Archivo de la etiqueta: Valores Humanos

Wen Jiabao contra los corruptos y por educación

wen-jiabaoNo he visto reproducido, ni comentado, en ninguna parte de Chile, el texto que comento. Lo comparto ahora y aquí porque me parece útil que de cuando en cuando reflexionemos sobre algunos asuntos que son de interés general. Se trata de sugerencias, recomendaciones del primer ministro chino, Wen Jiabao (foto), a los “países emergentes”, como Chile, Guatemala, Colombia o Brasil. Para el señor Jiabao “el punto principal es: hacer cambios inmediatos en la administración de cada país y el principal es la eliminación de lo que él llama “factores hipócritas”, en que las leyes insisten en ver el lado teórico, y no las consecuencias prácticas y reales”.

De esta manera, se refiere a que esos cambios con calificación de “drásticos”, que también se hicieron en China en los últimos 20 años. Cada lector hará las reflexiones que considere pertinentes. El texto lo edité porque es más extenso. Los 8 principales cambios sugeridos por el primer ministro chino, son:

1Castigo ejemplar a políticos corruptos. Nuestros países no castigan como debe ser a los políticos corruptos, por eso se diezman las arcas públicas. La plaga será cada vez peor si no se frena drásticamente. En China, la corrupción probada es castigada con la pena de muerte, y con el retorno inmediato a las arcas públicas de los valores robados. (En Chile sería, una o dos cadenas perpetuas consecutivas, sin derecho de excarcelación)

2Quintuplicar la inversión en educación. Un país que quiere crecer debe producir los mejores profesionales del mundo, y esto sólo es posible si el Estado invierte por lo menos cinco veces más de lo que se hace ahora en educación. Si no se capacita de verdad, nuestro recurso humano perderá la competitividad en el mercado de trabajo por falta de preparación.

3Reducir 80% los salarios y gastos de los políticos. Los sueldos y gastos de los políticos se producen por “la cultura del malandraje”, y por la falta de políticas serias y claras en materia salarial. Es necesario que el político entienda que es un funcionario público, sin nada especial, como cualquier otro, con una obligación de entregar su trabajo y sus conocimientos en beneficio de su país. No es un “rey”, como se presentan hoy en día, y muchos los ven así. La Constitución y las leyes tienen que establecer un tope salarial compatible con los otros funcionarios públicos y a partir de ahí, regirse por los aumentos en el sueldo mínimo del país. Un diputado en China cuesta menos de 10% de lo que un diputado cuesta en Brasil, por ejemplo. En los países escandinavos es común ver al primer ministro llegar a su trabajo conduciendo una bicicleta de las más sencillas y económicas del mercado, como lo hacen los estudiantes. Este desastre que existe en nuestros países con el manejo del dinero público, con el abuso de los mega salarios, sin corresponderse con la productividad, ni menos con las soluciones para el pueblo, causa todavía más perjuicios al Estado, pues un pueblo que se siente robado por sus líderes políticos pierde la percepción de lo que es correcto, justo, honesto y honorable. (En Chile, no es descabellada la propuesta de los nuevos jóvenes diputados, Gabriel Boric y Giorgio Jackson, de bajar en 40% el sueldo de los parlamentarios)

4Desburocratización inmediata. China es actualmente el mayor exportador de bienes manufacturados en el mundo, superando, incluso, a los EE.UU. y sin ninguna duda consideran a los países emergentes los más burócratas tanto en lo referente a las importaciones como a las exportaciones y, por supuesto, en lo referente a su mercado interno, por todas las barreras, trabas y requisitos innecesarios y repetitivos que a menudo impiden, dificultan y encarecen la negociación, lo que termina en detener o frenar el desarrollo de las empresas y que inmediatamente se refleja directamente en el desarrollo del país. Este es un asunto muy urgente de resolver.

5Inversión pública eficiente. Faltan más inversiones en infraestructura, educación, cultura, y prácticamente en todas las áreas relacionadas con el Estado, lo que ha dificultado el crecimiento de los países y continuará dificultándolo, por lo menos por otros 50 años, si no adoptamos una posición firme en este momento.

