Archivo de la categoría: Propaganda

De las encuestas, los delincuentes y el muro

encuestasEncuestas. Emol, 13 de febrero: “Cadem: 80% cree que Bachelet ha realizado un mal gobierno y Piñera mantiene liderato en presidenciales. De acuerdo al sondeo de esta semana, la Presidenta obtuvo un 19% de respaldo, mientras que el ex Mandatario supera por seis puntos a Alejandro Guillier”.

Glosa: Este es el tipo de propaganda negra con raíces en el nazismo: repetir hasta el cansancio una afirmación, hasta convertirla en verdad, para luego preguntar sobre esa afirmación y obtener la respuesta de la verdad aprendida. Por esta razón es que las encuestas, en general, y sobre todo las ‘políticas’, no sirven más que para introducir ideas preconcebidas, como en el caso tomado de Emol el 17 de febrero (“un mal gobierno”, “un buen candidato” y “un contendor débil”), y hacerle ver a los ‘concientizados’ que las encuestas ‘dicen la verdad’. El juego es tan sutil, como lo descubrieron los nazis, que casi nadie nota la manipulación. Pero el titular de Emol es un buen ejemplo de ello.

Delincuentes. La Tercera, 15 de febrero: “Caso Penta: Condenan a 5 años de libertad vigilada a ex funcionario del SII. El Octavo Juzgado de Garantía declaró culpable de delitos de corrupción y delitos tributarios a Iván Álvarez, convirtiéndose en el segundo sentenciado por esta causa”.

Glosa: Siempre hay que recordar al expresidente Ricardo Lagos Escobar cuando leamos injusticias o venalidades como esta. Él fue quien despenalizó los delitos económicos. Podría decirse que promovió la corrupción. Ahora resulta que estos delincuentes de cuello blanco y casas en el oriente alto de Santiago, son ‘contraventores’ administrativos. Condenado a ‘libertad vigilada’ es como un premio, unas vacaciones a quienes han delinquido, pero no son flaites como los ‘Carejarro’. Una vez más, se burlan del pueblo.

Muro. Ya estoy harto de oír a ‘periodistas’ y ‘analistas’: “El muro de Trump”. En estricto rigor, ¡no hay ningún muro de Trump! El presidente de Estados Unidos, el señor Donald Trump, puede ser conservador, republicano, podemos odiarlo, caernos mal, pero no es ‘el creador’ del muro para separar a Estados Unidos de México. ¡Fue Bill Clinton, el iniciador! El muro en la frontera entre Estados Unidos y México se comenzó a construir en 1994, para evitar la inmigración ilegal, atendiendo a la Fiscal general Janet Reno y su ‘Operación Guardián’. Desde entonces hay tramos del muro entre Tijuana y San Diego, y en los estados de Arizona, Sonora, Nuevo México y Baja California. Además, el Senado de Estados Unidos aprobó, en mayo del 2006 (83 votos a favor y 16 en contra), una enmienda que prevé la construcción del muro a lo largo de 595 kilómetros, más 800 kilómetros de barreras para impedir el paso de automóviles. Es decir, que el presidente Trump está ‘obligado’ a terminar el muro. Esos ‘periodistas’ y ‘analistas’ jamás se preguntaron por qué, si el tema era tan candente y xenófobo, ¿Hillary Clinton jamás dijo nada durante la campaña? ¡Ni siquiera el señor Bernie Sanders, de ideas socialistas! Porque ellos sabían que no era algo ‘descabellado’, sino una política-país. Si hubiera ganado Hillary Clinton, igual lo hubiera tenido que hacer, aunque no lo hubiera proclamado. Dejen la pereza, ‘periodistas’ y ‘analistas’ ignorantes, y averigüen antes de decir sandeces.

Anuncios

Avaaz en campaña contra las leyes Sopa y Pipa

El grupo activista Avaaz (logo), a propósito de la ley Sopa que se discute en el Congreso de los Estados Unidos, se pronunció en reclamo de firmas para expresar el rechazo a esa medida estadounidense, que se entiende como una manera de censura internacional.

Avaaz es “una organización enteramente sostenida por pequeñas donaciones individuales y no aceptamos dinero de gobiernos o corporaciones. Nuestro dedicado equipo de campañas se asegura de que todas las contribuciones, incluso las más pequeñas, den un alto rendimiento. Quien quiera donar cualquier dinero, puede hacerlo pinchando acá“.

Sobre la ley, dice Avaaz que Estados Unidos podría convertirse en un censor de la internet, tan rabioso como China o Irán. “El Stop Online Piracy Act (SOPA), o ley para detener la piratería en línea, y el proyecto de ley PIPA, de protección de la propiedad intelectual, facultarían al gobierno de Estados Unidos para bloquear el acceso a sitios como YouTube, Google o Facebook.

“Pero hemos logrado que la Casa Blanca cambie de parecer, y ahora nuestra campaña mundial, sumada a la creciente presión pública, están forzando al Congreso de Estados Unidos a que abandone ese proyecto de ley. La semana pasada, el senador Cardin, uno de los co-patrocinadores de la ley, ¡anunció que votaría en contra! Después, seis prominentes republicanos enviaron una carta pidiendo archivar la ley. Ahora parece que la votación está congelada.

“Hace unos días nos dijeron que era imposible ponerle freno a las fuerzas corporativas que buscaban imponer una férrea censura de la red. Pero ahora estamos en un momento en el que todo puede cambiar y podríamos ganar. Paremos la censura de Estados Unidos hoy. Firma esta petición de emergencia, para salvar Internet ahora, y reenvíala a todo el mundo: http://www.avaaz.org/es/save_the_internet_action_center_b/?vl

“Esta ley de Estados Unidos podría violar todas nuestras libertades. Pero si ganamos, le mostraremos a todos que cuando la gente se une en una sola voz mundial, podemos frenar el abuso de poder en cualquier lado. Hemos detenido esta ley cuando todo parecía perdido. Y si amplificamos nuestras voces hoy, podremos ponerle fin a la peor amenaza de censura que jamás se ha visto contra Internet.

