Archivo de la categoría: Plegaria

Se quemó el Valparaíso invisible

PEOR INCENDIO HISTORIA DE VALPARAÍSO CAUSA 16 MUERTOS Y ARRASA CINCO CERROSCuando doña María vio que salpicaban las bracitas contra su ventana, tomó lo primero que encontró y salió huyéndole al fuego. Era la última que quedaba en la casa, hecha de a pocos, durante veinte años, cuando llegó con su esposo a vivir a estos cerros. Ella estaba viendo cómo se incendiaban las casas del cerro vecino, que así llaman a los barrios en la parte alta de Valparaíso. Los de Las cañas, El litre, Miguel Ángel, La cruz, El vergel, Mercedes, Mariposa, Ramaditas y Rocuant los más afectados. Pero de un momento a otro el viento cambió de intensidad y dirección y las lenguas de fuego empezaron a lamer la ladera que colindaba con su casa. En pocos minutos las casas del cerro vecino desaparecían entre las llamas, y el cerro suyo comenzaba a ser pasto del mismo fuego descontrolado. Las máquinas de bomberos no podían subir cargadas de agua por la grave pendiente, y no eran suficientes los baldes y las mangueras de regar las plantas para sofocar el descomunal incendio. Doña María huyó despavorida de los latigazos de fuego, encorvada bajo las primeras sombras de la noche que caía. A salvo, unos metros más allá, todavía retrocediendo ante la imperio de las flamas, doña María vio con ojos llorosos cómo su casa se retorcía entre las brasas para ser un destino hacia las cenizas. Varias decenas, varias centenas…, hasta un millar de personas vieron, igual que doña María, sus enseres sus ropas sus muebles sus recuerdos y el sudor de tantos años reducidos a pavesas. Un millar de viviendas han sido destruidas por el incendio, hay 10 mil damnificados y más de una docena de personas fue atrapada por las implacables lenguas de fuego, y allí murieron en una muerte horrible y desconocida. Una parte del bosque circundante ardió en la cresta de la montaña, en la parte oculta a los turistas de Valparaíso, en la parte invisible que tienen las ciudades turísticas del mundo entero, la de las carencias. Cuánto duele tanto sufrimiento de la gente sencilla. Del padre, de la madre sencilla, de los hermanos y tíos y sobrinos sin fortuna y ansiosos de vida. Valparaíso se quemó por el lado de los cerros, el de ramaditaslos barrios construidos a retazos a través del tiempo. Se quemó Valpo, sin que se dejaran ver la cara los congresistas de la región, los políticos del país. Sin que los autores de las leyes para defender los intereses de sus patrones en las grandes empresas y corporaciones dijeran esta boca es mía. Con visible sentimiento la presidenta Michelle Bachelet estuvo en los cerros haciendo presencia de Estado, llevando un voz de aliento. Pero fueron los primos con los tíos con sus hermanas y sus padres y madres y vecinos, todos apoyados en su propia desgracia, quienes al menos salvaron sus vidas para llorar el rescoldo donde una vez había sido su hogar.

Post Scriptum: (15 de abril 2014) Lo lamentablemente ocurrido este pasado fin de semana en Valparaíso –el Valpo de los cerros que no está a la vista del turismo– era previsible. Ya el 18 de febrero del 2013 dábamos cuenta en este blog de hechos semejantes: “Sin desconocer la gravedad de los hechos, creo que Carlos Rivas Quiroz (foto) es un ejemplo a seguir. Cuando digo “gravedad de los hechos” me refiero a que 1.200 personas resultaron damnificadas porque perdieron sus viviendas, que fueron devoradas por un incendio que anduvo embravecido por los cerros de Valparaíso, destruyendo 80 casas. Por fortuna, no hubo muertos. Horas de pánico vivieron los pobladores de Rodelillo, La Planchada, San Roque y Placeres, que, impotentes, observaron cómo las llamas hacían de sus viviendas montones de cenizas”.

Y antes de esta fecha, otros incendios se habían producido en el mismo sector. De igual manera, ya el 2 noviembre del 2011, hace tres años, planteábamos lo siguiente: “Siempre he creído que Valparaíso es una ciudad que, estando bajo las narices de todos, nadie hace nada por ella. Hay un cierto “orgullo nacional”, pero todos sabemos que los hechos son expresión de amor, y no los buenos discursos y razones. Y me refiero a que Valparaíso no necesita más saludos honoríficos, ni canciones, ni títulos de nobleza. Lo que necesita Valparaíso es inversión. Resulta extraño, por decir lo menos, que ningún gobierno se haya planteado hacer de Valparaíso una ciudad turística, de talla mundial, cuya vocación de tal es más que indiscutible. Valparaíso necesita un plan de restauración urbano, con cargo al Presupuesto Nacional, y también que convoque e involucre a los inversionistas privados, porque toda ella es un tesoro histórico del país”.

