Archivo de la categoría: Reformas

Larga lista de políticos contratados por las AFP

untitledReproduzco este interesante artículo de Gamba.cl: Si todo Chile está marchando para eliminar las AFP (no por ‘mejorarlas’ como dice la prensa burguesa), ya que no son un sistema creado para pagar pensiones, sino que para financiar a los grandes grupos económicos, la pregunta es obvia: ¿Por qué los políticos no hacen nada? Además de porque ellos jamás representarán los intereses del pueblo trabajador, porque muchos, efectivamente, son o fueron empleados de las AFP. Un artículo de El Mostrador da varios nombres:

Se puede reconocer dentro de los aspirantes a los directorios de las AFP (y, por ende, promotores del sistema) a ex ministros, subsecretarios y superintendentes de los Gobiernos de la Concertación. En esta lista se puede destacar a Clemente Pérez, Alejandro Ferreiro, José De Gregorio, Marigen Hornkol y José Pablo Arellano de la Democracia Cristiana, Eduardo Bitrán y Vivianne Blanlot del PPD u Osvaldo Puccio, José Antonio Viera-Gallo y Jaime Estévez del PS, entre otros.

También ex funcionarios/ministros de la dictadura de (del traidor, ladrón y asesino Augusto) Pinochet, que continúan defendiendo su obra, tales como Martín Costabal, Sergio Fernández, Juan Antonio Guzmán, Guillermo Arthur (actual presidente de la Asociación Gremial de AFP de Chile, y Presidente de la Federación Internacional de AFP) y Rafael Caviedes.

Personas que son parte de los Consejos vinculados a distintos centros de pensamiento (think tank), como Luis Felipe Lagos de ‘Libertad y Desarrollo’, Roberto Ossandón del ‘Instituto Libertad’, David Gallagher del ‘CEP’ y ‘Horizontal’, Klaus Schmidt-Hebbel (actual director de AFP Habitat) y Andrea Tokman de ‘Res Pública’ (institución creada por Luksic “para pensar Chile”).

O que son docentes de influyentes universidades, como Claudio Sapelli (profesor de Economía de la PUC y presidente de la Comisión de Usuarios de las AFC) y Joseph Ramos (de Economía de la Universidad de Chile)

Ex o funcionarios públicos del Gobierno de Piñera o ex parlamentarios de la Alianza como Cristián Leay, Ricardo Rainieri, Juan Eduardo Coeymans y el mismo Pablo Longueira. Luego, se encuentra el grupo de las personas vinculadas a los medios de comunicación, como Gonzalo Parot (Copesa), Mikel Uriarte (TVN) y Rodrigo Terré Fontbona (Canal 13). También aquí se puede destacar a tres hermanos del entrenador de fútbol Manuel Pellegrini, que frecuentemente realiza publicidad para AFP Cuprum.

Ex Consejeros del Banco Central, como Joaquín Vial, Jorge Desormeux y Jorge Marshall. Finalmente, se puede destacar a familiares directos de ex o actuales ministros o políticos influyentes. Aquí aparecen el hermano del ministro Larroulet, y los hermanos de los ex ministros Büchi, Foxley y del sociólogo Eugenio Tironi.

A todo lo anterior, debemos sumar los “simpáticos” casos de la actual Ministra del Trabajo, Ximena Rincón (DC), que en el año 2006 fue parte del directorio de AFP Provida, y del ex ministro del Gobierno de Piñera, Rodrigo Pérez Mackenna, actual Presidente de la Asociación de AFP. Para finalizar, un artículo de Punto Final publicó el listado de ex ministros, subsecretarios y superintendentes de la Concertación que han sido candidatos a directores de AFP:

1- Laura Albornoz Pollmann (PDC), ministra del Sernam de Bachelet.

2- Eduardo Aninat Ureta (PDC), ministro de Hacienda de Frei.

3- José Pablo Arellano Marín (PDC), ministro de Educación de Frei.

4- Eduardo Bitrán Colodro (PPD), ministro de OO. PP. de Bachelet.

5- Vivianne Blanlot Soza (PPD), ministra de Defensa de Bachelet.

