tras los coches de los bebés de otras. En la luz difusa del día que expiraba notó que estas banalidades ahora lo conmovían y se malhumoró. Dionisio Gamba había considerado los sentimientos una masa informe que no dejaban pensar, y propios de los espíritus inferiores. Quiso marcharse de aquella maldita plaza en el que percibía una fastidiosa perfección doméstica, pero comprendió que un embrión sentimental lo horadaba, lo retenía al banco junto a la fuente de piedra, como en cumplimiento de una revancha del destino, o de una ineludible sentencia. Supo que ya no era el Dionisio Gamba de los mundillos sin fronteras, sin leyes ni perspectivas, en los que se hizo temido por barrios y tabernas. Después de cada servicio, que ejecutaba impecable y cuya paga exigía anticipada, Dionisio Gamba celebraba en burdeles sin reputación hasta caer redondo de semen y embriaguez. Entonces nunca preguntó a sus clientes los motivos por los que lo contrataban, porque eso lo involucraba con sus víctimas y no deseaba cargar por el resto de su vida con reatos de conciencia. Dionisio Gamba era hoy, poco menos, un vestigio de sus tiempos de oro. Ahora era un hombre susceptible, reconoció. La primera vez que volvió a pensar en sus días de gloria, cuando se hacían trabajos limpios y no las carnicerías de hoy, supo que lo invadía el pudor. Y ahora no podía, aún en el recuerdo, soportar las miradas suplicantes de sus mártires, lo que fue espesando su silencio en derredor. Dionisio Gamba finalmente se incorporó, delgado y esbelto como los álamos plateados de la arboleda, detrás de los cuales el sol se negaba a desaparecer, y echó a andar por los mismos senderos, orillados de flores, de esa maldita placita para seguir matando, ahora, el tiempo.

Nazario Arroyos

¡Chile endieciochado! ¡Tiqui tiqui tí!

cueca01El Dieciocho es día patrio en Chile. Se conmemora la primera Junta Nacional de Gobierno. Con ello, Chile se desliga de España. Y el 19 se celebra el Día de las Glorias del Ejército. De esta manera, 18 y 19 son días de jolgorio nacional. Se iza la bandera (la banderita chilena), se levantan carpas con fondas y ramadas en donde quiera que haya una comuna, una población, un barrio. Se venden toneladas de empanadas, de chorizo con pan (choripán), se venden kilómetros de longanizas, cientos de hectolitros de vino de chicha de pisco, un pisco para preparar y servir como pisco sour (que si trago nacional de Perú, que si trago oficial de Chile, poco importa, todos beben). Suenan cuecas (la melodía y baile nacionales, ilustración), y también suenan baladas, rancheras, boleros y rock and roll. Todo el mundo está ‘endieciochado’, a media caña, a medio palo, sonriente, silbando. Ya pasó la primera decena del mes. La más amarga del año. La que retrotrae al país a los calabozos de la dictadura, a las salas de tortura, a los vuelos de avionetas y helicópteros lanzando cuerpos al mar Pacífico, a hombres siniestros encorvados sobre fosas para desaparecer detenidos. Ya pasó el nefasto 11 de septiembre, el día de los cobardes golpistas que asaltaron armados hasta los dientes a una población civil desarmada. Y sembraron el pánico, el miedo, el terror. Dizque estaban en guerra. Pero ya pasó esa fecha maldita. Y ahora, el país está de cara al Dieciocho, comprando los últimos aprestos, el costillar y el lomito para el asado, los choclos (mazorcas), la ensalada, el ají y el pebre. Y un poco de pan. Y un poco de bebida de fantasía, y un poco de agua cristal. ¡Tiqui tiqui tí! ¡Tiqui tiqui tá! ¡Viva Chile hermanada y endieciochá!

Doce buenas cosas para una vida más sana

vida sana1Estos doce principios me llegaron en un correo electrónico. Se menciona a un Pablo Flores como el autor de los mismos, pero no tengo idea quién es. Seguro que no le molestará que los comparta. Debe ser una buena persona, sin duda, si practica lo que aconseja. Leí con atención y encontré adecuados estos principios para anotarlos en mi cuaderno. El señor Flores dice que sirven para “vivir en calma y en armonía con los vaivenes de la vida”. Yo creo que sí. Por eso, me permito hacer mis acotaciones, entre paréntesis, al final de cada ítem.

1) Salir al mundo a mostrar quien eres tú realmente, no a que te vean. Implica actuar desde adentro, hacia afuera, y no al revés. No amoldarte a los demás, sino actuar desde tu corazón. (jsa: Que el hecho de no tener lo que está de moda no te acobarde. Si nuestro reloj no es de oro, no importa. Que funcione es lo que cuenta. Tampoco quiere decir que andemos con lo peor de todo, pero dimensionar que las cosas son solo cosas, y nosotros seres espirituales; esto tiene valor para la realización de lo que queremos.)

2) Todo lo material que tengas, tenlo porque lo usas y te da placer, sino te da placer, bótalo o regálalo. Es decir, no acumular objetos materiales, sino gozar las cosas, porque muchas veces nos quedamos en tener, y llenamos nuestros closets, pero no usamos casi nada. (jsa: Tener cosas guardadas por el solo hecho de tenerlas, sin que nos sirvan de nada, a) no tiene sentido, b) se nos convierte en una carga, en un peso muerto, c) estamos alimentando un grado de codicia, que no deberíamos tener como personas sanas.)

3) Todo lo que sabes comunícalo. Guardar tus conocimientos y aprendizajes, por timidez o por mezquindad, es algo que te aleja del camino a la felicidad, y de descubrirte a ti mismo. El conocimiento es como una carrera de postas, pasa de una persona a otra. Si no lo compartes cortas el flujo. (jsa: No compartir lo que sabemos, delata un sentimiento negativo en nosotros: el egoísmo. Nadie nos puede “robar mis ideas”, porque nuestras ideas nadie más las puede elaborar. ¿Qué hace el ladrón de ideas, si no sabe de dónde vinieron, cómo llegaron al punto en el que están, y para qué sirven?)

4) Sana tu linaje, sana tu familia, sana las relaciones de tu núcleo. Como dicen las constelaciones familiares y la ancestrología de Pedro Engel, para tener relaciones sanas y ser feliz, hay que estar en paz con tu familia. (jsa: Este punto no lo entiendo como que tengamos que ser moneda de oro para todos, ni meloso con todos. Sanar, inclusive, puede estar en una despedida para siempre. Lo entiendo, mejor, como no dejar asuntos pendientes.)

5) Descubre lo que más te gusta hacer y hazlo, no para que te vean, sino para alumbrarle el camino a los demás. La mayoría de la gente ni siquiera sabe qué es lo que quiere hacer con su vida. Venimos a compartir a este mundo y nuestros dones son para ponerlos al servicio de los demás. (jsa: Hay quienes, desde niños, saben qué quieren hacer en la vida; otros, tenemos que irlo visualizando con los años. Pero siempre hay una voz interior que al final nos dice: ¡eso era!)

6) Haz las cosas que ames con disciplina. Si no tienes disciplina, no tienes amor por ti. Porque amar implica muchas veces renunciar a nuestra propia gratificación. Si no eres capaz de esforzarte por lo que te gusta hacer, entonces no lo amas realmente. (jsa: Los triunfadores suelen decir eso, que sin disciplina no hay nada. Cuando uno ve a un atleta que corre, salta o lanza con facilidad, uno debe saber que hay muchas horas de disciplinado esfuerzo antes de hacer eso. Cada día, un poco.)

7) Las relaciones sanas de pareja implican permitirme ser y permitirle al otro ser. No controlar al otro para que actúe como yo quiero, ni tampoco permitirle al otro que me controle para que actúe como él o ella quiera. Esto implica descubrir qué es lo que realmente me importa y respetarlo. Lo importante está en el compartir con el otro. (jsa: La clave es conceder. Quien diga “yo soy así, no voy a cambiar”, está muerto. El cambio es vida. Y cambiar en nosotros cosas que al otro no le gustan, es una forma de entregar amor.)

8) Descubrirme a mí mismo, transformarme en lo que realmente soy. Esto implica ver lo que no me gusta de mí y aceptarlo. Ver mis patrones y mis comportamientos inconscientes y hacerme responsable de ellos, dejando de culpar a los otros. (jsa: Culpar al otro es lo más fácil. Lo difícil es autocriticarse. Decirse, a sí mismo –inclusive decirle al otro–: “Sí, me equivoqué”. Decir: “Lo siento, no volverá a ocurrir”. Eso es aceptarme, y transformarme.)

9) Expandirme, salir de lo conocido, familiar y seguro. Si siempre me quedo en lo conocido, en lo aprendido, no me permito conocer cosas nuevas. Justamente en este explorar, voy abriéndome a nuevos puntos de vista y esto me permite descubrir quién soy realmente. (jsa: Negarse a explorar, es miedo. Hay que conocer sitios, sabores, vestuarios, diversiones. Pero conocer tampoco es relajarse, por ejemplo, “voy a conocer el crack o la heroína”.)

10) ¿Qué quiero dejar como huella en este mundo? Mi aporte a la sociedad, que contribución quiero hacer al mundo en el que vivo. (jsa: Este punto yo lo entiendo como “qué es lo mejor de mí, que puedo dejar”. No importa que eso no lo conozcan sino mis familiares. Porque no se trata de actos heroicos, o de que inventemos algo, sino que con nuestro comportamiento sano, en cuanto al cuidado del agua, del medio ambiente, de las relaciones familiares y de amistad, también estoy aportando al planeta. El planeta lo sabe.)

11) Compartir mis ideales y sueños con los demás. Únete a otros, forma equipos, trabaja con más personas para hacer un cambio en la sociedad. (jsa: Creo que no es imperativo ser socio de nada. Pero sí tener cierta cercanía con el grupo de personas que son afines conmigo. Esto depende del temperamento de cada cual.)

12) Acércate a tu alma. Date tiempo para estar contigo mismo y busca la respuesta a las preguntas espirituales ¿quién soy yo? ¿Qué hago acá? Deja tiempo para la espiritualidad en la vida, para la conexión interior. Esto te permitirá entender que todos somos parte de un mismo rompecabezas y todas las piezas son necesarias. (jsa: Uno puede pensar en las cosas buenas, y cómo corregir las malas, y esto también es espiritual. No nos imaginemos que la espiritualidad es sentarse en posición Buda, y cerrar los ojos. Podemos ser espirituales todo el día, en cada cosa que hacemos: jugar, hablar con otro, lavar la losa, leer o caminar.)

Los 10 ladrones de tu energía: Dalái Lama

Dalai-Lama1- Deja ir a personas que sólo llegan para compartir quejas, problemas, historias desastrosas, miedo y juicio de los demás. Si alguien busca un cubo para echar su basura, procura que no sea en tu mente.

2- Paga tus cuentas a tiempo. Al mismo tiempo cobra a quién te debe o elige dejarlo ir, si ya es imposible cobrarle.

3- Cumple tus promesas. Si no has cumplido, pregúntate por qué tienes resistencia. Siempre tienes derecho a cambiar de opinión, a disculparte, a compensar, a re-negociar y a ofrecer otra alternativa hacia una promesa no cumplida; aunque no como costumbre. La forma más fácil de evitar el no cumplir con algo que no quieres hacer, es decir NO desde el principio.

4- Elimina en lo posible y delega aquellas tareas que no prefieres hacer y dedica tu tiempo a hacer las que sí disfrutas.

5- Date permiso para descansar si estás en un momento que lo necesitas y date permiso para actuar si estás en un momento de oportunidad.

6- Tira, recoge y organiza. Nada te toma más energía que un espacio desordenado y lleno de cosas del pasado que ya no necesitas.

7- Da prioridad a tu salud. Sin la maquinaria de tu cuerpo trabajando al máximo, no puedes hacer mucho. Tómate algunos descansos.

8- Enfrenta las situaciones tóxicas que estás tolerando, desde rescatar a un amigo o a un familiar, hasta tolerar acciones negativas de una pareja o un grupo; toma la acción necesaria.

9- Acepta. No es resignación, pero nada te hace perder más energía que el resistir y pelear contra una situación que no puedes cambiar.

10- Perdona, deja ir una situación que te esté causando dolor, siempre puedes elegir dejar el dolor del recuerdo.

Dalái Lama (foto)

Las ‘Primarias’ en Chile encubren el ‘binominal’

urna_eleccionesAunque casi todo el mundo dice que las elecciones primarias para escoger los candidatos presidenciales son un avance de la democracia, me permito disentir. Para mí, las primarias, estas elecciones que se llevarán a cabo el próximo domingo, 30 de junio, y que competen estrictamente a los partidos políticos pero nos involucra a todos los ciudadanos, solo encubren y afianzan el sistema binominal. El sistema binominal es la pena de muerte, y las primarias son la pregunta al sentenciado si quiere morir de un garrotazo, en la silla eléctrica o mediante inyección química. Me explico: lo que antes se hacía a puertas cerradas (entre Camilo Escalona, Ignacio Walker, Hernán Larraín, Carlos Larraín, Pablo Longueira, etcétera), para escoger su candidato en el sistema binominal, ahora nos involucra a todos, para que escojamos el candidato del sistema binominal. Pero los partidos políticos no quisieron involucrarnos cuando se trataba de escoger los candidatos para el Congreso. Ahí no funcionó su “vocación de servicio”. Un cambio real, y una democracia más perfecta, solo es posible con la eliminación del sistema binominal. Todo lo demás es argucia. Porque este sistema, ideado por el dictador Augusto Pinochet (o su pelele, Jaime Guzmán), coarta la diversidad y hace cómplices a dos grandes bloques (la concertación política llamada Alianza, y la alianza política llamada Concertación), que se tienen que amangualar, para decidir sobre el destino del país. El sistema binominal tiene que salir de la institucionalidad chilena, en el deseo (y acto), si se busca un real cambio, una modernización nacional y una mayor democracia. Enseguida, deben ser considerados los quórum, porque hoy son de un grupo minoritario (aunque la Unión Demócrata Independiente, Udi, se ufana de “ser mayoría”) y ese grupito es el que decide si las instituciones funcionan o no. Si cuatro personas (curiosamente de la Udi) no quieren que haya quórum, sabotean a la mayoría. Y esto no puede ser. No es serio. Eso es solamente el fruto de una mente enfermiza, soberbia e intolerante. Por ahora, tenemos la institucionalidad y el sistema económico que instauró el dictador Augusto Pinochet, y su pelele mayor Jaime Guzmán y el grupo de empresarios que los apoyaron (y hoy apoyan el sistema que el dictador y su pelele dejaron), y sobre el cual se elevó el andamiaje, perverso y disociador. Me dirán que por algo se debe empezar, por las primarias. Sí, por algo debe empezarse. El problema es que hay cosas que se vuelven permanentes, se consideran soluciones como anillo al dedo cuando solo son (en la realidad) artificios que deben ser de uso transitorio. Tanto como lo “transitorio”, que se vuelve permanente (el sobreprecio a los combustibles, por ejemplo, o el subsidio al TranSantiago). ¿Voy a votar? Sí, por qué no, es mi derecho. Pero sabiendo de qué se trata, y de lo recortada que hoy está la Democracia.