Archivo de la etiqueta: Delitos

Wen Jiabao contra los corruptos y por educación

wen-jiabaoNo he visto reproducido, ni comentado, en ninguna parte de Chile, el texto que comento. Lo comparto ahora y aquí porque me parece útil que de cuando en cuando reflexionemos sobre algunos asuntos que son de interés general. Se trata de sugerencias, recomendaciones del primer ministro chino, Wen Jiabao (foto), a los “países emergentes”, como Chile, Guatemala, Colombia o Brasil. Para el señor Jiabao “el punto principal es: hacer cambios inmediatos en la administración de cada país y el principal es la eliminación de lo que él llama “factores hipócritas”, en que las leyes insisten en ver el lado teórico, y no las consecuencias prácticas y reales”.

De esta manera, se refiere a que esos cambios con calificación de “drásticos”, que también se hicieron en China en los últimos 20 años. Cada lector hará las reflexiones que considere pertinentes. El texto lo edité porque es más extenso. Los 8 principales cambios sugeridos por el primer ministro chino, son:

1Castigo ejemplar a políticos corruptos. Nuestros países no castigan como debe ser a los políticos corruptos, por eso se diezman las arcas públicas. La plaga será cada vez peor si no se frena drásticamente. En China, la corrupción probada es castigada con la pena de muerte, y con el retorno inmediato a las arcas públicas de los valores robados. (En Chile sería, una o dos cadenas perpetuas consecutivas, sin derecho de excarcelación)

2Quintuplicar la inversión en educación. Un país que quiere crecer debe producir los mejores profesionales del mundo, y esto sólo es posible si el Estado invierte por lo menos cinco veces más de lo que se hace ahora en educación. Si no se capacita de verdad, nuestro recurso humano perderá la competitividad en el mercado de trabajo por falta de preparación.

3Reducir 80% los salarios y gastos de los políticos. Los sueldos y gastos de los políticos se producen por “la cultura del malandraje”, y por la falta de políticas serias y claras en materia salarial. Es necesario que el político entienda que es un funcionario público, sin nada especial, como cualquier otro, con una obligación de entregar su trabajo y sus conocimientos en beneficio de su país. No es un “rey”, como se presentan hoy en día, y muchos los ven así. La Constitución y las leyes tienen que establecer un tope salarial compatible con los otros funcionarios públicos y a partir de ahí, regirse por los aumentos en el sueldo mínimo del país. Un diputado en China cuesta menos de 10% de lo que un diputado cuesta en Brasil, por ejemplo. En los países escandinavos es común ver al primer ministro llegar a su trabajo conduciendo una bicicleta de las más sencillas y económicas del mercado, como lo hacen los estudiantes. Este desastre que existe en nuestros países con el manejo del dinero público, con el abuso de los mega salarios, sin corresponderse con la productividad, ni menos con las soluciones para el pueblo, causa todavía más perjuicios al Estado, pues un pueblo que se siente robado por sus líderes políticos pierde la percepción de lo que es correcto, justo, honesto y honorable. (En Chile, no es descabellada la propuesta de los nuevos jóvenes diputados, Gabriel Boric y Giorgio Jackson, de bajar en 40% el sueldo de los parlamentarios)

4Desburocratización inmediata. China es actualmente el mayor exportador de bienes manufacturados en el mundo, superando, incluso, a los EE.UU. y sin ninguna duda consideran a los países emergentes los más burócratas tanto en lo referente a las importaciones como a las exportaciones y, por supuesto, en lo referente a su mercado interno, por todas las barreras, trabas y requisitos innecesarios y repetitivos que a menudo impiden, dificultan y encarecen la negociación, lo que termina en detener o frenar el desarrollo de las empresas y que inmediatamente se refleja directamente en el desarrollo del país. Este es un asunto muy urgente de resolver.

5Inversión pública eficiente. Faltan más inversiones en infraestructura, educación, cultura, y prácticamente en todas las áreas relacionadas con el Estado, lo que ha dificultado el crecimiento de los países y continuará dificultándolo, por lo menos por otros 50 años, si no adoptamos una posición firme en este momento.

