Archivo de la etiqueta: Crítica

El Periodismo actual de Rosental Alves

resontal alvesEncontré unas reflexiones sobre el ejercicio del periodismo en estos tiempos de las llamadas “redes sociales”. Las hace el periodista brasileño Rosental Alves (foto), director del Centro Knight para Periodismo en las Américas. Y quiero destacar la proyección que hace del Periodismo en el futuro. En primer lugar, y poner como fundamental, que “los principios éticos diferenciarán en el futuro el verdadero periodismo de aquello que no lo es”.

Aunque creo que, en realidad, esta valoración de lo que subyace en el Periodismo, ha sido el factor diferenciador de un buen Periodismo y uno que no lo es, de un buen Periodista y uno que no lo es, en todos los tiempos.

A partir de esta esencia, reseña una serie de factores que corresponden, más o menos, a la mecánica. Me refiero, a los medios tecnológicos, pero también al enfoque (otra vez, la valoración ética es preponderante).

Evalúa de buena manera la herramienta llamada Wikipedia, pero debe considerarse solamente un punto de partida. En adelante, la investigación tomará muchos cauces para el periodista.

Reseña que hoy vivimos una transición de los “medios de masas” a lo que llama la “masa de medios”. Es decir, el acceso a la información ya no está concentrado en unos cuantos informativos que, muchas veces, responden a intereses creados de empresarios y corporaciones, o versiones online de diarios y medios de masas. La gente puede crear medios de información, por el libre acceso a las llamadas redes sociales, que es lo mismo que decir la internet.

En cuanto a los canales formales de información (no se refiere a los canales de televisión), la diferenciación y preponderancia corresponderá a los contenidos. Y estos dos elementos, la que pudiéramos llamar “descentralización” de los medios, o “masificación” de los medios, obliga a un nuevo modelo de Periodismo, el de los emprendedores, que el señor Alves denomina “emprendedorismo”, que responde al concepto de startups, que el traductor de Google dice que significa “empresas de nueva creación”.

En este nuevo mundo, empujado por las tecnologías y el fácil acceso a ellas, las escuelas de Periodismo deben tomarlo en consideración, y formar periodistas con proyectos propios, y no solamente periodistas para que sean empleados en las grandes empresas de medios.

Por lo demás, en el ejercicio cotidiano del Periodismo, salta a la vista lo relativamente mal que hablan y escriben los periodistas chilenos en radio, prensa y televisión, en general: “Periodismo es saber escribir bien para convertir sucesos complejos en historias sencillas y bien contadas”.

Y cuando dice “escribir”, no excluye a los periodistas de los medios electrónicos: radio y televisión. Estos periodistas son, por cierto, los que peor se expresan, justamente porque no escriben. Ellos dependen de “la improvisación”, que han elevado a la categoría de virtud, cuando es en realidad es el epítome de la falta de profesionalismo.

Recomienda el señor Alves pensar en grande. No quiere decir en cosas desmesuradas, sino en cosas de profundo contenido. No se trata de exagerar, o reseñar cosas insólitas, sino de llegar a los grandes temas, los contenidos de valor social.

Dejar de hacer noticia con los lomos de toro y la preparación de la cazuela de vacuno, para disponerse a explicar en qué consisten las reformas que se discuten en el Congreso, por ejemplo, como la tributaria y la educativa.

Nadie las ha explicado. Lo que hacen los medios es resonar las sandeces de los políticos: que si esa reforma es retroexcavadora, que si acaso el gobierno pasado no fue bueno, que la clase media desaparecerá empobrecida, que los departamentos costarán más para las nuevas familias. ¿Y qué dice la reforma? ¿Cuál es el texto? ¿Cuáles son los números que afectan la vida de la clase media? ¿Cuál es el aporte de los ricachones al mismo país que exprimen económicamente? ¿Por qué es, o no, redistributiva y equitativa? ¿Por qué las empresas mineras no están incluidas? Etcétera, etcétera.

