Archivo de la categoría: Normas

Javiera Flores; Krassnoff: Ricardo Lagos Escobar

javiera-floresJaviera Flores. Aunque no ganó el concurso The Voice su cantante preferido, Gonzalo Sorich, Aristarco quedó contento con el triunfo de Javiera Flores (foto). El programa del Canal 13 mostró a una Javiera Flores sin altibajos, siempre firme, superándose a sí misma. Le llamó la atención a Aristarco la confesión que hizo ella: cuando cantó la primera vez en el concurso sintió que lo hizo ‘con otra voz’ a la que ella creía tener. Curioso, pero comprensible, si se considera que los cambios, en las personas y la sociedad, se producen a saltos, no imperceptiblemente. Y otra cosa: que Javiera Flores, cuando tuvo que escoger a qué grupo integrarse, dijo: “Ana Torroja”, ‘pero no sé por qué lo hice’. Eso reveló. ¿Habla esto, acaso, del azar que no es tan azaroso, y parece más bien algo predeterminado, superior a la razón humana? Porque, además, Javiera Flores fue ‘desechada’ por Luis Fonci, quien, al parecer, era el ‘más educado’ de los coach, en cuanto a que estudió música y composición en el Conservatorio. ¡Y la chica pasó de ser “desechada” a ser “triunfadora”! La recomendación final que hace Aristarco es la misma: que canten en español. Hay muchas canciones hermosas en español. Es cuestión de ver la producción musical de España, de Italia con cantantes en español, de México, de Argentina, de Brasil, etcétera. O que empiecen a componer.

Miguel Krassnoff. Si al torturador y asesino Miguel Krassnoff, que está condenado a casi 400 congresocopiaaños de cárcel por delito graves de lesa humanidad y contra los derechos humanos, sale a las calles, como es la petición de su abogado y la conformidad que dio la justicia en primera instancia, entonces no debería extrañarnos que muchachos asaltantes que asesinan a sus víctimas y destruyen autos robados y semáforos y mobiliario urbano, se vayan para sus casas después de la audiencia de formalización de cargos. El Congreso (foto) tiene trabajo que hacer en materia judicial, y no lo hace por estar politiqueando. Y la gente cree que el problema es de la policía o de los jueces.

Ricardo Lagos Escobar. Qué mal sería volver a elegir al expresidente Ricardo Lagos Escobar lagos-ricardo-644x362(foto) para suceder a Michelle Bachelet. Es de lo más retrógrado. Su administración se distinguió, además de mostrar un genio de los mil demonios, por favorecer, como el que más, a la aristocracia chilena. “Los multifondos, la creación de la Ley de Acreditación, el CAE, el fortalecimiento de la Ley Antiterrorista en la zona de las forestales y el millonario préstamo de BancoEstado al grupo Luksic, figuran entre las iniciativas impulsadas durante la administración del ex Presidente”, recuerda ‘El Mostrador’. Yo añadiría la despenalización para los delitos económicos. Una persona de este talante, pues, no se diferencia en nada del otro candidato: Sebastián Piñera, éste sí, abiertamente defensor de los aristócratas, porque es uno de ellos.

Anuncios

Las intenciones de ‘Qué pasa’ con Bachelet

querellaHan movido cielo y tierra los señores de ‘Qué pasa’ (grupo Copesa) para desprestigiar el reclamo de la presidente de Chile, Michelle Bachelet, calumniada e injuriada por esa revista, en relación con vincularla al oscuro negocio en el que está comprometido su hijo, el guatón traspirado de los aros picantes, Sebastián Dávalos, y la esposa de éste (nuera de la presidenta) Primero, ‘Qué pasa’ retiró la publicación de la web, y dijo que “hubo desprolijidad” y que el artículo injurioso “no cumplía con los estándares editoriales internos”. La primera pregunta es: entonces, ¿por qué se publicó?

La presidenta entabló una demanda judicial (facsímil), con pedido de 3 años de cárcel y 6 millones de pesos para Juan Pablo Larraín, director de ‘Qué pasa’ (que fue nombrado director de ‘La Tercera’, periódico del mismo grupo Copesa); Francisco Aravena, editor general; María José Tapia y Rodrigo Vergara (que es, también, editor periodístico de Radio Cooperativa)

Saltó de inmediato el gerente del grupo Copesa, Álvaro Caviedes, a decir que la presidenta estaba coartando la “libertad de prensa” y la “libertad de expresión” o la “libertad de opinión”. Pregunto: si un diario publica que la hija del señor Caviedes es una prostituta, o su esposa la amante del vecino, o que él, el señor Caviedes es delincuente y violador, ¿eso es “libertad de prensa”, “libertad de expresión” o “libertad de opinión”? ¿O eso es injuria y calumnia?

Ahora, los señores de ‘Qué pasa’ y de Copesa no saben a quién poner a desacreditar la demanda judicial de la presidenta. Pusieron a políticos amigos y a “doctores” en comunicación, y ayer a la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, la que dijo que había una “intención de amedrentar” por parte de la presidenta, al molestarse judicialmente por la calumnia e injuria de los señores Larraín, Aravena, Tapia y Vergara contra ella.

Es decir, estamos en el mundo al revés. Yo te escupo, pero tú eres el culpable por avisarle a la policía. Porque ni siquiera la presidenta ha actuado, como pudo haberlo hecho alguien que sorprende al lanza en la calle y lo detiene y golpea, sino que ha acudido a la justicia, que es el cauce democrático normal para saldar este tipo de disputas.

Pero al parecer a estos soñores no les gusta la democracia, sino para llenarse los bolsillos de dinero, pero no para respetar la honra, el buen nombre, la intimidad y el valor humano de las personas (así sea Presidente de la República, vendedora callejera o cajero de banco) Porque estos señores vienen de apoyar y medrar de una etapa tan oscura, triste y sucia como la dictadura del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet.

Lo normal es que la justicia actúe. Si eso que hicieron Vergara, Tapia, Aravena y Larraín no es injuria y calumnia, así lo dirán los tribunales de justicia, y si lo es, que esas personas asuman las consecuencias de su absoluta irresponsabilidad.

Por lo pronto, en otro acto de soberbia, el señor Álvaro Caviedes ha dicho: “No estamos dispuestos a retractarnos por el contenido” de la publicación, tanto en papel impreso como en la web de ‘Qué pasa’. ¿Qué intenciones, pues, movieron a ‘Qué pasa’, entonces, para publicar algo “desprolijo”, que “no cumplía con los estándares editoriales” de la revista, y que afecta, con nombre y apellido, a la Presidente de Chile, Michelle Bachelet? ¿Hay una conspiración?

Los empresarios chilenos…

Empresarios-2.jpg1) Los empresarios chilenos no parecen empresarios, sino camorristas. Reaccionan a una velocidad inusitada a cualquier acción gubernamental, sin la más mínima evaluación.

2) Los empresarios chilenos tienen una visión bastante recortada de la realidad, con relación a los indicadores de sus empresas o de la economía general. Creen que los índices siempre son ascendentes, sobre todo el de utilidades. ¿Quién les enseñará que la realidad es distinta, tiene otros ponderables y circunstancias?

3) Los empresarios chilenos creen que están solos en el mundo, que no hay más países, que la economía general es solo la que ellos producen y no hay una movimiento global que afecta al país. La desaceleración mundial de la economía, ellos se la adjudican al gobierno de turno.

4) Los empresarios chilenos no saben de sindéresis. Son reactivos. Bocones. Parlanchines. Chillan como pollos o chanchos, todo el tiempo. Tienen que hacerse notar.

5) Los empresarios chilenos tienen una gran consciencia política, como no es posible ver en ningún otro país del mundo. Quizás porque ellos tienen la cultura golpista, la prepotencia militaresca que les dejó la promoción y sustento de la vergonzosa dictadura que padeció el país y ellos sustentaron como si se tratara de un ejemplo a seguir.

6) Los empresarios chilenos son sádicos, gozan de ver morir lentamente a sus empleados y trabajadores de hambre. Pagan malos salarios y son déspotas con los subalternos que digan tener derechos. Los únicos que tienen derechos en Chile son ellos, los empresarios chilenos.

7) Los empresarios chilenos tienen equipos o empresas de encuestas de opinión, de proyección de los indicadores económicos, y usan los medios de comunicación, de los cuales son dueños, para difundir sus conclusiones de manera que el gobierno quede asfixiado. Antepone sus proyecciones y resultados a los del gobierno, y a las acciones oficiales. Actúan como un corsé que no deja que la vida sea real, sino que forme una figura a su antojo.

Un 11 de septiembre en que se perdió el decoro

salvador allendeHoy se cumple un año más de un sueño frustrado. El sueño de una sociedad más justa, inclusiva y democrática. Sueño que fue atacado de manera aleve con tanques de guerra, aviones de combate y soldados y marinos blandiendo fusiles.
Hoy se cumple un año más del asalto delictivo a La Moneda, perpetrado en 1973 por un grupo de alevosos militares que pisotearon el orden constitucional del país, y emprendieron una era de terror con asesinatos, desapariciones y torturas. Una era en que el sistema estatal fue puesto al servicio de la barbarie, las masacres y la impunidad, en un prolongado acto de lesa humanidad que duró 17 años.
Hoy se cumple un año más en que una cuerda de facinerosos irrumpió en La Moneda, produciendo la muerte del presidente constitucional de Chile, el socialista Salvador Allende (foto). Con sus mentes calenturientas y la consigna de ser los redentores del país, los militares de esa época se movilizaron como los títeres pusilánimes que fueron de un grupo de civiles privilegiados que, coludidos, empezaron a saquear el Estado y enriquecerse hasta el límite actual de sus empresas y bancos.
Hoy es un día para rendir tributo a todos aquellos héroes ciudadanos que soñaron con un país más justo y una riqueza redistribuida más equitativamente, y fueron desaparecidos y asesinados. Héroes de un sueño de justicia social que sigue vigente, que mantiene su calidad de amenaza para los privilegiados que se han enriquecido hasta la saciedad, muchas veces de manera ilícita, pero que quieren más. Una amenaza para ese grupo oligárquico que detenta los bienes y servicios elaborados con sudor del pueblo. Grupo de enfermos de codicia que ocupan el Congreso y la Bolsa de Santiago, y detentan las grandes empresas, los bancos y las universidades y colegios. Grupo oligárquico sediento siempre de sangre y de dinero.

La multa a ‘Cascadas’ estimula aún más ilícitos

julio ponceSu codicia los despierta a las cinco de la mañana en camas king size con edredones de seda, en la habitación de 70 metros cuadrados de una mansión en Las Condes, La Dehesa o Los Trapenses, y visten trajes a la medida y se perfuman para subir a sus enormes autos de gama alta con chofer, que los conducen a espaciosas y fragantes oficinas con arreglos florales en pleno centro de Sanhattan, y se ponen a planear, con sus cinco sentidos alertas, abstraídos durante horas y días, cómo eludir o evadir al fisco, cómo burlar el código civil, cómo estafar mediante valorizaciones ficticias con auto-compras de acciones propias, cómo burlar las normas tributarias, cómo engañar el código penal, o cómo robar a la contraparte en el próximo negocio o a quién timar en la próxima inversión.
Son hombre de alcurnia, de renombre, de buenos apellidos, que ilustran las tapas de las revistas económicas y financieras. Se conocen entre sí, se encuentran en las reuniones de directorios de distintas empresas (de las que son también dueños), y se casan, inclusive, con familiares tanto de sus conocidos como de sus otros familiares. Son hijos con puestos ejecutivos heredados, y algunos pasan por un ministerio, una asesoría oficial, una dirección gubernamental, y el lunes siguiente tras salir del gobierno se convierten en presidentes de una empresa, una minera, una electrificadora, una corredora de valores, etcétera, o asumen en uno de sus directorios.
Son importantes. Por eso sería un atrevimiento compararlos con el Rey del Oxicorte, los desaliñados miembros de la banda Los Carejarro, o los asaltantes de bancos conocidos como Los Invisibles.
Pero ambos personajes, hacen lo mismo: robar, timar, estafar, tomar dinero ajeno (bien sea de otro privado, o de una entidad oficial), etcétera. Son, espiritualmente, hermanos.
Es lo que acaba de quedar en evidencia con el pronunciamiento sobre el ‘Caso Cascadas’, en que los señores de las mansiones del nor-oriente de Santiago y oficinas en Sanhattan fueron señalados por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) como autores de “transgresiones” reiteradas a las normas del mercado de valores y los gobiernos corporativos de las empresas, provocando “gravísimos atentados a los bienes jurídicos que subyacen a la normativa”.
En tanto la SVS confirmó los delitos de valorizaciones de las acciones mediante movimientos planificados (creando un ‘mercado’ ficticio), a lo largo de 3 años, condenó a Julio Ponce Lerou (foto), Aldo Motta Camp, Patricio Contesse Fica, Roberto Guzmán Lyon, Corredora LarraínVial, Manuel Bulnes Muzard, Felipe Errázuriz Amenábar, Leonidas Vial Echeverría y Alberto Le Blanc Matthaei, a multas que suman US$164 millones.
Pero ¿qué son 164 millones de dólares, cuando la defraudación fue tres o cuatro veces superior a esa suma? Mientras no haya una consecuencia penal, esta sanción será un estímulo para seguir estafando y robando. Porque si robo 1.000 y me multan con 400, ¡qué me importa si me quedó con 600!
Distinto sería si, además de la multa, pagaran el delito con pena de prisión. Porque lo merecen y para que cojan escarmiento. De la misma manera que castigan a los que arrancan cajeros automáticos o abren forados. Así como está pagando su delito, en el caso del sistema judicial estadounidense, Bernard Madoff, pionero del mercado de acciones electrónico (Nasdaq). Fue condenado a 150 años de cárcel, además de las multas que le aplicaron, por manipular acciones y estafar. O como le ocurre a Jeffrey Skilling, alto ejecutivo de Enron, empresa desaparecida en bancarrota, que hoy cumple una pena de prisión de 24 años, por el delito de crear operaciones ficticias y esconder miles de millones de dólares a los accionistas y al fisco.
Se suma a los que acaban de ser multados por la Superintendencia de Valores y Seguros, los señores Julio Ponce, Aldo Motta, Roberto Guzmán y Leonidas Vial (y las sociedades controladas por estas personas), que fueron demandados por AFP Capital, erosionada financieramente por esas personas, en tanto “la extensión y profundidad del ilícito” que “fue detallado en las formulaciones de cargos por parte de la Superintendencia de Valores y Seguros el 6 de septiembre de 2013 y el 30 de enero de 2014″. Este pronunciamiento de la SVS ayudará a la demanda de AFP Capital, sin duda.
Sin duda el ‘Caso Cascadas’ deja al descubierto cómo es que algunos se hacen millonarios en Chile.
Julio Ponce, ex yerno del traidor, ladrón y asesino dictador Augusto Pinochet, dicen que hizo su primera fortuna en la dictadura, primero como director general de Corfo, y luego mediante ‘las privatizaciones’ de Pinochet y sus aliados (compra de empresas incautadas por la dictadura a precios irrisorios).
Deben estar orgullosos del señor Julio Ponce, los otros millonarios: Álvaro Saieh Bendeck, Roberto Angelini Rossi, Luis Enrique Yarur, Patricia Angelini Rossi, Iris Fontbona, Horst Paulmann, María Luisa Solari Falabella, Bernardo-Eliodoro-Patricia Matte y Sebastián Piñera, porque ahora los acompaña en la lista de honor que elabora la prestigiosa revista estadounidense Forbes, de las personas más ricas del mundo. La lista ahora se engalana con Julio Ponce, quien aparece con una fortuna personal de 2.300 millones de dólares.
Decir por último que en la página 708 de la resolución, afirma el señor Carlos Pavez Tolosa (foto), superintendente de Valores y Seguros:
carlos pavez tolosa“Que, al tenor de los hechos narrados en esta Resolución, se develan clara y manifiestamente la existencia de diversas y reiteradas infracciones a la normativa, tanto de aquella que regula el gobierno corporativo de las sociedades anónimas como la que rige el mercado de valores, por parte de los formulados de cargos. Dichas transgresiones tuvieron lugar por extensos períodos de tiempo y por diversas operaciones de altos montos, en que participan personas y entidades que, por los cargos o calidades que detentan en el mercado y en las sociedades que administran, se encontraban afectos a deberes de cuidado por cuyo fiel cumplimiento debían velar. Tales vulneraciones, más allá del daño patrimonial que representan, y en lo que específicamente importa a este Organismo, implicaron gravísimos atentados a los bienes jurídicos que subyacen a tal normativa, con perniciosas consecuencias a la confianza y transparencia que requieren las sociedades anónimas abiertas y el mercado de valores para funcionar adecuadamente. Todo ello, da cuenta de los antecedentes que, al tenor de los artículos citados en el considerando anterior, han sido ponderados por este Organismo al momento de fijar el monto de las multas que se impondrán por este acto”.
Julio Ponce, Aldo Motta Camp, Patricio Contesse Fica, Roberto Guzmán Lyon, Manuel Bulnes Muzard, Felipe Errázuriz Amenábar, Leonidas Vial Echeverría (y su Corredora Larraín Vial) y Alberto Le Blanc Matthaei, del ‘Caso Cascadas’, son catalogados como “personas importantes”.
Pero hacer dinero de esa manera, no tiene ninguna gracia. Es de delincuentes, no de gente honrada.
Por eso, estamos de acuerdo con el señor Andrés Santa Cruz, presidente de la Confederación de la Producción y del Comercio, cuando dice: “De corroborarse las infracciones a la Ley de Mercado de Valores y a la Ley de Sociedades Anónimas, estaríamos en presencia de hechos de la mayor gravedad, que ameritan una enérgica condena de parte nuestra, por cuanto atentan seriamente contra la confianza, la transparencia y la ética que requiere el sistema económico para su correcto funcionamiento”.
Habría que modernizar, fortalecer y endurecer la legislación civil, y sobre todo la penal, para delitos económicos. Porque Chile no se merece gente de esta calaña.

Álvaro Saieh y Marcelo Calderón ¿evaden al fisco?

alvaro saiehCuando leo noticias, como la que comento, me da escalofríos. Saber que hay personas que madrugan (con toda seguridad, porque son ansiosos) en sus bonitas mansiones, para ir a sus amplias y asépticas oficinas del barrio alto, en autos silenciosos de alta gama, ¡para inventar trampas, para encontrar la manera de evadir los impuestos o ganarse el próximo negocio!
Esto es lo que parece que hacen ciertos multimillonarios, ser ‘inteligentes’ en los negocios, como el señor Julio Ponce en el llamado Caso Cascadas. Se cree que armó una telaraña de operaciones con las acciones de sus empresas para ocupar el cuarto puesto de los más ricos de Chile (que ser rico de esa manera no tiene ninguna gracia, y obviamente no merece ninguna admiración de nadie), después de los Lucksic, los Angelini y los Solari.
Digo lo de madrugar a inventar trampas, porque eso es lo que parece siempre con estas personas, que esquizofrénicamente pueden manejar en sus cabezas decenas de empresas, una reales y otras de papel, para hacerse más ricos. Son glotones del dinero. Codiciosos de corazón.
Ahora resulta que el señor Álvaro Saieh (foto), tiene más problemas, además de los de incumplimiento de sus pagos bancarios. Ahora, cuentas pendientes con el Servicio de Impuestos Internos (SII) en la operación de compra de acciones de las tiendas Ripley y Johnson’s, y la venta de las mismas en el lapso de un año. Al parecer, tejió una telaraña de compras y ventas, para inflar el precio de las acciones y ganarse en ese año la nada despreciable suma de… ¡$300 millones de dólares! Trescientos millones de dólares.
Con la operación de compra, y la telaraña de compraventas de esas acciones, que armó el señor Saieh, el SII cree que está evadiendo al fisco el pago de… ¡US$35 millones! Treinta y cinco millones de dólares.
Lo cierto es que en la venta de esas acciones, por parte del señor Marcelo Calderón (foto), éste también habría evadido el pago de ¡US$22 millones! Marcelo-CalderonVeintidós millones de dólares.
Así es que se hacen millonarios. Y por eso digo nuevamente que no merecen admiración. Porque, en últimas, roban al fisco, y el fisco es el dinero de todos los ciudadanos. Es decir, nos roban a todos.
Creo que si la ley fuera justa, y la evasión se prueba, merecen… ¿la cárcel? Pero eso no va a ocurrir, seguramente, porque ese mismo dinero les sirve para contratar abogados, y además los delitos económicos no tienen esa clase de castigo. Al menos en la realidad. Piensa uno en la colusión de las farmacias para defraudar a sus clientes, y no pasó nada. Es posible, en cambio, que los autores mañana aparezcan en las tapas de las revistas, mostrando su opulencia.
Por eso hablo de que madrugan para ‘idear’ cómo le hacen el quite a la ley, para ser, codiciosamente, mas millonarios de lo que ya son.
Por parte del señor Álvaro Saieh, se supone que las siguientes fueron las movidas que hizo. Copio la confirmación que trae El Mostrador:
“En la memoria de 2009 de Ripley –presidida desde abril de 2009 por el ex presidente de Sofofa y ex director del SII en Dictadura, Felipe Lamarca–, se informaba que, luego de comprar las acciones de (Marcelo) Calderón en el retailer, Saieh realizó una ‘reorganización’ de las acciones en sus sociedades, con lo cual su participación en Ripley quedó de la siguiente forma: las aseguradoras CorpVida (5%) y CorpSeguros (5%), el FIP RCC (5%), Inversiones Heracles Ltda. (3,05%) y el FIP Omega (1,95%).
“Al revisarlas, el SII detecta que la ‘reorganización’ hecha por el grupo Saieh con papeles de Ripley y que describía en su memoria esta última compañía, no fue más que la reventa de las acciones desde el FIP RCC a las sociedades señaladas anteriormente.
“Detecta el SII que al menos tres de estas ‘reventas’ se hacen el mismo día en que fueron adquiridos originalmente los papeles de Ripley. Así, el 24 de agosto, luego de comprar un 5% de Ripley (a $ 250 por acción), el FIP RCC lo revende a CorpVida en $ 355 por papel, pese a que ese día está a $ 384 en el mercado.
“Luego, el 28 de septiembre de ese año, tras adquirir un segundo paquete de 5% de Ripley, revende un porcentaje al FIP Omega a $ 394 (mismo precio en que se transaba la acción ese día). Finalmente, el 25 de noviembre, luego de adquirir otro paquete de acciones, lo revende a CorpSeguros a $ 379, por debajo del valor de ese día en la bolsa.
“Otras tres reventas se realizarían el 23 de diciembre de 2009 a Inversiones Heracles (ligada a Saieh), y a Celfin Capital y la corredora de CorpBanca, éstas dos últimas el 5 de julio de 2010 y el 5 de octubre de ese mismo año.
Según el SII, estas operaciones posteriores al ingreso a Ripley generaron un “mayor valor” de $ 63.500 millones.
“Pero la cadena no termina ahí. Según el Servicio, en operaciones realizadas en diciembre de 2009 y octubre de 2010, el FIP RCC recompra 59 millones de acciones y 37 millones de acciones de Ripley al FIP Omega. En el segundo caso, RCC lo hace mediante una permuta con 2.216 millones de acciones de CorpBanca (adquiridas por CorpGroup Interhold, sociedad aguas arriba de Saieh).
“Finalmente, en diciembre de 2009, la sociedad de Saieh, Inversiones Heracles, compra a RCC 59 millones de acciones de Ripley en bolsa y, en octubre de 2010, termina vendiéndolas a Celfin Capital (ahora BTG)”.
¿Ven a lo que me refiero? En todo caso, hay que esperar qué dictamina, definitivamente, el Servicio de Impuestos Internos, SII, en una u otra dirección. Eso también lo informaremos en este blog.

Reformas Bachelet, puja DC y Velasco presidente

congreso valparaísoBrevemente: 1) Empiezo a temer por lo que serán, finalmente, las reformas propuestas por la presidenta Michelle Bachelet cuando era candidata: una reforma tributaria “para que los más ricos paguen más impuestos”, y una reforma educativa “para garantizar una educación gratuita y de calidad”. Lo que se ha sabido por los medios de comunicación, hasta ahora, es que los líderes de esas reformas, Alberto Arenas y Nicolás Eyzaguirre, no parecen muy seguros y han tenido que modificar, una y otra vez, su documento inicial. Eso me da una mala sensación. Lástima que los medios no informen bien, porque la gente no sabe el contenido de las reformas, sino titulares que desinforman, referentes a peleas “ideológicas” y la notoriedad de los empresarios para ejercer poder. Pero todo hace pensar que las reformas no serán tan profundas como se quiso hacer creer. 2) Increíble y abrumadora, la capacidad de la Democracia Cristiana (DC) para balancearse en la cuerda floja. Tiene con los nervios de punta a la Nueva Mayoría, con el chantaje tácito de que sus votos en el Congreso (foto) le aseguran que las reformas se aprueben o se hundan. Siendo minoría (una minoría en una coalición de izquierda, que carga en su historia con el apoyo al golpe militar y la dictadura), ejerce gran poder. Sinceramente, las cosas con la DC deberían ponerse, un día, en blanco y negro. Y dejarla sola, para poder contar su verdadero caudal electoral, y saber por sus actos, al fin, si hoy son de (no lo creo) “izquierda”, o de (estoy seguro) “derecha”. 3) Salió la lista de los más ricos de Chile. La encabezan los Luksic, seguidos por los Angelini, seguidos por los Solari, y la sorpresa: seguidos por Julio Ponce (“Caso cascadas”). Con mercados cautivos y leyes hechas a la medida (para eludir impuestos, menospreciar el empleo con firmas truchas de Rut distinto, heredar puestos en los directorios, favorecer amigos en la contratación, facilitar las concesiones, pagar las cuentas personales en la contabilidad de las empresas, tener información privilegiada y maximizar las utilidades, etcétera) estos son los apellidos insignes, dueños de, no sé qué porcentaje, la riqueza del país… ¿80%? Claro que con tantas garantías de triunfo, no tiene ningún mérito ser rico. Que los pongan en igualdad de condiciones al resto de chilenos, para ver con qué salen. Eso me gustaría ver. Y si triunfan, sin hacer trampas, me quito el sombrero. 4) Este comentario es muy breve, una opinión solamente: Andrés Velasco, el esposo de Consuelo Saavedra, el ex ministro de Hacienda, el solidario de las causas gay, el díscolo de la Concertación, ¿es, desde hoy, candidato a la Presidencia de la República para suceder a la presidenta Bachelet? Como todo es posible, quizás lo sea. Y lo que sería más insólito, pero posible, quizás gane… Al fin y al cabo, él representa al capital, no al trabajo, lo que le garantiza una campaña con recursos millonarios y el beneplácito de muchos que no gustan de Michelle Bachelet.