Archivo de la etiqueta: Erario

Wen Jiabao contra los corruptos y por educación

wen-jiabaoNo he visto reproducido, ni comentado, en ninguna parte de Chile, el texto que comento. Lo comparto ahora y aquí porque me parece útil que de cuando en cuando reflexionemos sobre algunos asuntos que son de interés general. Se trata de sugerencias, recomendaciones del primer ministro chino, Wen Jiabao (foto), a los “países emergentes”, como Chile, Guatemala, Colombia o Brasil. Para el señor Jiabao “el punto principal es: hacer cambios inmediatos en la administración de cada país y el principal es la eliminación de lo que él llama “factores hipócritas”, en que las leyes insisten en ver el lado teórico, y no las consecuencias prácticas y reales”.

De esta manera, se refiere a que esos cambios con calificación de “drásticos”, que también se hicieron en China en los últimos 20 años. Cada lector hará las reflexiones que considere pertinentes. El texto lo edité porque es más extenso. Los 8 principales cambios sugeridos por el primer ministro chino, son:

1Castigo ejemplar a políticos corruptos. Nuestros países no castigan como debe ser a los políticos corruptos, por eso se diezman las arcas públicas. La plaga será cada vez peor si no se frena drásticamente. En China, la corrupción probada es castigada con la pena de muerte, y con el retorno inmediato a las arcas públicas de los valores robados. (En Chile sería, una o dos cadenas perpetuas consecutivas, sin derecho de excarcelación)

2Quintuplicar la inversión en educación. Un país que quiere crecer debe producir los mejores profesionales del mundo, y esto sólo es posible si el Estado invierte por lo menos cinco veces más de lo que se hace ahora en educación. Si no se capacita de verdad, nuestro recurso humano perderá la competitividad en el mercado de trabajo por falta de preparación.

3Reducir 80% los salarios y gastos de los políticos. Los sueldos y gastos de los políticos se producen por “la cultura del malandraje”, y por la falta de políticas serias y claras en materia salarial. Es necesario que el político entienda que es un funcionario público, sin nada especial, como cualquier otro, con una obligación de entregar su trabajo y sus conocimientos en beneficio de su país. No es un “rey”, como se presentan hoy en día, y muchos los ven así. La Constitución y las leyes tienen que establecer un tope salarial compatible con los otros funcionarios públicos y a partir de ahí, regirse por los aumentos en el sueldo mínimo del país. Un diputado en China cuesta menos de 10% de lo que un diputado cuesta en Brasil, por ejemplo. En los países escandinavos es común ver al primer ministro llegar a su trabajo conduciendo una bicicleta de las más sencillas y económicas del mercado, como lo hacen los estudiantes. Este desastre que existe en nuestros países con el manejo del dinero público, con el abuso de los mega salarios, sin corresponderse con la productividad, ni menos con las soluciones para el pueblo, causa todavía más perjuicios al Estado, pues un pueblo que se siente robado por sus líderes políticos pierde la percepción de lo que es correcto, justo, honesto y honorable. (En Chile, no es descabellada la propuesta de los nuevos jóvenes diputados, Gabriel Boric y Giorgio Jackson, de bajar en 40% el sueldo de los parlamentarios)

4Desburocratización inmediata. China es actualmente el mayor exportador de bienes manufacturados en el mundo, superando, incluso, a los EE.UU. y sin ninguna duda consideran a los países emergentes los más burócratas tanto en lo referente a las importaciones como a las exportaciones y, por supuesto, en lo referente a su mercado interno, por todas las barreras, trabas y requisitos innecesarios y repetitivos que a menudo impiden, dificultan y encarecen la negociación, lo que termina en detener o frenar el desarrollo de las empresas y que inmediatamente se refleja directamente en el desarrollo del país. Este es un asunto muy urgente de resolver.

5Inversión pública eficiente. Faltan más inversiones en infraestructura, educación, cultura, y prácticamente en todas las áreas relacionadas con el Estado, lo que ha dificultado el crecimiento de los países y continuará dificultándolo, por lo menos por otros 50 años, si no adoptamos una posición firme en este momento.