Finalmente, dado que la mayor cantidad de información estará en la internet, el señor Alves sugiere que las noticias terminen con la pregunta: “¿Quieres saber más sobre este tema?”, para incentivar el conocimiento de las personas sobre el mundo en el que les tocó vivir.

‘García Márquez y la política’ de Carlos Peña

carlos peñaLa muerte de García Márquez –cultivó con esmero los vínculos hacia el régimen cubano, sin nunca emplear su imaginación esplendorosa para tejer una crítica– permite plantear una pregunta: ¿Pesa sobre los escritores alguna especial responsabilidad política? ¿Puede reprochárseles sus tomas de posición?

Por supuesto, no hay nada raro en que un escritor posea y ejercite una firme y clara posición política. André Malraux fue ministro de De Gaulle; Valclav Havel presidió la República Checa; Mario Vargas Llosa impulsó el Movimiento Libertad y fue candidato presidencial; Jorge Edwards participó activamente contra la dictadura de Pinochet, y así.

No, no hay nada raro en que un escritor de ficciones y de ensayos sea políticamente activo. Lo raro –es el caso de García Márquez– es que se transforme en defensor de una dictadura que anega todos los derechos de los que él gozaba como escritor.

En esa rareza García Márquez no está solo. Sartre, el más conspicuo de todos, echó mano a sus tesoros de inteligencia e imaginación dialéctica para defender a Stalin; Neruda le cantó loas; Drieu La Rochelle se declaró fascista y apoyó el gobierno de Petain; Pound fue admirador de Mussolini.

Hay, hasta cierto punto, una inconsistencia en esos escritores, de derecha y de izquierda, que ejercitan las libertades para dar rienda suelta a su imaginación y a su talento, exorcizar sus fantasmas y despertar los sueños dormidos de sus lectores; pero que al mismo tiempo callan cualquier crítica, apoyan a los regímenes que las niegan y omiten cualquier palabra que pudiera incomodarlos. Al escribir, dar conferencias, publicar y echar ácido crítico contra las sociedades en las que viven y fructifican, muestran el valor y los frutos que la libertad hace posibles; pero al adoptar posiciones políticas a favor de regímenes dictatoriales niegan las condiciones de posibilidad de su propia existencia como escritores. Se trata, no cabe duda, de una perfecta contradicción performativa: ejercitan en su vida un oficio espléndido cuyas condiciones de posibilidad, al adherir y defender a regímenes dictatoriales, niegan.

Es esa contradicción la que torna tan rara la situación de un autor como García Márquez, cuya imaginación prodigiosa y talento inhumano debió ser (pero no lo fue) alérgica a cualquier forma de dictadura, más no fuera por el hecho que para quien imaginó Macondo cualquier realidad real, más todavía la cubana, debió parecerle (pero no fue el caso) algo que estaba muy lejos de lo que él consideraría apetecible y deseable.

Se dirá, por supuesto, que algo así es injusto porque escritores como García Márquez –cuya genialidad inhumana que a veces emociona hasta las lágrimas, está más allá de toda duda– preferían hacer sus críticas e influir en privado, echando mano a sus canales de influencia, los mismos que se verían perjudicados si, alzando la voz, manifestaran sus críticas. Pero se trata de una excusa más o menos pueril. Porque nadie habría aceptado que García Márquez viajara periódicamente a Chile en la época de la dictadura, se reuniera con Pinochet, se dejara alojar en una casa presidencial o algo semejante, y callara cualquier crítica a la forma en que esa dictadura anegaba las libertades y violaba los derechos humanos y tampoco nadie habría aceptado que, cuando algo así se le reprochara, pretendiera que lo hacía porque las críticas sigilosas y privadas eran más eficientes que el escándalo público.

