Archivo de la categoría: Inversiones

Codelco; Blanco; Sofofa; Transantiago; Monga

javiera blanco1- Escuchando al señor Óscar Landerretche, presidente del directorio de Codelco, hablando sobre la compañía, parece que todo allí es perfecto. No hay contratos truchos, ni hechos a familiares; no hay bonos de 500 millones de pesos que puedan considerados exagerados, todo es transparente, y los cargos se llenan por méritos. Como quien dice, la Contraloría General está desvariando cuando dice que en Codelco faltarían US$ 4.500 millones (¡!), que no aparecen en las Memorias de la minera. También dijo el señor Óscar Landerretche que, justamente por ser tan probo, él y su directorio, fue víctima de un atentado contra su vida, con una carta-bomba. Todo eso está bien, pero: ¿dónde está el dinero que falta?, y acaso ¿le parece ético un bono de 500 millones de pesos, así sea “legal” y acorde con “las políticas” de la empresa, para que lo gaste la empresa de los chilenos en una sola persona? Hay una línea divisoria entre la verdad y el cinismo.

2- No nos extraña que la señora Javiera Blanco (foto), una de las peores funcionarias que ha tenido Chile en toda su historia, que fue de fracaso en fracaso donde quiera que la puso la presidenta Michelle Bachelet, y cada fracaso la presidenta lo premió, promocionándola a cargos cada vez más altos, hasta que instaló su mediocridad en el Consejo de Defensa del Estado (¡!); no nos extraña, pues, que ahora esté metida en un caso de sobresueldos, como lo informa El Mostrador, en planillas al parecer incautadas en Carabineros.

3- La alcaldía de Santiago está aplicando la misma lógica que aplicó el presidente Nicolás Maduro contra su opositor Leopoldo López: Maduro responsabilizó a López por los muertos, heridos y daños durante una manifestación suya. Esta alcaldía está responsabilizando a los directivos del ‘centro de alumnos’ por los destrozos ocasionados en el Liceo Teresa Prats durante una toma estudiantil. Y no solo culpa a los alumnos directivos, sino a los padres de estos. No estoy seguro de esa lógica.

4- Vi al señor Bernardo Larraín Matte, de la dinastía Matte (la misma de la colusión del papel higiénico y beneficiaria de subsidios durante la dictadura del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, para montar su imperio forestal), hablar como nuevo presidente de Sofofa (Sociedad de Fomento Fabril). Todo lo que dijo del país se resume en la palabra ‘crecimiento’. Pero no habló de cómo la Sofofa va a impulsar ese crecimiento del país. Dijo que “los empresarios están ávidos de hacer inversiones”, y ¿por qué no las hacen? Dijo que “los empresarios lamentan que se creen trabajos por cuenta propia” porque son de mala calidad, y ¿por qué no crean empleos de buena calidad? Dijo que se necesitaba más dinamismo productivo, y ¿por qué no lo realizan, no lo demuestran? Nos pareció que habló pompas de jabón. Repitió las mismas tontas afirmaciones de “los empresarios” haciendo una pretendida “oposición al gobierno”. No dijo nada. Bla, bla, bla.

5- Está bien que el gobierno se preocupe por la evasión en el pago de los pasajes de Transantiago. Y está bien que el gobierno subsidie parcialmente el transporte público que prestan los privados. Pero no está bien que subsidie a los grandes empresarios y sobre todo a los bancos, que son quienes manejan el Transantiago, y no a los usuarios. El gobierno anda preocupado porque los empresarios recauden los pasajes, pero no que los usuarios tengan un transporte más oportuno, cumplidor de los horarios, menos costoso y con rutas más extensas. Parece que lo que compete al usuario, al gobierno no le importa tanto, como la parte del recaudo y el subsidio para los bancos y las grandes empresas.