6Invertir en el cambio de la cultura del pueblo. La gran masa del pueblo de los países emergentes ya no cree en el gobierno, ni en su política, no respetan las instituciones, no cree en sus leyes, ni en su propia cultura, se acostumbró al desorden gubernamental y pasó a ver como normal las noticias trágicas sobre la corrupción, violencia, deterioro de los servicios públicos, etc. Por lo tanto, se necesita invertir en la correcta formación cultural del pueblo, a partir de las escuelas, empresas, iglesias, instituciones públicas y así sucesivamente, comenzando con la educación para el trabajo y la búsqueda de la excelencia en un mundo globalizado, enseñando al pueblo a amar y honrar a su país.

7Reducir la edad laboral y penal de los jóvenes. Nuestros países todavía tienen una cultura de tratar a los adolescentes de 15 a 18 años, como niños, que no se hacen responsables de sus actos, y les prohíben ofrecer su mano de obra. Esto es un error fatal para la sociedad. Porque después de todo, el país está envejeciendo y necesita, más que nunca, de mano de obra renovada. Hay una contradicción hipócrita de la ley, porque sólo sirve para crear peligrosos delincuentes, que al cumplir los 18 años, están formados para el delito, ya que no pudieron trabajar y muchos buscaron su formación en el crimen. En China, los jóvenes tienen permiso del gobierno para trabajar normalmente (no sólo como “aprendices”), a partir de los 15 años, siempre que sigan estudiando. Y si cometen crímenes, responden como cualquier adulto mayor de 18 años.

8Pena de muerte para crímenes atroces probados. Un gobierno tiene que dejar de lado la hipocresía cuando se toca este tema. Un criminal no puede ser tratado como una celebridad. Los reincidentes han tenido su oportunidad de cambiar y no han cambiado. Entonces, no merecen ese compromiso por parte del gobierno. Ninguna sociedad honesta y trabajadora, merece vivir con tanta impunidad y miedo. La eliminación de los criminales más peligrosos infundirá temor entre el resto de los delincuentes para seguir practicando sus fechorías. Esto se reflejará de inmediato en la seguridad pública del país y la sociedad. Y también en la reducción drástica del gasto público en materia de seguridad. En el largo plazo, esto se reflejará, además, en la cultura y el comportamiento de las personas.

Anuncios

El terrorista Jovino Novoa de la Udi

jovino novoaQué mala imagen de Chile proyecta el señor Jovino Novoa (foto). Él fue un alto funcionario del dictador Augusto Pinochet, y fundador del partido ultra derechista Unión Demócrata Independiente (Udi), que todavía, en democracia, ocupa puestos de dirigencia. Él considera todo lo que no esté alienado con las dictaduras y el fascismo, como una amenaza “izquierdizante”.

En estos días está empeñado en hacerle mala imagen a Chile, diciendo que el actual gobierno de Michelle Bachelet quiere ahuyentar la inversión extranjera, y quiere empobrecer a los ricachones que él representa.

Qué mala imagen proyecta este ex congresista de Chile, asociándolo con Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador, como si fueran comparables los cinco países. Eso es mala fe.

Un daño profundo causa en la mente de los chilenos, también, llenándolos de miedo. Insinuando que puede haber otro criminal como Augusto Pinochet si se sigue con ideas “izquierdizantes”.

Este tipo de actitudes son propias de radicales políticos, que suelen estar por fuera de la realidad, como Adolfo Hitler, o criminales contra el Estado como Pablo Emilio Escobar Gaviria. No son actitudes de un demócrata.

El señor Jovino Novoa quiere que los chilenos vivamos con terror.

Toda su actitud, agria y refractaria con su país, porque el gobierno puso a consideración del Congreso una reforma tributaria, en la que los pocos que ganan 250 veces más que los trabajadores (*), y cuentan con ejércitos de abogados para crear y emplear decenas de artilugios legales para no pagar impuestos, o eludirlos o evadirlos, paguen, por fin, tributos al país.