A favor de García Márquez habría que decir que no fue el único que se dejó hipnotizar insensatamente por Cuba. Incluso Bertrand Russell, cuya agudeza crítica y talento matemático no dejaba títere con cabeza, dejó, hacia el final de sus días, que lo hicieran firmar declaraciones a favor de la revolución cubana declarando que allí despuntaba una aurora. Pero cuando lo hizo Russell ya estaba viejo y su alerta habitual adormecida. El suyo fue más bien un acto senil. No fue el caso de García Márquez que mientras escribía El otoño del Patriarca y soñaba con los gallinazos que inundaban la casa presidencial, se metían por los balcones y destrozaban a picotazos las mallas de alambre de las ventanas y removían con sus alas el tiempo estancado en el interior, visitaba a ese otro Patriarca de la isla y, sin asomos de duda, se fotografiaba con él.

Carlos Peña (foto)

‘…rinden homenaje a verdugos’: Gumucio Rivas

rafael gumucio rivasHace el historiador Rafael Luis Gumucio Rivas (foto) una reflexión pertinente sobre un hecho ocurrido en el Congreso Nacional: los parlamentarios de la derecha dura de la Unión Demócrata Independiente (Udi) propusieron rendir homenaje al ex congresista y fundador de ese partido político Jaime Guzmán Errázuriz, ideólogo de la dictadura de Augusto Pinochet, asesinado durante el gobierno de Patricio Aylwin, y para ello pidieron un minuto de silencio durante el cual los presentes debían ponerse de pies. Todos lo hicieron, incluido el presidente del Partido Comunista, Guillermo Teillier, menos la recién electa diputada Camila Vallejo, quien permaneció sentada. Algunos de la Udi quieren que la sancionen por esa actitud y la acusaron ante la Comisión de Ética. ¿Qué ética reclamará la Udi, soporte político de la dictadura de Augusto Pinochet, a la comisión? ¿Con cuál ética evaluará la comisión la ética de la diputada Vallejo? Pertinente, digo, la reflexión y el contexto que da el historiador Gumucio Rivas a lo acontecido en el Congreso, que tituló en El Clarín “Cuando los representantes de las víctimas rinden homenaje a los verdugos” y yo abrevié en razón a mantener la titulación en una línea solamente. He aquí el texto del señor Rafael Luis Gumucio Rivas:

Nada me causa más indignación que la mezcla entre los líderes políticos que fueron víctimas de la dictadura y los verdugos de la derecha fascista. Causa pena y vergüenza cómo en las páginas sociales del diario El Mercurio aparecen algunos dirigentes, que fueron parte de la Unidad Popular, hombro a hombro compartiendo un coctel con los empresarios y los Novoas de la Udi, que aplaudieron entusiastas los abusos contra los derechos humanos. Yo, personalmente, no me trago el hecho de que estos personajes se hayan arrepentido, sinceramente, de su apoyo al dictador Pinochet y a su séquito.

Que los Correa, los Tironi, los Garretón, y otros, se hayan pasado de estalinistas a neoliberales de tomo y lomo y, además, sean los “juniors” de los Matte y Cía. y, para más remate, los líderes de la casta de los nuevos ricos en democracia, surgidos de la Concertación, no nos puede extrañar: esta realidad es tan cotidiana como el nacer y morir del día, pero lo imperdonable es que los máximos dirigentes del Partido Comunista, que sufrieron el asesinato de muchos miembros, incluso, varios de sus directivas, de manos de los agentes de la Dina y de la CNI, rindan pleitesía, en el Congreso Nacional, nada menos que al ideólogo de la dictadura, Jaime Guzmán Errázuriz, que con su diabólica inteligencia inventó “la jaula de hierro”, que ha hecho imposible alcanzar una democracia medianamente decente.