 

Anuncios

Farmacias; Luksic; Bilbao; Cmpc

Farmacias. Es criminal lo que hacen los laboratorios: subir el precio de los medicamentos medicamentos(ilustración) a las farmacias populares. Es como si los laboratorios odiaran a la gente. No les permite a las personas que tengan sus medicinas, que se sanen, o que compren un paliativo barato a sus dolencias. Es criminal la actitud de los laboratorios. Porque las farmacias populares lo son para llevar un remedio a los más pobres. Loable labor, sin mirar esa idiotez de que quien lo haga sea de ‘izquierda’ o de ‘derecha’. Pero ahora aparecen los laboratorios, con voracidad financiera, para echar a perder la ayuda humanitaria porque quieren obtener más ganancias, aún a costa de los más pobres, de su salud y su supervivencia. ¿Dónde está el Estado que regule? No vengan con el baboso cuento de que “la libre economía se autorregula”, porque eso no es cierto. ¿Dónde está el Gobierno que ponga orden, y le de dignidad y respeto al ser humano, y al pueblo que lo eligió? ¡Laboratorios criminales!

Luksic. Estos tipos no tienen arreglo. O no aprenden. No le bastó al señor Andrónico Luksic Andronico Luksic(foto) estar metido, de celestina, en favor del hijito de mami, el guatón traspirado de los aros picantes, Sebastián Dávalos Bachelet, para que su banco, el Banco de Chile, sin garantías, sin avales, sin nada más que el nombre que le puso su mamá, doña Michelle Bachelet, al angelito, le otorgara Luksic a su esposa Natalia Compagnon un crédito por 3.500 millones de pesos en cinco días. Gestión dudosísima, que a él, Luksic, le pareció ‘normal’. Pero como si no le bastara el desprestigio y mal nombre que ese ‘Caso Caval’ le acarreó, el señor Luksic ahora tiene documentos “de apoyo” para presentar en Argentina, firmados por el “ex jefe de gabinete de la ministra de Minería, Aurora Williams, Fernando Galindo Fuentes”. ¡Galindo, en defensa de la minera Los Pelambres, de Andrónico Luksic y su familia! Fernando Galindo Fuentes debe ser multado, con anotación de deméritos en su hoja de vida, por traficar influencias. Y vetado para ejercer cargos públicos en los próximos 15 años. Los casos Caval y Los Pelambres, ponen de relieve la capacidad de este gobierno de traficar con influencias.

Bilbao. Aunque le moleste al delincuente (persona que realiza acciones contra la ley) Pablo  bilbaoLongueira, hay que hablar de otro delincuente: Juan Bilbao (foto), expresidente de ‘Consorcio’. Ejerciendo esta posición, el señor Bilbao manipuló información privilegiada para ganar 4.294 millones de pesos, en una compra-venta de acciones de Laboratorios Recalcine. Si no lo hubieran atrapado en Estados Unidos, porque su osadía se extendió a la bolsa de valores del país del norte, Bilbao jamás hubiera sido tocado en Chile. Pero ahora, la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) decidió congelar 4.924 millones de bienes del ‘empresario’, para cubrir la multa que puedan imponerle, en un proceso que se le sigue en el Juzgado 30 Civil de Santiago. Juan Bilbao está, obviamente, reclamando el uso de ese dinero (fruto del robo que cometió), pero se teme que lo desvíe, escamoteando la sanción judicial.

CMPC. Aparece en la prensa una información según la cual los señores de la forestal y logo-cmpcpapelera CMPC (logosímbolo) dicen que “su directorio no sabía nada de la colusión de precios” para vender papel higiénico, o papel tisú, tanto en Chile como en otros países de Latinoamérica. No entro en la mecánica interna de la empresa, la cual no me interesa. Pero que un directorio diga que no sabía los delitos que estaba cometiendo la empresa en la cual calientan asiento, me parece ridículo, risible y, sobre todo, deplorable. ¿Entonces qué hacen ahí, si no saben lo que pasa en la empresa de la que reciben sueldos millonarios? El asunto es este: Si el directorio sabía, malo, muy malo, y hay que echar a los señorones del directorio a la cárcel. Y si no lo sabía, malo, muy malo, y hay que echar a los señorones del directorio a la calle.