6Invertir en el cambio de la cultura del pueblo. La gran masa del pueblo de los países emergentes ya no cree en el gobierno, ni en su política, no respetan las instituciones, no cree en sus leyes, ni en su propia cultura, se acostumbró al desorden gubernamental y pasó a ver como normal las noticias trágicas sobre la corrupción, violencia, deterioro de los servicios públicos, etc. Por lo tanto, se necesita invertir en la correcta formación cultural del pueblo, a partir de las escuelas, empresas, iglesias, instituciones públicas y así sucesivamente, comenzando con la educación para el trabajo y la búsqueda de la excelencia en un mundo globalizado, enseñando al pueblo a amar y honrar a su país.

7Reducir la edad laboral y penal de los jóvenes. Nuestros países todavía tienen una cultura de tratar a los adolescentes de 15 a 18 años, como niños, que no se hacen responsables de sus actos, y les prohíben ofrecer su mano de obra. Esto es un error fatal para la sociedad. Porque después de todo, el país está envejeciendo y necesita, más que nunca, de mano de obra renovada. Hay una contradicción hipócrita de la ley, porque sólo sirve para crear peligrosos delincuentes, que al cumplir los 18 años, están formados para el delito, ya que no pudieron trabajar y muchos buscaron su formación en el crimen. En China, los jóvenes tienen permiso del gobierno para trabajar normalmente (no sólo como “aprendices”), a partir de los 15 años, siempre que sigan estudiando. Y si cometen crímenes, responden como cualquier adulto mayor de 18 años.

8Pena de muerte para crímenes atroces probados. Un gobierno tiene que dejar de lado la hipocresía cuando se toca este tema. Un criminal no puede ser tratado como una celebridad. Los reincidentes han tenido su oportunidad de cambiar y no han cambiado. Entonces, no merecen ese compromiso por parte del gobierno. Ninguna sociedad honesta y trabajadora, merece vivir con tanta impunidad y miedo. La eliminación de los criminales más peligrosos infundirá temor entre el resto de los delincuentes para seguir practicando sus fechorías. Esto se reflejará de inmediato en la seguridad pública del país y la sociedad. Y también en la reducción drástica del gasto público en materia de seguridad. En el largo plazo, esto se reflejará, además, en la cultura y el comportamiento de las personas.

Terremoto en el mercado chileno del pollo

Felipe IrarrázabalAún sigue temblando en Iquique, desde la noche del martes cuando un terremoto de grado 8,3 Richter destruyó varias casas y dañó edificaciones, dejó sin servicios básicos a la ciudad y llena de pánico a la población, y provocó un tsunami que arrasó con el 80 por ciento de las embarcaciones pesqueras, cuando debemos enterarnos de otro sismo: el mercado de los pollos en Chile lo tienen amarrado desde hace 20 años, tres empresas que controlan el 90 por ciento del mismo. La noticia nos la dio el fiscal nacional económico Felipe Irarrázabal (foto) en un alegato ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) contra las tres grandes productoras: Agrosuper, Ariztía y Don Pollo. Los daños del primer evento señalado los produce la naturaleza del planeta Tierra, que reacomoda sus placas tectónicas en su proceso de vida, mientras que otros daños son calculados y acordados por empresarios que se coluden para quedarse con el dinero de los consumidores; una “proeza” semejante de empresarios “astutos” la conocimos hace unos pocos años, cuando se puso al descubierto una colusión de las tres más grandes cadenas de farmacias: Cruz Verde, Salcobrand y Ahumada (Fasa). Una de ellas admitió la colusión, y las tres fueron condenadas a penas en dinero insignificantes, mientras sus “ejecutivos” siguen perfumados en sus autos de lujo y sus mansiones en la parte alta de la cota 10 mil de Santiago, pavoneándose impunemente.

Así de contundente fue el titular de la Fiscalía Nacional Económica, el señor Irarrázabal, cuando afirmó: 1) que el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) ordene “el cese del cartel”, 2) que se exija un cobro de al menos 30 mil Unidades Tributarias Anuales, UTA (unos US$ 26,9 millones actuales) a cada empresa, y 3) que se disuelva la Asociación de Productores Avícolas (APA) que, supuestamente, “funcionaba como ente articulador del cartel”. Las pruebas del fiscal nacional económico son mayormente email que se enviaron desde 1994 (hace 20 años) los “ejecutivos” de Agrosuper, Don Pollo y Ariztía, para controlar los precios y repartirse el mercado.