En la ridícula ceremonia del desprestigiado Parlamento, en días recientes, la única persona que tuvo el valor de manifestarse decentemente –y vaya que es importante este valor de dignidad en medio de esta “cueva de ladrones– fue la diputada Camila Vallejo, para quien van nuestras felicitaciones y admiración por su consecuencia. Se veían un tanto ridículos el resto de los diputados comunistas de pie, homenajeando al líder máximo de un partido fascista-franquista, la Udi –sería equivalente a que el PSOE español rindiera homenaje a Francisco Franco que, ni siquiera, el Partido Popular se atreve a hacerlo–.

Nadie me podría acusar de anticomunista por el hecho de condenar moral y éticamente un hecho que, desde todo punto de vista, me parece inaceptable. Hace pocos días recordamos el asesinato de los tres militantes comunistas degollados por orden de Pinochet y que cumplieron “lealmente” agentes de la dictadura. Ahora, no parece justo rendir tributo a tan nefasto personaje.

Personalmente, condeno todo tipo de violencia, venga de donde venga, y me precio de haber militado, durante toda mi vida, en la “no violencia activa”, como método para poner fin a las tiranías, en consecuencia, no puedo más que condenar el vil asesinato de Jaime Guzmán, como lo haría con respecto a cualquier ciudadano, víctima de terrorismo de Estado, de individuos o ideológico, pero otra cosa es promover y utilizar la tribuna del Congreso para homenajear a un dirigente, a todas luces enemigo de la democracia.

Jaime Guzmán Errázuriz, como el cura Osvaldo Lira, su mentor ideológico, fue un gran admirador de Francisco Franco y de los ideólogos españoles Donoso y Cortés y Vásquez Mello, Ramiro de Maeztu, que negaban el sufragio universal y creían en corporativismo católico; a Guzmán Errázuriz siempre le gustó el fascismo, como también despreció la democracia liberal, y su ideal era la democracia protegida, con el agravante de un Estado subsidiario, que perdura hasta hoy, a causa de la funesta democracia de los “acuerdos”.

Mucho me temo que si continúan estas actitudes de supuesta “buena crianza” y un ridículo republicanismo, el Congreso siga rindiendo homenaje a tiranos por el solo hecho de contar con algunos representantes –afortunadamente, cada vez menos– en su seno. Quién puede negar, incluso en Chile, haya aún partidarios de Adolfo Hitler, incluso, hubo un personaje que fue embajador en la India, pero jamás, a nadie se le ocurriría ponerse de pie en un homenaje a este político.

Pienso que está bueno que nos dejemos de eufemismos: los colaboradores de la dictadura de Augusto Pinochet, sean civiles o militares merecen, al menos la condena moral, pues de los Tribunales de Justicia poco se puede esperar. Toda tiranía es condenable, sea estalinista o fascista, y los carniceros y verdugos, así como sus instigadores, no merecen ningún homenaje en democracia.

Las redes sociales de las que habló Eyzaguirre

fndación ArturoIrarrázablPublica hoy el diario electrónico El Mostrador una historia que retrata vívidamente cómo se mueve la clase alta chilena, formando sólidos entramados de parentescos y de sociedades cuyos integrantes se cruzan unos con otros de manera casi obscena, con el fin de lucrar del Estado, de empresas y de fundaciones con fines sociales. En el caso que relata de Ximena Pérez Villamil, “Juan de Dios Vial, sus hijos Aníbal, gerente general y director vitalicio de la fundación, y León, socio de la corredora LarrainVial, que administra su patrimonio, obtienen $1.000 millones de la fundación de beneficencia”.

Alguien podrá decir, con esa mentalidad de astucia que caracteriza a los borderline, que para eso es una fundación privada y pueden hacer con ella lo que se les dé la gana. Sin embargo, más allá de esta probable afirmación, lo que interesa aquí es mostrar las redes sociales de las que habló hace unos días el actual ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, indicando que en el colegio había tenido compañeros idiotas que ahora eran directores de corporaciones y grandes empresas.