Robo mil, pago multa de 400, ¡me quedan 600!

multasHabía una vez un país en el sur del mundo en el que los dolosos eran premiados. El que estafara 1.000 lo multaban con 400 y él se quedaba con 600. ¡Ja ja ja!, rieron con la multa. De uno se dijo que con la valorización de sus acciones podría pagar parte de la multa. (No se sabe, hoy, si esta valorización es otra estafa, mediante la cual se crean “mercados” falsos, por cuya práctica dolosa fue multado) El otro, prepotente igual, dijo que tenía suficiente dinero para pagar la multa. ¿Les quedó claro? ¡Dolosos del mundo, uníos! Roben 1.000, paguen 400 y se quedan con 600, así, una y otra vez, háganse multimillonarios, vuélvanse importantes, roben (pero en grande, no cajeros automáticos, no bencineras, no autos), roben bastante, porque nunca irán a la cárcel, nunca se les aplicará el código penal, nunca se les prohibirá concurrir a la bolsa de valores, nunca se les rechazará en los clubes, nunca dejarán de salir con sus hermosas sonrisas en las tapas de las revistas de economía y finanzas…, nunca nada les pasará en el país del sur, aunque algunos muestren cierto grado de sorpresa. ¡Vengan todos a robar, ¡roben!, que aquí no pasa nada!

Udi, bonso, Allende, Golborne y Julio Ponce

francisco huenchumillaA lo bonso. Cuando el intendente de la Araucanía, Francisco Huenchumilla (foto), dijo estar “dispuesto a quemarme a lo bonzo en la plaza de Armas de Temuco, por la paz social en La Araucanía”, todos entendimos que se trataba de una metáfora. La metáfora de su compromiso, hasta los tuétanos, de trabajar sin descanso por devolverle la paz social a la Araucanía. Todos lo entendimos así, menos los de la ultra derecha Unión Demócrata Independiente, Udi. Para ellos, la frase estaba relacionada con la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay en un incendio, y como una burla. Y furiosos, estos señores de la Udi, pidieron que el señor Huenchumilla “se retracte de manera inmediata de estos dichos y pida disculpas públicas a la familia”. ¿Qué? ¿Que qué? ¿Por qué? Pues se dieron el tiempo de escribir “la petición”, y enviársela a la presidenta Michele Bachelet. ¿Qué idioma hablan los señores de la Udi? ¿Cuál es su grado de ‘comprensión de lectura’? Porque no requiere mucho esfuerzo mental comprender la expresión: estoy “dispuesto a quemarme a lo bonzo en la plaza de Armas de Temuco, por la paz social en La Araucanía”. Otros dicen: “mato por esa casaca”, “mato por un buen osobuco”, “te mato si no llegas a tiempo”, “si no haces el trámite antes del jueves, estás muerto”, ¡y nadie está pensando en asesinatos, ni burlas! Son metáforas, expresiones populares, hipérboles. Pero parece que es mucho esfuerzo mental para los señores de la Udi. Son, por lo que se ve, analfabetas funcionales, de esos que leen una cosa y entienden otra. O no entienden nada. Mal del que adolece la educación actualmente, y por eso requiere, urgentemente, una reforma.

Isabel Allende. Deben estar mordiéndose los codos de la rabia los detractores isabel allendegratuitos de la escritora Isabel Allende (foto), Premio Nacional de Literatura 2010. Además del odio machista por sus triunfos en la venta de sus libros (¡60 millones de libros vendidos en todos los idiomas!), y el odio porque es más conocida que muchos premios Nobel larvados, que andan prepotentes por ahí, deben sumarle otro odio: la Universidad de Harvad le otorgó un doctorado ‘Honoris Causa’ por su trayectoria literaria. Creo que la decisión de la Universidad de Harvad debe enrabiar, aún más, a sus gratuitos detractores, cuando dijo que los libros de Allende son “un sabroso ‘charquicán’ de historia, fábula, política, pasión y familia que encarna el espíritu de realismo mágico”. Dirán: pero si ella es una escritorzuela (como la macartizó Roberto Bolaño), que no es más que una mala copia del realismo mágico de Gabriel García Márquez. Como sea, Harvad la reconoció por su literatura, junto a los también galardonados Joseph E. Stiglitz y Aretha Franklin.