Don Pollo, la empresa minoritaria, hacía las veces de “prueba” de que el “mercado es libre y competitivo”. Pero la colusión contemplaba información mensual a la APA de 1) producción en kilos, 2) nacimientos de pollitos, 3) ventas en unidades, 4) ventas en kilos y 5) valores de las ventas. De esta manera, APA, como “articulador”, hacía las operaciones matemáticas requeridas para mantener el “mercado libre” y “competitivo” entre las tres empresas: dos grandes (Agrosuper y Ariztía) y una chica (Don Pollo). Obviamente, como cualquiera que infringe la ley, las empresas han negado su participación en ese “Cartel del pollo”; lo mismo hicieron al comienzo las farmacias.

Qué increíble historia ponen los empresarios a escribir con sus pellejos y todas sus presas, a los inocentes y desnudos pollos, que aguantan frío en los refrigeradores de los supermercados, donde uno los compra para una ‘cazuela de ave’. La culpa no es del pollo, ni de nosotros los clientes, por supuesto, como no lo es el sofá de la infidelidad de los casados.

Corte Suprema: Dina, Junta Militar y prensa

Manual-DinaCuenta la agencia española de noticias Efe, en un despacho del diario online El Mostrador, que “a través de una millonaria cuenta bancaria, la Dina, la policía secreta de Augusto Pinochet, financió en 1975 operaciones de la Junta Militar y de otros organismos de Estado y pagó a medios de prensa en Chile, según documentos a los que Efe ha tenido acceso.

“La cuenta se abrió en nombre de una ficticia “Dirección Nacional de Rehabilitación” (Dinar) y su titular era el entonces coronel Manuel Contreras, jefe de la Dirección de Inteligencia Nacional (Dina), actualmente condenado a más de 300 años de prisión por violaciones a los Derechos Humanos.

“De acuerdo con los datos del caso y cheques con la firma de Contreras incluidos en un informe de la Corte Suprema, anexo al expediente del juicio por el asesinato del ex canciller Orlando Letelier, la Dina hizo también numerosos pagos a los principales diarios, revistas y agencias de noticias de la época.

“Todos los documentos llevan la rúbrica de Contreras y confirman, según dijeron hoy a Efe dirigentes de organizaciones defensoras de Derechos Humanos, echan por tierra lo sostenido hasta hoy por las Fuerzas Armadas, de que jamás se relacionaron institucionalmente con la policía secreta y que sus crímenes fueron sólo hechos aislados, cometidos por individuos escapados de los mandos.

“Las elevadas sumas de dinero giradas desde esa cuenta bancaria a diversos organismos del Estado demuestran que el plan de exterminio de opositores que existió en Chile “fue una acción de carácter institucional del Estado chileno”, según Mireya García, vicepresidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Afdd).

“Con esto, ahora sabemos que el brazo de la Dina fue mucho más largo de lo que creímos y que la represión fue una acción de carácter institucional del Estado chileno”, insistió.

“En tanto, Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos (Afep), subrayó que esta información “confirma que en Chile existió un Terrorismo de Estado”. “Esto nos demuestra que la Dina no sólo pagó a sus agentes, sino que financió a todo el Estado, incluidos los medios de comunicación, que por eso mismo mintieron sobre estos crímenes. El terrorismo fue de carácter institucional en Chile”.

“La cuenta de “Dinar” tenía el número 13280724, y pertenecía al Banco de Crédito e Inversiones, que en esa época tenía otros propietarios, de “Plaza Baquedano-Alameda y Vicuña Mackenna-Santiago”, a corta distancia del cuartel general de la Dina.

“Contreras giró contra esa cuenta el año 1975 la suma de 1.598.496.520 escudos cuando el “sueldo vital” (mínimo) en Chile era de 27 mil escudos. Ese mismo año el escudo fue reemplazado por el peso, con una equivalencia de mil escudos por peso y un tipo de cambio oficial de 39 pesos por dólar.

“Los giros incluyen doce cheques cobrados desde esa cuenta por “Junta de Gobierno”, por un total de 165.630.800 escudos.

“Desde esta misma cuenta, el Banco Central, que en esa época no era un organismo autónomo como en la actualidad, aparece cobrando tres documentos por un total de 1.269.085.328 escudos. El informe de la Corte Suprema no explicita los motivos de los pagos hechos por la Dina a través de estos cheques.

