Archivo de la etiqueta: Memoria

Carolina Echeverría, hija de torturador

carolina echeverríaHay un debate que muchos quisieran soslayar sobre la pertinencia del nombramiento de Carolina Echeverría (foto) en la subsecretaria de las Fuerzas Armadas del ministerio de Defensa Nacional. En cuanto se dio a conocer su nombre en la nómina de altos funcionarios del gobierno de Michelle Bachelet, surgieron dos versiones de mujeres que dijeron haber sido torturadas durante la dictadura de Augusto Pinochet por el padre de la señora Echeverría. El debate surge en cuanto la responsabilidad que los hijos heredan de actos malvados y deleznables de los padres, como el caso presente del torturador de personas. Tras la denuncia, otras voces: articulistas, políticos y voceros cívicos, han mostrado la inconveniencia del nombramiento, pero la presidenta Michelle Bachelet y su ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, han porfiado en mantenerlo en firme. Dijimos aquí, que llama la atención que la presidenta quiera gastarse un poco de su popularidad con esta aparente piedra en el zapato: tener en su equipo de trabajo a la hija de un torturador. Y también dijimos que quizás estemos asistiendo al perdón y olvido que necesita la Democracia, incomprendidamente. Como sea, el diario conservador La Segunda trae una entrevista a la señora Echeverría (que es del mismo partido del ex presidente Ricardo Lagos Escobar, Partido Por la Democracia, PPD), de la que edito lo siguiente. Le preguntan:

Su padre era capitán a cargo del Regimiento Buin, que fue utilizado como centro de detención y tortura después del 11 de septiembre de 1973. Fue citado a declarar por el juez Mario Carroza, aunque no ha sido procesado…

(La pregunta es buena porque hace surgir, otra vez, el sensible dilema entre “lo legal” y “lo ético”, pues en cuanto a lo ético el padre de la subsecretaria fue un torturador, pero en cuanto a lo legal “no ha sido condenado”) La futura subsecretaria contestó:

–Yo quisiera primero decir claramente que condeno el golpe militar del 73 sin reservas, con todas las consecuencias de dolor, de terror y de muerte que lamentablemente nos acompañan hasta hoy. No comparto ninguno de los argumentos que pretenden justificar los hechos acaecidos en Chile. Respecto de mi padre, también quiero dejar en claro, y estoy en condiciones de afirmar que él ha colaborado con la justicia cada vez que ha sido requerido. Mi padre no ha sido sujeto de ningún tipo de condena judicial.

Pero la escritora Mónica Echeverría dijo textualmente: “El capitán Echeverría, fuera de detenerme y de llevarme al Regimiento Buin, detuvo a mucha gente e hizo toda clase de cosas horribles dentro de su regimiento. Ahora yo creo francamente que esta niña no sabe las atrocidades que cometió su padre, su padre fue un torturador que dirigía las torturas, fue un violador y un asesino”. También lo apunta con el dedo el abogado Roberto Celedón, quien fue detenido junto a su esposa y trasladado al Regimiento Buin ¿Qué les responde?

–Yo le insisto, creo que el espacio para denunciar a las personas en Chile es la justicia, y sólo la justicia puede determinar la participación o no, y el grado de responsabilidad que mi padre puede haber tenido en cualquier caso de derechos humanos.

¿Siente que su padre tiene alguna responsabilidad de todo lo ocurrido a partir del 11 de septiembre de 1973?

–Mire, yo tengo dos cosas claras en este momento: Una, que amo a mi padre; y dos, que creo en la justicia como un valor fundamental de la sociedad, y que vale la pena defenderlo siempre.

La Asociación de Marinos Exonerados afirma que al momento de tramitar la jubilación para sus uniformados sometidos a vejámenes, usted siendo subsecretaria de Marina les pidió que retiraran la demanda que habían interpuesto contra sus presuntos torturadores. ¿Por qué lo hizo?