6- René Cortázar Sanz (PDC), ministro del Trabajo de Aylwin y de Transportes de Bachelet.

7- José Manuel Cruz Sánchez (PDC), subsecretario de Pesca de Frei.

8- José De Gregorio Rebeco (PDC), triministro de Lagos y presidente del Banco Central de Bachelet.

9- Jaime Estévez Valencia (PS), ministro de OO. PP. de Lagos.

10- Alberto Etchegaray de la Cerda (PDC), superintendente de Valores y Seguros de Bachelet.

11- Alejandro Ferreiro Yazigi (PDC), superintendente de AFPs y de Valores y Seguros; y ministro de Economía de Lagos.

12- Marigen Hornkohl Venegas (PDC), ministra de Educación de Lagos y de Agricultura de Bachelet.

13- Alejandro Jadresic Marinovic (PDC), ministro de Energía de Frei.

14- Guillermo Larraín Ríos (PDC), superintendente de AFPs de Lagos y de Valores y Seguros de Bachelet.

15- Ernesto Livacic Rojas (PDC), superintendente de Bancos e Instituciones Financieras de Frei.

16- Carlos Massad Abud (PDC), ministro de Salud de Frei y presidente del Banco Central de Frei y Lagos.

17- Carlos Mladinic Alonso (PDC), ministro Secretario General de Gobierno y de Agricultura de Frei.

18- Jorge Navarrete Poblete (ex PDC) subsecretario General de Gobierno de Lagos.

19- Clemente Pérez Errázuriz (PDC), subsecretario de OO. PP. de Lagos.

20- Karen Poniachik Pollak (PPD), ministra de Minería y Energía de Bachelet.

21- María Olivia Recart Herrera, subsecretaria de Hacienda de Bachelet.

22- Patricio Rosende Lynch (PPD), subsecretario del Interior de Bachelet.

23- Juan Eduardo Saldivia Medina (PDC), superintendente de Servicios Sanitarios de Frei y Lagos y subsecretario de OO. PP. de Bachelet.

24- Felipe Sandoval Precht (PDC), subsecretario de Pesca de Lagos.

Gamba.cl

Anuncios

Fernando Alvear (CPC) y sus cartas sobre lo laboral

fernando alvear-CPCEn principio, si una reforma tributaria es del beneplácito de los empresarios y banqueros, como la que se acaba de aprobar en Chile, se puede presumir que no es una buena reforma. La complacencia que pudieron expresar los interesados quiere decir que en nada, en poco o en casi nada los afecta.
Igual rasero puede aplicarse a las demás, la educativa y la laboral, que están en curso. Sobre la laboral, el gerente general de la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC), Fernando Alvear, acaba de revelar sus observaciones a la Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados.
Es claro que tampoco quieren un cambio en lo laboral, o lo quieren mínimo o casi ninguno. De hecho, no quieren ‘institucionalizar’ el sindicato, como si el Estado no quisiera ‘institucionalizar’ los partidos políticos. No quieren que los sindicatos institucionalicen las relaciones con las empresas.
Dice el señor Alvear que el proyecto del gobierno “atenta contra la libertad sindical y de asociación”, como dando a entender que los empresarios defienden la “libertad sindical” y la “libertad de asociación”. Pero no es así. Porque a renglón seguido dice todo lo contrario: que negociar con el sindicato es entregar el “monopolio de la negociación colectiva”, y que si negocia con el sindicato se establecen derechos “de primera y segunda clase” (los del sindicato y los de los no sindicalizados).
En el enredo que arma, dice el señor Alvear que debe haber tres categorías: 1) negociación colectiva (sin distinción de ser o no sindicalizados), 2) el derecho a la libertad sindical y 3) a la libertad de asociación. Es decir, la empresa negociará con quien mejor se le acomode, ya sea 1) el sindicato, 2) otra asociación distinta al sindicato, o 3) los demás trabajadores (como “negociadores colectivos”)
Eso es una burla sobre lo que es un sindicato. Porque si negocia con la asociación, se burla del sindicato y de los “negociadores colectivos”. Si negocia con los “negociadores colectivos”, se burla de la asociación y del sindicato, y si negocia con el sindicato se burla de los “negociadores colectivos” y de la asociación.
Ese es un buen ejemplo de la máxima “divide para reinar”.
Después, dice algo tan absurdo como esto: independientemente de que haya sindicato, si hay “negociadores colectivos”, o asociación, que sea el 50% de los trabajadores, la empresa puede negociar con éstos, válidamente. O sea, ¿el sindicato para qué? ¿Para que vean que esa empresa “sí tiene un sindicato”?
Más aterrador es lo dice a continuación: Que la empresa tiene “la libertad” de “asignar su patrimonio” a su manera, por lo que puede “extender los beneficios” a quienes así lo considere.
¿Se entendió eso? Quiere decir que si negocia con la “asociación”, solo beneficiará a los que pertenezcan a ella, lo mismo si negocia con los “negociadores colectivos”, excluyendo en cada caso al sindicato. Entonces, ¿sindicato para qué? ¿Para que vean que esa empresa “sí tiene un sindicato”?
Si la Confederación de la Producción y el Comercio termina expresando su apoyo a la ley laboral que salga del Congreso, es porque se trata de una pésima ley.
Por ahora dejémoslo aquí. Pero se nota que los de la producción y el comercio no quieren sindicato. Y si así resulta, quieren que sea un sindicato inocuo. Como un tigre sin uñas ni colmillos. O como un pájaro, sin plumas, sin canto y sin pico.