“Varios agentes de la Dina figuran también cobrando cheques emitidos por “Dinar”, entre ellos el brigadier Marcelo Moren Brito, ex jefe del centro de tortura y exterminio “Villa Grimaldi”.

“También figuran Christoph Willikie Flöl, que fue jefe del Departamento Exterior de la Dina; Eduardo Iturriaga Neumann, jefe de la Brigada Lautaro; Juan Morales Salgado y Pedro Espinoza Bravo, ambos ex jefes de la Dina, y todos ellos en prisión, condenados por violaciones a los Derechos Humanos.

“Aparecen, asimismo, el coronel retirado y ex alcalde del municipio santiaguino de Providencia, Cristián Labeé Galilea; el ex oficial de la Fuerza Aérea, Carlos Ottone Mestre; el actual asesor internacional del Instituto Geográfico Militar, Pablo Gran López, y el ex jefe de la Brigada Electrónica de la Dina, Vianel Valdivieso Cervantes”.

Reubican a criminales de la dictadura en Chile

Manuel ContrerasEl procedimiento de traslado comenzó oficialmente a las 23:32 horas de anoche sábado, en el penal Cordillera. Consistió en dos viajes de vehículos penitenciarios, y concluyó sucesivamente a las 00:20 y 01:11 horas de hoy domingo en el penal de Punta Peuco. En el vehículo que salió en primer lugar del Penal Cordillera iba Marcelo Moren Brito, ex jefe de Villa Grimaldi, un lugar de torturas y desapariciones de la dictadura de Augusto Pinochet. En el segundo viaje se pudo divisar a los ex miembros de la Dina, Manuel Contreras y Miguel Krassnoff. (La Dina fue el organismo estatal que usó el dictador Augusto Pinochet para desplegar el terror, someter a la gente a la amenaza de muerte permanente, y obtener información sistematizada de la población civil y algunas personalidades colaboradoras, con fines de control y represión.)

El traslado, bien lo dijo el presidente Sebastián Piñera, fue una decisión administrativa, que tomó después de verse en una entrevista televisiva al ex jefe de la Dina, Manuel Contreras (la mano derecha del dictador Augusto Pinochet), las comodidades en que vivían esos ex militares detenidos. Bien lo dijo el presidente Sebastián Piñera, no es una acción que afecte a las fuerzas armadas de Chile, sino a un grupo de “criminales que violaron sistemáticamente los derechos humanos”.

Decenas de manifestantes permanecieron a las afueras del penal Cordillera, y cubrieron con una lluvia de piedras los vehículos penitenciarios, cuando pasaron llevando a los criminales. De esa forma, expresaron todo su dolor, su frustración, su odio por esos sujetos que tuvieron un tiempo de gloria durante la dictadura de Augusto Pinochet, siendo responsables de la inteligencia, de la desinteligencia, de la contrainteligencia, de las detenciones arbitrarias, de las torturas, de las desapariciones, de los helicópteros y aviones que volaban mar adentro para arrojar los cuerpos de los enemigos de la dictadura al océano, de las fosas comunes y responsables de las caravanas de la muerte.

El ex general, Odlanier Mena, quien vivía en el exclusivo barrio Las Condes y debido a su estado de salud tenía el beneficio de salidas del penal Cordillera los fines de semana, se suicidó en su domicilio, horas antes de procederse al traslado de los criminales. (Se suicidó de un disparo. ¿Por qué un condenado por delitos de lesa humanidad, andaba armado?) Mena se sentía distinto al resto de sus pares, aunque estaba condenado por crímenes de la dictadura. Se dijo que, de acuerdo con sus familiares, habría manifestado que no quería que lo metieran “en el mismo saco” de quienes estaban presos como autores materiales de homicidio, torturas o secuestro. El general (r) distinguía a quienes tenían que enfrentar la justicia por haber estado a cargo de un organismo o unidad, de quienes eran “ejecutores”.