Está furioso por eso. Porque se quiere cerrar la brecha de la vergonzosa desigualdad actual en Chile, que es algo exótico en estos tiempos, y sobre todo en un país que se precia de pertenecer a la Ocde y ser impoluto en el vecindario de los gobiernos de mala calidad, “izquierdistas”.

Él quisiera que aún tuviéramos el mundo enfermo y violento de su protector, el dictador impune Augusto Pinochet.

Está furioso porque quienes lo han financiado en sus campañas electorales, es decir, los ricachones (sus patrones) le han expresado su inconformidad por tener que retribuirle al país unos pocos pesos, de los miles de millones que se echan al bolsillo y sacan del país para no pagar impuestos.

Cómo puede alguien preciarse de ser “un político” cuando odia a su país. Cuando considera que los connacionales son personas de segunda clase. Gente que no merece vivir dignamente, sino sometida al terror y con ingresos de miseria.

Lo que hace el señor Jovino Novoa es defender a los que sacan su dinero a paraísos fiscales, como el ex candidato presidencial Lawrence Golborne; defender a los empresarios que no pagan impuestos, o que los eluden, o que los evaden; empresarios que recibieron en la dictadura bancos y empresas y miles de hectáreas a precios irrisorios y con créditos a plazos infinitos y tasa de interés ridículamente bajas, casi inexistentes.

A estas personas defiende el señor Jovino Novoa.

Y para ello, que él considera una noble labor, crea un clima de terror en el país, considerando a todo el que no se parece a su padrino el dictador impune Augusto Pinochet un “izquierdista peligroso”, y diciéndoles a los inversionistas extranjeros que no vengan a Chile.

Es decir, más parece un apátrida, que un demócrata.

Personas con la mentalidad como la del señor Jovino Novoa son las que hacen desigual el país, crean ciudadanos de segunda categoría, siembran el terror, disocian para reinar, confunden los propósitos de bienestar social con unas amenazas a los capitales de sus patrones. Capitales que, muchos de ellos, han sido dudosamente habidos o hechos merced a los beneficios del impune dictador Augusto Pinochet.

Si Chile quiere crecer, en lo económico y lo ciudadano, si quiere como país tener sana su mente, debe aislar a personas como el señor Jovino Novoa, que son un cáncer destructivo del tejido social.

El señor Novoa no hace oposición, hace terrorismo, amparado en un partido que apoyó una dictadura sanguinaria, y cobijó con la impunidad al despreciable dictador.

(*) “250 veces” no es una expresión caprichosa y efectista, sino un dato cierto de analistas imparciales chilenos. Quiere decir que mientras un empleado gana el mínimo, $210.000 al mes, un empresario de los que defiende el señor Jovino Novoa, gana $52.500.000 mensuales.

Copesa y El Mercurio con subsidios estatales

bernardita garcía jiménez2En el reporte anual de Prácticas de Derechos Humanos de otros países, que realiza el Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos, la prensa chilena figura como un tema sobre el cual hay que manifestarse.

El informe señala que si bien “la Constitución provee de libertad de discurso y de prensa, y el gobierno generalmente respeta estos derechos”, una serie de informes de las Fundación Equitas en 2013 y de Freedom House en 2012 alertaron sobre una posible concentración de medios, ya que “la mayoría de los productos mediáticos se encuentran en las manos de dos importantes empresas familiares, Copesa y El Mercurio, que son los únicos recipientes de los subsidios del gobierno”. Asimismo, consigna la carencia de un marco legal que garantice “distribución justa de las frecuencias a los diferentes medios de difusión”.

El informe, que se aboca a estudiar todas las áreas concernientes a los derechos humanos de los ciudadanos, reveló que en Chile, los principales problemas en esta materia “conciernen discriminación de la población indígena; violencia social y discriminación de la mujer, niños y personas LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y transgéneros); explotación infantil; y críticas condiciones y tratos en cárceles”. Otro aspecto preocupante tiene que ver con el “uso de fuerza excesiva y abuso por parte de las fuerzas de seguridad, reportes aislados de corrupción gubernamental y antisemitismo”.

