Archivo de la categoría: Historia

Pinochetistas de lesa humanidad, ‘Checho’ y ‘Luli’

dictaduraEstado terrorista. Los ‘intelectuales’ del pinochetismo lanzan, sin ruborizarse, el siguiente argumento: a propósito de los acuerdos de paz que tiene adelantados el gobierno de Colombia y el grupo Farc, en los que hay un trato conforme al derecho internacional humanitario para conductas de lesa humanidad de los guerrilleros; estos ‘intelectuales’ pinochetistas piden a la izquierda chilena ‘que sean coherentes’, y apoyen un trato humanitario para delitos de lesa humanidad de la vergonzosa dictadura del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, que ellos defienden a brazo partido. Aparentan no entender, que no son comparables unos guerrilleros que se declaran en rebeldía contra el Estado colombiano, y un Estado como el chileno en esa época, que cometió terrorismo. Es como comparar el caso de una persona que acecha, por horas o días enteros, a otra persona, y la mata, con el caso de una riña en que una persona mata a otra al calor de los hechos. Sí, señores pinochetistas, en ambos casos hay ‘un homicidio’, pero no es el mismo homicidio. Y ustedes lo saben.

Deuda externa. Escuché a Sergio Hirane, ‘Checho’, en Radio Agricultura, quejarse de que Chile era el caso típico de “esta clase de gobiernos” (refiriéndose al de la presidenta Michelle Bachelet) de incluir ‘deuda externa’ en su presupuesto. Se preguntaba, horrorizado (¡pobrecito ignorante!), cómo era posible que ‘esta clase de gobiernos’ endeudara al país. Decirle al señor ‘Checho’ Hirane que ¡todos los países del mundo tienen deuda externa! Todos. Voy a ponerle algunos ejemplos de deuda externa, reportada a diciembre del 2014 por los siguientes países: Estados Unidos US$ 17.260.000 millones, Reino Unido US$ 9.219.000 millones, Alemania US$ 5.597.000 millones, Japón US$ 5.180.000 millones, China US$ 949.600 millones y Rusia US$ 599.000 millones. En el caso de Chile, la deuda externa siempre ha estado ahí, más abultada o menos abultada. Por ejemplo, al finalizar el gobierno de Sebastián Piñera (que es ídolo para el señor ‘Checho’ Hirane), la deuda externa de Chile fue de US$ 145.700 millones. ¿Cuál es el problema del ignorante señor ‘Checho’ Hirane con que en el presupuesto del 2017 se haya incluido el pago de una deuda externa? Y a este ignorante, que vocifera irresponsablemente por Radio Agricultura, le hace coro el solapado señor Sergio Melnick, quien, estoy seguro, sabe que es una barrabasada lo que dice Hirane, pero lo deja, porque perversamente está empeñado en ‘hacer oposición’, así sea con mentiras y argucias. Sugerencia para el señor Melnick: tiene una peligrosa deuda, no externa sino interna, con su salud, por obesidad. Debería quererse un poco.

Luli, rara. Encontré a Aristarco con la foto de Nicole Moreno, conocida como ‘Luli’, y comenté que ‘ahora se ve bien’. Saltó como un resorte. No, no es eso, me dijo. ¿Qué pasa, entonces?, le pregunté. Me dijo que solo miraba el rostro de una mujer que le parecía ‘rara’. Muy rara. Le pregunté a qué se refería, y solo dijo algunas palabras, como para que yo arme el rompecabezas y de con la solución. Dijo que la observaba hacía mucho, porque al principio le pareció agraciada, con su sonsonete tonto de voz, pero con el tiempo se ha vuelto… ‘rara’. Me relató entonces que había tenido contactos con extraterrestres, había tenido un supuesto secuestro, no dejaba que las cámaras la enfocaran de cerca porque tenía la cara llena de erupciones y acné, que ponerse un bikini o una ropa interior no es ser modelo como ella dice ser, esa es una profesión que se debe respetar; que resultó comprando docenas de departamentos ¡con el sueldo de un reality!, raro, que anda con tipos raros en discotecas a altas horas, que no pudo rendir y la echaron del Canal 13, y por lo último, que tuvo una rara crisis de pánico en un avión, en el que se pavoneó para llamar la atención y nadie le prestó atención. ‘Es muy rara esta mujer’, dijo Aristarco. Muy rara, ¿no te parece?