(La respuesta es una clase magistral de procedimientos burocráticos, pero la pregunta no la respondió. Viene enseguida una pregunta que se refiere a que la señora Echeverría, siendo subsecretaria de la Marina, era socia de una empresa de su esposo, la que ganó licitaciones de la Armada) La pregunta fue:

Sin embargo, la sociedad que tenía con su marido hizo los trabajos de asesoría para la empresa y se pagó en una cuenta que usted tenía con él ¿No le parece que hay conflicto de intereses?

–En esa época no existía la claridad respecto de las consecuencias que podría tener el que yo tuviera un 1% en una sociedad con mi marido. Lo bueno para todos es que eso cambió y hoy todos sabemos que es muy importante que estas cosas se definan antes que un funcionario público asuma funciones.

¿Ha visto el sufrimiento de familias militares, que tuvieron hijos muy jóvenes y que están sometidos a proceso?

–Lo importante aquí es que, considerando todo el dolor que generó la intervención militar, perdón, el golpe militar de 1973, sea la razón para que nunca más las Fuerzas Armadas vean en un golpe militar una solución que está en manos de la democracia. Eso es lo que me parece importante. Sin el dolor legítimo de esas familias no se va a aprender la lección que tenemos que aprender todos los chilenos, sin excepción. Tenemos que tener una sola verdad respecto de lo que pasó.

Una última pregunta, ¿habló de estos temas con la Presidenta electa, Michelle Bachelet?

–Lo de Barrancones fue público. Además son documentos públicos, de los que toma razón la Contraloría y respecto del tema de mi padre, el ministro del Interior ya se pronunció sobre mi confirmación como subsecretaria de las Fuerzas Armadas.

¿Pero ya había hablado el tema de su padre con la Presidenta electa?

–Lo mejor es la discreción; no voy a contestar esa pregunta.

(La entrevista completa, aquí)

Post Scriptum. 23:18. En el programa de Mario Kreutzberger (Don Francisco) ‘Las caras de la moneda’ del Canal 13, la presidenta Michelle Bachelet acaba de decir que dejará en manos de la justicia la situación del padre de la nueva subsecretaria de las Fuerzas Armadas Carolina Echeverría. En cuanto a ella, elogió su desempeño como subsecretaria de la Marina durante su primera presidencia, y consideró que está bien calificada para desempeñarse en el cargo en el que ella la nombró, porque “los hijos no deben cargar con las consecuencias de los actos de sus padres”. Es decir, la presidenta Bachelet ratificó en el cargo a la señora Echeverría. Pero no creo que esto cierre el capítulo por completo. Todavía faltan por escribirse algunos párrafos, antes de dar vuelta a la página. Creo.

Post Scriptum. 08-09/03/14 a las 00:20 (medianoche). La presidenta electa Michelle Bachelet aceptó la renuncia (que a tres días de la posesión del nuevo gobierno) le presentó Carolina Echeverría a la subsecretaría (viceministerio) de las Fuerzas Armadas. La señora Echeverría envío una carta a la mandataria electa agradeciendo el respaldo recibido y diciendo que “me he sentido honrada con la invitación” a participar del gobierno. El hecho de que su padre fuera un torturador de la dictadura de Augusto Pinochet, y ella haya querido (según marinos antigolpistas) presionarlos para que evitaran hacer denuncias por violación a los derechos humanos (con lo que, tácitamente, favorecería a su padre), además de haber tenidos negocios desde una empresa privada con el Estado, cuando era subsecretaria de la Marina (en el primer gobierno de Michelle Bachelet), todo eso, la alcanzó hoy.

Anuncios

‘Pegue la estampilla…’, ‘Lazos…’ de Julio Cortázar

cortázar1Pegue la estampilla en el ángulo superior derecho del sobre     Un fama y un cronopio son muy amigos y van juntos al correo a despachar unas cartas a sus esposas que viajan por Noruega gracias a la diligencia de Thos. Cook & Son. El fama pega sus estampillas con prolijidad, dándoles golpecitos para que se fijen bien, pero el cronopio lanza un grito terrible sobresaltando a los empleados, y con inmensa cólera declara que las imágenes de los sellos son repugnantes de mal gusto y que jamás podrán obligarlo a prostituir sus cartas de amor conyugal con semejantes tristezas. El fama se siente muy incómodo porque ya ha pegado sus estampillas, pero como es muy amigo del cronopio, quisiera solidarizarse y aventura que en efecto la vista de la estampilla de veinte centavos es más bien vulgar y repetida, pero que la de un peso tiene un color borra de vino sentador. Nada de esto calma al cronopio, que agita su carta y apostrofa a los empleados que lo contemplan estupefactos. Acude el jefe de correos, y apenas veinte segundos más tarde el cronopio está en la calle, con la carta en la mano y una gran pesadumbre. El fama, que furtivamente ha puesto la suya en el buzón, acude a consolarlo y le dice:

–Por suerte nuestras esposas viajan juntas, y en mi carta anuncié que estabas bien, de modo que tu señora se enterará por la mía.

Lazos de familia     Odian de tal manera a la tía Angustias que se aprovechan hasta de las vacaciones para hacérselo saber. Apenas la familia sale hacia diversos rumbos turísticos, diluvio de tarjetas postales en Agfacolor, en kodachrome, hasta en blanco y negro si no hay otras a tiro, pero todas sin excepción recubiertas de insultos. De Rosario, de San Andrés de Giles, de Chivilcoy, de la esquina de Chacabuco y Moreno, los carteros cinco o seis veces por día a las puteadas, la tía Angustias feliz. Ella no sale nunca de su casa, le gusta quedarse en el patio, se pasa los días recibiendo las tarjetas postales y está encantada.

Modelos de tarjetas: “Salud, asquerosa, que te parta un rayo, Gustavo”. “Te escupo en el tejido, Josefina”. “Que el gato te seque a meadas los malvones, tu hermanita”. Y así consecutivamente.

La tía Angustias se levanta temprano para atender a los carteros y darles propinas. Lee las tarjetas, admira las fotografías y vuelve a leer los saludos. De noche saca su álbum de recuerdos y va colocando con mucho cuidado la cosecha del día, de manera que se puedan ver las vistas pero también los saludos. “Pobres ángeles, cuántas postales me mandan”, piensa la tía Angustias, “ésta con la vaquita, ésta con la iglesia, aquí el lago Traful, aquí el ramo de flores”, mirándolas una a una enternecida y clavando alfileres en cada postal, cosa de que no vayan a salirse del álbum, aunque eso sí clavándolas siempre en las firmas vaya a saber por qué.

Julio Cortázar (foto)

Marcel Proust sobre arte y literatura en su novela

marcel proustEn la celebración del centenario de la publicación de Por el camino de Swan, 14 de noviembre de 1913, Winston Manrique Sabogal establece varios pilares en la obra de Marcel Proust (foto), de los que retomo dos: ‘Creación, literatura y lenguaje’, y ‘Arte’. Se trata de frases y párrafos tomados de En busca del tiempo perdido, que nos dan información de la inteligencia superior del autor, y también de la base sobre la cual podemos hoy tener una definición, o percepción, sobre esos tópicos con una referencia plausible. De la creación, la literatura y el lenguaje, podemos leer:

–“La impresión es para el escritor lo que la experimentación para el científico, con la diferencia de que en el científico la labor de la inteligencia es anterior y en el escritor llega después. Lo que no hemos tenido que descifrar ni aclarar mediante un esfuerzo personal, lo que ya estaba claro anteriormente a nosotros, no es nuestro. Solo procede de nosotros lo que sacamos de la oscuridad que llevamos dentro y de la que nada saben los demás”. (vol. VII)

–“…para escribir el libro esencial, el único libro auténtico, un gran escritor no tiene que inventárselo, en el sentido usual, puesto que existe ya en todos y cada uno de nosotros, sino traducirlo. El deber y la tarea de un escritor son los de un traductor” (vol. VII)

–“…los libros auténticos tienen que ser hijos no de la plena luz y la charla sino de la oscuridad y del silencio”. (vol. VII)

–”(…) el hábito determina tanto el estilo del escritor cuanto el carácter del hombre, y el autor que se ha conformado en varias ocasiones con alcanzar, al expresar lo que piensa, una forma un tanto grata, está asentando así para siempre los límites de su talento. (vol. II)