“Aunque la Constitución prohíbe tales prácticas, organizaciones no gubernamentales con credibilidad han recibido múltiples reportes de uso excesivo de la fuerza, abuso y trato degradante por parte de Carabineros, miembros de la PDI y gendarmes, pocos de los cuales resultaron en condenas”, señala el texto.

El informe cita el caso de dos estudiantes que fueron agredidas por Carabineros tras negarse a su detención al interior de la casa central de la Universidad de Chile el pasado 13 de junio de 2013. Asimismo, recuerda lo ocurrido el 30 de diciembre del año pasado cuando miembros de la PDI golpearon en la cara y en el cuello a un joven estudiante y lo fotografiaron en su ropa interior.

Además, alerta sobre el excesivo uso de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad. “El Instituto de Derechos Humanos informó en su reporte anual de 2013 que se registraron 1.775 quejas en contra de Carabineros en 2012 por ‘violencia innecesaria’ pero menos del 2% de esa cifra terminó en condenas en el sistema de justicia militar durante ese período. Carabineros acusados de usar ‘violencia innecesaria’ a menudo son reasignados dentro de la propia institución donde una investigación interna indica lo que se ha hecho mal”, señala.

En lo que respecta a la discriminación de grupos minoritarios, el informe estadounidense consigna que en algunas materias Chile se queda atrás. Un ejemplo es el caso de personas con discapacidades. Y es que aunque la ley prohíbe discriminar a este tipo de individuos, en la práctica “las personas con discapacidades sufren formas de discriminación de facto”. Esto se manifiesta en que “la mayoría de los edificios públicos no contemplan los mandatos legales de accesibilidad. El sistema de transporte público, particularmente fuera de Santiago, no provee adecuadamente accesos para personas con discapacidades”.

Otra minoría que sufre problemas de discriminación en nuestro país son los pueblos indígenas. El documento señala que “los indígenas también han experimentado la discriminación social, incluyendo en el empleo, y hubo informes de incidentes en que fueron agredidos y hostigados. Las mujeres indígenas enfrentan una triple discriminación sobre la base de su sexo, origen indígena, y reducida situación económica, y son especialmente vulnerables a la violencia, la pobreza y la enfermedad”. A esto agrega que la “Constitución no protege específicamente a los grupos indígenas”.

Es interesante que en esta materia se reflexiona además sobre los alcances y el impacto que tienen los megaproyectos energéticos para estas comunidades. “La explotación de la energía, los minerales y la madera se produjo cerca de las comunidades indígenas, incluyendo los proyectos mineros en las regiones del norte, donde viven pueblos aymara, atacameños y diaguitas, y la explotación de madera en el sur, donde los mapuche habitan. Las tierras indígenas son demarcadas con eficacia, pero algunas comunidades indígenas mapuche han exigido la restitución de las tierras tradicionales de propiedad privada y pública”, explica el documento.

Por último, otro grupo que figura entre los que aún son discriminados son las minorías sexuales. “El Movilh observó un empeoramiento en los actos de violencia contra las personas LGBT, entre 2011 y 2012, entre ellos tres asesinatos, 20 actos de agresión física o verbal, seis incidentes relacionados con la agresión y/o la detención policial arbitraria, nueve incidentes de discriminación en el empleo, 10 incidentes de la educación discriminación, y 12 actos de violencia o la segregación de la comunidad forzado por la familia o la amistad círculos”, concluye.