Actas Cascadas; JC Rodríguez y la chacota

svsActas perdidas. Los casos de ‘los Cascadas’ y ‘los Penta’ denotan cada día la clase de personas que son los indagados por delitos contra el erario y la manipulación inescrupulosa de los mercados de acciones. Ahora, curiosamente, actas del directorio de una de las sociedades del entramado artificioso de ‘los Cascadas’ se perdieron. Se perdieron las actas, justamente, de ‘los Cascadas’. Y lo peor es que se perdieron en la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), que es el organismo encargado de la investigación por los ilícitos de estos señores perfumados de los barrios elegantes del oriente de Santiago. “El fiscal José Morales pesquisa ahora la existencia de un posible delito tipificado en el Código Penal y que sanciona crímenes o delitos cometidos por empleados públicos. El Código Penal sanciona el delito de infidelidad en la custodia de documentos a los empleados que, entre otras cosas, sustraigan o destruyan documentos o papeles que le estuvieren confiados por razón de su cargo. Los infractores de este delito arriesgan penas de reclusión menor y multas económicas”. Si se logra detener al responsable, ‘los Cascadas’ se lavarán las manos otra vez, y ¿todo volverá a ser igual?
‘Opiniones’. Es bueno insistir en la necesidad ineludible de una opinión argumentada por parte de los jc rodriguez‘periodistas’, sobre todo, cuando se emiten dentro de la información que debe ser objetiva. (Sí, objetiva. Sí, es posible informar objetivamente. Los flojos, los que no aman el oficio del Periodismo, los que no investigan, no tienen buena información ellos mismos, pueden estar todavía defendiendo los ‘relativismos’ en el Periodismo. Pero este es un tema de fondo del cual nos ocuparemos en otro artículo) Es ineludible, decía, ‘opinar’ razonadamente, aunque lo deseable es que los periodistas no opinen cuando informan. Pero esta condición de opinar razonadamente proviene del hecho de que ser periodista no da patente de corso para decir lo primero que se le venga a la mente. Una función del Periodismo es enseñar. Ilustrar. Y para eso, hay que estar bien informados. El periodismo no es solamente para divertir, como lo ejerce Julio César Rodríguez (foto), siempre tan simpático, que habla en todo momento en doble sentido (morbosamente, al mejor estilo del decadente ‘Ché Copete’), y quiere parecer “rápido de mente”. El chistosito. En días pasados defendía el “copago” en la educación, con la peregrina argumentación de que “a la gente le gusta pagar”, y de que “no siempre son buenas las cosas gratis”. Un periodista, que se precia de tal, y de inteligentísimo, como J.C. Rodríguez, ¡diciendo semejantes necedades! En el “copago” subyace el uso de dinero público. Hay colegios privados que son levantados como empresas lucrativas (hay “cadenas” de colegios de un mismo propietario). Lo sensible del debate es que está en juego el uso del dinero público (del erario). De si se les da ese dinero (de todos los chilenos) a unos cuantos para engordar empresas privadas de la educación, porque tienen subvención y copago. Esos colegios privados no quieren dejar de recibir, “sí o sí”, ese dinero público. Porque si de verdad no buscan lucrar con la educación, pueden adoptar formas jurídicas, como las de Fundación (no sociedades anónimas), para llevar a cabo su misión social. Pero todo este trasfondo se oculta en el debate. Lo ocultan los interesados en que se mantengan las cosas como están. De modo que es un flaco favor el que le hace el “periodismo independiente” de Julio César Rodríguez al entendimiento de los temas. Hay asuntos que no sirven para la chacota todo el tiempo, ni el comentario ‘inteligente’. No digo que a todo el mundo le tengan que gustar las reformas que hace este gobierno, sino que se debatan con argumentos ciertos, no “según mi opinión”, o “como yo creo”. Y es deber del Periodismo ofrecer esos argumentos a la audiencia. Porque es un asunto de fondo el de la Educación, pues se trata de lo que será el país, hoy y mañana, y si se quiere que esa Educación sea un derecho social, o se opte porque la Educación sea un bien de consumo.