El caso que se comenta es el de la fundación Arturo Irarrázaval Correa (logo), en la que a uno de los nietos del fundador, Luis Eguiguren Hodgson, le parece francamente indecente lo que ocurre con el dinero que debería estar cumpliendo una función social. Denunció Luis Eguiguren sueldos exageradamente altos, que se adjudican los altos empleos de la fundación, y los directores que trabajan cuatro días al año solamente. Y si él, un Eguiguren acostumbrado a esas mezclas de personas y de negocios considera aberrante lo que ocurre, no es para menos que veamos una de las varias atrofias que padece la actual sociedad chilena.

El título del artículo es “Pelea en la cota 10 mil: los sueldos de la discordia en la Fundación Irarrázaval”. La “cota 10 mil” es el desnivel del suelo de Santiago, en cuyas partes altas, de la cota 10 mil hacia arriba, viven los ricachones que hacen y deshacen en el país.

Entonces, a esas alturas (y hablo literalmente) no puede uno encontrarse más que con los Vial, los Hurtado Vicuña, los Philippi Irarrázabal, los Yrarrázaval Covarrubias, los Zegers Irarrázaval y los Astaburuaga Echeverría, por mencionar los más conocidos en esta historia. Ellos son decanos o ex decanos, rectores o ex rectores, presidentes o ex presidentes de otras compañías o del gremio empresarial Sofofa, accionistas de Entel, Pucobre, Consorcio y LarraínVial (misma empresa que maneja el patrimonio de la fundación). O sea, todo está amarrado.

Los tres párrafos siguientes dan cuenta de la feria de los millones que estas pocas familias llevan a cabo en esta fundación con fines sociales. Y así como este caso, hay decenas en Chile, con socios y apellidos cruzados, formando una malla impenetrable para quienes no sean de la cota 10 mil hacia arriba.

“En junio del año pasado, Vial Larraín renunció a la presidencia de la fundación en favor de Yrarrázaval, quien era el gerente general, cargo que fue ocupado por Aníbal Vial con un sueldo mensual de $14 millones brutos.

“Yrarrázaval, como gerente general, recibía el 4% de los resultados como dicen los estatutos, lo que se tradujo en un sueldo anual de $200 millones en 2012; $288 millones en 2011 y $250 millones en 2010. Cifras que ganan gerentes del sector financiero, retail y telecomunicaciones, en empresas con gran competencia, ventas superiores a mil millones de dólares y más de 10 mil empleados. Yrarrázaval además obtenía dieta como director.

“(Luis) Eguiguren reclama que Aníbal Vial ha obtenido importantes donaciones para la revista Educar, que pertenece al Grupo Educar, del empresario Fernando Larraín Peña, controlador de LarrainVial, Watt’s y Viña Santa Carolina. Hasta asumir la gerencia de la fundación, Vial era el director ejecutivo de esta corporación que tiene un Otec (Organismo Técnico de Capacitación) que dicta cursos para profesores y una Agencia de Asistencia Técnica Educativa (ATE) para colegios vulnerables”.

Así es como funcionan estas redes sociales de la cota 10 mil. De la misma manera es como los niños ricos nacen ricos y siguen ricos, sin mover un dedo. Por herencia, no solo de dinero o bienes patrimoniales, sino también de empleos millonarios asegurados: “Este año toca renovar a los consejeros Bruno Philippi y Manuel José Zegers, porque cumplen tres años en el cargo, pero hasta ahora la tónica ha sido la reelección por décadas. Y que los hijos sucedan a los padres: ocurrió con Philippi, Arturo Yrarrázaval y José Miguel Pereira”.

Leer aquí completo el fascinante artículo de Ximena Pérez Villamil en El Mostrador.

Copesa y El Mercurio con subsidios estatales

bernardita garcía jiménez2En el reporte anual de Prácticas de Derechos Humanos de otros países, que realiza el Departamento de Estado del gobierno de Estados Unidos, la prensa chilena figura como un tema sobre el cual hay que manifestarse.