Lawrence Golborne. Vuelve a sus andadas. El pretendido aspirante presidencial, lawrence golbornedebió en su momento renunciar a la magna posición por sus antecedentes como gerente general del retail Cencosud. La Corte Suprema de Justicia consideró “abusivas” las cláusulas para los cuentahabientes de las tarjetas de crédito Cencosud, durante la época en que el señor Lawrence Golbonre (foto) era gerente general de la compañía. Como la oveja vuelve al redil y el lobo a sus andanzas, ahora forma parte del directorio del retail Ripley. Acaba de ser nombrado para reemplazar a Sergio Collarte.

Julio Ponce. Este archimillonario, y archifamoso por la manipulación de precios julio poncede las acciones de varias compañías, que las movió en cascada, fue demandado por la AFP Capital. La administrada de las platas de los futuros pensionados, adujo que en el manejo de sus dinero, no se respetaron los estándares de cuidado, de diligencia y los deberes societarios, por lo que hubo daño a los dineros de las pensiones, que son dineros de las personas afiliadas a Capital. Recordó la AFP Capital que “la extensión y profundidad del ilícito (del señor Julio Ponce (foto), y también de Aldo Motta, Roberto Guzmán y Leonidas Vial, y las sociedades controladas por estas personas) “fue detallado a través de las formulaciones de cargos por parte de la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) el 6 de septiembre de 2013 y el 30 de enero de 2014, en el marco de la investigación de una serie de transacciones de las sociedades Sociedad Química y Minera de Chile S.A. (SQM), Norte Grande S.A., Oro Blanco S.A., Pampa Calichera S.A., Nitratos S.A. y Potasios S.A”, con las que está relacionado el señor Julio Ponce, ex yerno del asesino y ladrón dictador Augusto Pinochet, durante cuyo período oscuro de la vida chilena fue director de Corfo (Corporación de Fomento de la Producción), en donde, según la versión popular, hizo su primera fortuna.

El terrorista Jovino Novoa de la Udi

jovino novoaQué mala imagen de Chile proyecta el señor Jovino Novoa (foto). Él fue un alto funcionario del dictador Augusto Pinochet, y fundador del partido ultra derechista Unión Demócrata Independiente (Udi), que todavía, en democracia, ocupa puestos de dirigencia. Él considera todo lo que no esté alienado con las dictaduras y el fascismo, como una amenaza “izquierdizante”.

En estos días está empeñado en hacerle mala imagen a Chile, diciendo que el actual gobierno de Michelle Bachelet quiere ahuyentar la inversión extranjera, y quiere empobrecer a los ricachones que él representa.

Qué mala imagen proyecta este ex congresista de Chile, asociándolo con Venezuela, Argentina, Bolivia y Ecuador, como si fueran comparables los cinco países. Eso es mala fe.

Un daño profundo causa en la mente de los chilenos, también, llenándolos de miedo. Insinuando que puede haber otro criminal como Augusto Pinochet si se sigue con ideas “izquierdizantes”.

Este tipo de actitudes son propias de radicales políticos, que suelen estar por fuera de la realidad, como Adolfo Hitler, o criminales contra el Estado como Pablo Emilio Escobar Gaviria. No son actitudes de un demócrata.

El señor Jovino Novoa quiere que los chilenos vivamos con terror.

Toda su actitud, agria y refractaria con su país, porque el gobierno puso a consideración del Congreso una reforma tributaria, en la que los pocos que ganan 250 veces más que los trabajadores (*), y cuentan con ejércitos de abogados para crear y emplear decenas de artilugios legales para no pagar impuestos, o eludirlos o evadirlos, paguen, por fin, tributos al país.

Está furioso por eso. Porque se quiere cerrar la brecha de la vergonzosa desigualdad actual en Chile, que es algo exótico en estos tiempos, y sobre todo en un país que se precia de pertenecer a la Ocde y ser impoluto en el vecindario de los gobiernos de mala calidad, “izquierdistas”.

Él quisiera que aún tuviéramos el mundo enfermo y violento de su protector, el dictador impune Augusto Pinochet.

Está furioso porque quienes lo han financiado en sus campañas electorales, es decir, los ricachones (sus patrones) le han expresado su inconformidad por tener que retribuirle al país unos pocos pesos, de los miles de millones que se echan al bolsillo y sacan del país para no pagar impuestos.

Cómo puede alguien preciarse de ser “un político” cuando odia a su país. Cuando considera que los connacionales son personas de segunda clase. Gente que no merece vivir dignamente, sino sometida al terror y con ingresos de miseria.