Reformas Bachelet, puja DC y Velasco presidente

congreso valparaísoBrevemente: 1) Empiezo a temer por lo que serán, finalmente, las reformas propuestas por la presidenta Michelle Bachelet cuando era candidata: una reforma tributaria “para que los más ricos paguen más impuestos”, y una reforma educativa “para garantizar una educación gratuita y de calidad”. Lo que se ha sabido por los medios de comunicación, hasta ahora, es que los líderes de esas reformas, Alberto Arenas y Nicolás Eyzaguirre, no parecen muy seguros y han tenido que modificar, una y otra vez, su documento inicial. Eso me da una mala sensación. Lástima que los medios no informen bien, porque la gente no sabe el contenido de las reformas, sino titulares que desinforman, referentes a peleas “ideológicas” y la notoriedad de los empresarios para ejercer poder. Pero todo hace pensar que las reformas no serán tan profundas como se quiso hacer creer. 2) Increíble y abrumadora, la capacidad de la Democracia Cristiana (DC) para balancearse en la cuerda floja. Tiene con los nervios de punta a la Nueva Mayoría, con el chantaje tácito de que sus votos en el Congreso (foto) le aseguran que las reformas se aprueben o se hundan. Siendo minoría (una minoría en una coalición de izquierda, que carga en su historia con el apoyo al golpe militar y la dictadura), ejerce gran poder. Sinceramente, las cosas con la DC deberían ponerse, un día, en blanco y negro. Y dejarla sola, para poder contar su verdadero caudal electoral, y saber por sus actos, al fin, si hoy son de (no lo creo) “izquierda”, o de (estoy seguro) “derecha”. 3) Salió la lista de los más ricos de Chile. La encabezan los Luksic, seguidos por los Angelini, seguidos por los Solari, y la sorpresa: seguidos por Julio Ponce (“Caso cascadas”). Con mercados cautivos y leyes hechas a la medida (para eludir impuestos, menospreciar el empleo con firmas truchas de Rut distinto, heredar puestos en los directorios, favorecer amigos en la contratación, facilitar las concesiones, pagar las cuentas personales en la contabilidad de las empresas, tener información privilegiada y maximizar las utilidades, etcétera) estos son los apellidos insignes, dueños de, no sé qué porcentaje, la riqueza del país… ¿80%? Claro que con tantas garantías de triunfo, no tiene ningún mérito ser rico. Que los pongan en igualdad de condiciones al resto de chilenos, para ver con qué salen. Eso me gustaría ver. Y si triunfan, sin hacer trampas, me quito el sombrero. 4) Este comentario es muy breve, una opinión solamente: Andrés Velasco, el esposo de Consuelo Saavedra, el ex ministro de Hacienda, el solidario de las causas gay, el díscolo de la Concertación, ¿es, desde hoy, candidato a la Presidencia de la República para suceder a la presidenta Bachelet? Como todo es posible, quizás lo sea. Y lo que sería más insólito, pero posible, quizás gane… Al fin y al cabo, él representa al capital, no al trabajo, lo que le garantiza una campaña con recursos millonarios y el beneplácito de muchos que no gustan de Michelle Bachelet.