El informe señala que si bien “la Constitución provee de libertad de discurso y de prensa, y el gobierno generalmente respeta estos derechos”, una serie de informes de las Fundación Equitas en 2013 y de Freedom House en 2012 alertaron sobre una posible concentración de medios, ya que “la mayoría de los productos mediáticos se encuentran en las manos de dos importantes empresas familiares, Copesa y El Mercurio, que son los únicos recipientes de los subsidios del gobierno”. Asimismo, consigna la carencia de un marco legal que garantice “distribución justa de las frecuencias a los diferentes medios de difusión”.

El informe, que se aboca a estudiar todas las áreas concernientes a los derechos humanos de los ciudadanos, reveló que en Chile, los principales problemas en esta materia “conciernen discriminación de la población indígena; violencia social y discriminación de la mujer, niños y personas LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y transgéneros); explotación infantil; y críticas condiciones y tratos en cárceles”. Otro aspecto preocupante tiene que ver con el “uso de fuerza excesiva y abuso por parte de las fuerzas de seguridad, reportes aislados de corrupción gubernamental y antisemitismo”.

“Aunque la Constitución prohíbe tales prácticas, organizaciones no gubernamentales con credibilidad han recibido múltiples reportes de uso excesivo de la fuerza, abuso y trato degradante por parte de Carabineros, miembros de la PDI y gendarmes, pocos de los cuales resultaron en condenas”, señala el texto.

El informe cita el caso de dos estudiantes que fueron agredidas por Carabineros tras negarse a su detención al interior de la casa central de la Universidad de Chile el pasado 13 de junio de 2013. Asimismo, recuerda lo ocurrido el 30 de diciembre del año pasado cuando miembros de la PDI golpearon en la cara y en el cuello a un joven estudiante y lo fotografiaron en su ropa interior.

Además, alerta sobre el excesivo uso de la violencia por parte de las fuerzas de seguridad. “El Instituto de Derechos Humanos informó en su reporte anual de 2013 que se registraron 1.775 quejas en contra de Carabineros en 2012 por ‘violencia innecesaria’ pero menos del 2% de esa cifra terminó en condenas en el sistema de justicia militar durante ese período. Carabineros acusados de usar ‘violencia innecesaria’ a menudo son reasignados dentro de la propia institución donde una investigación interna indica lo que se ha hecho mal”, señala.

En lo que respecta a la discriminación de grupos minoritarios, el informe estadounidense consigna que en algunas materias Chile se queda atrás. Un ejemplo es el caso de personas con discapacidades. Y es que aunque la ley prohíbe discriminar a este tipo de individuos, en la práctica “las personas con discapacidades sufren formas de discriminación de facto”. Esto se manifiesta en que “la mayoría de los edificios públicos no contemplan los mandatos legales de accesibilidad. El sistema de transporte público, particularmente fuera de Santiago, no provee adecuadamente accesos para personas con discapacidades”.

Otra minoría que sufre problemas de discriminación en nuestro país son los pueblos indígenas. El documento señala que “los indígenas también han experimentado la discriminación social, incluyendo en el empleo, y hubo informes de incidentes en que fueron agredidos y hostigados. Las mujeres indígenas enfrentan una triple discriminación sobre la base de su sexo, origen indígena, y reducida situación económica, y son especialmente vulnerables a la violencia, la pobreza y la enfermedad”. A esto agrega que la “Constitución no protege específicamente a los grupos indígenas”.

Es interesante que en esta materia se reflexiona además sobre los alcances y el impacto que tienen los megaproyectos energéticos para estas comunidades. “La explotación de la energía, los minerales y la madera se produjo cerca de las comunidades indígenas, incluyendo los proyectos mineros en las regiones del norte, donde viven pueblos aymara, atacameños y diaguitas, y la explotación de madera en el sur, donde los mapuche habitan. Las tierras indígenas son demarcadas con eficacia, pero algunas comunidades indígenas mapuche han exigido la restitución de las tierras tradicionales de propiedad privada y pública”, explica el documento.