–”(…) en aquella época aún pensaba que las palabras eran la forma de contarles a los demás la verdad. Incluso las palabras que me decían depositaban con tanta eficacia su significado inalterable en mi mente sensible que me parecía del todo imposible que alguien que hubiera dicho que me quería no me quisiera (…) (vol. III)

Del arte, podemos leer:

–”(…) la genialidad, por no mencionar el talento magno, no procede tanto de elementos intelectuales y especialmente agudos, superiores a los del prójimo, cuanto de la capacidad de transformarlos, de transponerlos. (vol. II)

–”Si el arte no era en realidad más que una prolongación de la vida, ¿valía la pena sacrificar algo por él? ¿No era acaso tan irreal como la vida misma?” (vol. V)

–”El único viaje auténtico, el único baño de eterna juventud, no sería encaminarnos hacia paisajes nuevos, sino tener otros ojos, ver el universo con los ojos de otro, de otros cien, ver los cien universos que ve cada uno de ellos, que son cada uno de ellos; y eso podemos conseguirlo con un Elstir, con un Vinteuil; con sus semejantes volamos de verdad de unas estrellas a otras”. (vol. V)

–”Sólo mediante el arte podemos salir de nosotros mismos, saber qué ve otra persona de ese universo que no es igual que el nuestro y cuyos paisajes habrían sido para nosotros tan desconocidos como los que puedan existir en la luna. Gracias al arte, en vez de ver un único mundo, el nuestro, lo vemos multiplicarse, contamos con tantos mundos a nuestra disposición como artistas originales hay, y son más diferentes unos de otros que los mundos que ruedan por el infinito y que, muchos siglos después de que se haya apagado la lumbre de que brotaban, ora se llamase Rembrandt, ora Vermeer, nos envían su particular rayo de luz”. (vol. VII)

–”La felicidad le resulta salutífera al cuerpo, pero es la pena la que desarrolla las fuerzas de la mente. Por lo demás, aunque no nos descubriese en todas las ocasiones una ley, no por ello dejaría de ser indispensable para encauzarnos hacia la verdad en todas las ocasiones y obligarnos a tomarnos las cosas en serio, arrancando en todas esas ocasiones las malas hierbas de los hábitos, del escepticismo, de la superficialidad y de la indiferencia. Cierto es que esa verdad, que no es compatible con la felicidad ni con la salud, no siempre lo es con la vida. La pena mata a la postre. Con cada pena demasiado grande notamos que se abulta otra vena más, que va desarrollando su sinuosidad mortal por la sien o por debajo de los ojos. Y así es, poco a poco, como aparecen los estragos en esos terribles rostros de Rembrandt viejo, de Beethoven viejo, de los que todos se reían”. (vol. VII)

Corte Suprema: Dina, Junta Militar y prensa

Manual-DinaCuenta la agencia española de noticias Efe, en un despacho del diario online El Mostrador, que “a través de una millonaria cuenta bancaria, la Dina, la policía secreta de Augusto Pinochet, financió en 1975 operaciones de la Junta Militar y de otros organismos de Estado y pagó a medios de prensa en Chile, según documentos a los que Efe ha tenido acceso.

“La cuenta se abrió en nombre de una ficticia “Dirección Nacional de Rehabilitación” (Dinar) y su titular era el entonces coronel Manuel Contreras, jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), actualmente condenado a más de 300 años de prisión por violaciones a los Derechos Humanos.

“De acuerdo con los datos del caso y cheques con la firma de Contreras incluidos en un informe de la Corte Suprema, anexo al expediente del juicio por el asesinato del ex canciller Orlando Letelier, la Dina hizo también numerosos pagos a los principales diarios, revistas y agencias de noticias de la época.

“Todos los documentos llevan la rúbrica de Contreras y confirman, según dijeron hoy a Efe dirigentes de organizaciones defensoras de Derechos Humanos, echan por tierra lo sostenido hasta hoy por las Fuerzas Armadas, de que jamás se relacionaron institucionalmente con la policía secreta y que sus crímenes fueron sólo hechos aislados, cometidos por individuos escapados de los mandos.