El que se ve en la foto de chaqueta clara es Manuel Contreras, los ojos y manos del dictador Augusto Pinochet, quien en la entrevista que dio unos días antes del cierre del penal Cordillera dijo que la Dina nunca torturó a nadie, nunca acosó a nadie, nunca fue responsable de la muerte de nadie. Es decir, la Dina no existió. Pero eso lo puede decir, justamente, el que montó todo el andamiaje de terror y torturas y desapariciones, como niegan sus crímenes los asesinos en serie. Lo niega el mismo sujeto, a quien sus propios compañeros de violación de los derechos humanos, temían. De este criminal, se dice que no hablaba con nadie en el penal, que vivía solo en su nimbo, y por quien Odlanier Mena se habría suicidado, prefiriendo esto a compartir con Contreras. (El extraño nombre de Odlanier, es una especie de palíndromo del nombre Reinaldo. Y Odlanier es su nombre de pila.) Y si uno de los “camaradas” le temía, podemos imaginar el resto de las andanzas criminales de Manuel Contreras.

El narcotraficante Pablo Escobar no es Colombia

Pablo EscobarEl canal de televisión Mega viene transmitiendo con éxito de sintonía en Chile la serie titulada “Pablo Escobar, el patrón del mal” (logo), sobre la vida de ese narcotraficante colombiano, que fue abatido en un enfrentamiento con las autoridades el 2 de diciembre de 1993. Pablo Escobar fue un delincuente que, con los cientos y miles de millones de dólares provenientes del comercio de cocaína hacia los Estados Unidos, se encumbró y rodeó de un ‘ejército’ de jóvenes asesinos a su servicio (‘pistolocos’, sicarios, ‘gatilleros’), y sobornó a políticos, funcionarios, policías, empresarios, etcétera, y a los que se resistieran los mataba.

El soborno fue lo que permitió que el ‘reinado’ de Pablo Escobar se prolongara más allá de lo deseado. Con el soborno relajó la moral y las buenas costumbres de muchas personas, en especial de policías y funcionarios de la administración pública y el poder judicial. Esto explica por qué no lo atrapaban. Porque había creado una red de información y de protección enorme, corrompiéndolo todo con su dinero. Hablamos de cientos y miles de millones de pesos colombianos que, de pronto, podía recibir el policía modesto, o el abogado, o el modesto tendero, o el alcalde del pueblo chico o el ejecutivo del banco, transformándoles sus vidas.

Con el soborno permeó de venalidad los estamentos, incluidos el político y el empresarial, facilitándole su criminal carrera. Y quien no aceptara el soborno, debía estar consciente de que, a cambio, recibiría un balazo.

Tenía socios, como los hermanos Ochoa Vásquez (Fabio, Jorge Luis y Juan David), Carlos Ledher, Gonzalo Rodríguez Gacha, William Moncada y Francisco Galeano, entre otros, todos igualmente peligrosos que conformaban el llamado Cartel de Medellín. Ninguno de estos socios tenía las pretensiones políticas, o de Estado, que Pablo Escobar.

Este fue el grupo pionero que generó el fenómeno del narcotráfico en Colombia. Podían contarse con los dedos de la mano esos grandes delincuentes que transportaron toneladas de hojas de coca desde Bolivia y Perú hasta ‘laboratorios’ mimetizados en los campos y la selva colombianos donde eran transformadas en cocaína (benzoilmetilecgonina), con su derivado de ‘pasta base’ (‘bazuco’).

Pero no era Colombia la que ‘exportaba’ cocaína. No era Colombia la que ‘comerciaba’ o ‘comercializaba’ cocaína. No era Colombia la que ganaba cientos y miles de millones de dólares con la cocaína. No era Colombia la que sobornaba. No era Colombia la que hacía estallar bombas y mataba indiscriminadamente. No.

Era un grupo de delincuentes, encabezados por Pablo Escobar, que cometía los crímenes. Eran los narcotraficantes, unos delincuentes encumbrados por la lluvia de dólares que producía el negocio. Colombia fue víctima de ese grupo y de su jefe, el degenerado mental.

De modo que si esto queda claro para el televidente de la serie de televisión, de algo habrá servido contar la vida de un delincuente inescrupuloso, que escaló en su megalomanía hasta convertirse en un sicópata delirante.

Pablo Escobar y sus socios no hicieron más que tatuar de vergüenza a todos los colombianos, quienes deben vivir con ese estigma. Y también, por si fuera poco, soportar los chistes destemplados del resto del mundo, en los que aluden a un colombiano hipotético que ‘debe’ andar con cocaína en los bolsillos, o ‘debe’ estar en capacidad de comprar fácilmente ese veneno.

Gracias a la serie de Mega, me parece que los televidentes pueden entender, que además de ser un grupo de delincuentes los que se untan las manos con la cocaína, y se vuelven violentos asesinos si el sucio dinero que manejan no sirve para el soborno, el grupito feroz de esos narcotraficantes, no hicieron ningún otro aporte al país más que envilecer una nacionalidad.

Los delincuentes narcotraficantes, son una cosa: delincuentes narcotraficantes. Y los colombianos, son otra cosa. Esta es la fotografía que puede ser pedagógica de la serie de televisión. Cualquier otra lectura debe someterse a la duda.

Porque una cosa es el sicópata Pablo Escobar, un delincuente que tapizó un país de muertos inocentes, y de sangre inocente, y otra el país, Colombia, que padeció sus delirantes arrebatos criminales.

Todo el mal que hizo no puede suavizarse con pretender alguien resaltar que fue “un benefactor”, porque construyó casas para gente pobre. Lo hizo, sí, para distraer la atención sobre el resto del dinero sucio, que usó para apertrechar a los sicarios que, casualmente, poblaron esas casas. Dinero sucio con el que también sobornó y financió los crímenes y el baño de sangre en que sumió a un país llamado Colombia.

Por eso, me llamó la atención que el último programa Primer Plano de Chilevisión, el del viernes 26 de abril, se dedicara al hijo de Pablo Escobar, y a una visita, con él, a la Hacienda Nápoles, que fue el centro de operaciones del Cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar; visita que resultó frustrada.

¿Con qué objeto se hizo eso? ¿Para reforzar la idea de que Pablo Escobar era un hombre ‘bueno’ y un ‘padre amoroso’? ¿”Periodismo”?…

De Sebastián Marroquín (el nombre cambiado de Pablo Emilio Escobar, hijo) decir que su empeño ha sido el de reinsertarse a la sociedad. No ha querido, hasta donde se sabe, seguir los pasos de narcotraficante de su padre. Destacable, porque los hijos no deben heredar los crímenes de los padres. Pero, ¿para qué recabar en la figura del peor criminal que ha existido en la historia de Colombia, y tal vez de Latinoamérica, y en su momento el más buscado en el mundo?

Primer Plano presentó, esa misma noche, a la abogada de los traficantes de drogas chilenos, Helhue Sukni, casi como una exaltación de los oficios. ¿No hay una apología velada en, y a todo esto? Me quedé pensando en cuál era el objetivo de Chilevisión al emitir ese programa.

¿Peligra la credibilidad estadística de Chile?

Censo-2012Una lástima que ya no se pueda confiar en nadie. Ni en nada. Las personas mienten, inventan frases para encubrir la verdad, hacen malabares con las palabras a fin de crearles a los demás la ilusión de que entendieron bien, algo que no es claro de entender. Se culpa a la prensa: Me sacaron de contexto, No publicaron mi declaración completa, Yo no dije eso. Pero la verdad es tozuda. La verdad de la manipulación de las cifras del Censo 2012 (logo), por ejemplo, salió a la luz, como siempre lo hace la verdad. Porque la verdad es más poderosa que los mentirosos, y que la misma mentira. A la verdad no la pueden torturar, electrocutar, apuñalar, desaparecer. Ella, siempre, brillará. ¿De dónde salieron 600 mil chilenos más, de los que realmente fuimos encuestados? ¿Quién dijo eso?, ¿la prensa? Sí. Ciper. ¿Con qué fin se cambiaron las cifras? Para distorsionar todo el resto de indicadores que se fundamenten en esa variable. Indicadores sociales, por supuesto. Y a la funcionaria que tuvo el valor de mantenerse en la verdad, porque a veces la verdad requiere valentía, pues acechan los asesinos de manos manchadas de sangre ajena, el director del Instituto Nacional de Estadística, INE, entidad responsable del Censo, le dijo que dejara de ser huevona, que decir eso era como darse un tiro en los pies. Pero era un tiro de la verdad, y los pies no eran los de la funcionaria valerosa, sino los del director mentiroso. Entonces tuvo que renunciar, el director, por supuesto, con todo y sus apellidos, con todo y sus influencias, con todo y el gobierno. Porque la verdad es más poderosa que todas esas baratijas. A esas personas mentirosas no les interesa el prestigio de la nación, el prestigio de la institución en la que trabajan, ni el prestigio del gobierno que las nombró. Son egocéntricas. Quieren la gloria. Así sea mintiendo, no les importa. Ellas son (se creen) más importantes que los demás, y más importantes que los valores humanos de probidad, de ética y carrera funcionaria. No importa que esas personas mentirosas y egocéntricas se vistan con ropa de marca, usen corbatas o estolas, perfumes costosos y se movilicen en autos de lujo. Su espíritu está detrás de esa careta, y es un espíritu marrullero, fantasioso, cínico. Un espíritu sin grandeza. Un espíritu rastrero.

*Corte Suprema: Cencosud hizo cobros abusivos

horst PaulmannLa Suprema Corte de Justicia de Chile ordenó a Cencosud, compañía de retail controlada por el empresario Horst Paulmann (foto), enmendar los cobros excesivos por aumento unilateral de la “comisión de mantenimiento” de las tarjetas Jumbo Más, y ordenó la eliminación de las cláusulas contractuales que lo permitían, por considerarlas abusivas, dentro del “contrato de adhesión”.

Así lo reseña El Mostrador: “La Primera Sala de la Corte Suprema condenó a Cencosud por las cláusulas abusivas en los reglamentos de operación de sus tarjetas de crédito tras la demanda colectiva que inició en 2006 el Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), y a la que se sumó la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), cuando el ex ministro de Obras Públicas y actual candidato presidencial de la UDI (Unión Demócrata Independiente), Laurence Golborne, se desempeñaba como gerente general corporativo del holding.

“La sala integrada por los ministros Nibaldo Segura, Juan Araya, Guillermo Silva, Juan Eduardo Fuentes y el abogado integrante Jorge Baraona, resolvió por unanimidad acoger el recurso de casación que presentó el Sernac y Conadecus contra de la sentencia de la Corte de Apelaciones de Santiago que había rechazado la demanda contra el holding (Cencosud).

“Los considerandos de la Corte Suprema contienen importantes declaraciones de doctrina en orden a proteger de manera integral los derechos de los consumidores, estableciendo que las normas de la ley respectiva constituyen una nueva manifestación en la protección de los derechos de las personas.

“Y enfatiza que “el solo hecho de que en este juicio el Servicio Nacional del Consumidor actúe en representación de miles de tarjetahabientes, bajo las normas de los juicios de representación de intereses colectivos, es indicativo de los nuevos paradigmas que imperan en el ámbito del derecho del consumo”.

“También sostiene que “la cláusula 9° del Contrato de la Tarjeta Jumbos Mas es abusiva, y por ello es nula y sin ningún valor y, por tanto, no forma parte del contrato en la que se encuentra inserta y su reglamento” y que “igualmente, la estipulación 16° del Reglamento del Contrato de la Tarjeta Jumbo Más, en atención a la abusividad declarada, es nula y carente de valor, de manera que no es parte del contrato en cuestión y su reglamento””. Aquí el artículo completo.

Post Scríptum: Cencosud se permitió modificar los contratos sin el consentimiento de sus clientes, lo hizo a sus espaldas, es decir, me importa un bledo lo que ustedes opinen o quieran, porque yo, Cencosud, voy a modificar estos contratos, pues se me dio la gana. Esto fue lo que ocurrió, dicho en términos llanos; lo que reveló la Corte Suprema en justicia. La operación significó una suma de solo $500 por clientes, como cobro mensual; pero si lo aplicas a los 500.000 clientes, la modificación abusiva representa ingresos adicionales a Cencosud por $250 millones mensuales, o sea, $3.000 millones al año. ¿Es esto un robo de cuello blanco? ¿Así es como se enriquecen los perfumados empresarios que aparecen en las carátulas de las revistas nacionales? La respuesta a ambas preguntas es: Sí. Y en el caso de Cencosud, también hay que sumarle, para un artículo posterior, los pagos a 180 días (¡6 meses!) a sus proveedores pyme, quienes deben pagar IVA mensual, por ventas cuyos pagos aún no reciben, facilitándolo así al señor Cencosud, que juegue financieramente con los recursos de esos pagos retenidos, además de financiar su operación con productos sin pagar. ¿Así es como se amasan ciertas fortunas? Sí, así es. ¿Por qué, los que consideramos “poderosos”, no juegan limpio?