 

Anuncios

Narcisismo de Cheyre y teatro de Choquehuanca

cheyreNarciso. Los enfermos de narcisismo y sociopatía creen que el mundo se acaba sin ellos. Son solipsistas con peligrosos rasgos de dominación, de querer tener el control de las situaciones y de las personas. De esto es de lo que padece, al parecer, el señor Juan Emilio Cheyre (foto). Llama la atención que nadie haya comentado su peregrino argumento para mantenerse en la dirección del Servicio Electoral (Servel), ¡aun cuando está sub judice por 15 homicidios!, cometidos en los tiempos en que su psicopatía campeaba blindada por el uniforme militar del fascismo sanguinario, encabezado por el traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet. El señor Cheyre es un sujeto procesado. Ante la justicia no es ‘testigo’, ni ‘informante’, sino autor y cómplice de 15 asesinatos, ¡y se da el lujo de decir que no renuncia al Servel, que es un organismo público, oficial, estatal, porque sin él esa institución no funcionará bien! ¿Qué? ¿Un miserable mortal con ínfulas de que el Servicio Electoral de Chile se va a paralizar si él no está ahí? ¿Han escuchado algo más delirante que eso? Lo mismo decía, claro, de Chile, su criminal jefe, el traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet. Pero lo peor es que ¡nadie dijo nada, y él continúa en el Servel! Todo el mundo tomó sus palabras como algo natural. ¿O fue terror ante el criminal?

Pantomima. La presencia del canciller boliviano David Choquehuanca (foto) en Chile fue lo choquehuancamás vergonzoso que he visto de un gobierno. Se apareció en Chile con el propósito de ‘inspeccionar’ los puertos por donde salen y entran, libremente, las mercaderías bolivianas. ¡Vino a ‘inspeccionar’ los puertos! Por Dios santo, ¿esto qué es? Y vino a hacerlo en calidad de ‘particular’, no del ‘canciller’ que es. Que alguien me explique este sainete, por favor. Y tal vez más que sainete, fue una puesta en escena de una pieza teatral del absurdo. Porque eso fue: una puesta en escena. Venían, él y su comitiva, libreteados. De improviso, una mañana, se presenta en la puerta de acceso al puerto de Arica, ¡con 58 personas más!, diciendo que va a ‘inspeccionar’ las condiciones en que se mueven las mercaderías bolivianas. Así, de pronto. Como Pedro por su casa. Y, obviamente, hay procedimientos (no solo protocolos) que todo visitante debe cumplir. ¡Choquehuanca, también! Entonces le dijeron que esperara, aunque en realidad estaban tratando de saber si el señor llegaba como ‘particular’ o como ‘canciller’. Y armó la pataleta. Una pataleta ensayada. ¿Cómo hizo para no morirse de la risa de la pantomima que estaba haciendo, ensayada días atrás con el presidente Evo Morales? Curiosamente, el señor Morales estaba ‘en vivo’, hablando por los medios de comunicación bolivianos, a esa misma hora. ¡Increíble coincidencia! Y de los 58 acompañantes, 30 eran periodistas bolivianos, que también se prestaron, quizás con espíritu patriótico, para semejante ridiculez. ¡Por Dios santos! Con razón no quisieron reelegir a Evo. Los bolivianos también deben estar hartos de estos señores. Al parecer, la patraña en la que utilizaron a Chile, era para distraer la atención de un paro de transportadores que tenían en su país.

Caleuche; politico-empresas; Compagnon-Bachelet

CaleucheCaleuche. El ‘Caleuche’ (ilustración) es, según Francisco Coloane, un “buque de arte, como también lo llaman mis paisanos de Chiloé. Es la nave de anclas de oro, escobenes y cadenas de plata, cordajes de aluminio y mástiles que son sus antenas invisibles cargadas de microondas (todo ello desconocido por ‘los limpios’), y que les permite comunicarse por esas vibraciones con otros caleuchanos que deambulan por las corrientes marinas”.