Bernardita García Jiménez (foto)

El misterio que por siempre tendría el Censo 2012

francisco labbéEn las últimas cuarenta y ocho horas varios canales de televisión han entrevistado a Francisco Labbé (foto), el saliente director del Instituto Nacional de Estadísticas, INE, quien debió abandonar esa dirección por errores graves, cometidos en la realización del Censo de Población y Vivienda 2012, con el que Chile pensaba actualizar sus cifras para establecer estrategias de políticas públicas. El señor Labbé debe estar siendo investigado por la justicia ordinaria, pues tuvo a cargo el manejo de 30.000 millones de pesos del erario, prácticamente tirados a la basura. Una comisión designada por el director emergente que lo reemplazó, Juan Eduardo Coeymans, revisó lo actuado por el señor Labbé y encontró serios errores en la ejecución del Censo 2012, cuya preparación fue tardía. El señor Coeymans, al recibir el informe de la comisión, anunció que pedirá una segunda opinión, de un organismo internacional. Todo parece una catástrofe, tanto como para que el presidente Sebastián Piñera saliera a pedir perdón a todos los chilenos por el desaguisado del señor Labbé. Pero llama la atención la desbocada vehemencia con que el señor Labbé se ha mostrado en esas entrevistas. En un resumen tosco, su punto de vista es que: 1) el censo se hizo bien, muy bien, 2) el cambio de un “censo de hecho” a un “censo de derecho”, faltando ocho meses para su realización, fue una buena decisión, 3) la base de datos que ahora tiene Chile es formidable, 4) él nunca dijo que iba a ser el mejor censo de la historia del país, y 5) no entiende todo el alboroto que se armó. Escuchándolo, uno se pregunta si todavía no se ha informado que fue destituido, que se convocó una comisión de alto nivel y esa comisión encontró el censo un horror, y que en un gesto inédito y políticamente valiente el presidente Sebastián Piñera pidió perdón. Esto último, le importó bien poco. No es su problema. Lo último que dijo en su defensa es que hubo una “operación política”. Un complot de Estado. Sin especificar si ocurrió desde dentro, o desde fuera del Estado. Pero, en todo caso, ¡como en las películas! Como en Mentiras que matan (Wag the dog), en la que se inventa una guerra en Albania para cubrir un escándalo en la Casa Blanca. La operación política tenía el propósito de… ¿cuál propósito? No, no lo ha dicho el señor Labbé. Dijo que todo lo que hizo lo sabía su jefe, el ministro de Economía de ese momento, Pablo Longueira, y el presidente Piñera. Pero al momento de estallar el escándalo, el ministro Longueira ya no lo era, sino que precandidato presidencial udista. ¿Era acaso éste el objetivo del complot? ¿O el objetivo era desprestigiar el gobierno Piñera (caracterizado por yerros sucesivos, de distinto calibre, “piñericosas”), que este escándalo no le hacía falta? ¿De qué “operación política” habla el señor Labbé? El gobierno, en la persona del ministro del Interior, Andrés Chadwick, desechó esa versión. Lamentablemente, el señor Labbé no fue preciso. ¿Es como una “tincada” suya? Pero si lo dice, quizás lo haga ante el fiscal que lo investiga. Solo hasta entonces, quedan flotando incertidumbres de mayúscula dimensión. Me pregunto, en un esfuerzo de receptividad (de apertura mental), ¿y si Francisco Labbé, más allá de su rostro de enajenado, tiene razón? ¿Quizás quede, de este episodio (aún después del informe de la consulta internacional), un filón de historia nacional saturado por siempre de misterio?

No palabras, hechos, los de Francois Hollande

francois HollandeSe lo copié al poeta Harold Alvarado Tenorio: “Esto es lo que ha hecho Francois Hollande (foto), presidente de Francia, en tan solo 56 días en el cargo: (no palabras, sino hechos bien concretos)

–Ha suprimido 100% de los coches oficiales y los ha subastado; y lo recaudado se destina al Fondo de Bienestar para ser distribuido a las regiones con el mayor número de centros urbanos con los suburbios ruinosos.

–Ha hecho enviar un documento (de 12 líneas) a todos los organismos estatales dependientes de la administración central, en el cual les comunicaba la abolición de los “vehículos de empresa”, desafiando de manera provocativa a los altos funcionarios, con frases como “si un ejecutivo que gana 650.000 euros año, no puede permitirse el lujo de comprar un buen coche con sus ingresos del trabajo, quiere decir que es demasiado ambicioso, que es estúpido, o que es deshonesto. La nación no necesita ninguna de estas tres figuras”. Touchè. Fuera los Peugeot y los Citroen. 345 millones de euros salvados de inmediato, y trasladados a crear 175 institutos de investigación científica avanzada de alta tecnología, asumiendo la contratación de 2.560 jóvenes científicos desempleados “para aumentar la competitividad y la productividad de la nación”.

–Ha abolido el concepto de paraíso fiscal (definido “socialmente inmoral”) y promulgó un decreto presidencial, de urgencia, estableciendo un porcentaje del 75% de aumento en la tributación para todas las familias que, netos, ganan más de 5 millones de euros al año. Con ese dinero (manteniendo así el pacto fiscal) sin que ello afecte un euro al presupuesto, ha contratado a 59.870 licenciados desempleados, de los cuales 19.400 como profesores en la educación pública.

–Ha privado a la Iglesia de subsidios estatales por valor de 2,3 millones de euros que financiaban exclusivos colegios privados, y ha puesto en marcha (con ese dinero) un plan para la construcción de 4.500 jardines de infancia y 3.700 escuelas primarias, iniciando un plan de recuperación de la inversión en la infraestructura nacional.

–Ha establecido el “bono-cultura” presidencial, un mecanismo que permite a cualquiera pagar cero impuestos si se constituye como cooperativa y abre una librería independiente contratando al menos dos licenciados desempleados de la lista de desempleados, con el fin de ahorrar dinero del gasto público y realizar una contribución mínima al empleo y al relanzamiento de nuevas posiciones sociales.

–Ha abolido todos los subsidios gubernamentales a las revistas, fundaciones y editoriales, sustituyéndolos por comités de “emprendedores estatales” que financian acciones culturales sobre la base de la presentación de planes de negocio relacionados con estrategias de mercado avanzadas.

–Ha puesto en marcha un procedimiento muy complejo en el que ofrece a los bancos una elección (sin impuestos): Quien proporcione préstamos blandos a empresas francesas que produzcan bienes, recibe beneficios fiscales, quien ofrece instrumentos financieros paga una tarifa adicional: lo tomas o lo dejas.

–Ha reducido en un 25% el sueldo de todos los funcionarios del gobierno, el 32% de todos los diputados y el 40% de todos los funcionarios estatales de alto nivel que ganan más de 800.000 euros por año. Con esa cantidad ha establecido un fondo que ofrece garantías de bienestar a las “madres solteras” en condiciones financieras difíciles, garantizándoles un salario mensual por un período de cinco años, hasta que el niño vaya a la escuela primaria, y tres años si el niño es mayor. Todo ello sin modificar el equilibrio del presupuesto.

Resultado: El diferencial con los bonos alemanes cayó, por arte de magia. Ha llegado a 101 (el español viajando por 570). La inflación no ha aumentado. La competitividad de la productividad nacional se ha incrementado, en el mes de junio, por primera vez en tres años. ¿Hollande es un genio de la economía? ¿o un político con moral y coraje?

Esto mismo debería ocurrir en nuestro país, para evitar que tanto zángano politiquero, viva a costillas del pueblo, sin importarle un comino el bienestar social.

Un Magnífico y Valiente Ejemplo del Presidente Francés. Esto Sucede Cuando se Tienen Bien Puestos los Pantalones, y el Corazón Domina Nuestras Acciones”.

En uno de estos días…

trebol mala suerteHay días en que todo nos sale mal. Tomamos el atajo congestionado, se nos cae un botón de la camisa antes de entrar a la reunión, el bombero nos dice que el combustible subió hace cinco minutos solamente, perdemos la calificación del crédito por $5.000 pesos de más en el sueldo, llegamos cinco minutos tarde y ya cerraron el banco o la oficina, olvidamos el número de cuenta bancaria por sulfurados, no nos reciben el formulario porque tuvimos que repisar por falta de tinta del lapicero y lo consideraron una enmendadura…

Al abrir el diario encontramos una matanza de perros callejeros, 95 damnificados por la lluvia de anoche, los banqueros están cobrando comisiones abusivamente, anuncian el cierre de colegios y centros de salud por falta de presupuesto, confirman que los parlamentarios se aumentaron el sueldo en $2.000.000, revelan que fueron cambiados de celdas los torturadores de la dictadura para que tengan las comodidades que merece todo ser humano, nos cuentan que se acaba uno de los pocos programas de televisión de los que estábamos pendientes en la semana, copian las palabras textuales (“Váyase a la mierda, güevón”) que le dijo la ministra del trabajo a un vocero popular, un columnista considera que los exonerados políticos son únicamente los militantes de un movimiento que se acabó hace 30 años y no quienes tienen derecho a reparación, otro columnista asegura que el nuestro es el país con más proyección del continente, en la primera plana dice que los bancos ganaron 500 mil-mi-llo-nes entre enero y abril (137.500 mi-llo-nes cada mes, o 45.830 mi-llo-nes cada día, o 1.909 mi-llo-nes cada hora)…

Hay días que parece que todo anda mal.

Las presidenciales en Chile al calor de impuestos

impuestosEl tema tributario será uno de los candentes en la campaña presidencial. Lo que se ve, básicamente, son dos tendencias. Una que aboga por mayores recaudos, y otra que ampara ciertos aspectos de la vida comercial del país. A estas dos tendencias pueden llamársele como sea, pero esa es su médula. En ambos casos, se considera que la evasión y la elusión deben reducirse a cero ocurrencias. Esto es imposible, ya lo sabemos, porque en la propia legislación hay “resquicios” (por no llamar lisamente posibilidad de “timos” o “engaños” o “fraudes”) que permiten a empresas y ejecutivos evadir o eludir impuestos. Un caso sencillo, el del combustible de los vehículos personales, que se carga a la empresa, a la cual se le descuenta el impuesto, y todos tan felices.

Preocupa, eso sí, que cobre fuerza la tendencia de “maximizar” los recaudos, aún a costa del bienestar popular. Me refiero a la propuesta de eliminar las exenciones a los espectáculos artísticos y deportivos, al servicio de salud y los seguros de vida, o los establecimientos educativos. Porque eso significa que las empresas intermediarias de esos servicios trasladarán el gravamen al precio que las personas deban pagar por ellos. Resultado: pauperización de las personas.

También se habla de eliminar las exenciones al transporte aéreo de pasajeros, con lo que se nos hará más caro viajar, y, peor aún, ampliar el IVA (Impuesto al Valor Agregado, considerado en el mundo entero como el peor impuesto a los pobres) a las compras de bienes raíces nuevos; es decir, a casas y apartamentos, que son adquiridos, mayoritariamente, por la clase media.

En este último caso inmobiliario, significa que un techo valorado en $20 millones, por ejemplo, es decir relativamente barato, el comprador se haría cargo de $3,8 millones adicionales, y esta suma, pesa mucho en un presupuesto familiar.

Aunque considerado por algunos como un tema “frío”, a mi entender no lo es. Al contrario, es un tema caliente. Porque que falte el pan del desayuno, o el hijo se quede sin colegio, no es algo frío, sino caliente para el bienestar y las aspiraciones de las personas de recursos limitados. Y eso, también, trae consecuencias de malestares sociales, etcétera.

Los señores Vittorio Corbo (ex presidente del Banco Central) y José Pablo Arellano (ex ministro de Educación) proponen, por ejemplo, limitar a “situaciones muy excepcionales”, todo tipo de exenciones, de regímenes especiales y de franquicias. Y, por supuesto, “evitar” nuevos beneficios. El argumento es que esos mecanismos facilitan la evasión y la elusión, pero además, genera inequidades económicas e ineficiencias tributarias.

Es sano, pues, que los aspirantes al sillón de La Moneda pongan las cartas sobre la mesa. Los electores tendríamos más elementos de juicios al momento de depositar nuestros votos en las urnas, en conciencia, y no arrastrados por consignas o banderines que por bonitos que luzcan o suenen, puedan al final quitarnos el pan del desayuno, y dejar sin estudio a los hijos.