Archivo de la categoría: Presidencia de Chile

Sospechoso este ‘tsunami de fuego’ en Chile

incendio_noche_portezueloAristarco insiste en que es, como dice Bombo Fica en algunos de sus chistes, ‘sospechoso’ este episodio de los incendios por doquier. Dice que hay manos criminales, y sobre todo una intencionalidad de poner en aprietos a la presidente Michelle Bachelet. Hay un grupo de personas empeñadas en desprestigiar al gobierno. Y varios medios de comunicación les hacen eco. Me cuenta que hay páginas web, con noticias estacionadas desde hace varios meses, afirmando que la economía chilena va a colapsar, afirmando que este ha sido el peor gobierno de la historia de Chile, diciendo que todo está mal. Aristarco cree que estas personas y estas afirmaciones son conspirativas. Buscan infligir daño. Esas personas son las verdaderas responsables de si la situación chilena empeora. Porque lanzan ideas falsas, como lo hacía Joseph Goebbels, y los medios de comunicación cómplices las repiten con tal obsesión que se convierten en verdades. Esta ola de incendios no puede ser espontánea, ¡500 mil hectáreas!, insiste Aristarco. Aquí no se cumple la fórmula de los 30 grados de temperatura, 30 kilómetros por hora de viento y 30 grados de humedad del aire. Aquí hay manos criminales, hay una intencionalidad, hay un concierto para delinquir y un propósito: desprestigiar al gobierno de una mujer. Es una conspiración misógina, cruel y sanguinaria, que no mira sino intereses egoístas. Nada les importa destruir, como lo han hecho, ¡más de 500 mil hectáreas! de bosques y pastizales. “Déjame y digiero todo eso”, fue lo único que se me ocurrió decirle a Aristarco.

Sebastián Dávalos no, Patricio Guzmán sí

sebastián dávalosRenunciar. Aristarco me dice que el señor Sebastián Dávalos (foto), si tiene un poco de vergüenza y de respeto por su madre, la presidenta Michelle Bachelet, debe renunciar. No por “lo legal”, sino por “lo moral”. Por el principio de transparencia y ética. Y no porque sea funcionario público, sino porque es “hijo de la presidenta”. Por esas simples razones, debe renunciar a “Primer Damo” en La Moneda. Me recuerda Aristarco que por mucho menos renunció la entonces ministra de Salud, Helia Molina. La ministra dijo una verdad: que las niñas cuicas se hacen abortos en las clínicas cuicas. Y por eso renunció. ¿Cómo no va a hacerlo el hijo de la presidenta, Sebastián Dávalos, que gestionó un crédito por 6.000 millones de pesos, o más, ante el dueño del Banco de Chile, Andrónico Luksic, para su esposa, Natalia Compagnon, cuyo patrimonio no le alcanzaba más que para pedir prestados 6 millones de pesos? Aristarco me reitera que, inclusive, el señor Luksic puede decir que “todo es legal” (tanto como él adquirió el banco, por ejemplo) y la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif) puede decir que “todo es legal”. Pero Sebastián Dávalos debe renunciar. Es más, me dice Aristarco: la presidenta se está comportando como mamá, y no como Jefe de Estado, porque ninguno de sus funcionarios debe tener la más mínima sombra de sospecha de que está actuando por fuera de la ley, o fuera de los principios morales y éticos que ella tanto defiende. Yo creo, sin embargo, que hay que esperar la investigación anunciada, aunque le concedo a Aristarco que este señor debería renunciar, motu propio, para mostrar respeto por su mamá, la presidenta Michelle Bachelet. Porque eso de “lo legal”, también sirve para amparar a Jacqueline van Rysselberghe y otros cuantos marrulleros más.
Chile-mito. Como comparto en su totalidad lo dicho por el cineasta Patricio Guzmán (foto) en Berlinale, tras patricio guzmánpresentar su documental ‘El botón de nácar’, simplemente copio sus declaraciones: Chile es “por supuesto, es un país más civilizado que Bolivia, que Perú y probablemente que muchos países centroamericanos”, sin embargo, “hay una desigualdad social enorme, la educación es mala, los hospitales funcionan mal. Eso hay que decirlo en Chile, para poder superar el golpe de Estado: Es un país ideologizado”. En Chile “hay una transición que no se ha terminado, no hay libertad de prensa, ni libertad de imágenes, no hay derecho a huelga, los salarios son precarios, no hay central única de trabajadores, es un país lleno de transnacionales que no pagan los impuestos suficientes. Chile es un mito”. Criticó que “en Chile no se hable del pasado”, y que “las fuerzas armadas chilenas nunca han confesado los crímenes que han cometido: Hay un pacto de silencio. En el lanzamiento de cuerpos al mar participaron cientos de civiles que tampoco han sido juzgados. El tipo de tragedia como el golpe de Estado que hubo en Chile dura cien años”, previó. “Poco a poco, las cosas se van a restablecer, pero muy lentamente. Poco a poco la memoria va a ir saliendo. Mis películas deberían estar en las escuelas, pero dicen ‘Ah no, Guzmán es de izquierda, él adoctrina a la gente, ¡fuera!'” No obstante, Patricio Guzmán se muestra “muy optimista”, y lamenta que “el tiempo es un elemento que pasa lentamente”.