Con este hermoso significado se bautizó un nuevo premio, de artistas para artistas. ¿Se pone de pies, junto al Altazor? Para mi gusto, pasó un poco sin pena ni gloria en los medios de comunicación, o tal vez soy pesimista. Aunque, desde luego, lo importante es el estímulo. Hasta donde fue posible observar, no tiene una estatuilla representativa, sino un conjunto que, obviamente, si se toma una se excluyen otras. Por eso la ilustración del mito. Quiero solamente reseñar a los ganadores:

–Premio a la trayectoria: Jaime Vadell.

–Premio actor revelación: Michael Silva.

–Mejor actriz protagónica de telenovelas: Amparo Noguera

–Mejor actor protagónico de telenovelas: Cristián Carvajal

–Mejor actriz de reparto de telenovelas: Gaby Hernández

–Mejor actor de reparto de telenovelas: Otilio Castro

–Mejor actriz protagónica de series: Tamara Acosta

–Mejor actor protagónico de series: Daniel Muñoz

–Mejor actriz de reparto de series: Paulina Urrutia

–Mejor actor de reparto de series: Daniel Alcaíno

–Mejor actriz protagónica de Largometraje-Ficción cine: Amparo Noguera

–Mejor actor protagónico Largometraje-Ficción cine: Luis Gnecco

–Mejor actriz de reparto Largometraje-Ficción cine: Antonia Zegers

–Mejor actor de reparto Largometraje-Ficción cine: Roberto Farías

Aportes a políticos. En el proceso de la Fiscalía de casos de Alta Complejidad Centro Norte, Pablo Longueirase vino a saber la cuantía en la que algunas empresas compran a los políticos. A las empresas no les importa si el político (corrupto, porque se deja comprar) es de ‘izquierda’ o es de ‘derecha’, si es gordo o flaco, si alto o chico. Lo cierto es que los compra para que voten a su favor, como se tiene la sospecha fundada de que así lo hicieron sinvergüenzas como Jaime Orpis, Pablo Longueira (foto), Andrés Zaldívar, etcétera.

–Enersis (de propiedad de la italiana Enel), por ejemplo, hizo 16 aportes por $ 764.625.000.

–Endesa (filial de Enersis), hizo 16 aportes por $ 509.750.000.

–Latam (principal empresa de transporte aéreo de Latinoamérica, ligada a la ‘familia Cueto’), hizo aportes por $ 197.000.000

–Copec (empresa perteneciente al holding ‘Antar Chile’, que es del Grupo Angelini), hizo un aporte por $ 23.400.000.

Esto de los ‘aportes’ de las empresas a las campañas políticas, es lo que se discute en el Congreso. Ojalá salga una ley que le dé orden y probidad, tanto a la política como a la empresa privada.

Bachelet-Compagnon. Cuando vi que la presidenta Michelle Bachelet (foto) aparecía en la Michelle-Bachelettelevisión, esperé que dijera algo contundente, porque acababan de formalizar a su nuera Natalia Compagnon, la esposa del guatón traspirado de los aros picantes, Sebastián Dávalos, su hijo. A Compagnon la sindican de declaraciones de impuestos maliciosamente falsas y procedimientos dolosos (es decir, un conducta de delincuente: persona que comete delito), y le aplicaron arraigo nacional, firma mensual y alejamiento e incomunicación con sus socios (que también fueron ‘formalizados’)

Esperaba con expectativa, pero escuché fue a una mamá que casi rompe en llanto. Dijo la presidenta: “Desde el corazón quiero decir que han sido tiempos difíciles para mí y para  familia, muy dolorosos y que sin duda eso me ha afectado profundamente. Es un sentimiento humano normal. Pero eso no me ha nublado ni por un minuto de lo que son mis responsabilidades como Presidenta de la República y como Jefa de Estado. Quiero hablar de la audiencia de las formalizaciones de hoy. He querido hablar porque este es un caso que ha concentrado la atención de la gente, que espera sin duda que la justicia actúe con  imparcialidad en este y en otros casos. Los chilenos demandan, merecen igualdad de oportunidades y derechos, y eso también incluye igualdad ante la ley. Y yo voy a seguir trabajando por lo que me comprometido con la gente, por hacer de este país un país más equitativo, más justo y más digno para todos, y de eso los chilenos pueden tener confianza”.