Lo que hace el señor Jovino Novoa es defender a los que sacan su dinero a paraísos fiscales, como el ex candidato presidencial Lawrence Golborne; defender a los empresarios que no pagan impuestos, o que los eluden, o que los evaden; empresarios que recibieron en la dictadura bancos y empresas y miles de hectáreas a precios irrisorios y con créditos a plazos infinitos y tasa de interés ridículamente bajas, casi inexistentes.

A estas personas defiende el señor Jovino Novoa.

Y para ello, que él considera una noble labor, crea un clima de terror en el país, considerando a todo el que no se parece a su padrino el dictador impune Augusto Pinochet un “izquierdista peligroso”, y diciéndoles a los inversionistas extranjeros que no vengan a Chile.

Es decir, más parece un apátrida, que un demócrata.

Personas con la mentalidad como la del señor Jovino Novoa son las que hacen desigual el país, crean ciudadanos de segunda categoría, siembran el terror, disocian para reinar, confunden los propósitos de bienestar social con unas amenazas a los capitales de sus patrones. Capitales que, muchos de ellos, han sido dudosamente habidos o hechos merced a los beneficios del impune dictador Augusto Pinochet.

Si Chile quiere crecer, en lo económico y lo ciudadano, si quiere como país tener sana su mente, debe aislar a personas como el señor Jovino Novoa, que son un cáncer destructivo del tejido social.

El señor Novoa no hace oposición, hace terrorismo, amparado en un partido que apoyó una dictadura sanguinaria, y cobijó con la impunidad al despreciable dictador.

(*) “250 veces” no es una expresión caprichosa y efectista, sino un dato cierto de analistas imparciales chilenos. Quiere decir que mientras un empleado gana el mínimo, $210.000 al mes, un empresario de los que defiende el señor Jovino Novoa, gana $52.500.000 mensuales.

Douglas Tompkins, un extraño filántropo en Chile

Tompkins2No hay nada más terrible y alucinante que la ignorancia. Cuando se ignora algo se refuerzan nuestros errores para no caer al vacío. Le tememos a decir “no lo sé”, o “no conozco eso”. En su lugar, elaboramos argumentos peregrinos o lanzamos temerarias afirmaciones. Casi con agresividad. O con agresividad, derechamente. Lo digo por la cantidad de versiones que se hicieron circular, irresponsablemente, cuando llegó Douglas Tompkins (foto) a Chile. La ignorancia es atrevida, me enseñó mi papá.

Se trataba de un multimillonario gringo que llegaba comprando tierras, muchas tierras en el sur. La ignorancia, malévola, dijo que él era una ‘cabeza de playa’ de una horda de gente rara que buscaba dónde esconderse, cuando comenzara el fin del mundo o la tercera guerra general.

Hasta el ex presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, mismo que “repatrió” de Londres al dictador Augusto Pinochet para “juzgarlo” en “su patria”, lanzó una andanada contra el gringo raro que, además, se atrevía a opinar que unir el extremo sur con el resto del país era más fácil a tramos de mar y tierra, que “por el interior” del territorio continental. Dicho de paso: hoy ya están unidas esas dos partes, mediante barcazas.

Lo cierto es que con la fortuna obtenida con su firma The North Face, el señor Tompkins adquirió cerca de 500 mil hectáreas (o 5.000 kilómetros cuadrados, que es un barbaridad) en el sur, donde Chile todavía es una zona virgen, un pulmón planetario. Pero aún hoy levantan la mano algunas personas para acusarlo de… ¡cualquier cosa!

Una y otra vez Douglas Tompkins ha tenido que desmentir esas versiones alucinadas, y actuar con cautela, abriendo las puertas de sus predios al escrutinio público, para acallar a los ignorantes irresponsables. Pero estos volvieron a levantar la voz, ya no porque “ese gringo se estaba comprando el país”, sino porque ¡“ese gringo” está regalándole a Chile las tierras que había comprado con su fortuna!

El asunto es que Chile no tiene ninguna tradición de filantropía. Ninguna. Acá los empresarios y millonarios chilenos son cada día más voraces, más agresivos, más avaros, más lujuriosos con sus riquezas. Pecan de gula. Desconocen los sentimientos de la compasión, de la fraternidad, de la generosidad. Entre más rapaces sean, más importantes.