‘Pacto secreto Pinochet-Concertación’, Sagredo

Matias-sagredoEl Mundial de Fútbol no es óbice para ignorar el resto de temas que nos competen. Temas que son mucho más profundos en la vida nacional que el mismo fútbol, por cierto. Porque se refieren al origen de la sociedad que tenemos. Sociedad que es fruto de un pacto secreto, de acuerdo con lo indagado y afirmado por Matías Sagredo (foto), el Coordinador Red de Estudiantes de Chile por la Asamblea Constituyente (2006-2012).

Titulado “El pacto secreto entre la Concertación y Pinochet… o la reforma que impide la Asamblea Constituyente”, publicado en El Mostrador, Matías Sagredo no tiene pelos en la lengua para hacer una afirmación categórica: “El Plebiscito del 30 de julio de 1989 significó el fraude más grande realizado al pueblo chileno”.

¿En qué basa su demoledora afirmación? La basa en que es comprobable que el paso de la dictadura a la aparente democracia contiene un acuerdo tácito de no modificar la estructura económica, política y social ideada y “legalizada” en dictadura.

Dice Matías Sagredo: “Tanto el gobierno militar como la Concertación de Partidos por la Democracia llamaron a votar SÍ en el referéndum del 30 de julio de 1989, logrando un 91% de aprobación. Cincuenta y cuatro reformas que hicieron más rígido el sistema e incambiable durante ya 24 años y quizá varios más. Viera-Gallo, Aylwin y la cúpula de la Concertación lo sabían, pero no informaron a la ciudadanía ni a sus bases militantes de este retroceso histórico que significó el haberse puesto de acuerdo a espaldas de los ciudadanos, en un verdadero pacto secreto que nos amarraría por siempre a un sistema económico injusto y monopolizante”.

Esa es una afirmación de grueso calibre. Y prosigue: “¿Por qué no existen actas de las reuniones de preparación de las reformas entre Aylwin y el gabinete de Pinochet? ¿Por qué no se tomaron actas de las reuniones entre la comitiva de la Concertación, entre los cuales estaba Viera-Gallo, y las comitivas de Renovación Nacional (RN) y el gobierno militar, donde discutieron y pactaron las 54 reformas? Si no tienen nada que esconder, entonces que hablen sobre ello, que no evadan este tema como lo han hecho durante 24 años cada vez que se les pregunta”.

Añade Matías Sagredo: “Pinochet aclaró en cadena nacional que las elecciones presidenciales posteriores a su mandato eran “tan sólo la elección de la persona que debería conducir al país hacia la aplicación plena de la Carta Fundamental”, pues “no está en juego el ideario ni el itinerario constitucional trazado”. Jaime Guzmán (ideólogo de la dictadura) también lo señaló previamente al decir que “esta Constitución está hecha para que, no importa quien gobierne, se vea constreñido a tomar una acción no tan distinta de lo que nosotros haríamos”. Será que Patricio Aylwin lo sabía bien al decir su famosa frase ‘en la medida de lo posible’”.

Pareciera que solo tenemos un desolador panorama ante nuestros ojos. Que todo lo propuesto por el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet solo va a tener el efecto de un listado de buenas intenciones, sin opción real. ¿Será Chile un país sin una segunda oportunidad sobre el planeta?

El texto completo pueden leerlo aquí.