¿Será esta nueva tragedia del fin de semana pasado, la última enseñanza de que hay que asentar esas familias damnificadas de manera planificada, ahí mismo o en otro lugar, y rodear los sectores urbanos de un cortafuegos que los separe de los bosques circundantes, donde, al parecer, empezó esta vez el incendio? En un año más, estaremos viendo qué aprendimos. Y quizás el Estado deje que cada cual, como cualquier vieja invasión, levante su casa de a pedazos, con latas y cartones al comienzo y luego con materiales de construcción formales, o el Estado asuma el liderazgo de un plan de repoblación de los cerros de Valparaíso, dignificando a estas familias con viviendas de calidad y accesos expeditos y suministro de servicios básicos, que hoy están sumidas en el dolor de haberlo perdido todo. Amanecerá y veremos.

Anuncios

Le preguntaron a Mahatma Gandhi

gandhi3Le preguntaron a Mahatma Gandhi (foto) cuáles eran los factores que destruían al ser humano. Él respondió:

“La política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad.

La vida me ha enseñado que la gente es amable, si yo soy amable; que las personas están tristes, si estoy triste; que todos me quieren, si yo los quiero; que todos son malos, si yo los odio; que hay caras sonrientes, si les sonrío; que hay caras amargas, si estoy amargado; que el mundo está feliz, si yo soy feliz; que la gente se enoja, si yo estoy enojado; que las personas son agradecidas, si yo soy agradecido.

La vida es como un espejo: Si sonrío, el espejo me devuelve la sonrisa. La actitud que tome frente a la vida, es la misma que la vida tomará ante mí.

El que quiera ser amado, que ame”.

Feliz Navidad y Año Nuevo 2013 – 2014

‘Hay un día feliz’ de Nicanor Parra

nicanor parraA recorrer me dediqué esta tarde

las solitarias calles de mi aldea

acompañado por el buen crepúsculo

que es el único amigo que me queda.

Todo está como entonces, el otoño

y su difusa lámpara de niebla,

sólo que el tiempo lo ha invadido todo

con su pálido manto de tristeza.

Nunca pensé, creédmelo, un instante

volver a ver esta querida tierra,

pero ahora que he vuelto no comprendo

cómo pude alejarme de su puerta.

Nada ha cambiado, ni sus casas blancas

ni sus viejos portones de madera.

Todo está en su lugar; las golondrinas

en la torre más alta de la iglesia;

el caracol en el jardín, y el musgo

en las húmedas manos de las piedras.

No se puede dudar, éste es el reino

del cielo azul y de las hojas secas

en donde todo y cada cosa tiene

su singular y plácida leyenda:

hasta en la propia sombra reconozco

la mirada celeste de mi abuela.

Estos fueron los hechos memorables

que presenció mi juventud primera,

el correo en la esquina de la plaza

y la humedad en las murallas viejas.

¡Buena cosa, Dios mío! nunca sabe

uno apreciar la dicha verdadera,

cuando la imaginamos más lejana

es justamente cuando está más cerca.

Ay de mí, ¡ay de mí!, algo me dice

que la vida no es más que una quimera;

una ilusión, un sueño sin orillas,

una pequeña nube pasajera.

Vamos por partes, no sé bien qué digo,

la emoción se me sube a la cabeza.

Como ya era la hora del silencio

cuando emprendí mí singular empresa,

una tras otra, en oleaje mudo,

al establo volvían las ovejas.

Las saludé personalmente a todas

y cuando estuve frente a la arboleda

que alimenta el oído del viajero

con su inefable música secreta

recordé el mar y enumeré las hojas

en homenaje a mis hermanas muertas.

Perfectamente bien. Seguí mi viaje

como quien de la vida nada espera.

Pasé frente a la rueda del molino,

me detuve delante de una tienda:

el olor del café siempre es el mismo,

siempre la misma luna en mi cabeza;

entre el río de entonces y el de ahora

no distingo ninguna diferencia.

Lo reconozco bien, éste es el árbol

que mi padre plantó frente a la puerta

(ilustre padre que en sus buenos tiempos

fuera mejor que una ventana abierta).

Yo me atrevo a afirmar que su conducta

era un trasunto fiel de la Edad Media

cuando el perro dormía dulcemente

bajo el ángulo recto de una estrella.