Por último, otro grupo que figura entre los que aún son discriminados son las minorías sexuales. “El Movilh observó un empeoramiento en los actos de violencia contra las personas LGBT, entre 2011 y 2012, entre ellos tres asesinatos, 20 actos de agresión física o verbal, seis incidentes relacionados con la agresión y/o la detención policial arbitraria, nueve incidentes de discriminación en el empleo, 10 incidentes de la educación discriminación, y 12 actos de violencia o la segregación de la comunidad forzado por la familia o la amistad círculos”, concluye.

Bernardita García Jiménez (foto)

Próximo gobierno de “izquierda” en Chile

carolina_echeverria-Lo último que faltaba: la subsecretaria (viceministra) de las Fuerzas Armadas, nombrada por la presidenta electa Michelle Bachelet, Carolina Echeverría Moya (foto), es hija de un eminente… torturador. ¿Será una enseñanza de “perdón y olvido”? La “desprolijidad” en el nombramiento de colaboradores del próximo gobierno de ‘izquierda’ es vergonzosa. El presidente del Partido Socialista, el mismo partido político de mamá Michelle, Oswaldo Andrade, culpó a los partidos que conforman ese revoltillo llamado “Nueva Mayoría”, de “desprolijos” por los nombramientos, relevando de responsabilidades, obviamente, a mamá Michelle. Como sea, el próximo gobierno comienza con pie ‘izquierdo’ (de mal agüero).

La subsecretaria de Educación, Claudia Peirano, que se había pronunciado contra los puntos centrales del “programa” de Bachelet: la gratuidad en la educación, y la calidad en la educación, renunció, finalmente. Pero no han tenido la misma vergüenza los subsecretarios de Bienes Nacionales, Miguel Moreno, un señor sindicado de acosador sexual en pleno metro de Santiago, como el más fino de los flaites. Tampoco ha tenido la vergüenza de renunciar el señor Hugo Lara Torres, nombrado en el viceministerio (subsecretaría) de Agricultura, enredado con líos de estafas. Curioso que el denunciante del señor Lara haya retirado la demanda penal contra el “funcionario” de Bachelet, para que lo sobresean en la causa. ¿Fue amenazado? ¿Fue sobornado?

Hago énfasis en la expresión “izquierda” porque se presume que es ahí donde están los grandes valores humanos y sociales: probidad, transparencia, ética, juego limpio en el comercio y los negocios, moral familiar y personal, respeto por el otro, etcétera. Y como se ve, hasta ahora, nada de esto puede constatarse en cabeza de las personas mencionadas: adolecen de moral por acoso sexual, de ética por traición y de juego limpio por treta en los negocios, entre otros males. Porque si me dicen que son de “derecha”, lo asimilo más fácilmente, pues ser de derecha es amañar la ley, violar la ley impunemente, practicar todas las aberraciones posibles en privado y asistir a misa los domingos, timar, traicionar, etcétera. Pero, lamentablemente, esta gente de mamá Michelle, es de “iz-qui-er-da” (o eso presumen, porque la verdad es la Democracia Cristiana, instigadora del golpe militar de 1973, apoyadora de la dictadura en Chile y nacida del fascismo español, no tiene mucho de “izquierda”)

Comentando esta situación con Aristarco, sin los demás casos que puedan salir a la luz, y los de intendentes que han sido nombrados para la burocracia, cuando acababan de ser elegidos como senadores o diputados (burlándose, así, este gobierno de ‘izquierda’, del voto popular) me dijo, contrito, que “nada bueno puede resultar de todo esto”.

Chinas materialistas, y la tardía reacción Peirano

Valentina QuirogaRenuncia. No podía ser de otra manera: Claudia Peirano, mal nombrada subsecretaria (viceministra) de Educación, dijo que no asumiría el cargo debido a las críticas recibidas. Era lo menos que podía hacer, y se había demorado. Daba la impresión de que quería pasar colada, parapetándose en su silencio primero, después en el ministro Nicolás Eyzaguirre, y al final detrás de mamá Michelle. En su reemplazo, fue nombrada Valentina Quiroga (foto). Pero ¿a qué jugaba la presidenta, gastando el dinero de su prestigio en un asunto pequeño como este? Aquí, pareciera adivinarse una actitud prepotente de la mandataria. ¿Quiso hacerle el tonto al pueblo que la eligió? Porque gastarse la riqueza de su prestigio en defensa de su programa de gobierno, en los debates en el Congreso Nacional, o contra las oscuras pretensiones de enemigos velados, se justifica enormemente. ¿Pero porfiando en el nombramiento, desprolijo, de una subsecretaria…? (Post Scriptum. 14:35. Esto es increíble: el nombrado subsecretario (viceministro) de Bienes Nacionales, Miguel Moreno García, es un presunto acosador sexual: el diario La Tercera citó un documento de la fiscalía de Ñuñoa, en el que se afirma que cuando una mujer descendía del vagón del metro en la estación Baquedano, “se aproximó a ella el imputado, Miguel Moreno García, quien procedió a tocar, con sus manos, los glúteos de la mujer, ofendiendo, de esta manera, el pudor, con sus acciones deshonestas”. ¿Qué dirá mamá Michelle? Y como si fuera poco este papelón con Peirano y esta vergüenza con el “tocador” de glúteos femeninos, se hace necesario que se explique el nombrado subsecretario (viceministro) de Agricultura, Hugo Lara, por los encausamientos judiciales que al parecer tiene por estafa y apropiación indebida. ¡Dios mío! Este espectáculo de desatinos, creo que será histórico. Creo que ya lo es)

China de hoy. Los jóvenes chinos de hoy aprecian la figura de Mao Tse Tung (o Joven chinaMao Zedong) no tanto en las ‘Cinco tesis filosóficas’ como en los billetes de cien yuanes. Porque en la China de hoy no hay nada que el dinero no pueda comprar. Y la simple afirmación monetarista hubiera sido un sacrilegio, y quien la hubiera emitido merecedor de duras penas y trabajos disciplinarios durante la ‘Revolución cultural’ (con la ‘Banda de los cuatro’ y todo lo demás), que los muchachos nacidos a partir de 1980 creen que es una ficción que cuentan los ancianos. “El comunismo dice que hombres y mujeres somos iguales. Pero cuando llega la nómina vemos que no es así. Mis compañeros hombres ganan entre el 20% y el 35% más que yo, y trabajan bastante menos”. Es una queja de la mujer trabajadora china, que todavía no “sujeta la mitad del cielo”, como lo prometió Mao. El diario español El País publicó un interesante artículo sobre la juventud femenina actual en China, cuya proverbial sumisión es leyenda. Hoy ellas piden que el hombre tenga vivienda propia y auto, si les quieren proponer matrimonio. Hay mujeres emprendedoras que pueden ganar 2.400 euros (20.000 yuanes, o 1.808.000 pesos chilenos) al mes, así como hay quienes ganan una miseria, y además no tienen derecho a quejarse si son acosadas en sus trabajos. La consigna que prevalece hoy es la de Deng Xiaoping, el modernizador: “Enriquecerse es glorioso”. Pero junto con la ‘materialización’ de la joven mente femenina china, la felicidad sigue siendo esquiva. Como en Occidente. Para las chinas separarse, o abortar, no es problema: los divorcios se han disparado en los últimos diez años, y el aborto es casi gratuito. El acoso sexual y la contaminación ambiental, son hoy dos elementos de erosión social. Y la felicidad sigue siendo esquiva.