El terrorista Jovino Novoa de la Udi

jovino novoaQué mala imagen de Chile proyecta el señor Jovino Novoa (foto). Él fue un alto funcionario del dictador Augusto Pinochet, y fundador del partido ultra derechista Unión Demócrata Independiente (Udi), que todavía, en democracia, ocupa puestos de dirigencia. Él considera todo lo que no esté alienado con las dictaduras y el fascismo, como una amenaza “izquierdizante”.

En estos días está empeñado en hacerle mala imagen a Chile, diciendo que el actual gobierno de Michelle Bachelet quiere ahuyentar la inversión extranjera, y quiere empobrecer a los ricachones que él representa.

Qué mala imagen proyecta este ex congresista de Chile, asociándolo con Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador, como si fueran comparables los cinco países. Eso es mala fe.

Un daño profundo causa en la mente de los chilenos, también, llenándolos de miedo. Insinuando que puede haber otro criminal como Augusto Pinochet si se sigue con ideas “izquierdizantes”.

Este tipo de actitudes son propias de radicales políticos, que suelen estar por fuera de la realidad, como Adolfo Hitler, o criminales contra el Estado como Pablo Emilio Escobar Gaviria. No son actitudes de un demócrata.

El señor Jovino Novoa quiere que los chilenos vivamos con terror.

Toda su actitud, agria y refractaria con su país, porque el gobierno puso a consideración del Congreso una reforma tributaria, en la que los pocos que ganan 250 veces más que los trabajadores (*), y cuentan con ejércitos de abogados para crear y emplear decenas de artilugios legales para no pagar impuestos, o eludirlos o evadirlos, paguen, por fin, tributos al país.

Está furioso por eso. Porque se quiere cerrar la brecha de la vergonzosa desigualdad actual en Chile, que es algo exótico en estos tiempos, y sobre todo en un país que se precia de pertenecer a la Ocde y ser impoluto en el vecindario de los gobiernos de mala calidad, “izquierdistas”.

Él quisiera que aún tuviéramos el mundo enfermo y violento de su protector, el dictador impune Augusto Pinochet.

Está furioso porque quienes lo han financiado en sus campañas electorales, es decir, los ricachones (sus patrones) le han expresado su inconformidad por tener que retribuirle al país unos pocos pesos, de los miles de millones que se echan al bolsillo y sacan del país para no pagar impuestos.

Cómo puede alguien preciarse de ser “un político” cuando odia a su país. Cuando considera que los connacionales son personas de segunda clase. Gente que no merece vivir dignamente, sino sometida al terror y con ingresos de miseria.

Lo que hace el señor Jovino Novoa es defender a los que sacan su dinero a paraísos fiscales, como el ex candidato presidencial Lawrence Golborne; defender a los empresarios que no pagan impuestos, o que los eluden, o que los evaden; empresarios que recibieron en la dictadura bancos y empresas y miles de hectáreas a precios irrisorios y con créditos a plazos infinitos y tasa de interés ridículamente bajas, casi inexistentes.

A estas personas defiende el señor Jovino Novoa.

Y para ello, que él considera una noble labor, crea un clima de terror en el país, considerando a todo el que no se parece a su padrino el dictador impune Augusto Pinochet un “izquierdista peligroso”, y diciéndoles a los inversionistas extranjeros que no vengan a Chile.

Es decir, más parece un apátrida, que un demócrata.

Personas con la mentalidad como la del señor Jovino Novoa son las que hacen desigual el país, crean ciudadanos de segunda categoría, siembran el terror, disocian para reinar, confunden los propósitos de bienestar social con unas amenazas a los capitales de sus patrones. Capitales que, muchos de ellos, han sido dudosamente habidos o hechos merced a los beneficios del impune dictador Augusto Pinochet.

Si Chile quiere crecer, en lo económico y lo ciudadano, si quiere como país tener sana su mente, debe aislar a personas como el señor Jovino Novoa, que son un cáncer destructivo del tejido social.

El señor Novoa no hace oposición, hace terrorismo, amparado en un partido que apoyó una dictadura sanguinaria, y cobijó con la impunidad al despreciable dictador.

(*) “250 veces” no es una expresión caprichosa y efectista, sino un dato cierto de analistas imparciales chilenos. Quiere decir que mientras un empleado gana el mínimo, $210.000 al mes, un empresario de los que defiende el señor Jovino Novoa, gana $52.500.000 mensuales.