A estas alturas siento que me envuelve

el delicado olor de las violetas

que mi amorosa madre cultivaba

para curar la tos y la tristeza.

Cuánto tiempo ha pasado desde entonces

no podría decirlo con certeza;

todo está igual, seguramente,

el vino y el ruiseñor encima de la mesa,

mis hermanos menores a esta hora

deben venir de vuelta de la escuela:

¡Sólo que el tiempo lo ha borrado todo

como una blanca tempestad de arena!

Nicanor Parra (foto) (Premio Nacional de Literatura 1969, Premio Gabriela Mistral 1997, Premio Bicentenario 2001, Premio Miguel de Cervantes 2011, Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2012)

Invocación para iniciar un día de trabajo

oración3Señor, al entrar en mi lugar de trabajo deseo invocar tu presencia, para darte gracias por este nuevo día. Te pido tu paz, tu gracia, tu misericordia y tu orden perfecto para esta oficina.

Te pido que bendigas todo lo que se hable, piense, decida y haga dentro de estas paredes. Bendice mis proyectos, ideas y todo lo que realice, para que aún mis más pequeños logros sean testimonio de tu gloria. Bendice, Señor, a mis jefes, compañeros, clientes, y a todas las personas que este día se relacionen conmigo. Renueva mis fuerzas para hacer mi trabajo de la mejor forma posible.

En este día te pido, Señor, un corazón generoso para atender con amabilidad a todas las personas y no ser indiferente a sus necesidades. Ojos para descubrir lo mejor en los que me rodean. Una boca que sonría con frecuencia, que diga frases optimistas y que enmudezca para los rumores y palabras ofensivas.

Dos manos que trabajen honradamente y con entusiasmo, para satisfacer las necesidades de mi familia y mías. Mente abierta a todas las ideas, para pensar bien de los demás y entender sin prejuicios a los que piensen distintos a mí. Especialmente, Señor, dame una fe profunda para creer en tu palabra y una voluntad decidida para actuar correctamente y hacer el bien.

Señor, cuando esté confundido(a) guíame, cuando me sienta débil, fortaléceme, cuando esté cansado(a) lléname con la luz del Espíritu Santo.

Te pido que en este día el trabajo que haga y la manera cómo lo haga, esté de acuerdo con tu palabra y tus mandamientos.

Y te pido, Señor, que cuando termine mi trabajo de hoy me conduzcas con seguridad hasta mi destino. Bendice mi familia y cuida mi hogar para que todas mis cosas estén como las dejé cuando salí de casa.

Señor, te agradezco por todo lo que has hecho en mi vida, lo que haces y lo que harás. En el nombre de Jesús, te doy las gracias por los dones con que me bendices el día de hoy; ayúdame a usarlos con responsabilidad, en tu honor. Amén.

12.12.12, último portal antes del 21 de diciembre

Quirigua-MayaUna persona muy especial me envió un correo-e lleno de esperanza, dándome luces sobre la miedosa disyuntiva que puede significar el fin del calendario maya (ilustración), este próximo 21 de diciembre. Me informó que el 21 será, en realidad, el día del Gran Cambio, tamizado por el amor: una onda de amor e introspección nos envolverá. Pero antes de eso, se abrirá “un portal”, lo cual ocurrirá mañana miércoles, 12 de diciembre. Es decir, el día 12 del mes 12 del año 12. Será el momento del “nuevo y último portal, antes del final del ciclo evolutivo en el que estamos inmersos”.

El número 12 es considerado por los sabios como un ‘número maestro’: “El 12 tiene que ver con un fin, un inicio, con una resonancia especial, con un llamado a vibrar, a entender, a captarse a uno mismo, a resonar en la vibración de la madre tierra. El 12 del 12 del 12 es la creación, es la aceptación de todo lo que la madre tierra está haciendo por el ser humano. La madre tierra está trabajando en sus propios procesos como planeta, como ser viviente. Debemos crear resonancia en nosotros. La resonancia es poder vibrar, es aprender a entender la energía.

“¿Qué se debe hacer mañana miércoles? Al despertar entrar en contacto con nosotros mismos, a través de la respiración, la meditación. A través del autoconocimiento debemos empezar a reconocernos y entender qué somos, qué hacemos aquí. Esto es desde el corazón, y no la mente; la mente genera demasiada estructura, mucho ego, mucho conflicto. Debemos limpiarnos a nosotros mismos”.

