Archivo de la categoría: Medios de comunicación

El papa Francisco

Debo confesar que la visita del papa Francisco me dejo un gusto amargo. Porque en realidad no hubo nada constructivo que recordar. No se me viene a la mente una sola frase interesante que haya dicho, digna de repetir. Díganme una, por favor. Admito que, quizás, mi visión esté sesgada. No sé si para la ‘zurda’, como el papa les dijo de los habitantes de Osorno (“tontos”, que se dejan influenciar “por zurdos”) cuando un turista le reclamó, informalmente, en la Plaza de San Pedro del Vaticano, a propósito del recientemente nombrado obispo Juan Barros. Porque, justamente, la presencia de este señor, Juan Barros, fue lo que empañó la visita del papa. Una presencia provocadora, en todas partes. Y Barros es alguien que está mencionado en investigaciones civiles y eclesiásticas, como “encubridor del abusador sexual de niños Fernando Karadima”. Barros fue quien, en aquellos tiempos, desapareció, como cercano al delincuente Karadima, cualquier queja o reclamo contra este degenerado. Es lo que afirman José Andrés Murillo, James Hamilton y Juan Carlos Cruz. La causa contra el abusador de niños Fernando Karadima, también la conoció y desvió, y se la jugó por ocultarla, el actual arzobispo Ricardo Ezati. Esa causa llegó al Vaticano, y el papa Francisco se negó a responder una solicitud de la Corte Suprema de Justicia de Chile. De modo que el papa estaba al tanto, y no cabía que dijera ahora que “muéstrenme una prueba”, o “esas son calumnias contra el obispo Juan Barros”. Con todo respeto, pero le creo más a Cruz, Hamilton y Murillo, que a Jorge Bergoglio, el papa Francisco. Y lo más ofensivo, me pareció, el beso que le dio el papa en la mejilla derecha a Juan Barros, antes de partir a Perú. Un mal sabor me dejó la visita del papa. Un sabor amargo.

Anuncios

Viña; Manoseo en ‘Primer Plano’; Dávalos

viña-2018-750x540Viña. Anunciaron que los canales de televisión Tvn, Mega y 13 no harán programas desde Viña del Mar, antes, durante y después del Festival Internacional de la Canción 2018. Excelente decisión. No solamente por lo que pueda significar en términos de ahorro presupuestal de los canales, sino de no sobresaturar a la audiencia. Los espacios durante el Festival de Viña, digámoslo, son tonteras nada más. Rellenos. Solamente Chilevisión, canal dueño provisional del festival, tendrá este año espacios en directo desde la costa.

Manoseo. Qué desagradable intentar ver ‘Primer Plano’, el programa de Chilevisión primer_planosobre farándula, que su coanimadora Francisca García-Huidobro insiste en resaltar como ‘el único estelar’ de la televisión chilena, por ese manoseo de ella con su coanimador Julio César Rodríguez, y manoseo de este con ella. ¿Por qué salen pegados manoseándose, si el tiro de cámara es abierto, en el que ocupan una sexta parte de la pantalla? Tonka Tomicic y Polo Ramírez no se manosean para hacer el programa, Cristián Sánchez y María Luisa Godoy no se manosean para hacer el programa, Luis Jara y Katherine Salosny no se manosean para hacer el programa, Martín Cárcamo y Diana Bolocco no se manosean y Rafael Araneda y Carolina de Morás no se manosean. ¿Por qué Francisca García-Huidobro y Julio César Rodríguez tienen que hacerlo? ¿Porque estuvieron casados? Eso no nos importa, no es asunto de los televidentes. No se ven amorosos, sino morbosos. Vulgares. Y ese manoseo no es un juego televisivo, porque eso, como vimos con las otras parejas, no es necesario. Más bien, un irrespeto al novia o la novia de cada uno de ellos. Y al televidente.

Dávalos. Miro a la presidente Michelle Bachelet y me pregunto cómo pudo criar un Dávalosmentecato como Sebastián Dávalos. De este guatón transpirado ya hemos dicho que está lleno de narcisismo, de arrogancia y prepotencia. Siendo ya un cuarentón, se siente el niño mimado de mamá. Y actúa como tal. Pero como es adulto, pailón y guatón, se ve como un idiota, un zoquete, un imbécil. Calificativos que le vienen después de la arenga que lanzó por haber sido sobreseído en una de las causas que se le siguen, a causa del negociado que perpetró con su esposa en la compra de un eriazo en ganga, para venderlo a los pocos días, por una millonada, con al parecer la promesa de que se harían las gestiones ante las autoridades para cambiar el uso del suelo, valorizándolo de ese modo. Si esto no es delictivo, es, por lo menos, falto de ética. Y si además actuó cuando todavía era (¡lamentablemente!) funcionario público (en La Moneda, al lado de la mamita), es doblemente execrable. Pero lo lamentable en esta ocasión (¡otra vez!) es que salió del juzgado a lanzar una proclama, como si fuera un héroe de guerra. ¡No!, guatón transpirado, no eres un héroe, sino un sujeto que actúa de mala fe, a expensas de la mamita, la señora presidente de Chile. El guatón transpirado trató a la Fiscalía de “la muy corrupta”, y de otras cosas más, y la amenazó con demandas judiciales. La Fiscalía debe recoger este guante, porque no es “libertad de expresión”, como adujo después (cuando se dio cuenta de que la había embarrado) injuriar con publicidad. Qué majadero crió la señora presidente, ¡por Dios!

Tres triunfadores; Selección de Chile; Moulian

frente amplioTriunfadores. Los grandes triunfadores de las pasadas elecciones presidenciales en Chile fueron: el Frente Amplio, Beatriz Sánchez y José Antonio Kast. Todos irrumpieron en el escenario político y, en poco tiempo, se posicionaron. 1) El Frente Amplio (logo) aparece como una fuerza nueva en la vieja política de Chile. Nuevos líderes frente a los viejos líderes. Tiene la ocasión de crecer durante el gobierno de Sebastián Piñera, como oposición. Y ahí se juega la vida, si quiere ser alternativa de poder (o al menos de gobierno) al finalizar el mandato de Piñera. 2) Beatriz Sánchez dijo desde un principio que no sería una candidatura testimonial, sino para quedarse. Y cumplió. Las encuestas, siempre amañadas por quien las hace o las manda a hacer, sin excepción ignoraban su presencia, ¡no existía en sus conteos!, pero fue la tercera fuerza, a escasos votos del segundo, durante la primera ronda electoral. Todavía esas empresas de encuestas no han dado una explicación satisfactoria de su proceder. De su irrespeto. Ya lo hemos dicho varias veces, y no nos importa repetirlo: Cep, Adimark y las demás firmas, son una farsa. Se vuelven serias cuando tienen que medir productos, por ejemplo: jabones de baño o papillas para niños, porque de eso dependen sus ingresos; pero son un circo, al mejor postor, cuando se trata de mediciones ‘políticas’. 3) Derechista de mano dura, José Antonio Kast pasó, de la noche a la mañana, de desconocido completo a conocidísimo. Un fascista especial, en el sentido de su buen humor. Porque los fascistas son amargados, trascendentales, idiotas. Sus propuestas, como candidato de la ultraderecha, fueron coherentes con ese retroceso propuesto. No perdió el norte de sus ideas cavernarias, ni la compostura de su persona. Un tipo repudiable, por supuesto, en cuanto a su ideario, pero se le abona su sinceridad, tan distinta a la de los demócratas cristianos, que posan de progresistas y, solapadamente, actúan siempre como verdaderos fascistas.

Selección. Una vez más, algo sobre la Selección de Fútbol: tienen que empezar a armar Seleccionla nueva selección ya mismo. Estamos retrasados. Quedan cuatro años para formar (crear y disponer en la cancha) el nuevo equipo que aspire a ganar el Mundial de Catar en el 2022. Ya se tiene el pilar: Claudio Bravo. A partir de ahí, crear la nueva Selección. Porque no nos digan que ¿otra vez? estará Jorge Valdivia, Arturo Vidal, Gonzalo ‘El asqueroso’ Jara, Charles Aránguiz, Matías Fernández, ‘et al’. Y estamos en mora de tener un técnico, ojalá chileno. Ya dejemos de ser necesitados. Nada de argentinos. No por bronca con los compadres, sino porque Chile ya es mayor de edad y puede tener su propio técnico mundialista. Así que con un nuevo técnico, uno chileno, una nueva Selección, una distinta, completamente, a la actual, y estaremos listos para un papel trascendental en el Mundial Catar 2022.

Moulian. Qué extraño que Vasco Moulian (foto), panelista de ‘Primer Plano’, programa vasco mouliande Chilevisión, esté denigrando de ‘Chile secreto’, realizado por Jorge Baradit, programa de Chilevisión. ¿Hay un francotirador dentro de Chilevisión? ¿O se trata, solamente, de una ‘estrategia’ para publicitar esos dos programas? Si es esto último, ¡fome! Palabra esta que empleó Moulian para describir ‘Chile secreto’, el excelente programa cultural que hace el escritor Jorge Baradit. Claro, dentro de su proverbial “sabiduría”, Moulian no explicó por qué el programa de Baradit es bueno, pero “fome”. Lo cierto es que pareció una bufonada. Y de mala calidad, como todo lo de Moulian.

 

 

Valdivia; Selección; Encuestas; Piñera 1 y 2

Logo-FederacionChilenaDeFutbolValdivia. Me perdí el momento en que Jorge Valdivia pasó de ser el borrachito del bautizazo, que atacó maleteramente a Claudio Borghi (el tonto que le alcahueteaba sus borracheras en la Selección), a ser “el intelectual del fútbol” en que aparentemente se convirtió. En qué momento se volvió personaje, él, que culpa a los árbitros cuando pierde Colo Colo, y con pedantería habla de la grandeza de Colo Colo cuando gana el equipo. ¿Cuándo pasó de ser un tipo sin estado físico (por el alcohol) a ser analista de la Selección de Chile, y considerar la táctica y estrategia, y la condición humana y profesional de Juan Antonio Pizzi como algo deplorable? No supe cuando pasó de última opción a imprescindible. ¿Será obra de la payola? Me parece tan tonto que elogien un pasesito que haga Jorge Valdivia en un partido, como algo decisivo en el fútbol chileno. ¡Si su trabajo es hacer pases! Como si exaltáramos, hasta la gloria eterna, cada vez que un goleador hace un gol. ¡Su trabajo es ese, meter goles! No me digan que estará en la próxima Selección del mundial de 2022. ¿Será tan fuerte la payola, para que lo incluyan? ¿Tendrá estado físico para llegar allá dentro de cuatro largos años?

Selección. Que dejen ya de quejarse por lo que ocurrió (o lo que no ocurrió) con el mundial 2018 de fútbol: Chile no estará ahí. Ahora es cuando hay que empezar a armar la nueva Selección. Una sin Valdivia, sin Beausejour, sin Gonzalo ‘El asqueroso’ Jara, y sin el resto de borrachitos que conocemos. Habría que partir con uno, solamente, de los actuales: Claudio Bravo. Único tipo serio, con estatura de Selección Nacional. Al resto hay que cambiarlos a todos. Y para conformar la nueva Selección que Chile necesita hay que empezar ya. Quizás baste el tiempo para tenerla a tono, cuando sea el momento, ya que hay en Chile unos 200 futbolistas profesionales, de los cuales sería imposible que no se puedan escoger 12 o 20 que sirvan para representar el país. Olvidarnos ahora mismo de los ‘cracks’ de hoy, que no lo serán (y esto es garantizado) dentro de 4 años. Estamos demorados para hacerlo. Hay que empezar ya.

Encuestas. Por enésima vez, decir aquí que las encuestas políticas son una manera sutil de manipular la mente de las personas, para sembrarles ideas que les sean útiles a quienes hoy detentan el poder. Las encuestas de la pasada campaña daban como ganador al derechista Sebastián Piñera, con más de un 50% de los votos. ¡Mentira! A duras penas llegó al 36,64 %. Las encuestas dijeron que Beatriz Sánchez no existía. Mentira, porque sacó el 20,27 % de los votos (1.300.000) Y dijeron que Carolina Goic iría a segunda vuelta, con Piñera, y sacó el 5,88 % de los votos. Las encuestas son una manera sutil de manipular las mentes de los ciudadanos. Son una ficción. Entidades repudiables como el Centro de Estudios Públicos (Cep), financiado por personas repudiables que tienen conductas delictivas como los Matte (coludidos en el vergonzoso caso del papel higiénico), el Cep reproduce lo que los Matte (y los demás de esa élite mandada a recoger) quieren. No más encuestas. Eso es para tontos. Pero ¿cuándo dejarán los medios de comunicación de prestarles atención? Nunca, porque los medios de comunicación son propiedad de los mismos de esa élite de Matte, mandada a recoger.

Piñera 1. El cinismo se personificó en Sebastián Piñera. El suyo fue un gobierno pésimo, piñeracon un Censo nacional que fue un robo, obras civiles como el puente Cau Cau que fueron un robo, y muchas otras falencias que se haría largo enumerar. Pero de todo lo malo, mencionar que el país creció durante su gobierno, solamente el 4%, en comparación con los últimos 15 años de crecimiento superior. De modo que es puro cinismo cuando dice que él hará crecer a Chile. Es cinismo cuando dice que “vamos a aumentar la gratuidad en la educación”, porque a renglón seguido añade: “siempre y cuando el crecimiento económico nos acompañe”. Nada de lo que diga este señor podrá tomarse en serio. Miente, como El Mercurio. Hay un repudio general por su pasado y por su actual verborrea mentirosa.

Piñera 2. No puede dejarse pasar por alto la acusación del candidato Sebastián Piñera, según la cual en la primera vuelta electoral hubo votos marcados en favor de Alejandro Guillier y Beatriz Sánchez. Yo creo que esto merece una investigación penal. Merece, inclusive, suspender las elecciones hasta que el asunto lo aclaren las autoridades electorales y penales. Aplazar la fecha de las próximas elecciones hasta que se establezca de manera fehaciente si el señor Piñera miente, o no. Si miente, no debería poder seguir en carrera electoral, y, en cambio, ir a la cárcel por difamación y calumnia y menosprecio a las instituciones chilenas (traición) Una acusación tan grave no puede dejarse pasar por alto. Y menos excusarse con que no debió haber dicho eso, y como si nada hubiera ocurrido.

 

Encuestas políticas; Primarias; TVN

CEPEncuestas. Por enésima vez: las encuestas son una farsa. La más reputada de Chile la hace una entidad que depende del Grupo Matte, el mismo grupo económico que protagonizó la vergonzosa colusión del papel higiénico (y le importó un carajo) Misma entidad que dirige un ex ministro de Educación, a quien echaron por incompetente. Me refiero a la encuesta del Centro de Estudios Públicos, CEP. Hace varios meses el CEP viene bombardeando a la gente a través de los todos los medios de comunicación (cuya propiedad son de la misma cuerda ideológica), para machacar que Sebastián Piñera será el próximo presidente. No son encuestas, sino derechamente publicidad. Las encuestas sirven para que las empresas midan la aceptación de uno de sus productos, o sus servicios, nada más. En lo político, como la encuesta CEP, son una farsa. Los candidatos deberían exigir que no los manoseen para ese montaje publicitario en favor de Sebastián Piñera. Máxime ahora, en que el CEP los descalificó a todos y declaró que Piñera ganará en la primera vuelta, tratando de desmoralizarlos. Goebbels en su salsa.

Primarias. Buena idea la de Alejandro Guillier: tomar la elección presidencial, en su primera vuelta, como unas primarias de la izquierda política para saber detrás de cuál candidato de deben alinear para aplastar al candidato de la derecha política Sebastián Piñera. ¿Por qué Marco Enríquez-Ominami, MEO, insiste en que Guillier diga expresamente que “lo va a apoyar”, en caso de que sea él, MEO, el ganador de la izquierda? ¿Qué parte de la propuesta no entendió MEO?

TVN. El cáncer del que padece TVN se llama ambigüedad: para unas cosas es del Estado, y para otras es empresa privada. Tiene que salir del closet. Definir que es una empresa privada, como los demás canales de televisión, y punto. Eso sí, dejaría de ser el botín burocrático que es ahora. El Congreso no debería refrendar esa ambigüedad. ¿Se acabará TVN si el Congreso no le da la plata que pide? No creo, pero quedaría parado en su realidad. Porque esa doble faz que luce actualmente es tóxica. ¿Para qué inyectarle recursos a un canal que no cumple la función social para la cual fue creado? ¿Para qué darle plata a un refugio de politiqueros en su directorio, y de burócratas en el resto de sus dependencias?

Esnaola; Rovaretti; Huenchumilla

sebastian esnaolaEsnaola. Hace varios años anoté aquí la destacada participación de Sebastián Esnaola (foto) en el programa que tenía Nicolás Copano en La Red, ‘Vigilantes’, considerado un “show de noticias”. Atinado, entendido, ágil, Sebastián Esnaola brilló desde el primer minuto. El programa desapareció y con él se perdía Sebastián Esnaola. Por fortuna, Radio Cooperativa contrató a Sebastián Esnaola y resultó ser igual de atinente, informado, oportuno. Y sus intervenciones, sobre todo breves, al contrario de los que posan de intelectuales con preguntas kilométricas. Tan bueno es Sebastián Esnaola que uno enciende Cooperativa en la mañana y lo escucha. Enciende la radio al mediodía y lo escucha. Enciende la radio en la tarde y lo escucha… De lunes a viernes lo escucha. ¡Y también el sábado! ¿Tendrá Sebastián Esnaola una cama en Radio Cooperativa, que no sale de allá?

Rovaretti-Gallardo. Es adecuada la manera como Cecilia Rovaretti (foto) conduce las rovarettimañanas de Radio Cooperativa. Lo verdaderamente admirable es que conduce un panel de tiburones y lo hace bien. Se entienden los temas, los puntos de vista, no hay gazapera, tres que hablen al mismo tiempo, acudiendo a los panelistas para dar por agotado el tema y pasar al siguiente. Pero noto que, con Guillermo Gallardo, el crítico de teatro que participa los días viernes, lo hace de mala gana. Parece que no le tiene simpatía. Algo de él, le molesta. Porque lo afana para que termine, le niega la opción de su parecer personal (en calidad de crítico especializado en Teatro), lo atropella para que despache la cartelera. Darse el lujo de tener un entendido en la materia, una persona con el bagaje suficiente para opinar (no para recitar la cartelera) debería enorgullecerla. Pero no. Hay algo que a Cecilia Rovaretti le molesta de Guillermo Gallardo. Cuando Gallardo intenta opinar, lo corta. ¿Tiene Cecilia Rovaretti una fobia oculta con Guillermo Gallardo? En ese caso, debería pedirle a un estudiante en prácticas, que le copie en una hoja la lista de obras de teatro, y leerla ella.

Huenchumilla. La grabación dada a conocer de “la filosofía política” de Francisco Francisco-HuenchumillaHuenchumilla (foto) lo pinta de cuerpo entero como un mentiroso, un oportunista, un melifluo, que se acomoda a todo. La grabación corresponde a su exposición “de principios”, hecha ante los empresarios de Chile, con Bernardo Larraín, abanderado del Grupo Matte, a la cabeza. Sin ruborizarse, dijo que él estaba en condiciones de decirle a quien fuera lo que quisiera oír. ¡Aunque no estuviera de acuerdo con lo que decía! Adujo que “yo soy un político”. Uno cree que ser político tiene la dimensión humana de comprender un grupo social o una sociedad, para ofrecerle soluciones y bienestar. Pero Huenchumilla parece que eso no le importa. Porque solamente es un embaucador.

‘Elogio al plato de arroz con huevo’ de Domínguez

Oscar-Dominguez-GiraldoEs plato de soltero, de separado, de echado de la casa, de vago, de bien y de mal casado, de ocupado, de enemigo personal de la comida de muchos trinchetes, de facilista, de sujeto escaso de equipaje en materia gastronómica. De perezoso, de informal, de cómodo, de no me jodan con comidas fusión. Porque el matrimonio de arroz con huevo es el mejor casado de cereal con proteína, un nutriente perfecto.

Me gusta porque se puede “maridar” con vino, chocolate, café, agua; porque se deja acompañar de arepa o pan, y se le puede vaciar un frasco de salsa de tomate y sabe mejor. Porque se puede comer con cuchara o tenedor, porque la yema del huevo que queda esparcida en el plato se puede recoger con la arepa (ojalá con el pan); mejor todavía, con el dedo.

Porque no tenés que ponerte a lavar harta loza, porque quita el hambre, no engorda, no enflaquece, porque el arroz es del carajo, así sea solo, frío o caliente. Porque la exigente fauna de los dietistas no tiene nada contra el arroz con huevo. Porque se puede comer frito, “arroz a caballo”, o revuelto con el huevo, porque es el plato colombiano más popular.

Porque nadie le ha hecho un poema, porque se puede mezclar: una vez comés arroz con huevo, otra vez huevo con arroz; porque pueden ser dos los huevos.

Porque estéticamente esa mezcla se ve bien sobre el plato, porque está listo en par patadas, porque es barato (hasta Bill Gates lo puede comer), porque uno lo aprende a preparar sin haber ido a la universidad. Es plato de analfabetas culinarios. También el Papa lo puede preparar en la claustrofobia de su celibato.

Me gusta porque la gente se nos burla en la cara cuando confesamos que nos gusta ese plato, porque sin arroz no hay paraíso. Porque no enferma, antes te alivia de alguna maluquera. Porque cuando estamos enfermos o de mal comer, allí está la solución, porque es un plato que no lo inventó nadie: lo inventamos cada vez que lo preparamos. Porque nunca sabe igual.

Porque no lo deja a uno lleno, ni lo pone directo. Porque sabe igual de sabroso a cualquier hora del día, pero sobre todo en la noche, pues nos vamos a roncar sin hambre y con el buche ligero.

Óscar Domínguez (foto)