“Las elevadas sumas de dinero giradas desde esa cuenta bancaria a diversos organismos del Estado demuestran que el plan de exterminio de opositores que existió en Chile “fue una acción de carácter institucional del Estado chileno”, según Mireya García, vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Afdd).

“Con esto, ahora sabemos que el brazo de la Dina fue mucho más largo de lo que creímos y que la represión fue una acción de carácter institucional del Estado chileno”, insistió.

“En tanto, Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (Afep), subrayó que esta información “confirma que en Chile existió un Terrorismo de Estado”. “Esto nos demuestra que la Dina no sólo pagó a sus agentes, sino que financió a todo el Estado, incluidos los medios de comunicación, que por eso mismo mintieron sobre estos crímenes. El terrorismo fue de carácter institucional en Chile”.

“La cuenta de “Dinar” tenía el número 13280724, y pertenecía al Banco de Crédito e Inversiones, que en esa época tenía otros propietarios, de “Plaza Baquedano-Alameda y Vicuña Mackenna-Santiago”, a corta distancia del cuartel general de la Dina.

“Contreras giró contra esa cuenta el año 1975 la suma de 1.598.496.520 escudos cuando el “sueldo vital” (mínimo) en Chile era de 27 mil escudos. Ese mismo año el escudo fue reemplazado por el peso, con una equivalencia de mil escudos por peso y un tipo de cambio oficial de 39 pesos por dólar.

“Los giros incluyen doce cheques cobrados desde esa cuenta por “Junta de Gobierno”, por un total de 165.630.800 escudos.

“Desde esta misma cuenta, el Banco Central, que en esa época no era un organismo autónomo como en la actualidad, aparece cobrando tres documentos por un total de 1.269.085.328 escudos. El informe de la Corte Suprema no explicita los motivos de los pagos hechos por la Dina a través de estos cheques.

“Varios agentes de la Dina figuran también cobrando cheques emitidos por “Dinar”, entre ellos el brigadier Marcelo Moren Brito, ex jefe del centro de tortura y exterminio “Villa Grimaldi”.

“También figuran Christoph Willikie Flöl, que fue jefe del Departamento Exterior de la Dina; Eduardo Iturriaga Neumann, jefe de la Brigada Lautaro; Juan Morales Salgado y Pedro Espinoza Bravo, ambos ex jefes de la Dina, y todos ellos en prisión, condenados por violaciones a los Derechos Humanos.

“Aparecen, asimismo, el coronel retirado y ex alcalde del municipio santiaguino de Providencia, Cristián Labeé Galilea; el ex oficial de la Fuerza Aérea, Carlos Ottone Mestre; el actual asesor internacional del Instituto Geográfico Militar, Pablo Gran López, y el ex jefe de la Brigada Electrónica de la Dina, Vianel Valdivieso Cervantes”.

Para conocer de Nezahualcóyotl prehispánico

NezahualcóyotlNació el 28 de abril o el 4 de febrero –según la fuente– en Texcoco, en 1402, y murió ahí mismo en 1472. Nació llamándose Acolmiztli –felino fuerte–, siendo monarca de la ciudad-estado Tetzcuco, del México antiguo, pero pasada la adolescencia decidió optar por Nezahualcóyotlcoyote que ayuna– (dibujo). Era hijo de Ixtlilxócohitl –flor oscura–, sexto señor chichimeca, y de la princesa Matlalcihuatzin, hija del segundo señor de Tenochtitlan, el tlatoani Huitzihuitl. Llegó a ser señor de Texcoco, recuperando el reino que habían arrebatado a su padre los españoles de la conquista. Mostró sus dotes de arquitecto, en Tetzcuco y Tenochtitlan. Estadista y estratega militar. Se dice que mató, por su mano, a 12 reyes, incluyendo a Maxtla; estuvo en 30 batallas; nombró generales a 43 de sus hijos, y al cuadragésimo cuarto lo mandó matar, por soberbio y belicoso. Castigó los delitos con rigor, “especialmente a las personas de calidad y que habían de dar ejemplo a las demás”. Se conservan unas 30 composiciones poéticas suyas, en los manuscritos de cantares prehispánicos. El billete de cien pesos mexicanos, está dedicado a su memoria: incluye su efigie y una fracción de uno de sus poemas: “Amo el canto del zenzontle, pájaro de las cuatrocientas voces. Amo el color del jade, y el enervante perfume de las flores, pero lo que más amo es a mi hermano, el hombre”. Varios de sus versos están plasmados en los muros del Museo Nacional de Antropología, en Ciudad de México. He aquí, cinco de sus composiciones:

Yo lo pregunto     Yo Nezahualcóyotl lo pregunto: / ¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra? / Nada es para siempre en la tierra: / sólo un poco aquí. / Aunque sea de jade se quiebra, / aunque sea de oro se rompe, / aunque sea plumaje de quetzal se desgarra. / No para siempre en la tierra: /sólo un poco aquí.

Estoy embriagado     Estoy embriagado, lloro, me aflijo, / pienso, digo, / en mi interior lo encuentro: / si yo nunca muriera, / si nunca desapareciera. / Allá donde no hay muerte, / allá donde ella es conquista, / que allá vaya yo… / Si yo nunca muriera, / si yo nunca desapareciera.

Solamente él     Solamente él, / el Dador de la Vida. / Vana sabiduría tenía yo, / ¿Acaso alguien no lo sabía? / ¿Acaso alguien? / No tenía yo contento al lado de la gente. / Realidades preciosas hacer llover, / de ti proviene tu felicidad, / ¡Dador de la vida! / Olorosas flores, flores preciosas, / con ansia yo las deseaba, / vana sabiduría tenía yo…

¿A dónde iremos?     ¿ A dónde iremos / donde la muerte no existe? / Mas, ¿por esto viviré llorando? / Que tu corazón se enderece: / Aquí nadie vivirá por siempre. / Aun los príncipes a morir vinieron, / los bultos funerarios se queman. / Que tu corazón se enderece: / aquí nadie vivirá para siempre.

Un recuerdo que dejo     ¿Con qué he de irme? / ¿Nada dejaré en pos de mi sobre la tierra? / ¿Cómo ha de actuar mi corazón? / ¿Acaso en vano venimos a vivir, / a brotar sobre la tierra? / Dejemos al menos flores / Dejemos al menos canto.

Reubican a criminales de la dictadura en Chile

Manuel ContrerasEl procedimiento de traslado comenzó oficialmente a las 23:32 horas de anoche sábado, en el penal Cordillera. Consistió en dos viajes de vehículos penitenciarios, y concluyó sucesivamente a las 00:20 y 01:11 horas de hoy domingo en el penal de Punta Peuco. En el vehículo que salió en primer lugar del Penal Cordillera iba Marcelo Moren Brito, ex jefe de Villa Grimaldi, un lugar de torturas y desapariciones de la dictadura de Augusto Pinochet. En el segundo viaje se pudo divisar a los ex miembros de la Dina, Manuel Contreras y Miguel Krassnoff. (La Dina fue el organismo estatal que usó el dictador Augusto Pinochet para desplegar el terror, someter a la gente a la amenaza de muerte permanente, y obtener información sistematizada de la población civil y algunas personalidades colaboradoras, con fines de control y represión.)

El traslado, bien lo dijo el presidente Sebastián Piñera, fue una decisión administrativa, que tomó después de verse en una entrevista televisiva al ex jefe de la Dina, Manuel Contreras (la mano derecha del dictador Augusto Pinochet), las comodidades en que vivían esos ex militares detenidos. Bien lo dijo el presidente Sebastián Piñera, no es una acción que afecte a las fuerzas armadas de Chile, sino a un grupo de “criminales que violaron sistemáticamente los derechos humanos”.

Decenas de manifestantes permanecieron a las afueras del penal Cordillera, y cubrieron con una lluvia de piedras los vehículos penitenciarios, cuando pasaron llevando a los criminales. De esa forma, expresaron todo su dolor, su frustración, su odio por esos sujetos que tuvieron un tiempo de gloria durante la dictadura de Augusto Pinochet, siendo responsables de la inteligencia, de la desinteligencia, de la contrainteligencia, de las detenciones arbitrarias, de las torturas, de las desapariciones, de los helicópteros y aviones que volaban mar adentro para arrojar los cuerpos de los enemigos de la dictadura al océano, de las fosas comunes y responsables de las caravanas de la muerte.

El ex general, Odlanier Mena, quien vivía en el exclusivo barrio Las Condes y debido a su estado de salud tenía el beneficio de salidas del penal Cordillera los fines de semana, se suicidó en su domicilio, horas antes de procederse al traslado de los criminales. (Se suicidó de un disparo. ¿Por qué un condenado por delitos de lesa humanidad, andaba armado?) Mena se sentía distinto al resto de sus pares, aunque estaba condenado por crímenes de la dictadura. Se dijo que, de acuerdo con sus familiares, habría manifestado que no quería que lo metieran “en el mismo saco” de quienes estaban presos como autores materiales de homicidio, torturas o secuestro. El general (r) distinguía a quienes tenían que enfrentar la justicia por haber estado a cargo de un organismo o unidad, de quienes eran “ejecutores”.

El que se ve en la foto de chaqueta clara es Manuel Contreras, los ojos y manos del dictador Augusto Pinochet, quien en la entrevista que dio unos días antes del cierre del penal Cordillera dijo que la Dina nunca torturó a nadie, nunca acosó a nadie, nunca fue responsable de la muerte de nadie. Es decir, la Dina no existió. Pero eso lo puede decir, justamente, el que montó todo el andamiaje de terror y torturas y desapariciones, como niegan sus crímenes los asesinos en serie. Lo niega el mismo sujeto, a quien sus propios compañeros de violación de los derechos humanos, temían. De este criminal, se dice que no hablaba con nadie en el penal, que vivía solo en su nimbo, y por quien Odlanier Mena se habría suicidado, prefiriendo esto a compartir con Contreras. (El extraño nombre de Odlanier, es una especie de palíndromo del nombre Reinaldo. Y Odlanier es su nombre de pila.) Y si uno de los “camaradas” le temía, podemos imaginar el resto de las andanzas criminales de Manuel Contreras.

¡Chile endieciochado! ¡Tiqui tiqui tí!

cueca01El Dieciocho es día patrio en Chile. Se conmemora la primera Junta Nacional de Gobierno. Con ello, Chile se desliga de España. Y el 19 se celebra el Día de las Glorias del Ejército. De esta manera, 18 y 19 son días de jolgorio nacional. Se iza la bandera (la banderita chilena), se levantan carpas con fondas y ramadas en donde quiera que haya una comuna, una población, un barrio. Se venden toneladas de empanadas, de chorizo con pan (choripán), se venden kilómetros de longanizas, cientos de hectolitros de vino de chicha de pisco, un pisco para preparar y servir como pisco sour (que si trago nacional de Perú, que si trago oficial de Chile, poco importa, todos beben). Suenan cuecas (la melodía y baile nacionales, ilustración), y también suenan baladas, rancheras, boleros y rock and roll. Todo el mundo está ‘endieciochado’, a media caña, a medio palo, sonriente, silbando. Ya pasó la primera decena del mes. La más amarga del año. La que retrotrae al país a los calabozos de la dictadura, a las salas de tortura, a los vuelos de avionetas y helicópteros lanzando cuerpos al mar Pacífico, a hombres siniestros encorvados sobre fosas para desaparecer detenidos. Ya pasó el nefasto 11 de septiembre, el día de los cobardes golpistas que asaltaron armados hasta los dientes a una población civil desarmada. Y sembraron el pánico, el miedo, el terror. Dizque estaban en guerra. Pero ya pasó esa fecha maldita. Y ahora, el país está de cara al Dieciocho, comprando los últimos aprestos, el costillar y el lomito para el asado, los choclos (mazorcas), la ensalada, el ají y el pebre. Y un poco de pan. Y un poco de bebida de fantasía, y un poco de agua cristal. ¡Tiqui tiqui tí! ¡Tiqui tiqui tá! ¡Viva Chile hermanada y endieciochá!