El resto de la información es la que comparto a continuación, a libre albedrío de aceptación e interpretación de cada uno de ustedes: “Todos los seres de luz que nos están ayudando en este proceso de cambio se convocarán ese día alrededor de la Tierra, para favorecer la entrada de la energía que va a llegarnos desde el sol central del Universo. Se trata de una especie de ensayo general, una réplica en menor escala de lo que sucederá 9 días después, el 21 de diciembre, el día del Gran Cambio. Ese gran cambio vendrá fomentado por la llegada de una gran oleada de Amor hacia la Tierra. Una dosis extraordinaria de elevación de conciencia, que nos ayudará a todos a volver la mirada hacia el corazón, para comenzar a vivir desde él, sin hacerle caso al miedo. El miércoles 12 de diciembre, 9 días antes del Gran Cambio, recibiremos una gran cantidad de energía de elevadísima frecuencia desde el sol central, para que nos vayamos preparando, para que nuestros sistemas se acostumbren a la nueva vibración que reinará sobre la Tierra a partir del día 21.

“¿Qué sucederá a partir del 21 de diciembre de este año? Realmente, nadie puede asegurarlo con certeza, pues son muchos los factores a tener en cuenta. Debemos ser conscientes de que el destino de la Tierra no es algo que esté escrito de manera literal en ninguna parte. Lo creamos cada día los seres humanos que habitamos en ella. Somos nosotros los dueños del planeta, aunque durante mucho tiempo nos hayamos creído incapaces o pequeños. Somos nosotros los agentes activos del cambio. Cada uno de nuestros actos, palabras y pensamientos cuentan. Ésa es la magia creadora de nuestra intención.

“Somos nosotros los que apoyamos o nos oponemos al cambio. Por lo tanto estamos determinando de manera extraordinaria el destino de la Tierra, nuestra amada Tierra, cada día. Todos los días. Es nuestra responsabilidad el enfoque que le demos a nuestros actos, palabras y pensamientos. Con ellos creamos nuestro futuro. No sólo el individual, sino también el colectivo.

“Afortunadamente somos muchos los que nos estamos uniendo para fomentar el cambio en armonía, responsabilizándonos de nuestras creaciones cotidianas, en nuestras vidas, con las personas con las que convivimos e incluso con aquéllos con los que más nos cuesta convivir. Cuantas más personas seamos conscientes del poder creador de nuestras intenciones, más armónico resultará el Gran Cambio. Por ese motivo es muy importante que, durante todo el miércoles 12 de diciembre, nos enfoquemos en vivir desde el corazón, en proyectar amor y no miedo, ni odio, ni tristeza. En nuestras relaciones y hacia nosotros mismos. Recomendaciones para ese día:

1) Al amanecer saludaremos al sol y nos dispondremos a recibir concientemente la energía que nos está enviando, como catalizador del Gran Sol Central. Sentir esa energía recorriendo todo el cuerpo. Imaginar que llega hasta el corazón y se expande desde él hacia el exterior. La luz del alma también se estará expandiendo con ella. Recibiremos así mucho mejor la influencia de la energía que entra.

2) Es un día para celebrar, compartir, agradecer, disfrutar y, sobre todo, para amar, en el más amplio sentido de la palabra. Cuanto más amor seamos capaces de entregar y recibir ese día, más fácilmente se instalará en nuestro interior la magia que entra. Con más armonía nos adaptaremos a ella.

3) Al concluir el día daremos las gracias y nos iremos a dormir con la certeza de que un nuevo cambio ya se está operando en nosotros. (Somos los habitantes de la Nueva Tierra. De nosotros depende cómo se produzca el Gran Cambio”.)

QEPD Pierre Dubois, el cura de La Victoria

Hoy son los funerales del padre Pierre Dubois (foto). Fue un sacerdote francés con alma chilena, que no dudo en ponerse del lado de Jesús, en la prédica del arrepentimiento de los pecados y la construcción de una sociedad más igualitaria. Con los brazos en cruz enfrentó los tanques blindados y fusiles de los militares cobardes que tomaron a mansalva los inermes poderes civiles de la Democracia; dictadura de vergüenza, que lo lanzó al exilio. Una reseña de su presencia en el entorno, hizo el catedrático Carlos Peña, que me permito reproducir, casi en su totalidad.

“En los años ochenta, Pierre Dubois vivía en la población La Victoria. Esa población fue una de las primeras tomas de terreno organizadas en Latinoamérica. Quizá por eso es también una de las que cuentan con mayor identidad colectiva y de lo que, hasta poco, se llamaba conciencia de clase: la habitan personas que saben de su origen y que están orgullosas de él.