6Invertir en el cambio de la cultura del pueblo. La gran masa del pueblo de los países emergentes ya no cree en el gobierno, ni en su política, no respetan las instituciones, no cree en sus leyes, ni en su propia cultura, se acostumbró al desorden gubernamental y pasó a ver como normal las noticias trágicas sobre la corrupción, violencia, deterioro de los servicios públicos, etc. Por lo tanto, se necesita invertir en la correcta formación cultural del pueblo, a partir de las escuelas, empresas, iglesias, instituciones públicas y así sucesivamente, comenzando con la educación para el trabajo y la búsqueda de la excelencia en un mundo globalizado, enseñando al pueblo a amar y honrar a su país.

7Reducir la edad laboral y penal de los jóvenes. Nuestros países todavía tienen una cultura de tratar a los adolescentes de 15 a 18 años, como niños, que no se hacen responsables de sus actos, y les prohíben ofrecer su mano de obra. Esto es un error fatal para la sociedad. Porque después de todo, el país está envejeciendo y necesita, más que nunca, de mano de obra renovada. Hay una contradicción hipócrita de la ley, porque sólo sirve para crear peligrosos delincuentes, que al cumplir los 18 años, están formados para el delito, ya que no pudieron trabajar y muchos buscaron su formación en el crimen. En China, los jóvenes tienen permiso del gobierno para trabajar normalmente (no sólo como “aprendices”), a partir de los 15 años, siempre que sigan estudiando. Y si cometen crímenes, responden como cualquier adulto mayor de 18 años.

8Pena de muerte para crímenes atroces probados. Un gobierno tiene que dejar de lado la hipocresía cuando se toca este tema. Un criminal no puede ser tratado como una celebridad. Los reincidentes han tenido su oportunidad de cambiar y no han cambiado. Entonces, no merecen ese compromiso por parte del gobierno. Ninguna sociedad honesta y trabajadora, merece vivir con tanta impunidad y miedo. La eliminación de los criminales más peligrosos infundirá temor entre el resto de los delincuentes para seguir practicando sus fechorías. Esto se reflejará de inmediato en la seguridad pública del país y la sociedad. Y también en la reducción drástica del gasto público en materia de seguridad. En el largo plazo, esto se reflejará, además, en la cultura y el comportamiento de las personas.

Anuncios

El terrorista Jovino Novoa de la Udi

jovino novoaQué mala imagen de Chile proyecta el señor Jovino Novoa (foto). Él fue un alto funcionario del dictador Augusto Pinochet, y fundador del partido ultra derechista Unión Demócrata Independiente (Udi), que todavía, en democracia, ocupa puestos de dirigencia. Él considera todo lo que no esté alienado con las dictaduras y el fascismo, como una amenaza “izquierdizante”.

En estos días está empeñado en hacerle mala imagen a Chile, diciendo que el actual gobierno de Michelle Bachelet quiere ahuyentar la inversión extranjera, y quiere empobrecer a los ricachones que él representa.

Qué mala imagen proyecta este ex congresista de Chile, asociándolo con Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador, como si fueran comparables los cinco países. Eso es mala fe.

Un daño profundo causa en la mente de los chilenos, también, llenándolos de miedo. Insinuando que puede haber otro criminal como Augusto Pinochet si se sigue con ideas “izquierdizantes”.

Este tipo de actitudes son propias de radicales políticos, que suelen estar por fuera de la realidad, como Adolfo Hitler, o criminales contra el Estado como Pablo Emilio Escobar Gaviria. No son actitudes de un demócrata.

El señor Jovino Novoa quiere que los chilenos vivamos con terror.

Toda su actitud, agria y refractaria con su país, porque el gobierno puso a consideración del Congreso una reforma tributaria, en la que los pocos que ganan 250 veces más que los trabajadores (*), y cuentan con ejércitos de abogados para crear y emplear decenas de artilugios legales para no pagar impuestos, o eludirlos o evadirlos, paguen, por fin, tributos al país.

Está furioso por eso. Porque se quiere cerrar la brecha de la vergonzosa desigualdad actual en Chile, que es algo exótico en estos tiempos, y sobre todo en un país que se precia de pertenecer a la Ocde y ser impoluto en el vecindario de los gobiernos de mala calidad, “izquierdistas”.

Él quisiera que aún tuviéramos el mundo enfermo y violento de su protector, el dictador impune Augusto Pinochet.

Está furioso porque quienes lo han financiado en sus campañas electorales, es decir, los ricachones (sus patrones) le han expresado su inconformidad por tener que retribuirle al país unos pocos pesos, de los miles de millones que se echan al bolsillo y sacan del país para no pagar impuestos.

Cómo puede alguien preciarse de ser “un político” cuando odia a su país. Cuando considera que los connacionales son personas de segunda clase. Gente que no merece vivir dignamente, sino sometida al terror y con ingresos de miseria.

Lo que hace el señor Jovino Novoa es defender a los que sacan su dinero a paraísos fiscales, como el ex candidato presidencial Lawrence Golborne; defender a los empresarios que no pagan impuestos, o que los eluden, o que los evaden; empresarios que recibieron en la dictadura bancos y empresas y miles de hectáreas a precios irrisorios y con créditos a plazos infinitos y tasa de interés ridículamente bajas, casi inexistentes.

A estas personas defiende el señor Jovino Novoa.

Y para ello, que él considera una noble labor, crea un clima de terror en el país, considerando a todo el que no se parece a su padrino el dictador impune Augusto Pinochet un “izquierdista peligroso”, y diciéndoles a los inversionistas extranjeros que no vengan a Chile.

Es decir, más parece un apátrida, que un demócrata.

Personas con la mentalidad como la del señor Jovino Novoa son las que hacen desigual el país, crean ciudadanos de segunda categoría, siembran el terror, disocian para reinar, confunden los propósitos de bienestar social con unas amenazas a los capitales de sus patrones. Capitales que, muchos de ellos, han sido dudosamente habidos o hechos merced a los beneficios del impune dictador Augusto Pinochet.

Si Chile quiere crecer, en lo económico y lo ciudadano, si quiere como país tener sana su mente, debe aislar a personas como el señor Jovino Novoa, que son un cáncer destructivo del tejido social.

El señor Novoa no hace oposición, hace terrorismo, amparado en un partido que apoyó una dictadura sanguinaria, y cobijó con la impunidad al despreciable dictador.

(*) “250 veces” no es una expresión caprichosa y efectista, sino un dato cierto de analistas imparciales chilenos. Quiere decir que mientras un empleado gana el mínimo, $210.000 al mes, un empresario de los que defiende el señor Jovino Novoa, gana $52.500.000 mensuales.

Los tatuajes y el deseo de tener uno

tatuaje16La noticia del lanzamiento del libro Tatuajes SCL que contiene cien historias detrás de cien tatuajes me hizo recordar los tiempos en que nuestra madre decía que eso era vicio de los presidiarios, aunque los habíamos visto, también, en los brazos de los marinos. Como sea, se relacionaban los tatuajes con personas cuyas personalidades dejaban algo que desear. Porque era una aguja o punzón que se mojaba en tinta china y mediante un procedimiento que bien podía imitar el puntillismo, se elaboraban clandestinamente dibujos más bien elementales. Casi siempre, unas iniciales, una calavera, un corazón. Pero el tatuaje1tatuaje5método ha evolucionado ha estados inimaginables. Con auténticos mecanismos de alta tecnología y pigmentos de calidad. Métodos menos invasivos, al parecer, que aquella punta que se aseaba con alcohol. Y el resultado son dibujos, o pinturas, a todo color, relativamente complejas, que pueden cubrir zonas más amplias de la piel

tatuaje17tatuaje18humana. Entiendo que hay tatuajes tan elaborados que es menester realizarlos por etapas, durante varios días. O primero hacer el croquis, y luego colorearlo. Pero esto depende de la capacidad de aguante que tenga el tatuado, no el tatuador.
Los tatuajes también los puedo relacionar con sectas secretas y peligrosas de Japón, principalmente. Guerreros clandestinos, samuráis de otro tipo, que cubrían (o cubren) sus cuerpos con elaboraciones multicolores de tigres, dragones, flores y otras fantasías. De este modo, el tatuaje está ligado a una cierta mística, no santa en todos los casos. Lo cierto es tatuaje14que los tatuajes tienen una simbología. También responden a un momento en las vidas de las personas que se tatúan. Casi siempre fatales, como las muerte de un ser querido, o epifánicos o gloriosos, como la superación de un cáncer o un accidente. Un volver a la vida.

Veo que ese dibujo sobre la piel que antes era elemental y bicolor, hoy es complejo y un arco iris, y que si antes se ocultó o trató de ocultar, hoy se exhibe casi como una hazaña. Hombres y mujeres tienen los brazos tatuados hasta la palma de la mano. El cuello, la espalda, y hasta la cara. En la cara pintan lágrimas tatuaje15tatuaje13y notas del pentagrama, que también pueden asociarse con la peligrosísima pandilla salvaje de los Maras. Muchos, inocentemente, se tatúan por un impulso estético, hacen letras chinas, kois, kanjis, dragones japoneses, geishas, hannyas, etc.

Todos los que terminaron cubriendo sus cuerpos, o la mayor parte de sus cuerpos, piernas, brazos, pecho, espalda, estómago y hasta el cráneo, con tatuajes de ciertas características, empezaron con uno solamente, casi tímidamente. El peligro es que, como el cigarrillo, se vuelva una adicción, y de la pequeña rama de cerezo con que se inició, termine como una auténtica segunda piel que ya no avergüenza en su desnudez.

De qué podemos dar gracias hoy

El Día de Acción de Gracias es una celebración secular por el final del viaje, la paz y la buena cosecha, que deberíamos tener en estas latitudes. Cada vez le hallo más sentido al agradecimiento, al hecho de no ser un desagradecido con las cosas y las personas. Por eso quiero hoy unirme, y dar gracias por mi familia, por mis hermanas y mi hermano, por el conocimiento que tuve de mis padres que con algunos años de diferencia se fueron de esta tierra en este mes, por todas las personas que he conocido, por mi esposa que devolvió razón a mis días, por los trabajos que he tenido, por los buenos textos que he podido escribir, por el gusto por las cosas cotidianas, por cada mañana que despierto y por el fruto de la vida. Te doy gracias amado Padre-Madre celestial.

Triunfa el humor en una elección universitaria

logo-u-de-chileLo que pareció ser una chacota a los movimientos de izquierda, se convirtió en una proclama de izquierda que derrotó a la derecha. Ocurrió en la Universidad de Chile (logo), en la facultad de Derecho, para hacerse cargo del Centro de Estudiantes de Derecho (CED), donde al grito de “¡Un paso adelante, tres atrás!”, un programa lleno de sarcasmo se impuso en las elecciones. La lista encabezada por Álvaro Valenzuela decidió llamarse ‘RetroCEDamos’, para confrontar la izquierdista Unión Nacional de Estudiantes y el llamado ‘gremialismo’ de derecha. RetroCEDamos estuvo integrado por el ‘Frente Unicornista de Liberación’, la ‘Centro Derecha Revolucionaria Izquierdo Cristiana Comunista’, y el movimiento ‘Gente que Encontramos en el Patio’. “En un momento, dos colectivos se habían quebrado y lo encontré lo más patético, así que dije esto es un circo, y le faltan payasos, y ahí nos tiramos”, dijo Álvaro Valenzuela. “Somos estudiantes de izquierda riéndonos de los colectivos de izquierda que son nefastos”, añadió. El llamado al electorado se hizo en los siguientes términos: “Es importante que usted, estudiante, compañero, camarada de juergas y clases, de anécdotas y paseos, se dirija a las mesas de votación, entregue su TUI, firme el padrón y marque sin miedo, sin violencia, sin maquineos baratos, sin mujeres mostrando sus atributos en afiches a colores, sin lienzos gigantes, sin pensar”. Emocionante que Chile recupere el sentido del humor, que sepa reírse de sí, que depongamos tanta gravedad que encubrimos con tallas en ocasiones ofensivas. A más de una persona he escuchado decirle que “Chile es un país triste”. Quizás lo sea, pero con lo ocurrido en la Universidad de Chile hay un vislumbre de que eso comenzó a cambiar. Enhorabuena. Estos son algunos de los puntos del ‘programa de acción’, que, al final, triunfó en las urnas:

–Proyectamos que, luego de las lecturas de las páginas en Wikipedia sobre Marx, Lenin y Gramsci, seremos capaces de provocar una situación de inestabilidad política y social.

–Si bien muchos de nuestros compañeros no pueden llegar en helicóptero a nuestra Escuela, hemos desechado la idea de crear un helipuerto para destinar aquel dinero en apoyar a los más vulnerables que están entre nosotros, creando becas de alimentación para los flacos y becas de gimnasio para los gordos.

–Las situaciones de estrés nos llevan a muchas adicciones, entre ellas fumar. Ante esto, habilitaremos un sector de no fumadores en donde se encuentra ubicado el cajero automático.

–Frente a años de mala gestión, desviación de fondos y redes clientelares, exigiremos la renuncia inmediata del actual decano Roberto Nahum.

–Se hace necesaria la creación de baños mixtos para no pasar a llevar la dignidad de la amplia comunidad travesti de nuestra Escuela.

–Más extintores.

–Llevaremos adelante la creación de una “semana anti-pobres”, en la cual no podrán asistir compañeros pertenecientes a los 4 primeros quintiles de ingreso, y podamos, de una vez por todas, aunque sea por una semana, vivir en el país con mayor PIB de la región.

–Sabido es por todos que el Examen de Grado, aquella sacrosanta institución existente en nuestra Escuela, no cumple con fines pedagógicos, y se convierte en una arbitraria evaluación que arruina por meses, incluso años, la salud mental y emocional de muchos de nuestros compañeros. Se hace urgente una reforma al sistema, para lo cual proponemos que el actual Examen de Grado sea reemplazado por un partido de ping-pong contra el profesor Eduardo Sepúlveda. El sorteo de la comisión se realizará vía “Si se la sabe, cante”.

–Que los carretes duren 5 minutos más.

–Dirimir el cupo de intercambio a Harvard re-estrenando el ring de boxeo que posee nuestra Escuela.

–Exigir que vuelva el libre de waterpolo.

–Durante las fiestas desarrolladas en nuestra Escuela, momentos de recreación que crean lazos para toda la vida, siempre se produce un problema que aqueja a un número considerable de nuestros compañeros: la falta de hielo. En una ponderación de derechos, hemos decidido eliminar una de las asignaciones de los fondos concursables para que el CED se ponga con el hielo. Y frente a las críticas que estimen que el destilado es de uso de los sectores más privilegiados de nuestros compañeros, también tendremos hieleras para que el estudiante de a pie coloque su cerveza.

–Creación del Delegado de Amenización, quien se encargará de musicalizar las asambleas y hacer de estas más amenas.

–Se hace indispensable satisfacer la demanda de máquinas de escribir en Biblioteca y de pizarrones a tiza en las salas de clases.

–Apoyar la creación de una Selección Universitaria de Taca Taca comprando nuevos taca-tacas y marihuana para sus seleccionados.

–Porque para implementar todas estas medidas es necesario que existan autoridades dispuestas a trabajar codo a codo con los estudiantes, nada mejor que la experiencia de Roberto Nahum, para lo cual exigiremos que vuelva a ocupar el cargo de decano.

Chile, una ‘democracia’ sin derecho a voto

votacionUn cuarto de siglo ha pasado desde que Chile pudo superar, negociadamente (y mal), el paso estructural a una democracia (fallida, según The Economist), desde el oscuro subterráneo de la dictadura de Augusto Pinochet y sus cómplices, activos y pasivos (como los señaló el propio presidente udista Sebastián Piñera). Tanto tiempo de democracia, y más de un millón de chilenos no pueden votar. Están vetados. Son parias.

Cuando esto ocurre, vuelven las preguntas (que no se hicieron en los debates televisivos con los candidatos presidenciales) de ¿qué tanto empeño pusieron los “herederos” de la democracia anterior a la dictadura de Augusto Pinochet y sus cómplices civiles y militares, para que Chile cambiara, para reivindicar la condición de ciudadanos? El resultado (no nuestra presunción) habla de que hicieron (los de la alianza llamada Concertación y este último gobierno de Sebastián Piñera) muy poco. Bastante poco. Nada. Nada hicieron para cambiar las cosas, y prefirieron acomodarse en sus sillones, y repartir puestos a sus correligionarios, a sus familiares y amigos, y obtener pingües ganancias por estar sentados allí, en los sillones del poder (y se quieren repetir esas posiciones, en las elecciones de este 17 de noviembre, sin haber aportado nada a la Democracia).

Algo tan elemental como la categoría de “ciudadano” con derechos, para los chilenos que viven en el exterior, no se ha podido lograr después de 25 años. Siguen, como en tiempos de la dictadura de Augusto Pinochet y sus secuaces (pasivos y activos, militares y civiles), proscritos. Son cerca (o más) de un millón de chilenos, que los autodenominados “demócratas” (o los que se precian de tal) no les permiten todavía votar.

En el Congreso se quiso poner condiciones: que esos chilenos en el extranjero tengan bienes raíces en Chile para que se consideren chilenos. (Los chilenos pobres en el extranjeros, ¿no son chilenos?) ¿Puede una democracia y un sistema legal, ser más ridículo que esto? Que pueden votar para esto, pero para aquello, no. Ninguna condición, excepto haber nacido en Chile, debe pedírsele a un chileno para ser considerado chileno.

Un testimonio del significado de ser excluido de la democracia y del derecho a voto, porque se vive en el exterior, lo da Roberto Cociña, candidato a doctor en Sociología de la University of Wisconsin-Madison, EE.UU., fundador del Participo de Revolución Democrática, donde coordino el grupo Américas-Oceanía de la Red de Adherentes en el Extranjero. Escribe Cociña:

“Vivir fuera de Chile también es extraño. Luego de los meses de ajuste, luego de hacer nuevos amigos, acostumbrarse a otro idioma, reconocer calles y marcas de comida que eventualmente llegarán a resultarnos familiares, luego de acomodar la nueva casa para que parezca propia, luego de encajar el golpe de la distancia con la familia y los amigos, luego de todo ese esfuerzo, vivir afuera es como vivir en cualquier parte. Con la diferencia que para nosotros Chile no está de la puerta para afuera, sino de la puerta para adentro. Chile ya no está en la calle, sino que en casa. En la música, la comida y el habla. En las noticias en el monitor de la computadora. En la preocupación permanente por lo que pasa en la patria de todos, que a lo lejos se vuelve en algún sentido más propia.

Por eso resulta tan extraño, tan incómodo y tan triste que el Estado de Chile no cumpla con proveer a todos sus ciudadanos del derecho que otorga la Constitución –incluso esta– a sufragar (“La calidad de ciudadano otorga los derechos de sufragio, de optar a cargos de elección popular y los demás que la Constitución o la ley confieran”)”.

Leer aquí el artículo completo de Cociña.