“Con esperanza, Dalia, Ian, Alice, Ricken, Diego, David, Luis, Laura y el resto del equipo de Avaaz”.

En lugar de sacarse los trapos al sol

Imagino un debate electoral civilizado en el cual los candidatos ofrezcan bienestar a los ciudadanos, en lugar de sacarse los trapos al sol. Me interesa que las condiciones de salud, valga mencionar la cobertura del Auge, se mantengan y, de ser posible, se amplíen. Me gustaría que los bancos pusieran “interés cero” a las cuentas corrientes de los pequeños empresarios y los emprendedores, y cobrarán la mitad (50%) de los créditos para éstos productores de empleo y riqueza, durante un tiempo prudencial. Porque actualmente, los bancos no tratan bien a los emprendedores, y cobran una millonada por abrirles y tenerles las cuentas corrientes, y los cupos de sobregiro. Me interesaría que los profesores fueran evaluados, y los que en dos oportunidades pierdan el examen de evaluación, sean sacados del sistema pedagógico. Pero los que pierdan el examen la primera vez, sean encauzados por cursos de capacitación y mejoramiento, antes de la segunda prueba que los pueda poner fuera del sistema. Al mismo tiempo, me gustaría que elevaran el sueldo de los profesores que queden después de las evaluaciones. Me interesaría que hubieran precios de intermediación en las compras de cosechas, para que el campesino gane, y su vivienda y las condiciones de vida de su familia, y no quede con un palmo de narices y viendo que el industrial (Iansa por ejemplo) o el intermediario, se vuelve multimillonario a sus costillas. De la misma manera, los pescadores tengan estímulos, por ejemplo con bajos intereses a sus créditos, para que puedan sobrevivir frente a las grandes pesqueras. No todo el mundo quiere o tiene las agallas de ser “un gran empresario”, y ello no lo debe condenar al infierno. Hay muchas personas que solo quieren tener un negocio para vivir bien y ofrecerle bienestar a sus hijos y familiares, pero no aspiran a ser “multinacionales”, ni “grupos”, ni ninguna de esas empresas crueles, sangrientas, despiadadas, perversas y… ¡depredadoras!, que actúan al amparo, con la complicidad de los gobiernos, y aplastan a los competidores, aún con engaños y colusiones. No todos quieren ser zánganos endemoniados como los ejecutivos de Enron.

Me gusta que ofrezcan un plan de gobierno de ese talante, que puse a manera de ejemplo, y me parecería interesante escucharlo de boca de los candidatos. Pero, lamentablemente, están enredados en tonteras, en que “usted dijo”, “no yo no dije”, “usted me acusa”, “no yo no lo acuso”, “usted es de derecha”, etcétera.

Digámonos la verdad: Eduardo Frei no es de izquierda, ni Sebastián Piñera es de derecha. Hablo de izquierda y derecha filosófica y conceptualmente hablando. Lo que predican son tonteras. Así como veo matices de derecha, dentro de la alianza política llamada Concertación, veo matices liberales dentro de la concertación política llamada Alianza. No nos vengan con cuentos.

Hallaría más civilizado, un poco más serio, que los candidatos digan con qué se van a comprometer, y si pueden cuantificar eso, mejor (por ejemplo: haré 10 escuelas y 5 colegios), porque cuando esté en el gobierno y no haga lo que prometió, se le pueda decir, “Usted y su Alianza, o usted y su Concertación, son unos… ¡mentirosos!”. Y en las siguientes elecciones, no se vota por ellos. Y punto.

Mi percepción de los candidatos en “la franja”

freiVí anoche la franja televisiva de los candidatos presidenciales. Me parecieron llamativas las cuatro propuestas audiovisuales. Cada una de 5 minutos, tratando de seducirnos para que apoyemos a uno de entre quienes saldrá el sucesor de la presidenta Michelle Bachelet. La de Jorge Arrate mostró un submundo de personas, incluido el candidato, que “son de izquierda”. La de Sebastián Piñera, épica, a la usanza de la publicidad política estadounidense. La de Marco Enríquez Ominami, marcadamente inclusiva, popular. Y la de Eduardo Frei, muy centrada en el voto. Fue ésta última la que me llamó la atención. Una de las razones, que el candidato, prácticamente no sale. En segundo lugar, pareciera que fuera la campaña de la presidenta Michelle Bachelet para la reelección en el 2014, que la del candidato Eduardo Frei en el 2010. Y luego está que la mayor parte del tiempo se insiste en votar. Inclusive, se enseña a marcar el voto. Y me parece que esta cualidad de la franja de Eduardo Frei lo hace diferente, y muy asertivo. Porque mientras los demás se centran en las bondades de sus programas, o en las bondades de las personas de los candidatos, la franja de Eduardo Frei es pragmática, si se quiere pedestre, pero realista para unas elecciones: depositen sus votos por mí, es lo que está diciendo. El hecho real de unas elecciones es poner un voto, por Equis o Ye persona, dentro de una urna, para que esa persona gane. Fue en este hecho real, en el que se centró la franja de Eduardo Frei. Y aunque pobre visualmente, pobre en la presentación del candidato, pobre en los recursos de usar a la presidenta para darle peso al candidato, resultó la más contundente en el hecho real de que estas, son unas elecciones, y hay que poner el voto en las urnas. Al menos, dejó en el conciente o inconciente de los televidentes, que “la flecha”, icono de su campaña, dé en el blanco de las urnas el próximo 13 de diciembre.