¡Y viene un gringo a comprar tierras para después regalarlas! ¡Ese tipo es sospechoso!

Acá no existe la idea del cuidado del medio ambiente. Es mejor derribar árboles y volverlos dólares. Es mejor inundar cuencas y volverlas hidroeléctricas para generar muchos kilovatios que se volverán dólares. No hay sentido medioambientalista. No. Eso es de hippies, de gente rara, sospechosa.

En Chile hay “cero misantropía”. Algunos escarceos son mal vistos, como los de Leonardo Farkas, un minero multimillonario que sigue bajo sospecha porque regala muchos millones de pesos para rehabilitar niños de la Teletón, o apoya deportistas sin pedir nada a cambio. Los demás ricachones lo miran con recelo, como un estorbo. Lo miran como alguien que hace ver mal el dinero.

Yo mismo, al hacer las afirmaciones anotadas, puedo caer bajo sospecha, porque ¿a quién se le ocurre defender el medio ambiente, la fauna, los recursos naturales que le pertenecen a todos y cada uno de los chilenos?

Como sea, Douglas Tompkins ya hizo una primera devolución de tierras: 38.780 hectáreas para la formación del Parque Nacional Yendegaia. Y anunció que tiene otras 450 mil hectáreas para entregar al Estado chileno. Con una sola condición: el Estado jamás podrá usar esas tierras para desarrollos económicos, o expropiarlas para esos fines. Deben ser santuarios naturales, perpetuamente.

El pasado enero, las periodistas Paula Comandari y Rosario Zanetta le hicieron una entrevista para la revista ‘Qué pasa’, y en ella Tompkins anuncia el fin de la restauración del parque Pumalín, que fue afectado durante el primer gobierno de Michelle Bachelet.

¿Eso quiere decir que la donación de Pumalín se podría concretar en este gobierno de Bachelet?     Pienso que sí. Esperamos tener una buena recepción por parte de la presidenta. Para eso necesitamos poner todo en orden y hacer el mismo proceso que llevamos a cabo con la administración Piñera. Nosotros tenemos el corazón puesto en el Parque Pumalín, pero siempre nuestra meta fue entregarlo porque sabemos que es un parque de calidad muy alta.

¿Pero nunca se ha reunido con Michelle Bachelet?     No, nunca.

Una de sus luchas más emblemáticas ha sido contra la construcción de HidroAysén. ¿Existe algún tipo de viabilidad para ese proyecto?     El problema con HidroAysén es que el concepto es el equivocado: estamos represando ríos en el sur de Chile para mandar toda la energía al norte, cuando en el norte hay abundancia de energía solar. Hay que desarrollar la energía cerca del usuario y así no sería necesario poner líneas de alta tensión.

¿Qué expectativas tiene sobre HidroAysén (que la presidenta ha considerado “inviable”)?     Obviamente en el movimiento ambiental y en Patagonia sin Represas están bien conscientes de estas tendencias. Los asesores (de la presidenta) son gente razonable y van a escuchar buenos argumentos, van a buscar alternativas, porque hay otras alternativas.

Usted ha hecho esfuerzos de conservación en Chile y en Argentina. ¿Cuáles son las diferencias en cómo se hace esto acá y allá?     Tanto Chile como Argentina (…) tienen buenas redes de parques nacionales. Argentina está mejor organizado. Tiene una mejor administración. Ahí a Chile le falta.

¿En qué, por ejemplo?     Chile tiene a la Conaf, que es una agencia público-privada, formada en otros tiempos. Las administraciones de Lagos, Bachelet y Piñera no han cumplido la idea de formar una administración de parques bajo el Ministerio de Medio Ambiente. En Argentina, por un siglo, han tenido una administración bien formada y ha funcionado bastante bien.

¿Cree que la institucionalidad medioambiental no ha funcionado bien en Chile?     No todavía. Está en formación. A ver si en esta nueva administración de Bachelet se pueda formar la nueva Conaf, como en todos los países del mundo.