‘Carmen Gloria Quintana’

Carmen Gloria QuintanaComo quien pasea la tarde en la Feria del Libro, me la encuentro hojeando poesía, confrontando su cara tatuada a fuego, con las boquitas de silicona y los cutis de seda de las modelos que adornan las portadas y revistas. Carmen Gloria Quintana, la cara en llamas de la dictadura, parece hoy una magnolia estropeada en los ojos que la reconocen bajo el mapa de injertos. Los ojos impertinentes que se dan vuelta a mirar su figura de joven mamá, paseando con su niño entre la gente.

Pero son pocos los que recuerdan el rostro impreso en las fotos de los diarios. Son contados los que descubren su cara, como si encontraran un pétalo chamuscado entre las hojas de un libro. Son escasos los que pueden leer en esa faz agredida una página de la novela de Chile. Porque la historia de Carmen Gloria no tiene nada que ver con la literatura light que llena las vitrinas. Y si alguien escribiera su historia, difícilmente podría escapar al testimonio sentimental.

Quizás, decir algo de ella, pasa inevitablemente por el drama de su vida, que pudo ser igual a la de muchas jóvenes que vivieron los densos humos de las protestas en las poblaciones, por allá en los ochenta. De no ser por esa noche, cuando Santiago era un eco de cacerolas y gritos. Y había que cortar esa calle con una barricada.

Y estaban Rodrigo Rojas de Negri y ella con el bidón de bencina, en esa esquina del terror cuando llegó la patrulla. Cuando los tiraron al suelo, riéndose, mojándolos con el inflamable, amenazando con prenderles fuego. Y al rociarlos, todavía no creían. Y al prenderles el fósforo aún dudaban que la crueldad fascista los convirtiera en muñecos bonzo para el escarmiento opositor. Y allí el chispazo. Y ahí mismo la ropa ardiendo, la piel ardiendo, desollada como brasa. Y todo el horror del mundo crepitando en sus cuerpos jóvenes, en sus hermosos cuerpos carbonizados, iluminados como antorchas en el apagón de la noche de protesta.

Sus cuerpos marionetas en llamas, brincando al compás de las carcajadas. Sus cuerpos al rojo vivo, como antorchas de una izquierda quemándose. Y más allá del dolor, más allá del infierno, el desmayo, la inconsciencia. Más allá de esa danza macabra, un vacío de tumba, una zanja donde fueron abandonados creyéndolos muertos. Porque solamente muertos, los asesinos podían argumentar un accidente.

Y vino el amanecer, sólo para Carmen Gloria, porque Rodrigo, el bello Rodrigo, quizás más débil, tal vez más niño, no pudo saltar la hoguera y siguió ardiendo más abajo de la tierra. Después vinieron sus funerales, y luego el juicio y los culpables. Y más pronto el perdón judicial y el olvido que dejó libres esas risas pirómanas, quizás confundidas hoy con el bullicio de la Feria del Libro. Por eso Carmen Gloria va entre la gente sin dejar entrar la piedad al sentirse observada. Algo en ella le abre paso, cabeza en alto, erguida, como si fuera una bofetada al presente. Así mismo, cara a cara con Juan Pablo II, mantuvo ese gesto, diciéndole al Papa: esto me hicieron los militares. Pero el pontífice se hizo el gringo y pasó de largo frente al sudario chileno, tirando puñados de bendiciones a diestra y siniestra. Después, Carmen Gloria estudio sicología, y tuvo un hijo. Al parecer su vida siguió un destino parecido al de muchas jóvenes de ese tiempo. A no ser por su eterno maquillaje que lo lleva con cierto orgullo. Como quien ostenta el rostro así fuera una factura del costo democrático. Y esa página de historia no tiene precio para el mercado librero, que vende un rostro de loza, sin pasado, para el consumo neoliberal. Así, mucho después que Carmen Gloria ha sido tragada por la multitud, sigo viendo su cara como quien ve una estrella que se ha extinguido, y sólo el recuerdo la enciende en mi corazón homosexual que se me escapa del pecho, y lo dejo ir, como una luciérnaga enamorada tras el brillo de sus pasos.

Pedro Lemebel (Premio Iberoamericano ‘José Donoso’ de Literatura, 2013) (Carmen Gloria Quintana; foto)