Ser felices para ayudar: Alejandro Jadad

AlejandroJadadAlejandro Jadad (foto) es un anestesiólogo con doctorado en síntesis del conocimiento y tratamiento del dolor de la Universidad de Oxford. Fundó y dirige el Centre for Global eHealth Innovation, y se ha propuesto promover cambios en los sistemas de salud en los países, para buscar un mayor bienestar de sus habitantes. Recientemente fue entrevistado por Jorge Quintero, periodista de El Tiempo, ofreciendo una visión novedosa y esperanzadora para la reducción del sufrimiento de las personas mediante las modificaciones que son posibles, con apoyo de la tecnología, en la política de salud pública de los países.

La entrevista tiene, me parece, dos niveles: el del individuo visto como tal dentro de la sociedad, y viéndose a sí mismo, y el individuo como parte social. En ambos casos, el médico Jadad Bechara es optimista en que se resuelva cierta confusión que hay sobre el manejo de enfermedades en la red de asistencia médica general. Toda su argumentación parte de la pregunta elemental, en apariencia, de ¿qué es la salud? ¿Está bien definida?

La entrevista es un poco extensa, pero se deja leer con facilidad y vale la pena por los matices que su lectura aporta. La presento ligeramente editada, pero quien la quiera leer con unas cuantas palabras más, bien puede hacerlo.

¿Por qué cambiar el concepto de salud?    Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), salud es “el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solo ausencia de enfermedad”. Con esa definición nadie podría ser saludable porque cualquier molestia afecta ese bienestar. Nuestra propuesta es que la salud es la capacidad de las personas o de las comunidades para adaptarse, o para autogestionar los desafíos físicos, mentales o sociales que se les presenten en la vida.

Entonces, ¿cuál es el papel del médico hoy?    Desde la antigüedad, se decía que es curar pocas veces, aliviar a menudo y consolar siempre. Pero, desde el descubrimiento de los antibióticos, creemos que podemos curarlo todo, y lo pusimos al revés: tratamos de curar siempre, aliviar de vez en cuando y consolar raras veces.

¿Y los sistemas de salud?    No funcionan porque continúan enfocados en eliminar enfermedades, y porque nos enferman. El 70 por ciento de lo que ocurre en los hospitales no debería pasar ahí. Ir a una consulta a que le chequeen la presión arterial es como ir a la tienda de la esquina en helicóptero a comprar leche.

Entonces, ¿para qué son los hospitales?    Para atender solo las enfermedades agudas, como las fracturas, la apendicitis o las que requieren cuidados intensivos, porque la mayoría de las dolencias de la sociedad contemporánea son crónicas e incurables, como la artritis, la diabetes o la demencia.

Usted habla de cambiar modelos, ¿por qué?    Porque todos los modelos que guiaron nuestras vidas en el siglo XX ya no funcionan, se han vuelto nuestros enemigos: el sistema sanitario nos enferma y nos mata, el educativo nos embrutece y el financiero nos empobrece.

¿Y esto qué tiene que ver con la medicina?    Hace mucho que esto dejó de ser un tema de medicina. En nuestra red mundial estamos tratando de crear un futuro mejor, con nuevos modelos de cómo vivir, aprender, trabajar, entretenernos, etc.

¿Cree que lo va a lograr?    No, soy un pesimista feliz. Esta es mi estrategia para no frustrarme. No espero que haya cambios. Si no hacemos algo radicalmente distinto, la mejor opción que nos queda para cambiar sería una pandemia, otra peste que elimine a tres cuartas partes de la humanidad.

¿Por qué tan trágico?    Primero, nos haría menos soberbios. Segundo, seríamos menos y el impacto en el planeta sería menor, y por lo menos nos daría la oportunidad para sobrevivir un poco más como especie. No hay especie que haya sobrevivido dominante, ni para siempre. Creo en la Hipótesis Gaia (James Lovelock), que considera a la Tierra como un superorganismo que se autorregula, en el que nosotros nos hemos convertido en una infección. El calentamiento global es como la fiebre; los terremotos, como escalofríos y los tsunamis, como una gripa. La Tierra se está defendiendo y se va a deshacer de nosotros, si no nos portamos bien.