“Es probable que fueran esas características -la lucha social incorporada a su identidad- las que alimentaron la pelea, a veces sorda y a veces abierta, que allí se mantuvo casi cotidianamente y por años de años contra la dictadura. Algo había en esa población –los nombres de cuyas calles mezclan, sin temor, a Marx con el Cardenal Caro y recuerdan por igual a los mártires de Chicago y a los de Ranquil– que la hacía indócil e insurrecta frente al abuso.

“Allí fue donde trabajó y vivió Pierre Dubois.

“Pierre Dubois estaba convencido de que un Dios que se decía hijo de carpintero y se había dejado torturar y morir en la cruz, habría habitado una población como esa. Después de todo, debió pensar: si Dios condescendió hacerse pobre para enriquecer a los hombres -según se recuerda en 2 Corintios, 8-, ¿acaso no debía él acompañar a quienes eran víctimas de la injusticia histórica y política? En vez de veranear en las Brisas de Santo Domingo o en Zapallar, vestir sotana a la medida, halagar a los donantes de la Iglesia, viajar por Europa pagado por los fieles y cultivar una fe intimista y ritual (el contraste con el cura John O’ Reilly, con el sinvergüenza de Karadima, o el cura Luis Eugenio Silva salta de inmediato), Pierre Dubois consintió vivir como pobre. Una fe exenta de la locura y los excesos de la cruz no le parecía a la altura de sí misma.

“Por eso debió salir al exilio.

“Volvió a Chile, y a la población La Victoria, junto con la democracia en 1990. “He vuelto a casa” –dijo entonces, emocionado.

“La derecha lo consideró un personaje “conflictivo y no unitario”. Andrés Chadwick, Jovino Novoa, Hernán Larraín contribuyeron el año 2000 a rechazar se le diera la nacionalidad por gracia. Eran los tiempos en que esos políticos (la memoria es frágil) abrazaban a Pinochet como su ídolo. Pierre Dubois, que se le había opuesto, no podía, en opinión de esos políticos profesionales, merecerla. Así, sólo la tuvo al año siguiente.

“Es inevitable comparar la actitud de Pierre Dubois –siempre respondió afirmativamente la pregunta: ¿acaso soy yo el guardián de mi hermano? – con la que ha tenido la Iglesia de los últimos años al enfatizar más el comportamiento sexual o íntimo de las relaciones personales, que la justicia en el ámbito de las relaciones sociales.

“Allí donde hace apenas treinta años había una Iglesia comprensiva de los problemas de la intimidad, pero severa en lo social (son los años en que la Iglesia habla de “violencia institucionalizada” para caracterizar la desigualdad), hoy existe una Iglesia que es severa en la intimidad y más bien tibia en lo social (como lo prueba el hecho de que ha pasado de diagnosticar un grave pecado social, como lo hacía en los sesenta, a repetir hoy las inofensivas quejas medievales respecto del lucro).

“Pierre Dubois no habría entendido nada de ese giro. Tampoco lo entienden los ciudadanos”.

Por cero alcohol tras el volante

Es bueno que se sepa que los niveles permitidos de alcohol en la sangre al momento de conducir un vehiculo automotriz han sido reducidos en la nueva ley chilena que entra en vigencia mañana. Quiere decir que con menos cantidad de alcohol son aplicables las categorías de “bajo la influencia del alcohol” o “estado de ebriedad” y, por ende, se convierte uno en sujeto de aplicación de la ley.

Si alguna vez lo hicimos, hemos tomado conciencia de la brutalidad en la que incurrimos, afortunadamente sin consecuencias fatales, y si aún no hemos tomado conciencia deberíamos reflexionar en la misma brutalidad que es manejar con tragos. ¿Quién soy yo o quién eres tú para matar a alguien manejando borracho? ¿Por qué alguien que vive tranquilamente su vida debe ser lesionado leve o gravemente por un conductor borracho?

Según estadísticas de la Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito (Conaset), entre los años 2000 y 2009 los siniestros de tránsito relacionados con la conducción bajo los efectos del alcohol han experimentado un aumento de 1.178 casos (34,2%) en todo Chile, registrándose un total de 38.884 casos, con saldo de 3.346 personas fallecidas.

La nueva disposición establece los niveles de alcohol en la sangre, así:

Aunque no deberíamos siquiera mencionar las sanciones por ausencia de sancionados, hay que recordar que, además de las consecuencias penales, la capacidad para volver a sentarse detrás de un volante también ha cambiado en la ley, por suspensión de la Licencia de Conducción, de la siguiente manera: