Archivo de la categoría: Opinión

Alexis; Vidal; Viña; Cristián; de Moras

–¿Quién entiende a los comentaristas deportivos? Hablan y hablan de la necesidad de un “recambio” en la Selección de Chile que, seamos sinceros, está vieja. Pero cuando el técnico empieza a cambiar las cosas, ponen el grito en el cielo, y preguntan: ¿No va a convocar a Jorge Valdivia? ¿No va a convocar a Matías Fernández? ¿No va a convocar a Jean Beausejour? ¿No va a convocar a Marcelo Díaz? No va a convocar a… ¡todos los que hay que cambiar!

–De Jorge Valdivia hemos dicho, desde el histórico ‘Bautizazo’, que es un curadito, endiosado por algunos comentaristas deportivos. Lo repetimos cuando aterrizó en Colo Colo, donde nos pareció que no iba a hacer nada importante, como en efecto ocurrió. Tanto, que él mismo sintió que debía ponerse a dieta, dejar el alcohol y hacer ejercicio. Qué bueno que cuide su salud, aunque no estamos seguros de que sea un aporte para la Selección de Chile. Si lo incluyen.

–En la situación de Alexis Sánchez cabe el dicho de “quien mucho abarca, poco aprieta”. Apuntó bastante alto: Mayte Rodríguez y el Manchester United. Lamentablemente, poco apretó. Ir paso a paso, pareciera ser el aprendizaje.

–Arturo Vidal, en cambio, tiene el ángel de la guarda más trabajador y efectivo. Todo le sale bien. Protagonizó el ‘Bautizazo’ pero es al único que no se lo nombra; en plena competencia internacional se estrelló conduciendo curado y no le pasó nada disciplinariamente; etcétera. Ahora último, lo dieron de baja en el Bayern Munich y cayó parado en Barcelona. Es tiempo de que Arturo (me niego a decirle “rey”) ayude un poco a su sufrido ángel de la guarda: que deje de beber y de fumar, que ya tiene mala fama entre los niños.

–Lo mejor de que Chilevisión no sea “el canal oficial” del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, es que no veremos más a Julio César Rodríguez con sus miradas lascivas y sus comentarios morbosos, con esa voz babosa. Ya no tiene que negar, contra las dos o tres horas de video de su última gala, que manoseó a todas las mujeres de la alfombra roja y les clavó la mirada morbosa entre los senos y el derriere.

–Dicen que sale Francisca García-Huidobro, la pareja de Julio César Rodríguez, de Chilevisión y llega al Canal 13. ¿Qué gana Canal 13? ¿Qué pierde Chilevisión?

–Ya salió del matinal de Chilevisión Carolina de Moras (foto). Una gran pérdida a expensas de Rafael Araneda, según dicen. Aportaba más Carolina que Araneda al programa. En realidad, Rafael Araneda es poco lo que aporta. Empaquetado, sin vocabulario para narrar, se cree el sucesor de Don Francisco, pero eso ocurre solo en su cabeza y en la de su esposa Marcela Vacarezza. Una gran pérdida para Chilevisión la salida de Carolina de Moras, sobre quien se han ensañado desde hace varios años, y ella ha resistido valientemente, desde cuando murió Felipe Camiroaga y ella se echó al hombro el matinal de Tvn.

–Cada día es menor el aporte de Cristian Sánchez al matinal de Tvn. Se le ve ausente, como que no le importa mucho lo que esté pasando, como que está ahí por cumplir, como que no quiere estar ahí pero por la plata baila el perro. En cambio, es líder en el programa Nexo, de Espn-2. Ahí se lo ve locuaz, proactivo, juguetón, bailador, saltarín, entrevistador, reidor, pensador, animador. Se multiplica. Se le ve feliz. Parece hecho para ese programa. Pero no para conducir el matinal del canal Tvn.

PLR para Ezzati; otra vez miente JC

ezzatiEzzati. Tuvieron que darle una patada en la raja al arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, para que diera un paso al costado en la celebración del Te Deum. Tildado de encubridor y criminal por Juan Carlos Cruz y James Hamilton, el señor Ezzati nunca se ha dado por aludido; un ciudadano común ya habría emprendido acciones judiciales contra Cruz y Hamilton, pero Ezzati no. Parece que este hecho confirma la calidad de encubridor y, en consecuencia, de protagonista de actos criminales contra las víctimas infantiles de abusos sexuales por parte de clérigos bajo su mando. El renunciado obispo Alejandro Goic le reclamó en días pasados a Ricardo Ezzati por su paquidérmica manera de asumir su responsabilidad frente a casos de abusos sexuales infantiles en la iglesia. Después supimos que Ricardo Ezzati fue imputado judicialmente por encubridor, ¡y aun así quería oficiar el Te Deum! Qué cínico. Fue necesario que lo desairaran los presidentes de Senado y Cámara, y la propia Moneda, para que el sujeto declinara.

Miente JC. Si no fuera porque volvió a mentir no me referiría a Julio César Rodríguez, JC. JCEn este blog habíamos señalado hacía mucho tiempo el desagradable manoseo de Julio César Rodríguez con Francisca García-Huidobro, al parecer con el pretexto de haber estado casados un año, y tener un hijo en común. Después indicamos la manera morbosa como JC tomaba a todas las invitadas a la alfombra roja del Festival de Viña por la cintura, y cómo las miraba lascivamente. Estuvo Julio César Rodríguez en el programa ‘La noche es nuestra’, de su propio canal, Chilevisión, “desmintiendo” las quejas, y diciendo que era “un meme solamente” que lo había acusado. Aquí dijimos que no, que no era un meme, sino 4 o 5 horas que duró la transmisión de la alfombra roja. A todas las mujeres las trató con morbosidad. En días pasados fue al programa ‘Llegó tu hora’, del canal Tvn, y dijo que con “algunos memes” lo habían querido enlodar por morboso. Miente Julio César Rodríguez. Lo decimos hoy nuevamente, 6 de agosto del 2018, que miente, que no son “unos memes” sino 4 o 5 horas que dura el video en el que sale con su actitud morbosa para con las mujeres durante la gala del Festival de Viña. Invitamos a revisar el video de Chilevisión. En ‘Llegó tu hora’ fueron tantas las evasivas, que Rayen Araya le dijo que para todo tenía excusa: que había actuado de esa manera porque le hablaban por el audífono, que había mucha gente, que él era el que recibía a los invitados, que él tenía que saludar con una palabra amable a las mujeres, que era un entretenedor, que…, que… que. En fin, excusas y más excusas. Y aunque Rayen Araya lo dejó en evidencia, no se disculpó. No asumió sus actos, no se comprometió a cambiar su conducta (si acaso lo hizo inconscientemente en ese momento) No. Ninguna intención de modificar su comportamiento.

 

‘El silencio de los malditos’ de Carlos Pinto

ScanHubo un tiempo en que su programa ‘Mea culpa’ era insignia de sintonía. Cualquier otro programa que se le enfrentara, en el mismo horario y otro canal era, literalmente, barrido. Alguien dijo que su programa era un transatlántico, para significar su enorme peso específico y su trascendencia. ‘Mea culpa’ son historias de criminales, bien contadas en la televisión. Excelentemente contadas. Con toda la carga emocional que pueda tener un suspenso y una trama de los archivos policiales.

‘Mea culpa’ es una creación de Carlos Pinto, que duró muchos años flameando. Por eso, cuando anunciaron que había escrito una novela, me interesé. Sabía que se trata de dos lenguajes muy distintos: el de la televisión y el de la literatura, pero quise tener un concepto de primera mano, comprando su obra.

La tituló ‘El silencio de los malditos’ (ilustración) inmediatamente lo hace decir a uno, o pensar, en la expresión “el silencio de los inocentes”. Y esta expresión es el título de la película de Jonathan Demme, en la que actúan Jodie Foster, Scott Glenn y Anthony Hopkins. Ya es un clásico del cine de terror. Cuenta la historia de un brillante psiquiatra, llamado Hannibal Lecter, quien es, también, un asesino en serie. Y un caníbal.

Así que el título ‘El silencio de los malditos’ no parece afortunado.

Bajo el título se indica que es una “novela inspirada en hechos reales”, lo cual, a la novela, como género, le importa bien poco. Es tendencia de los últimos años apoyar la ficción en hechos reales, presentes o históricos, pero la novela, por definición, es ficción. Idealmente, una ficción metafórica de la realidad.

De modo que estamos frente a las 384 páginas del libro publicado por el grupo editorial Penguin Random House, en las que un periodista narra ciertos eventos que le fueron narrados por un asesino de ocasión.

La historia, pues, puede ser una cualquiera de su magnífico programa de televisión ‘Mea culpa’. Y está narrada en un lenguaje, y con unos recursos estilísticos que, para decirlo francamente, no alcanzan a ser considerados de nivel literario. Pareciera que el libro fue publicado por quien es Carlos Pinto, en pos de los réditos que, legítimamente, siempre busca Random House.

El genial Carlos Pinto, autor de episodios memorables de ‘Mea culpa’, es apenas un principiante en las artes literarias. Su preponderancia sigue siendo televisiva, audiovisual, antes que en la narrativa literaria; lo cual, ni siquiera se intuye.

 

Barros, Papa, Trump, Rojo, Nocturnos, JC

catedral-de-osorno¿Emérito? Aunque un amigo me trata de ignorante porque digo que a Juan Barros, obispo de Osorno (foto catedral), lo ascendieron a la categoría de “emérito”, me jura que no. Emérito, en la RAE es: “persona que se ha retirado de un empleo o cargo y disfruta algún premio por sus buenos servicios”, y “profesor que sigue dando clases después de la jubilación, en reconocimiento a sus méritos”. Le digo que cuáles son los “buenos servicios” de Barros para “disfrutar un premio”, si lo que hizo fue encubrir la pederastia y pedofilia que ocurría en la parroquia de El Bosco y en el entorno del delincuente Fernando Karadima. (Y no sabemos a ciencia cierta si Barros también sea pederasta) De igual manera, por qué “reconocimiento a sus méritos”, si sus méritos fueron encubrir la pederastia y pedofilia en la parroquia El Bosque o el entorno de Fernando Karadima. Me dice que ese es lenguaje de la curia, que no tiene nada qué ver con la RAE. ¿Qué? ¿También corrompen el idioma, para encubrir sus delitos? Para los curas y el Vaticano, alguien que encubre la pederastia y pedofilia puede ser “emérito”, y entonces la pederastia y la pedofilia no es un delito sino un pecado solamente.

¿Encubrimiento papal? Ahora se dice que la salida de Juan Barros de la diócesis de vaticanoOsorno lo deja con todos “los honores”, porque el papa le aceptó su renuncia protocolaria, pero no lo destituyó por encubridor de pederastia y pedofilia. Salió limpio de polvo y paja, como se dice, aunque en su caso puede también hablarse de una expresión literal. El papa, entonces, desde el Vaticano (foto), a mi modo de ver es, nuevamente, un encubridor de Juan Barros. Hace 3 años lo encubrió diciendo que las denuncias en contra de Barros era de gente “tonta” influenciada por “la zurda”. Que Osorno “no entendía los designios de Dios”, dijo el papa. Y cuando estuvo aquí en Chile, regañó a un periodista que le preguntó por Barros, diciendo que “no había una sola prueba en contra” de Barros. Como me lo temía, el papa montó una escenografía, con “enviados especiales” y reuniones, para mofarse de las víctimas. Y el primer paso, en su tinglado, fue darle salida a Juan Barros “sin condenarlo por su proceder”. Simplemente le aceptó una carta de “renuncia protocolar”. El papa le está haciendo trampa a la feligresía de Osorno, y de Chile, y a este ritmo, se va a ir al infierno.

Trump. Dígase lo que quiera, pero lo que no pudieron sus antecesores, lo logró Donald Trump: frenar a Corea del Norte. Puede que no nos guste el jopo, la gomina que usa, o la forma poco ortodoxa de enfrentársele a Kim Jong-Un, pero lo logró, sin degradar las cualidades de Estados Unidos como potencia mundial.

Rojo. La nueva versión del programa Rojo, del canal oficial Tvn, la está animando Álvaro alvaro escobarEscobar (foto). El fondo del programa es el mismo del Rojo anterior: visibilizar el talento de jóvenes en el canto y el baile. Jóvenes que quedaron de un cedazo previo. En nada hace recordar el Rojo anterior que animó Rafael Araneda. Y, con todo respeto, creo que lo hace mejor Álvaro Escobar. Esa voz nasal de Rafael Araneda, y el “misterio” o “suspenso” que le ponía a ciertos pasajes del programa resultaba patético. Además, Escobar se siente menos acartonado, más cercano. Parece humano, en comparación con “el tío conductor”. Y este sería un comentario: no le digan “tío conductor” a Álvaro Escobar. Ese mote se usó con Rafael Araneda, y el Rojo actual en nada quiere calcar lo que fue el Rojo del pasado.

Nocturnos. Hablando de nuevos programas en la tele, hay que mencionar los programas lanocheesnuestra“La noche es nuestra”, de Chilevisión (foto 1), y “Sigamos de largo” de Canal 13 (foto 2). Espacios de entretenimiento, al final de la programación de esos canales de televisión abierta. ‘La noche es nuestra’ es conducido por Felipe Vidal, Pamela Díaz y Jean Philippe Cretton. Es, simplemente, una sala de casa, o departamento, donde se sientan los conductores con los invitados, sin ningún propósito (me refiero a que no pretende “la noticia”, ni “revelar un secreto” de la vida de los invitados, como se acostumbra en los programas de entrevista) Es pasarla bien, solamente. Me agrada. En cuanto a ‘Sigamos de largo’, está entre la simple entretención y la entrevista. Encuentro que, a diferencia de los tres animadores de ‘La noche es nuestra’, que son livianos, sin pretensión de nada, los tres sigamos-de-largoanimadores de ‘Sigamos de largo’ (Marcelo Comparini, Sergio Lagos y Marco Silva) son muchos. Pesan. Y el programa queda desbalanceado. Casi pesan más los animadores que los invitados. Esto se ha aliviado un poco, con el reemplazo que Javiera Contador está haciendo de Marcelo Comparini (merecedor de toda admiración por su creatividad a lo largo de su carrera, y su inteligencia) mientras está fuera de Santiago, según han dicho allí mismo. ‘Sigamos de largo’ me agrada, sin embargo no está del todo ajustado, como sí lo está ‘La noche es nuestra’, con relación al propósito.

Otra vez JC. Ya que estamos en farándula, decir por último que Julio César Rodríguez jc rodriguezmintió en el programa ‘La noche es nuestra’, del canal en que él trabaja, donde dijo que las quejas por su morbosidad y manoseo de mujeres durante la animación de Viña del Mar 2018, se redujo “a un simple meme”, que “lo pilló” en un gesto. No. No es así. Hay 3 o 4 horas, horas de videos, en las que se ve su manoseo y sus miradas morbosas a todas (sin excepción) las mujeres que entrevistó. Como se anotó acá, cambiaba de mano el micrófono para poder cogerlas por la cintura. A todas. Ahí están los videos. No fue un meme. Que no mienta. La calentura de JC Rodríguez llega al punto de hacer desnudo el programa que tiene en la cadena radial demócrata cristiana Bio Bio (foto).

Los Larraín; nepotismo; DC; encubridores y Paula

felipe larrainUn Larraín. Increíblemente, el ministro de Hacienda, Felipe Larraín (foto), de quien se espera que sea un hombre frío de números, resultó ser un politiquero de miedo. En el primer gobierno del presidente Sebastián Piñera fue uno de los más pendencieros, hasta el último minuto, y en este segundo mandato fue el primero que empezó la camorra acusando al gobierno de la presidente Michelle Bachelet de haber dejado un déficit de 4.000 millones de dólares. Cacareó con esto hasta más no poder, hasta que el ministro de Hacienda saliente Nicolás Eyzaguirre le cerró la boca. Sin embargo, Larraín había empollado un huevo perverso: viajó a una reunión de amigos ex alumnos de la Universidad de Harvad ¡con dinero de los contribuyentes chilenos! Ni se puso colorado, el cínico ministro de Hacienda. Para excusarse, dijo que la invitación se la habían hecho en calidad de ministro hacía nueve meses. ¿Cómo sabían, hace nueve meses, que iba a ser ministro? ¡Mentiroso! Ministro Felipe Larraín, mentiroso y camorrero. ¡Politiquero!

Otro Larraín. El otro Larraín, el ministro de Justicia, Hernán Larraín (foto), lo primero que hernan larraindijo después de posesionarse fue que los jueces en Chile son todos de izquierda. Con esta declaración ¿qué imparcialidad en el ejercicio de sus funciones se puede esperar? Creo que está impedido. Es un ministro prejuiciado con sus gobernados, y esto le impide pensar claramente. Otro ministro, otro Larraín, sin autoridad para ejercer.

Nepotismo. A los casos de nepotismo, en apenas unos días de gobierno, se le está la monedaqueriendo bajar el perfil con argucias de lenguaje, como están acostumbrados a burlar las responsabilidades judiciales en casos de negociados. El argumento para desvirtuar el nepotismo consiste en decir que nombrar familiares no importa, si la persona tiene las competencias para ejercer el cargo. ¡No! El nepotismo es nepotismo, punto. El nepotismo es la preferencia de los funcionarios públicos de dar empleo a familiares o amigos. Punto. Si tiene las competencias es otro asunto. Primero lo primero, y lo primero hay que ver es si se verifica nepotismo, y si ocurre, hay que eliminar esa condición. Si no hay nepotismo, se verán entonces las competencias del candidato para el puesto. Y como no puede ser nombrado, en tanto se cae en nepotismo, sus competencias realmente importan cinco. (Iba a decir, mecánicamente, que importa un huevo, pero un huevo tiene infinitamente muchas más cualidades benéficas que un caso de nepotismo)

Todavía la DC. Hace varios años, seis o siete, dijimos en este blog que la Democracia democracia_cristianaCristiana (logo) era un partido que jugaba al bluf. Primero fue dentro de la Concertación y después dentro de Nueva Mayoría. Se plantaba con gran dignidad para reclamar por todo. Casi querían darle órdenes a la presidente Michelle Bachelet en su primer gobierno. Y en su bluf, en el que supuestamente tenían una base electoral importante y por eso debían ser tomados en cuenta para todo, casi se convirtieron en opositores, de peores consecuencias que los derechistas partidos Unión Demócrata Independiente y Renovación Nacional. El más enconado fue siempre Ignacio Walker. ¡Y los de la Concertación y Nueva Mayoría cayeron en el bluf! Hace ese tiempo que dijimos que debían salirse de esas alianzas políticas (o debían echarlos, que fue lo que en realidad dijimos) y mostrar sus cartas. Ocasión que tuvieron en las elecciones presidenciales pasadas. Y ahí, quedaron reducidos a lo que son: un grupúsculo de origen fascista, que no es amenaza para nadie más que para ellos mismos. Y amenazan extinguirse.

Encubridores. Parece que los hechos muestran, cada día con mayor nitidez, no solo a errazuriznosotros, sino al mismísimo papa Francisco, la farsa que tenían montada los curas Francisco Javier Errázuriz (foto) y Ricardo Ezzati. Posaban de angelicales ante el papa, y no son más que encubridores de pedofilia, violación y pederastia. Errázuriz viajó a última hora a la reunión programada con el papa, y Ezzati seguirá mintiendo con que jamás se enteró de lo que ocurría en los pasillos de los colegios y seminarios y capillas y centros vacacionales de la curia. En lo personal, les creo a James Hamilton, Fernando Batlle, José Andrés Murillo y Juan Carlos Cruz (víctimas sexuales de la curia) cuando dicen que, hace muchos años, ellos denunciaron ante los curas Errázuriz y Ezzati los abusos del cura Fernando Karadima, y estos curas engavetaron los papeles, ayudados, también se supo, por otro cura, Juan Barros, el perla. Toda una camarilla eclesiástica de encubrimiento de violaciones sexuales a menores de edad, de pedofilia y pederastia. Qué asco de “guías espirituales” tenía la iglesia católica en Chile. (Los llamamos “curas”, porque no tienen la dignidad de obispos que les otorgó el Vaticano)

Paula. Leí que se acababa la revista Paula. No era asiduo suyo, pero siempre es triste que se acabe un medio de comunicación. La pluralidad en la oferta editorial es alimento para el país.

‘Gente mala’ de Juan Cristóbal Guarello

GuareloDecidí comprar la novela de Juan Cristóbal Guarello titulada ‘Gente mala’ (ilustración) porque él, como comentarista deportivo, me simpatiza. Es ecuánime y dice pan al pan y vino al vino. También por curiosidad. Sin recelo. Y cuando comienzo a leer “-Mira. El Willy levantó el suplemento Temas de Hombre de La Tercera. Varelita apenas le puso atención y mantuvo su vista en la calle vacía”, quise seguir leyendo.

La contratapa tiene dos opiniones de la novela: 1) “Lanza al lector al pozo sin fondo de un Chile que no quiere mirar”, Revista Qué Pasa, y 2) “Queda la impresión de que fue escrita con rabia, con una ira que el autor a duras penas podía contener mientras escribía, y que no puede menos que transparentarse en su corrosivo sarcasmo”, Revista de Libros, El Mercurio.

Parece que me quedo con la primera afirmación, porque de rabia no vi nada en las 216 páginas de esta segunda edición del libro, publicado por Ediciones B, del Grupo Zeta. Al contrario, la narración es medida, contenida, exacta. No imaginé que un comentarista deportivo tuviera tal maestría para narrar un episodio que resulta icónico del período de la dictadura del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet.

Guarello mantiene un ritmo endemoniado en los eventos, mediante el empleo de capítulos breves, de dos, tres o cuatro páginas solamente, pero en cuanto a la elaboración del texto se nota que está pausadamente trabajado. Acude al habla popular chilena, que es tan gráfica, y a metáforas sencillas. Por eso, el texto es simplemente escueto, legible para cualquiera, y la historia es identificable también.

Se trata de un operativo que llevan a cabo militares de civil, y se convierte en el pretexto para aludir a una época, sin mencionarla, y mostrar la bajeza del poder, sin juzgarlo, y llevar a cabo la historia con la velocidad de un thriller a causa de un error que cometen los protagonistas.

Es, en mucho, un buen guion para una película. La novela de Juan Cristóbal Guarello guarello(foto) es una película en cuanto se lee.

Quedo satisfecho con mi decisión de comprar la primera novela que escribe este comentarista deportivo. Sus recursos narrativos (metáforas, diálogos, elipsis, etcétera) son de una enorme eficacia, sin adornar para nada el lenguaje, que se mantiene llano, visual, eficaz.

Diría que esta primera incursión literaria de Guarello resultó exitosa. Se inscribe en el género de la llamada ‘novela negra’. Y en cuanto al lenguaje, diría que encaja con la escuela literaria del ‘realismo sucio’, amigado con Raymond Carver y Charles Bukowski.

Para graficar lo dicho, la siguiente escena:

“-Uno más y terminamos, Negro -anunció el coronel.

El capitán agarró de los bordes el último saco. Era, quizás, el más pesado de todos. Con mucho esfuerzo lo empujó hacia el vacío.

Alzamora quedó mirando el abismo mientras caía. Le temblaban las manos y tuvo ganas de llorar. No se dio cuenta cuando sus pies también estuvieron en el aire. Ahora su cuerpo era liviano y sintió que estaba libre de todo pecado y culpa, que el niño lo había perdonado. Luego vino el olor penetrante de la sal y el ruido y la oscuridad de las olas. Vio a su mujer y a sus hijos antes de estrellar su cara contra el mar.

Salas tiró la colilla al vacío y cerró la puerta corrediza.

-Vámonos -dijo a los pilotos.

El Puma giró hacia el este y se perdió en la noche”.

Y de la manera como resuelve esta escena, está plagada la historia que narra. Quedo a la espera de su segunda novela, independientemente de la temática.

 

Cuentistas judíos

cuentos judiosJudíos. Son 32 cuentos de diferente extensión, en los que lo religioso no es, en su conjunto, el asunto primordial. En todos, sin embargo, está presente lo que Ilán Stavans, el antologista, profesor de la Universidad de Columbia, menciona de la siguiente manera: “Este volumen (ilustración) incluye muchas gemas, muchas obras maestras. Es evidente de la terca necesidad de los judíos de sabernos diferentes. De recordar quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos. Y mientras lo hacemos, nos divertimos inventando artificios intelectuales como el Marxismo, el Psicoanálisis y la literatura”. Y dibujado el espíritu que subyace en los cuentos reunidos, Stavans añade: “Estas páginas, me atrevo a pensar, están redactadas por muchas plumas pero escritas por una sola mano unificadora: la de un Dios que se divierte cuestionando a sus criaturas”.

Los autores de los ricos textos, varios subyugantes, en verdad, son judíos de Polonia, Rumania, Guatemala, Yugoslavia, Perú, Israel, Argentina, Alemania, Italia, México, Rusia, República Checa, Canadá, Estados Unidos y Brasil. Autores, algunos de los cuales de renombre, como Saúl Bellow (Premio Nobel de Literatura en 1976), Amos Oz (Premio Princesa de Asturias en 2007), Franz Kafka, Isaac Babel y Alcina Lubitch Domecq, entre otros. La publicación es de la mexicana Editorial Porrúa, de 447 páginas, dedicada por el recopilador a Bela Stavchansky.

AÑADIDO el 7 de abril: Este libro es ideal para quienes gustan del género cuento en la Literatura. Lo digo por el volumen de textos: treinta y dos. Y además me parece que pone de manifiesto el hecho de que la disposición clásica de asunto, desarrollo y desenlace, en cuatro o cinco páginas, o diez quizás, no es tan rígida. Hay cuentos de dos y cinco páginas, pero también de más de 20 y de 30 páginas, y siguen siendo cuentos. Y están construidos de tal manera que el típico “final sorpresivo” no es inevitable. No quiero decir con esto que no haya rigor, que no haya cuidado de los tiempos, de los personajes y del tema central. Pero el final no es tan épico como se suele afirmar que debe ser el final de un cuento, pese a que en estos cuentos el final no pierde efectividad. Por eso, casi llega uno a la conclusión, no solo por este volumen sino por tantos cuentos recientes, que sería mejor hablar de ‘textos’. De literatura. Así no más.