¿Qué podemos hacer?    Entender que está en juego nuestra supervivencia como especie y que los desafíos que enfrentamos necesitan respuestas que trasciendan los nacionalismos o regionalismos triviales. Las tecnologías de la información, en particular las móviles, nos están dando la oportunidad de unir esfuerzos a nivel global para promover altos niveles de bienestar para nosotros y el planeta. Y hay recursos para hacer esto posible. No hay justificación para que más de mil millones de personas en el mundo tengan hambre y no tengan techo, mientras que el consumismo de una minoría amenaza con acabar los recursos finitos que tenemos. Y no son felices.

¿Cómo un científico de Oxford termina hablando de este tema?    Porque lo considero el estado más importante al que podemos aspirar los humanos. ¿Qué puede ser más importante que tener la vida más plena y feliz hasta el último suspiro?

¿Cómo llego a la felicidad?    He visto a mucha gente infeliz al final de la vida. Empecé como médico para curar. Luego, me convertí en anestesiólogo para calmar el dolor, pero vi que el dolor y el sufrimiento seguían; entonces me doctoré en tratamiento del dolor. Y, cuando trabajé con desahuciados, descubrí que hay otro dolor más allá del físico. Usualmente, es causado por una carga tremenda de remordimientos, de cosas que dejamos sin hacer, de darle poca importancia a lo que es esencial en nuestras vidas y darnos cuenta muy tarde.

¿Cómo podemos nosotros aliviar el dolor?    Entendiendo que es posible, y una vez tengamos nuestras necesidades básicas satisfechas. Todo parece indicar que el 50 por ciento de nuestros niveles de felicidad son determinados genéticamente; el 10, por lo que la plata puede comprar y el 40 restante, por lo que hacemos y pensamos; en esto último están nuestras oportunidades.

Entonces, ¿el dinero no compra la felicidad?    Hasta cierto punto. Luego de satisfacer nuestras necesidades básicas, parece existir un tope. En Estados Unidos es de unos 70.000 dólares al año. De ahí para allá, no solo no te hace feliz, sino que te perturba.

¿Esto es científico?    En su mayoría. Casi todo se puede medir. Hay métodos y muchísimos estudios serios. Se puede, incluso, evaluar el nivel de felicidad que tenemos individualmente y, aun, como naciones. Bután comenzó esta tendencia. Ahora, países como Gran Bretaña y Francia están implementándolo para guiar sus decisiones de gobierno.

¿Cómo podemos buscar la felicidad?    Preguntándonos qué es lo que más nos hace felices e identificando el verbo que mejor lo representa. En mi caso, lo que más feliz me hace es no saber. Por lo tanto, mi verbo es preguntar. Una vez hayamos definido esto, hay que buscar la mejor manera para conjugarlo tan frecuentemente como sea posible, y ayudar a todas las personas a que conjuguen el suyo. Esta tarea, usualmente, no se puede hacer solo: uno necesita ayuda. Me di cuenta de que mi peor enemigo soy yo. Que nadie como yo puede hacerme daño, y por eso creé una junta directiva personal, que incluye a mis hijas, Alia y Tamen, y a mi esposa Martha. Ella me enseñó la importancia de pensar en la máscara de oxígeno.

¿Qué máscara?    Yo tenía la manía de complacer a todo el mundo. Mi esposa me decía: “Primero tú”. Nunca entendí. Una vez, en un avión, escuché las recomendaciones de seguridad, esas que hablan de las máscaras de oxígeno. “Colóquese la máscara primero, aun si viene con niños”, y solo ahí la entendí. Preguntarse lo que lo hace a uno más feliz, y proteger su verbo, es equivalente. Solo si eres feliz puedes ayudar a los demás. ¿Sabes qué es lo que más feliz te hace? ¿Cuál es tu verbo? ¿Tienes puesta tu máscara de oxígeno?