Archivo de la categoría: Michelle Bachelet

De las encuestas, los delincuentes y el muro

encuestasEncuestas. Emol, 13 de febrero: “Cadem: 80% cree que Bachelet ha realizado un mal gobierno y Piñera mantiene liderato en presidenciales. De acuerdo al sondeo de esta semana, la Presidenta obtuvo un 19% de respaldo, mientras que el ex Mandatario supera por seis puntos a Alejandro Guillier”.

Glosa: Este es el tipo de propaganda negra con raíces en el nazismo: repetir hasta el cansancio una afirmación, hasta convertirla en verdad, para luego preguntar sobre esa afirmación y obtener la respuesta de la verdad aprendida. Por esta razón es que las encuestas, en general, y sobre todo las ‘políticas’, no sirven más que para introducir ideas preconcebidas, como en el caso tomado de Emol el 17 de febrero (“un mal gobierno”, “un buen candidato” y “un contendor débil”), y hacerle ver a los ‘concientizados’ que las encuestas ‘dicen la verdad’. El juego es tan sutil, como lo descubrieron los nazis, que casi nadie nota la manipulación. Pero el titular de Emol es un buen ejemplo de ello.

Delincuentes. La Tercera, 15 de febrero: “Caso Penta: Condenan a 5 años de libertad vigilada a ex funcionario del SII. El Octavo Juzgado de Garantía declaró culpable de delitos de corrupción y delitos tributarios a Iván Álvarez, convirtiéndose en el segundo sentenciado por esta causa”.

Glosa: Siempre hay que recordar al expresidente Ricardo Lagos Escobar cuando leamos injusticias o venalidades como esta. Él fue quien despenalizó los delitos económicos. Podría decirse que promovió la corrupción. Ahora resulta que estos delincuentes de cuello blanco y casas en el oriente alto de Santiago, son ‘contraventores’ administrativos. Condenado a ‘libertad vigilada’ es como un premio, unas vacaciones a quienes han delinquido, pero no son flaites como los ‘Carejarro’. Una vez más, se burlan del pueblo.

Muro. Ya estoy harto de oír a ‘periodistas’ y ‘analistas’: “El muro de Trump”. En estricto rigor, ¡no hay ningún muro de Trump! El presidente de Estados Unidos, el señor Donald Trump, puede ser conservador, republicano, podemos odiarlo, caernos mal, pero no es ‘el creador’ del muro para separar a Estados Unidos de México. ¡Fue Bill Clinton, el iniciador! El muro en la frontera entre Estados Unidos y México se comenzó a construir en 1994, para evitar la inmigración ilegal, atendiendo a la Fiscal general Janet Reno y su ‘Operación Guardián’. Desde entonces hay tramos del muro entre Tijuana y San Diego, y en los estados de Arizona, Sonora, Nuevo México y Baja California. Además, el Senado de Estados Unidos aprobó, en mayo del 2006 (83 votos a favor y 16 en contra), una enmienda que prevé la construcción del muro a lo largo de 595 kilómetros, más 800 kilómetros de barreras para impedir el paso de automóviles. Es decir, que el presidente Trump está ‘obligado’ a terminar el muro. Esos ‘periodistas’ y ‘analistas’ jamás se preguntaron por qué, si el tema era tan candente y xenófobo, ¿Hillary Clinton jamás dijo nada durante la campaña? ¡Ni siquiera el señor Bernie Sanders, de ideas socialistas! Porque ellos sabían que no era algo ‘descabellado’, sino una política-país. Si hubiera ganado Hillary Clinton, igual lo hubiera tenido que hacer, aunque no lo hubiera proclamado. Dejen la pereza, ‘periodistas’ y ‘analistas’ ignorantes, y averigüen antes de decir sandeces.

De los nombramientos espurios: Javiera Blanco

javiera-blancoQué cosa extraña ocurre en el fuero interno de las personas. Caras vemos, corazones no conocemos. El bastión moral que creíamos ver en la presidente Michelle Bachelet, ahora se desmorona. Hablamos de un caso que no dudo en considerar aberrante: el de la señora Javiera Blanco (foto). Activista política a la sombra de doña Michelle Bachelet, logró escalar de un día para otro hasta convertirse en su ministra del Trabajo. Ahí fracasó. Y de ‘castigo’, ¡la presidenta la nombró ministra de Justicia! Ahí fracasó de nuevo. Y de ‘castigo’, ¡la presidente Michelle Bachelet la propuso como nueva integrante del Consejo de Defensa del Estado! ¿Qué onda?, como dicen los muchachos.

Todo este proceso de favorecimientos resulta extraño. Muy extraño. ¿Acaso algún secreto inconfesable de la mandataria, maneja Blanco? Porque no es normal que un pésimo funcionario sea premiado con escalones cada vez más altos. ¿Qué gato encerrado hay? O quizás solo sea que Javiera Blanco está emparentada con la dinastía de los Frei, y se cree con derechos por encima del resto de chilenos, y, obviamente, la presidente Michelle Bachelet inclina su cabeza ante esa evidencia. Por lo demás, a la señora Bachelet le importa cinco quedar mal ante los chilenos, porque su prestigio, a esta altura de su gobierno, está bastante maltrecho, y le da lo mismo.

Aristarco me dice que, en realidad, la jugada de la señora Bachelet se debe al miedo profundo que le tienen a la Democracia Cristiana en la Nueva Mayoría. Si la Democracia Cristiana le ordenó a la señora Bachelet que nombrara a Javiera Blanco en el Consejo de Defensa del Estado, tenía que hacerlo. Mismo miedo que antes le tenían en la Concertación. La Democracia Cristiana ha sabido chantajear, con el cuento de que son ‘el partido más grande’, a la izquierda chilena, cuando su origen es claramente del fascismo español, y tiene más afinidad ideológica con la Unión Demócrata Independiente, Udi, que con el Partido Socialista de la presidente Bachelet. Tal vez sea así, le concedo a Aristarco. No es para nada descabellado.

Compartimos en un todo la reflexión del columnista Carlos Peña sobre este aberrante caso de amiguismo entre la presidente Michelle Bachelet y la mediocre funcionaria Javiera Blanco:

“La pregunta entonces que cabe plantear es si acaso la designación de un miembro del equipo político de la Presidenta (que comenzó como vocera de su candidatura, ejerció de ministra del Trabajo y concluyó como ministra de Justicia), entre cuyas abundantes virtudes no se cuentan las propias del jurista, una persona que es de su entera confianza y que posee total convergencia con su propio punto de vista, es la designación más razonable atendida la índole y las funciones públicas del Consejo, o si, en cambio, parece objetivamente una designación partisana, motivada más bien por consideraciones privadas como, por ejemplo, la de retribuir servicios gubernamentales y adhesión política.

“Y la conclusión es obvia para quien no se arroje tierra a los ojos. El simple examen de las circunstancias objetivas lleva a ella: la designación de Javiera Blanco en el Consejo de Defensa del Estado constituye una designación partisana, aparece como una retribución a una lealtad política más que una selección por méritos de esos que la índole del Consejo de Defensa del Estado exige.

“Quien ejerce el cargo de Presidente de la República a veces debe elegir entre dos intereses: los que emanan de la índole de las instituciones y los de quienes le sirvieron de apoyo para alcanzar el poder.

“La Presidenta Bachelet escogió, esta vez, uno de los segundos.

“Al hacerlo, actuó mal”.

Sospechoso este ‘tsunami de fuego’ en Chile

incendio_noche_portezueloAristarco insiste en que es, como dice Bombo Fica en algunos de sus chistes, ‘sospechoso’ este episodio de los incendios por doquier. Dice que hay manos criminales, y sobre todo una intencionalidad de poner en aprietos a la presidente Michelle Bachelet. Hay un grupo de personas empeñadas en desprestigiar al gobierno. Y varios medios de comunicación les hacen eco. Me cuenta que hay páginas web, con noticias estacionadas desde hace varios meses, afirmando que la economía chilena va a colapsar, afirmando que este ha sido el peor gobierno de la historia de Chile, diciendo que todo está mal. Aristarco cree que estas personas y estas afirmaciones son conspirativas. Buscan infligir daño. Esas personas son las verdaderas responsables de si la situación chilena empeora. Porque lanzan ideas falsas, como lo hacía Joseph Goebbels, y los medios de comunicación cómplices las repiten con tal obsesión que se convierten en verdades. Esta ola de incendios no puede ser espontánea, ¡500 mil hectáreas!, insiste Aristarco. Aquí no se cumple la fórmula de los 30 grados de temperatura, 30 kilómetros por hora de viento y 30 grados de humedad del aire. Aquí hay manos criminales, hay una intencionalidad, hay un concierto para delinquir y un propósito: desprestigiar al gobierno de una mujer. Es una conspiración misógina, cruel y sanguinaria, que no mira sino intereses egoístas. Nada les importa destruir, como lo han hecho, ¡más de 500 mil hectáreas! de bosques y pastizales. “Déjame y digiero todo eso”, fue lo único que se me ocurrió decirle a Aristarco.

Imagen de Michelle Bachelet

Bachelet-01Reitero que las encuestas de opinión sobre ‘la imagen’ de la presidenta Michelle Bachelet (foto), y sobre muchas otras cosas más, no dicen la verdad. O la dicen a medias. Porque esos resultados son el fruto de una andanada de mala prensa. Prensa en poder de los opositores a Michelle Bachelet. Un grupito de empresarios. Algo así como que le lavan el cerebro a la gente, diciéndole, todos los días, en un bombardeo inmisericorde durante todo el día, por prensa, radio y televisión, que las cosas están mal. Entrevistan a políticos (casta que no debería existir, y debe ser reemplazada por la de los buenos administradores) diciendo sandeces sobre la economía (como el expresidente Sebastián Piñera, por ejemplo), como si la economía chilena, en un mundo globalizado hace muchos años (expresión del neoliberalismo que estos mismos políticos, y el expresidente, auparon con el apoyo que le dieron al dictador Augusto Pinochet, que fue quien desplegó el modelo económico que hoy está en crisis), como si la economía chilena fuera impoluta y no el resultado de su interacción con el resto del mundo. Salen, en todos los medios de comunicación masiva, los ‘analistas’ económicos, que son empleados de la media docena de ricachones chilenos, a ‘proyectar’ la economía, y lanzan una sarta de cifras acomodadas para luego decir que el indicador del Instituto Nacional de Estadísticas, INE, estuvo por encima o por debajo de ‘las expectativas’. Las expectativas son las cifras sacadas del sombrero de las conveniencias de esos ricachones, con las que han lavado el cerebro a la gente a través de todos los medios de comunicación. Y así, en el resto de temas.

Y cuando se observan los montos de firmas extranjeras que invierten en Chile, y el interés de un montón más que quiere llegar al país, no puede uno menos que constatar lo ridículos que son, el expresidente Sebastián Piñera y los ‘analistas’, agoreros de malos tiempos e inestabilidades inexistentes, que le hacen mucho daño al país por estar politiqueando.

Si te dicen todo el día que el vecino es una mala persona, aunque nunca lo hayas tratado y no sepas que es casi un ángel, empezarás a verle ‘cosas raras’, y te convencerás de que, seguramente, es ‘un mal tipo’. Y cuando alguien te pregunte por el vecino, dirás que ‘te parece’ que es una mala persona, aunque nunca lo hayas tratado personalmente.

Exactamente lo mismo ocurre con las encuestas. Los medios de comunicación acribillan a la gente todos los días, y todo el día, con información acomodada en favor del grupito que maneja el país, y después va ‘la empresa’ de opinión a preguntar las cosas que pregunta, con el consabido resultado. Y esa empresa ‘de opinión’, para rematar el ciclo, se erige como ‘administradora de los valores éticos y morales’ de la sociedad.

Por eso, si me dicen que la presidenta Michelle Bachelet tiene de aprobación el dos por ciento (2 %), me da la misma risa a si dijeran que tiene el ochenta (80 %). Porque el 80 % también es el resultado de la imagen que el grupito de los dueños de los medios masivos de comunicación, y del país, quieren proyectar, hacia adentro o hacia afuera, por las razones que los demás desconocemos.

Reality tramposo; dueños de la libertad de prensa

volverias con tu exReality tramposo. Así calificó Aristarco, ahora que ve tanta televisión, el reality del canal Mega ‘¿Volverías con tu ex?’ La primera trampa, dice, fue reincorporar a Oriana Marzoli, que él apoda ‘Renacuajo’, aduciendo que “la gente la pedía”. ¿En serio, la pedía? Una persona irrespetuosa, camorrera, que vive azuzando a los demás, y cuando los saca de quicio se hace la que no rompe un plato, ¿la pedía la gente? ¿Una persona hipócrita y cínica, la pedía la gente? ¿La gente pedía a Renacuajo, de verdad? Eso no lo cree sino el grupo de productores del programa. Y la segunda trampa, esta vez más protuberante, que “la gente votó para que Aylén Milla se quedara”, después de ser eliminada. ¿En serio? ¿La gente pide a una mujer que se comporta erráticamente, que ofende, que vive criticando (a espaldas) a todo el mundo? ¿A una persona que hace maldades y luego posa de inocente? ¿Alguien que ha depredado de la persona de Gala Caldirola para ‘quedarse’ con Marco Ferri? Qué fea esa mujer, dice Aristarco. Me pregunta si la he visto cuando ríe. Le digo que no. ¡Parece una calavera! Mírala, y después me dices. Se lo prometo. “Así que ese reality está más arreglado que los bigotes de Salvador Dali”. ¿Quieren que lo gane Marco Ferri y Calavera? ¡No! Y ya está furioso Aristarco, y entiendo que es momento de retirarme. Así lo hago. Prometo volver pronto, y él se queda rumiando los programas de televisión.

Libertad de prensa. En el caso de la demanda de Michelle Bachelet Jeria contra para Juan Pablo Larraín, original-logo copesadirector de ‘Qué pasa’ (que fue nombrado director de ‘La Tercera’, periódico del mismo grupo Copesa); Francisco Aravena, editor general de ‘Qué pasa’; María José Tapia y Rodrigo Vergara (que es, también, editor periodístico de Radio Cooperativa, de la democracia cristiana), por calumnia e injuria en una publicación que la acusa de ser parte del oscuro negocio de su hijo, el guatón traspirado Sebastián Dávalos y su esposa Natalia Compagnon. Publicación sobre la que la revista ‘Qué pasa’ se disculpó y retiró de la web (pero no del papel impreso) Sin embargo, cuando Michelle Bachelet Jeria (no le voy a decir Presidente de Chile, porque ella así lo quiso en este caso) se querelló, salieron los señores de la revista ‘Qué pasa’ y “doctores” en comunicaciones, y el perico de los palotes, ¡hasta el expresidente Sebastián Piñera!, a decir que se estaba coartando “la libertad de prensa”, la “libertad de expresión” y la “libertad de opinión”. Como dijo el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue, que la libertad de expresión comienza cuando los señores Álvaro Saieh y Agustín Edwards, ¡dos personas!, son los dueños de todos los grandes medios de comunicación del país. Alguien más dijo que la publicación de ‘Qué pasa’, del señor Álvaro Saieh, era en venganza por la cuantiosa multa que la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (Sbif) aplicó a CorpBanca, ¡que también es propiedad del señor Saieh! ¡Viva la libertad de prensa!

Las intenciones de ‘Qué pasa’ con Bachelet

querellaHan movido cielo y tierra los señores de ‘Qué pasa’ (grupo Copesa) para desprestigiar el reclamo de la presidente de Chile, Michelle Bachelet, calumniada e injuriada por esa revista, en relación con vincularla al oscuro negocio en el que está comprometido su hijo, el guatón traspirado de los aros picantes, Sebastián Dávalos, y la esposa de éste (nuera de la presidenta) Primero, ‘Qué pasa’ retiró la publicación de la web, y dijo que “hubo desprolijidad” y que el artículo injurioso “no cumplía con los estándares editoriales internos”. La primera pregunta es: entonces, ¿por qué se publicó?

La presidenta entabló una demanda judicial (facsímil), con pedido de 3 años de cárcel y 6 millones de pesos para Juan Pablo Larraín, director de ‘Qué pasa’ (que fue nombrado director de ‘La Tercera’, periódico del mismo grupo Copesa); Francisco Aravena, editor general; María José Tapia y Rodrigo Vergara (que es, también, editor periodístico de Radio Cooperativa)

Saltó de inmediato el gerente del grupo Copesa, Álvaro Caviedes, a decir que la presidenta estaba coartando la “libertad de prensa” y la “libertad de expresión” o la “libertad de opinión”. Pregunto: si un diario publica que la hija del señor Caviedes es una prostituta, o su esposa la amante del vecino, o que él, el señor Caviedes es delincuente y violador, ¿eso es “libertad de prensa”, “libertad de expresión” o “libertad de opinión”? ¿O eso es injuria y calumnia?

Ahora, los señores de ‘Qué pasa’ y de Copesa no saben a quién poner a desacreditar la demanda judicial de la presidenta. Pusieron a políticos amigos y a “doctores” en comunicación, y ayer a la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, la que dijo que había una “intención de amedrentar” por parte de la presidenta, al molestarse judicialmente por la calumnia e injuria de los señores Larraín, Aravena, Tapia y Vergara contra ella.

Es decir, estamos en el mundo al revés. Yo te escupo, pero tú eres el culpable por avisarle a la policía. Porque ni siquiera la presidenta ha actuado, como pudo haberlo hecho alguien que sorprende al lanza en la calle y lo detiene y golpea, sino que ha acudido a la justicia, que es el cauce democrático normal para saldar este tipo de disputas.

Pero al parecer a estos soñores no les gusta la democracia, sino para llenarse los bolsillos de dinero, pero no para respetar la honra, el buen nombre, la intimidad y el valor humano de las personas (así sea Presidente de la República, vendedora callejera o cajero de banco) Porque estos señores vienen de apoyar y medrar de una etapa tan oscura, triste y sucia como la dictadura del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet.

Lo normal es que la justicia actúe. Si eso que hicieron Vergara, Tapia, Aravena y Larraín no es injuria y calumnia, así lo dirán los tribunales de justicia, y si lo es, que esas personas asuman las consecuencias de su absoluta irresponsabilidad.

Por lo pronto, en otro acto de soberbia, el señor Álvaro Caviedes ha dicho: “No estamos dispuestos a retractarnos por el contenido” de la publicación, tanto en papel impreso como en la web de ‘Qué pasa’. ¿Qué intenciones, pues, movieron a ‘Qué pasa’, entonces, para publicar algo “desprolijo”, que “no cumplía con los estándares editoriales” de la revista, y que afecta, con nombre y apellido, a la Presidente de Chile, Michelle Bachelet? ¿Hay una conspiración?

Nueva Mayoría; Andrónico Luksic; Piñera otra vez

Bandera_de_la_Nueva_Mayoría_svgNueva Mayoría. La Nueva Mayoría ganó el campeonato de hipocresía. Mediante ardides, tan simples como ridículos, la Nueva Mayoría (logo) está evitando a toda costa realizar primarias para escoger sus candidatos. Que llegaron tarde para entregar al Servicio Electoral, Servel, la documentación correspondiente a la realización de elecciones primarias. Tras un reclamo, destemplado y oportunista, en una segunda oportunidad, que varios de quienes debían firmar la documentación no lo hicieron. Y… la verdad, única y lironda, es que la Nueva Mayoría ¡no quiere hacer elecciones primarias! Porque prefiere escoger sus candidatos directamente, al gusto. ¡Qué hipócritas, los de la Nueva Mayoría! En el fondo, no creen en la Democracia. ¡Bah!

Andrónico Luksic. Revelación: ¡Andrónico Luksic es humano! Lo acabamos de descubrir, ¡porque élandronico-luksic lo dijo! Si no lo dice Andrónico Luksic (foto), no nos hubiéramos dado cuenta. De pronto salió un señor gordo, con la barba tinturada a tramos –para satisfacer su vanidad de emperador–, diciendo que él nunca ha hecho nada malo, no es un hijodeputa como dijo un congresista, ni es el dueño del mortífero proyecto Alto Maipo, ni presta plata de agiotista, y si la presta es a quien se le da la gana, en las cuantías que se le da la gana, aunque ese cliente no cumpla los requisitos, como por ejemplo… ¡Sebastián Dávalos!, el guatón traspirado de los aros picantes. Y después de lloriquear porque le dijeron gordo feo y arrogante, e hijodeputa, declaró solemnemente: “Soy un ser humano como todos”. ¡Oh!

Sebastián Piñera. A veces es indeseable que alguien sea tan inteligente. Inteligente y sebastián piñeraexitoso. Inteligente, exitoso y millonario. Inteligente porque soslayó las leyes, exitoso porque obtuvo el dinero que otro debió ganar, y millonario por las dos razones anteriores. Además de esas cualidades, es indeseable que ese personaje sea Presidente de la República. Tal cual. Exactamente hablamos de Sebastián Piñera (foto), quien no lo hubiéramos querido de presidente de Chile, pero lo fue. Y como hombre inteligente, exitoso y millonario, embolató una cantidad, hasta ahora desconocida, de miles de millones de dólares, en solo dos de sus fastuosas realizaciones: 1) un Censo que no sirvió sino para que el país sea el hazmerreír mundial, y 2) un puente, como el Cau Cau, en Valdivia, que no sirve sino para que el país sea el hazmerreír mundial. Por fortuna no le regaló el litio a su amigote Julio Ponce, como casi lo logra con una licitación trucha, la cual, gracias a Dios, fue reversada. No queremos más “inteligentes”, “exitosos” y “millonarios” aspirando a ser Presidente de Chile. Como al traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, le diremos: ¡No!