Archivo de la etiqueta: Justicia

Wen Jiabao contra los corruptos y por educación

wen-jiabaoNo he visto reproducido, ni comentado, en ninguna parte de Chile, el texto que comento. Lo comparto ahora y aquí porque me parece útil que de cuando en cuando reflexionemos sobre algunos asuntos que son de interés general. Se trata de sugerencias, recomendaciones del primer ministro chino, Wen Jiabao (foto), a los “países emergentes”, como Chile, Guatemala, Colombia o Brasil. Para el señor Jiabao “el punto principal es: hacer cambios inmediatos en la administración de cada país y el principal es la eliminación de lo que él llama “factores hipócritas”, en que las leyes insisten en ver el lado teórico, y no las consecuencias prácticas y reales”.

De esta manera, se refiere a que esos cambios con calificación de “drásticos”, que también se hicieron en China en los últimos 20 años. Cada lector hará las reflexiones que considere pertinentes. El texto lo edité porque es más extenso. Los 8 principales cambios sugeridos por el primer ministro chino, son:

1Castigo ejemplar a políticos corruptos. Nuestros países no castigan como debe ser a los políticos corruptos, por eso se diezman las arcas públicas. La plaga será cada vez peor si no se frena drásticamente. En China, la corrupción probada es castigada con la pena de muerte, y con el retorno inmediato a las arcas públicas de los valores robados. (En Chile sería, una o dos cadenas perpetuas consecutivas, sin derecho de excarcelación)

2Quintuplicar la inversión en educación. Un país que quiere crecer debe producir los mejores profesionales del mundo, y esto sólo es posible si el Estado invierte por lo menos cinco veces más de lo que se hace ahora en educación. Si no se capacita de verdad, nuestro recurso humano perderá la competitividad en el mercado de trabajo por falta de preparación.

3Reducir 80% los salarios y gastos de los políticos. Los sueldos y gastos de los políticos se producen por “la cultura del malandraje”, y por la falta de políticas serias y claras en materia salarial. Es necesario que el político entienda que es un funcionario público, sin nada especial, como cualquier otro, con una obligación de entregar su trabajo y sus conocimientos en beneficio de su país. No es un “rey”, como se presentan hoy en día, y muchos los ven así. La Constitución y las leyes tienen que establecer un tope salarial compatible con los otros funcionarios públicos y a partir de ahí, regirse por los aumentos en el sueldo mínimo del país. Un diputado en China cuesta menos de 10% de lo que un diputado cuesta en Brasil, por ejemplo. En los países escandinavos es común ver al primer ministro llegar a su trabajo conduciendo una bicicleta de las más sencillas y económicas del mercado, como lo hacen los estudiantes. Este desastre que existe en nuestros países con el manejo del dinero público, con el abuso de los mega salarios, sin corresponderse con la productividad, ni menos con las soluciones para el pueblo, causa todavía más perjuicios al Estado, pues un pueblo que se siente robado por sus líderes políticos pierde la percepción de lo que es correcto, justo, honesto y honorable. (En Chile, no es descabellada la propuesta de los nuevos jóvenes diputados, Gabriel Boric y Giorgio Jackson, de bajar en 40% el sueldo de los parlamentarios)

4Desburocratización inmediata. China es actualmente el mayor exportador de bienes manufacturados en el mundo, superando, incluso, a los EE.UU. y sin ninguna duda consideran a los países emergentes los más burócratas tanto en lo referente a las importaciones como a las exportaciones y, por supuesto, en lo referente a su mercado interno, por todas las barreras, trabas y requisitos innecesarios y repetitivos que a menudo impiden, dificultan y encarecen la negociación, lo que termina en detener o frenar el desarrollo de las empresas y que inmediatamente se refleja directamente en el desarrollo del país. Este es un asunto muy urgente de resolver.

5Inversión pública eficiente. Faltan más inversiones en infraestructura, educación, cultura, y prácticamente en todas las áreas relacionadas con el Estado, lo que ha dificultado el crecimiento de los países y continuará dificultándolo, por lo menos por otros 50 años, si no adoptamos una posición firme en este momento.

6Invertir en el cambio de la cultura del pueblo. La gran masa del pueblo de los países emergentes ya no cree en el gobierno, ni en su política, no respetan las instituciones, no cree en sus leyes, ni en su propia cultura, se acostumbró al desorden gubernamental y pasó a ver como normal las noticias trágicas sobre la corrupción, violencia, deterioro de los servicios públicos, etc. Por lo tanto, se necesita invertir en la correcta formación cultural del pueblo, a partir de las escuelas, empresas, iglesias, instituciones públicas y así sucesivamente, comenzando con la educación para el trabajo y la búsqueda de la excelencia en un mundo globalizado, enseñando al pueblo a amar y honrar a su país.

7Reducir la edad laboral y penal de los jóvenes. Nuestros países todavía tienen una cultura de tratar a los adolescentes de 15 a 18 años, como niños, que no se hacen responsables de sus actos, y les prohíben ofrecer su mano de obra. Esto es un error fatal para la sociedad. Porque después de todo, el país está envejeciendo y necesita, más que nunca, de mano de obra renovada. Hay una contradicción hipócrita de la ley, porque sólo sirve para crear peligrosos delincuentes, que al cumplir los 18 años, están formados para el delito, ya que no pudieron trabajar y muchos buscaron su formación en el crimen. En China, los jóvenes tienen permiso del gobierno para trabajar normalmente (no sólo como “aprendices”), a partir de los 15 años, siempre que sigan estudiando. Y si cometen crímenes, responden como cualquier adulto mayor de 18 años.

8Pena de muerte para crímenes atroces probados. Un gobierno tiene que dejar de lado la hipocresía cuando se toca este tema. Un criminal no puede ser tratado como una celebridad. Los reincidentes han tenido su oportunidad de cambiar y no han cambiado. Entonces, no merecen ese compromiso por parte del gobierno. Ninguna sociedad honesta y trabajadora, merece vivir con tanta impunidad y miedo. La eliminación de los criminales más peligrosos infundirá temor entre el resto de los delincuentes para seguir practicando sus fechorías. Esto se reflejará de inmediato en la seguridad pública del país y la sociedad. Y también en la reducción drástica del gasto público en materia de seguridad. En el largo plazo, esto se reflejará, además, en la cultura y el comportamiento de las personas.

Anuncios

El terrorista Jovino Novoa de la Udi

jovino novoaQué mala imagen de Chile proyecta el señor Jovino Novoa (foto). Él fue un alto funcionario del dictador Augusto Pinochet, y fundador del partido ultra derechista Unión Demócrata Independiente (Udi), que todavía, en democracia, ocupa puestos de dirigencia. Él considera todo lo que no esté alienado con las dictaduras y el fascismo, como una amenaza “izquierdizante”.

En estos días está empeñado en hacerle mala imagen a Chile, diciendo que el actual gobierno de Michelle Bachelet quiere ahuyentar la inversión extranjera, y quiere empobrecer a los ricachones que él representa.

Qué mala imagen proyecta este ex congresista de Chile, asociándolo con Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador, como si fueran comparables los cinco países. Eso es mala fe.

Un daño profundo causa en la mente de los chilenos, también, llenándolos de miedo. Insinuando que puede haber otro criminal como Augusto Pinochet si se sigue con ideas “izquierdizantes”.

Este tipo de actitudes son propias de radicales políticos, que suelen estar por fuera de la realidad, como Adolfo Hitler, o criminales contra el Estado como Pablo Emilio Escobar Gaviria. No son actitudes de un demócrata.

El señor Jovino Novoa quiere que los chilenos vivamos con terror.

Toda su actitud, agria y refractaria con su país, porque el gobierno puso a consideración del Congreso una reforma tributaria, en la que los pocos que ganan 250 veces más que los trabajadores (*), y cuentan con ejércitos de abogados para crear y emplear decenas de artilugios legales para no pagar impuestos, o eludirlos o evadirlos, paguen, por fin, tributos al país.

Está furioso por eso. Porque se quiere cerrar la brecha de la vergonzosa desigualdad actual en Chile, que es algo exótico en estos tiempos, y sobre todo en un país que se precia de pertenecer a la Ocde y ser impoluto en el vecindario de los gobiernos de mala calidad, “izquierdistas”.

Él quisiera que aún tuviéramos el mundo enfermo y violento de su protector, el dictador impune Augusto Pinochet.

Está furioso porque quienes lo han financiado en sus campañas electorales, es decir, los ricachones (sus patrones) le han expresado su inconformidad por tener que retribuirle al país unos pocos pesos, de los miles de millones que se echan al bolsillo y sacan del país para no pagar impuestos.

Cómo puede alguien preciarse de ser “un político” cuando odia a su país. Cuando considera que los connacionales son personas de segunda clase. Gente que no merece vivir dignamente, sino sometida al terror y con ingresos de miseria.

Lo que hace el señor Jovino Novoa es defender a los que sacan su dinero a paraísos fiscales, como el ex candidato presidencial Lawrence Golborne; defender a los empresarios que no pagan impuestos, o que los eluden, o que los evaden; empresarios que recibieron en la dictadura bancos y empresas y miles de hectáreas a precios irrisorios y con créditos a plazos infinitos y tasa de interés ridículamente bajas, casi inexistentes.

A estas personas defiende el señor Jovino Novoa.

Y para ello, que él considera una noble labor, crea un clima de terror en el país, considerando a todo el que no se parece a su padrino el dictador impune Augusto Pinochet un “izquierdista peligroso”, y diciéndoles a los inversionistas extranjeros que no vengan a Chile.

Es decir, más parece un apátrida, que un demócrata.

Personas con la mentalidad como la del señor Jovino Novoa son las que hacen desigual el país, crean ciudadanos de segunda categoría, siembran el terror, disocian para reinar, confunden los propósitos de bienestar social con unas amenazas a los capitales de sus patrones. Capitales que, muchos de ellos, han sido dudosamente habidos o hechos merced a los beneficios del impune dictador Augusto Pinochet.

Si Chile quiere crecer, en lo económico y lo ciudadano, si quiere como país tener sana su mente, debe aislar a personas como el señor Jovino Novoa, que son un cáncer destructivo del tejido social.

El señor Novoa no hace oposición, hace terrorismo, amparado en un partido que apoyó una dictadura sanguinaria, y cobijó con la impunidad al despreciable dictador.

(*) “250 veces” no es una expresión caprichosa y efectista, sino un dato cierto de analistas imparciales chilenos. Quiere decir que mientras un empleado gana el mínimo, $210.000 al mes, un empresario de los que defiende el señor Jovino Novoa, gana $52.500.000 mensuales.

Terremoto en el mercado chileno del pollo

Felipe IrarrázabalAún sigue temblando en Iquique, desde la noche del martes cuando un terremoto de grado 8,3 Richter destruyó varias casas y dañó edificaciones, dejó sin servicios básicos a la ciudad y llena de pánico a la población, y provocó un tsunami que arrasó con el 80 por ciento de las embarcaciones pesqueras, cuando debemos enterarnos de otro sismo: el mercado de los pollos en Chile lo tienen amarrado desde hace 20 años, tres empresas que controlan el 90 por ciento del mismo. La noticia nos la dio el fiscal nacional económico Felipe Irarrázabal (foto) en un alegato ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) contra las tres grandes productoras: Agrosuper, Ariztía y Don Pollo. Los daños del primer evento señalado los produce la naturaleza del planeta Tierra, que reacomoda sus placas tectónicas en su proceso de vida, mientras que otros daños son calculados y acordados por empresarios que se coluden para quedarse con el dinero de los consumidores; una “proeza” semejante de empresarios “astutos” la conocimos hace unos pocos años, cuando se puso al descubierto una colusión de las tres más grandes cadenas de farmacias: Cruz Verde, Salcobrand y Ahumada (Fasa). Una de ellas admitió la colusión, y las tres fueron condenadas a penas en dinero insignificantes, mientras sus “ejecutivos” siguen perfumados en sus autos de lujo y sus mansiones en la parte alta de la cota 10 mil de Santiago, pavoneándose impunemente.

Así de contundente fue el titular de la Fiscalía Nacional Económica, el señor Irarrázabal, cuando afirmó: 1) que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) ordene “el cese del cartel”, 2) que se exija un cobro de al menos 30 mil Unidades Tributarias Anuales, UTA (unos US$ 26,9 millones actuales) a cada empresa, y 3) que se disuelva la Asociación de Productores Avícolas (APA) que, supuestamente, “funcionaba como ente articulador del cartel”. Las pruebas del fiscal nacional económico son mayormente email que se enviaron desde 1994 (hace 20 años) los “ejecutivos” de Agrosuper, Don Pollo y Ariztía, para controlar los precios y repartirse el mercado.

Don Pollo, la empresa minoritaria, hacía las veces de “prueba” de que el “mercado es libre y competitivo”. Pero la colusión contemplaba información mensual a la APA de 1) producción en kilos, 2) nacimientos de pollitos, 3) ventas en unidades, 4) ventas en kilos y 5) valores de las ventas. De esta manera, APA, como “articulador”, hacía las operaciones matemáticas requeridas para mantener el “mercado libre” y “competitivo” entre las tres empresas: dos grandes (Agrosuper y Ariztía) y una chica (Don Pollo). Obviamente, como cualquiera que infringe la ley, las empresas han negado su participación en ese “Cartel del pollo”; lo mismo hicieron al comienzo las farmacias.

Qué increíble historia ponen los empresarios a escribir con sus pellejos y todas sus presas, a los inocentes y desnudos pollos, que aguantan frío en los refrigeradores de los supermercados, donde uno los compra para una ‘cazuela de ave’. La culpa no es del pollo, ni de nosotros los clientes, por supuesto, como no lo es el sofá de la infidelidad de los casados.

Carolina Echeverría, hija de torturador

carolina echeverríaHay un debate que muchos quisieran soslayar sobre la pertinencia del nombramiento de Carolina Echeverría (foto) en la subsecretaria de las Fuerzas Armadas del ministerio de Defensa Nacional. En cuanto se dio a conocer su nombre en la nómina de altos funcionarios del gobierno de Michelle Bachelet, surgieron dos versiones de mujeres que dijeron haber sido torturadas durante la dictadura de Augusto Pinochet por el padre de la señora Echeverría. El debate surge en cuanto la responsabilidad que los hijos heredan de actos malvados y deleznables de los padres, como el caso presente del torturador de personas. Tras la denuncia, otras voces: articulistas, políticos y voceros cívicos, han mostrado la inconveniencia del nombramiento, pero la presidenta Michelle Bachelet y su ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, han porfiado en mantenerlo en firme. Dijimos aquí, que llama la atención que la presidenta quiera gastarse un poco de su popularidad con esta aparente piedra en el zapato: tener en su equipo de trabajo a la hija de un torturador. Y también dijimos que quizás estemos asistiendo al perdón y olvido que necesita la Democracia, incomprendidamente. Como sea, el diario conservador La Segunda trae una entrevista a la señora Echeverría (que es del mismo partido del ex presidente Ricardo Lagos Escobar, Partido Por la Democracia, PPD), de la que edito lo siguiente. Le preguntan:

Su padre era capitán a cargo del Regimiento Buin, que fue utilizado como centro de detención y tortura después del 11 de septiembre de 1973. Fue citado a declarar por el juez Mario Carroza, aunque no ha sido procesado…

(La pregunta es buena porque hace surgir, otra vez, el sensible dilema entre “lo legal” y “lo ético”, pues en cuanto a lo ético el padre de la subsecretaria fue un torturador, pero en cuanto a lo legal “no ha sido condenado”) La futura subsecretaria contestó:

–Yo quisiera primero decir claramente que condeno el golpe militar del 73 sin reservas, con todas las consecuencias de dolor, de terror y de muerte que lamentablemente nos acompañan hasta hoy. No comparto ninguno de los argumentos que pretenden justificar los hechos acaecidos en Chile. Respecto de mi padre, también quiero dejar en claro, y estoy en condiciones de afirmar que él ha colaborado con la justicia cada vez que ha sido requerido. Mi padre no ha sido sujeto de ningún tipo de condena judicial.

Pero la escritora Mónica Echeverría dijo textualmente: “El capitán Echeverría, fuera de detenerme y de llevarme al Regimiento Buin, detuvo a mucha gente e hizo toda clase de cosas horribles dentro de su regimiento. Ahora yo creo francamente que esta niña no sabe las atrocidades que cometió su padre, su padre fue un torturador que dirigía las torturas, fue un violador y un asesino”. También lo apunta con el dedo el abogado Roberto Celedón, quien fue detenido junto a su esposa y trasladado al Regimiento Buin ¿Qué les responde?

–Yo le insisto, creo que el espacio para denunciar a las personas en Chile es la justicia, y sólo la justicia puede determinar la participación o no, y el grado de responsabilidad que mi padre puede haber tenido en cualquier caso de derechos humanos.

¿Siente que su padre tiene alguna responsabilidad de todo lo ocurrido a partir del 11 de septiembre de 1973?

–Mire, yo tengo dos cosas claras en este momento: Una, que amo a mi padre; y dos, que creo en la justicia como un valor fundamental de la sociedad, y que vale la pena defenderlo siempre.

La Asociación de Marinos Exonerados afirma que al momento de tramitar la jubilación para sus uniformados sometidos a vejámenes, usted siendo subsecretaria de Marina les pidió que retiraran la demanda que habían interpuesto contra sus presuntos torturadores. ¿Por qué lo hizo?

(La respuesta es una clase magistral de procedimientos burocráticos, pero la pregunta no la respondió. Viene enseguida una pregunta que se refiere a que la señora Echeverría, siendo subsecretaria de la Marina, era socia de una empresa de su esposo, la que ganó licitaciones de la Armada) La pregunta fue:

Sin embargo, la sociedad que tenía con su marido hizo los trabajos de asesoría para la empresa y se pagó en una cuenta que usted tenía con él ¿No le parece que hay conflicto de intereses?

–En esa época no existía la claridad respecto de las consecuencias que podría tener el que yo tuviera un 1% en una sociedad con mi marido. Lo bueno para todos es que eso cambió y hoy todos sabemos que es muy importante que estas cosas se definan antes que un funcionario público asuma funciones.

¿Ha visto el sufrimiento de familias militares, que tuvieron hijos muy jóvenes y que están sometidos a proceso?

–Lo importante aquí es que, considerando todo el dolor que generó la intervención militar, perdón, el golpe militar de 1973, sea la razón para que nunca más las Fuerzas Armadas vean en un golpe militar una solución que está en manos de la democracia. Eso es lo que me parece importante. Sin el dolor legítimo de esas familias no se va a aprender la lección que tenemos que aprender todos los chilenos, sin excepción. Tenemos que tener una sola verdad respecto de lo que pasó.

Una última pregunta, ¿habló de estos temas con la Presidenta electa, Michelle Bachelet?

–Lo de Barrancones fue público. Además son documentos públicos, de los que toma razón la Contraloría y respecto del tema de mi padre, el ministro del Interior ya se pronunció sobre mi confirmación como subsecretaria de las Fuerzas Armadas.

¿Pero ya había hablado el tema de su padre con la Presidenta electa?

–Lo mejor es la discreción; no voy a contestar esa pregunta.

(La entrevista completa, aquí)

Post Scriptum. 23:18. En el programa de Mario Kreutzberger (Don Francisco) ‘Las caras de la moneda’ del Canal 13, la presidenta Michelle Bachelet acaba de decir que dejará en manos de la justicia la situación del padre de la nueva subsecretaria de las Fuerzas Armadas Carolina Echeverría. En cuanto a ella, elogió su desempeño como subsecretaria de la Marina durante su primera presidencia, y consideró que está bien calificada para desempeñarse en el cargo en el que ella la nombró, porque “los hijos no deben cargar con las consecuencias de los actos de sus padres”. Es decir, la presidenta Bachelet ratificó en el cargo a la señora Echeverría. Pero no creo que esto cierre el capítulo por completo. Todavía faltan por escribirse algunos párrafos, antes de dar vuelta a la página. Creo.

Post Scriptum. 08-09/03/14 a las 00:20 (medianoche). La presidenta electa Michelle Bachelet aceptó la renuncia (que a tres días de la posesión del nuevo gobierno) le presentó Carolina Echeverría a la subsecretaría (viceministerio) de las Fuerzas Armadas. La señora Echeverría envío una carta a la mandataria electa agradeciendo el respaldo recibido y diciendo que “me he sentido honrada con la invitación” a participar del gobierno. El hecho de que su padre fuera un torturador de la dictadura de Augusto Pinochet, y ella haya querido (según marinos antigolpistas) presionarlos para que evitaran hacer denuncias por violación a los derechos humanos (con lo que, tácitamente, favorecería a su padre), además de haber tenidos negocios desde una empresa privada con el Estado, cuando era subsecretaria de la Marina (en el primer gobierno de Michelle Bachelet), todo eso, la alcanzó hoy.

Próximo gobierno de “izquierda” en Chile

carolina_echeverria-Lo último que faltaba: la subsecretaria (viceministra) de las Fuerzas Armadas, nombrada por la presidenta electa Michelle Bachelet, Carolina Echeverría Moya (foto), es hija de un eminente… torturador. ¿Será una enseñanza de “perdón y olvido”? La “desprolijidad” en el nombramiento de colaboradores del próximo gobierno de ‘izquierda’ es vergonzosa. El presidente del Partido Socialista, el mismo partido político de mamá Michelle, Oswaldo Andrade, culpó a los partidos que conforman ese revoltillo llamado “Nueva Mayoría”, de “desprolijos” por los nombramientos, relevando de responsabilidades, obviamente, a mamá Michelle. Como sea, el próximo gobierno comienza con pie ‘izquierdo’ (de mal agüero).

La subsecretaria de Educación, Claudia Peirano, que se había pronunciado contra los puntos centrales del “programa” de Bachelet: la gratuidad en la educación, y la calidad en la educación, renunció, finalmente. Pero no han tenido la misma vergüenza los subsecretarios de Bienes Nacionales, Miguel Moreno, un señor sindicado de acosador sexual en pleno metro de Santiago, como el más fino de los flaites. Tampoco ha tenido la vergüenza de renunciar el señor Hugo Lara Torres, nombrado en el viceministerio (subsecretaría) de Agricultura, enredado con líos de estafas. Curioso que el denunciante del señor Lara haya retirado la demanda penal contra el “funcionario” de Bachelet, para que lo sobresean en la causa. ¿Fue amenazado? ¿Fue sobornado?

Hago énfasis en la expresión “izquierda” porque se presume que es ahí donde están los grandes valores humanos y sociales: probidad, transparencia, ética, juego limpio en el comercio y los negocios, moral familiar y personal, respeto por el otro, etcétera. Y como se ve, hasta ahora, nada de esto puede constatarse en cabeza de las personas mencionadas: adolecen de moral por acoso sexual, de ética por traición y de juego limpio por treta en los negocios, entre otros males. Porque si me dicen que son de “derecha”, lo asimilo más fácilmente, pues ser de derecha es amañar la ley, violar la ley impunemente, practicar todas las aberraciones posibles en privado y asistir a misa los domingos, timar, traicionar, etcétera. Pero, lamentablemente, esta gente de mamá Michelle, es de “iz-qui-er-da” (o eso presumen, porque la verdad es la Democracia Cristiana, instigadora del golpe militar de 1973, apoyadora de la dictadura en Chile y nacida del fascismo español, no tiene mucho de “izquierda”)

Comentando esta situación con Aristarco, sin los demás casos que puedan salir a la luz, y los de intendentes que han sido nombrados para la burocracia, cuando acababan de ser elegidos como senadores o diputados (burlándose, así, este gobierno de ‘izquierda’, del voto popular) me dijo, contrito, que “nada bueno puede resultar de todo esto”.

José Emilio Pacheco, y Chile en La Haya

josé emilio pachecoJosé Emilio Pacheco. Murió el escritor mexicano José Emilio Pacheco (1939–2014). Perteneció a la ‘Generación de medio siglo’, junto a otros grandes: Sergio Pitol, Carlos Monsivais, Vicente Leñero y Salvador Elizondo. Obtuvo muchos premios con su variada obra: poesía, novela, ensayo y cuento: José Asunción Silva, Iberoamericano José Donoso, Internacional Alfonso Reyes, Iberoamericano Pablo Neruda, Reina Sofía y Miguel de Cervantes. Miembro honorario de la Academia Mexicana de la Lengua desde el 2006. “Lo vamos a cremar porque él no quería una tumba, ni quedarse encerrado, era claustrofóbico (…) Mira qué sorpresas, tantos planes que teníamos”, expresó la periodista Cristina Pacheco, su esposa.

Memoria     No tomes muy en serio / lo que te dice la memoria. / A lo mejor no hubo esa tarde. / Quizá todo fue autoengaño. / La gran pasión / sólo existió en tu deseo. / Quién te dice que no te está contando ficciones / para alargar la prórroga del fin / y sugerir que todo esto / tuvo al menos algún sentido.

Mar eterno     Digamos que no tiene comienzo el mar / Empieza donde lo hallas por vez primera / y te sale al encuentro por todas partes.

Lluvia de sol     La muchacha desnuda toma el sol / apenas cubierta / por la presencia de las frondas. / Abre su cuerpo al sol / que en lluvia de fuego / la llena de luz. / Entre sus ojos cerrados / la eternidad se vuelve instante de oro. / La luz nació para que el resplandor de este cuerpo / le diera vida. / Un día más / sobrevive la tierra gracias a ella / que sin saberlo / es el sol / entre el rumor de las frondas.

Fallo de La Haya. Resulta cuando menos curioso (si no es una enorme torpeza) alberto van klaverenque el encargado chileno de recibir el fallo de La Haya sobre el diferendo con Perú, el señor Alberto van Klaveren (foto), lo primero que diga (antes de que hable el presidente Sebastián Piñera) es que “el fallo carece de fundamento”. ¿Carece de fundamento? ¿La Corte Internacional de Justicia de La Haya carece de fundamento? Es como escupir (y quizás soltar una ruidosa flatulencia intencionada) en el living ajeno. O decirle al anfitrión: “Agradezco la invitación, pero eres un conchetumdre”. Y a la presidenta electa, Michelle Bachelet, no se le ocurrió sino seguir los malos pasos: “Es una decisión que respetamos pero no compartimos”. ¿No compartimos? ¿Entonces para que soportar, desde su primer gobierno, este calvario para despreciar la decisión? ¿No cree en la institucionalidad internacional, misma que ella representó hasta antes de ser candidata? Porque eso de que “respeto pero no comparto” es hipócrita y soberbio, aunque sé muy bien que decirlo se ha vuelto un lugar común. Y el presidente Sebastián Piñera no quiso quedarse atrás: dijo que “discrepa profundamente” del fallo de la Corte de La Haya. O sea, se pone a la misma altura de la Corte Internacional: “Mira, ¿qué quieres que te diga?, pues discrepo de ti, viejo”. Y todos ellos: el vocero internacional, la próxima presidenta y el presidente actual se declaran defensores de la institucionalidad, defensores de las leyes y defensores de la autoridad. Sin embargo resulta que detrás de este “respeto” hay un instinto agazapado. Si respetan la institucionalidad, respetan la autoridad y respetan las leyes, ¿por qué irrespetan a la Corte de La Haya? ¿Y si tenemos que volver allá por la demanda de Bolivia contra Chile, como nos mirarán los magistrados de La Haya?: “Ah, estos son los que nos creen carentes de fundamentos, no comparten nuestras decisiones y discrepan profundamente de ellas. Entonces, ¿qué hacen aquí estos desubicados?” O también: “¿Otra vez aquí estos desatinados?” ¿Nos mirarán con lástima, con odio? Parece que es más realista el razonamiento de Aristarco, que siempre los hace a la médula, sin adornitos “diplomáticas”.