Usted se opone a la construcción de la Carretera Austral por el interior…     No estoy en contra de la carretera. Estoy en contra de hacerla ahora y por el interior. Eso es demasiado caro. Para mí, la mejor idea es la de la ruta costera, porque es más barata, más inmediata y mucho más rápida.

¿Por qué cree que hay gente que promociona esa ruta interior?     Los promotores de los caminos al interior han convencido a una masa de personas de que es la mejor opción. Ellos quedarían como los tontos del pueblo si ahora dicen “me equivoqué, prefiero la ruta de la costa”. Es la porfía humana. No creo que esto tenga que ver con intereses personales, pero hay una masa de gente mal informada que piensa que la ruta entre Chaitén y Puerto Montt tiene que pasar sólo por vía terrestre.

El cambio climático es un gran tema, pero la gente pobre está más preocupada de tener un hospital cerca…     Hemos escuchado esto por años. Por eso hay que volver a la primera pregunta y ésa es, si es factible tener este boom económico en un planeta muerto.

Usted ha recibido varios reconocimientos a nivel internacional, pero en Chile tiene grandes detractores. ¿Le afecta que en Chile genere desconfianza?     No, tengo cuero de chancho. Hace 20 años tuvimos mucha oposición a nuestras iniciativas: mucha gente no nos creyó que donaríamos los terrenos. Eso era entendible, porque en Chile no hay tradición de filantropía. No culpo al pueblo chileno por no haber entendido esto, porque era algo novedoso. Hoy, en cambio, los empresarios y algunos políticos me han hecho una figura pública, un personaje. Hoy, para bien o para mal, soy un referente.

Más allá de lo donado en Yendegaia, ¿cuántas hectáreas tiene todavía en Chile?     Tenemos alrededor de 450.000 hectáreas en Chile y unas 200.000 en Argentina.

¿Cuánto ha pagado por esas tierras?     En los últimos 20 años hemos invertido en total más de US$ 300 millones entre Chile y Argentina.

Y de esas 450.000 hectáreas, ¿cuántas piensa donar?     Tenemos 450.000 hectáreas para entregar. Estamos trabajando en distintos proyectos. Yo no sé cuántos años más me quedan, por eso estamos pensando terminar nuestro plan de parques nacionales en la próxima década.

O sea que en 10 años más, dirá “misión cumplida”…     ¡Ésa es la idea!

Aristarco y el diferendo marítimo con Perú

huáscarEncontré a Aristarco sin mucho interés en el fallo que se conocerá hoy lunes sobre el diferendo marítimo entre Chile y Perú. Le hice ver la atención (y tensión) que se ha creado por la espera del pronunciamiento del Tribunal Internacional de La Haya: los medios de comunicación, tanto peruanos como chilenos, han estado, desde hace varios días, haciendo preparativos y entregas de información que llenan de expectativa el pronunciamiento judicial. Con el fallo, por fin, le dije, se cierra una herida abierta y se acaba un foco de malestar para la sana convivencia entre los dos países. Aristarco, con cara desconfiada, me dijo que más importante que el diferendo en la zona de frontera, era devolver el Huáscar (foto), que eso sí era una fuente de tensión, y una especie de trofeo y choreza que exhibía Chile ante su vecino. Con cierta prepotencia, ¿y con intención de humillación? Aristarco dijo que un acto de verdadera nobleza, por parte de Chile, era devolverle la dignidad a Perú, contenida en ese Huáscar. “Lo de la línea de división de aguas marítima no le interesa más que a las empresas y corporaciones pesqueras de Chile y Perú”, aseguró Aristarco, porque al chileno o peruano de a pie, al ciudadano común, no le afecta en nada la discusión, n el fallo. La importancia estará en que se acaba esta fuente de especulación política, con la que los partidos y los politiqueros de ambos países han sacado réditos exacerbando un patriotismo pasado de tiempo, que enferma las mentes de la gente común. Le pregunté por su pronóstico, aún más allá de la concepción que tiene del diferendo, y me confesó que creía que Perú iba a poder ampliar su línea divisoria con el fallo de La Haya. Incliné la cabeza. “Hay cosas que deben costar, en aras de la buena vecindad, si no puede hablarse de hermandad”, puntualizó Aristarco. Quizás tenga la razón.