¿RN existe? MinHacienda desconocía fallo judicial

sebastián piñera1Renovación Nacional. A juzgar por los titulares de prensa el partido de la coalición de derechas Renovación Nacional se está desintegrando. Muchos de sus connotados dirigentes, hombres y mujeres, se han retirado de sus filas, y su ícono mayor, el presidente Sebastián Piñera (foto) aún no confirma si pertenece a él o deje de integrar sus filas cuando entregue el mando en marzo próximo a la socialista Michelle Bachelet. Ahora, todos son sabios, y hacen ver que Renovación Nacional no apoyó, curiosamente, al presidente Piñera. El gobierno se sostuvo, al parecer, por el apoyo del socio ultraderechista Unión Demócrata Independiente (Udi) y la poca beligerancia de la oposición de las izquierdas.

Cordura. El presidente Sebastián Piñera trató –durante su gobierno– de ser felipe larraínecuánime, al punto de llamar cómplices pasivos durante la dictadura criminal de Augusto Pinochet a todos los de su coalición de derechas, lo cual, obviamente, los escandalizó. La verdad suele tener ese efecto entre los mentirosos y marrulleros. Al parecer, la cordura, pero sobre todo la decencia, la sigue manteniendo el señor Piñera, y la deja de manifiesto al aprobar el pago de una indemnización por 120 millones de pesos “por el daño moral causado por agentes del Estado tras la detención y desaparición del ex secretario general del Partido Comunista en la clandestinidad y padre de Estela Ortiz, Juan Ortiz Letelier, en diciembre de 1976”. La indemnización implica 50 millones de pesos para María Estela Ortiz y otros 50 millones para su hermana María Luisa, 10 millones para la pareja de Juan Ortiz al momento de su desaparición, María Luisa Azócar, y cinco millones para cada uno de sus nietos que fueron parte de la demanda, Manuel Antonio y Sebastián Ortiz Ossandón. Lo interesante de la noticia de El Mostrador, es que la aprobación del señor Piñera ocurre después de la insistente negativa del ministro de Hacienda (el más reaccionario de todos los existentes, opinando sobre orden público, sobre fallos judiciales y difundiendo, irresponsablemente, que la reforma tributaria anunciada por la presidente electa Michelle Bachelet había provocado que “la inversión extranjera huyera del país”, ante lo cual tuvo que salir el presidente de los banqueros a decir que eso “no era cierto”; ¡qué vergüenza para un ministro de Hacienda!, uno normal, claro, porque este ni se puso colorado), Felipe Larraín (foto), quien estaba desconociendo una sentencia judicial de los altos tribunales. El señor Larraín es el mismo que se escandalizó y pataleó y salió por todos los medios de información vociferando contra “la amenaza de desestabilización institucional” por un aumento de $5.000 (cinco mil pesos) en el salario mínimo, y a la semana siguiente aprobó un aumento de $2.000.000 (¡dos millones de pesos!) para cada uno de los miembros del Congreso Nacional.