Y se fue. No supe qué pensar.

Derecha infiltrada; DC de derecha; ‘Caso Caval’

sidicatosDerecha infiltrada. Aristarco es de la idea que la derecha tiene infiltrados los sindicatos y organizaciones de empleados del país. Pone dos ejemplos: uno, cuando el gobierno presentó la Ley Laboral, entró en paro el Registro Civil, poniendo al gobierno entre los palos. La derecha de inmediato hizo ver que el ‘no reemplazo’ (que odian y temen) es “malo”, y lograron que se viera con buenos ojos “el derecho al reemplazo” (quitándole así dientes a los sindicatos y organizaciones de empleados para presionar el cumplimiento de sus peticiones) ¡Jodió la Ley Laboral!

El otro caso, es el ocurrido hace unas horas apenas, cuando por efecto del verano comenzaron a presentarse incendios forestales. Casi inmediatamente, los trabajadores de la Conaf (Corporación Nacional Forestal), encargada de apagar incendios y prevenirlos, enarbolan las banderas de sus reivindicaciones y anunciaron paro. Más inoportunos no podían ser. ¿O creen que hacer peticiones encima de los incendios es “presionar” al gobierno? No, no es presionar al gobierno, es favorecer a la derecha.

El efecto, ¡perverso!, en ambos casos, es que los sindicatos y las organizaciones de trabajadores se hacen ver como cosas inadecuadas, que deben meterse en cintura, a fin de que no tengan un efecto real cuando reclamen algo. Y hasta el momento, están logrando que la gente piense así. Pero llegará el día, dice Aristarco, en que habrán de lamentar profundamente haber saboteado al gobierno, cuando éste quiso darle dientes y garras a los trabajadores para tramitar sus reclamos salariales y de bienestar. No fue posible porque la derecha estaba infiltrada.

DC de derecha. La historia chilena dice que la Democracia Cristiana apoyó con ahínco el Genaro Arriagadavergonzoso golpe militar contra el presidente elegido democráticamente Salvador Allende. La historia chilena dice que la Democracia Cristiana apoyó la dictadura, excedida en violación de derechos humanos y represión inhumada. Por eso no se entiende que la Democracia Cristiana haya hecho parte de la llamada ‘izquierda’, en las alianzas llamadas ‘Concertación’ y ‘Nueva mayoría’. La Democracia Cristiana, ideológicamente, debe militar al lado de la Unión Demócrata Independiente (Udi), de Renovación Nacional (RN) y, últimamente, también del grupo ‘Vamos Chile’.

Sorprende oír al señor Gerano Arriagada (foto) decir que “una fuerza de izquierda sin la Democracia Cristiana es imposible”. ¿Imposible? Serán patudos, dice Aristarco. Pero otro golpista, El Mercurio, publica sus declaraciones en la parte alta de la primera página, solazándose. Curioso, ¿no?

‘Caso Caval’. No se necesita ser economista, ni banquero, para darse cuenta que nadie en Chile Mauricio Baezapuede solicitar un crédito por 3.000 millones de pesos (¡tres mil millones de pesos!) sin garantías reales, sin avales, y obtenerlo en tan solo tres días. Esto fue lo que ocurrió con el crédito pedido por Natalia Compagnon, la esposa del guatón traspirado de los aros picantes Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta Michelle Bachelet. Y para solicitarlo, fueron recibidos ¡por el dueño del banco!, Andrónico Luksic.

Vaya uno de nosotros a pedir un crédito hipotecario por, digamos, 20 millones de pesos, para que tenga que reunir una montaña de papeles, fiadores y garantías, en un trámite que puede demorar 30 días, o más. Pero al señor Dávalos y la señora Compagnon, que pidieron un “crédito de inversión”, es decir con alto riesgo, y por una suma astronómica, se lo dieron en cuestión de horas.

Mauricio Baeza (foto), el gerente de riesgo del Banco de Chile, tuvo la valentía (a menos que haya otra jugada en el proceso judicial sobre este préstamo) de admitir ante el juez que investiga la podredumbre del llamado ‘Caso Caval’, que “no fue una ‘operación usual’”, como lo publicó El Mercurio (tan extraño que El Mercurio puso las comillas a ‘operación usual’, en cambio de hacerlo a toda la expresión: ‘no fue una operación usual’; ¿otro de los trucos del gran manipulador?)

Mauricio Macri gana; Sergio Jadue pierde

Mauricio_MacriMacri. Ganó quien representa la ‘centro derecha’ la presidencia de Argentina: Mauricio Macri (foto). Obtuvo el 51,40 % de los votos, mientras su contrincante, Daniel Scioli, representante del peronismo-kirchnerismo de ‘izquierda’ 48,60 %. La presidenta Cristina Fernández cierra, de momento, un ciclo del peronismo-kirchnerismo que se prolongó desde el 2003 hasta hoy. De ambos candidatos se decía lo mismo: Argentina terminará en el abismo. Por ahora, la gente no quería más ‘izquierda’ y optó por la ‘centro derecha’. Quizás comience un largo ciclo también.

Jadue. Una vergüenza que Sergio Jadue (foto) haya sido el presidente sergio_jadue6de Asociación Nacional del Fútbol Profesional (Anfp) de Chile. Pero ¿quién podía imaginar que el joven que era una promesa de la dirigencia nacional escondía en su pecho a un pequeño monstruo dispuesto a vender a su madre para obtener un puñado de dólares? En cambio, sospecho que aquellos que lo rodearon durante el tiempo en que fue dirigente en la Anfp, pudieron intuir que era capaz de apuñalar por la espalda, a sangre fría, por el mismo puñado de dólares. Sospecho que sabían de sus andanzas. Sí, lo sabían. O cómo resulta prestando miles de millones de pesos a los equipos de fútbol cuando por reglamento solo puede hacerlo en sumas de 50 millones de pesos por vez. Lo sabían. Sabían a quién nombraban cuando lo nombraron. Lo nombraron en medio del escándalo del delincuente español Jorge Segovia, dueño del Instituto Internacional Sek. Lo nombraron, entre otros, el que el congresista Gabriel Boric llamó ‘delincuente’ (porque lo es), José Yuraszeck. Ahora que probablemente el delincuente Sergio Jadue cumple su condena en Estados Unidos (o su acuerdo judicial) por más delitos a través de la Fifa, la Anfp debe ser aseada. Hay mucha basura dentro. Deben salir todos, sin excepción, de quienes ostentan ‘honores’ en la organización. El actual directorio debe renunciar. Son: Jaime Baeza Zet, Nibaldo Jaque Zúñiga, Cristián Varela Noguera, Rodrigo Grumberg Landeros, Óscar Fuentes Márquez, Juan Pablo Zúñiga Mena, Felipe Correa Rivera, Hernán Saavedra Retamal, Mirko Hamame Velarde, René Rosas B. y Héctor Olave Vallejos. Y después que renuncien, nombrar a un tipo honesto, de manos limpias y conocedor del fútbol, como Marcelo Salas, dueño de Deportes Temuco, líder del grupo B del fútbol profesional chileno.

‘Sobre idiotas, velos e imanes’ de Pérez-Reverte

Arturo Pérez-ReverteVaya por Dios. Compruebo que hay algunos idiotas –a ellos iba dedicado aquel artículo– a los que no gustó que dijera, hace cuatro semanas, que lo del Islam radical es la tercera guerra mundial: una guerra que a los europeos no nos resulta ajena, aunque parezca que pilla lejos, y que estamos perdiendo precisamente por idiotas; por los complejos que impiden considerar el problema y oponerle cuanto legítima y democráticamente sirve para oponerse en esta clase de cosas.

La principal idiotez es creer que hablaba de una guerra de cristianos contra musulmanes. Porque se trata también de proteger al Islam normal, moderado, pacífico. De ayudar a quienes están lejos del fanatismo sincero de un yihadista majara o del fanatismo fingido de un oportunista. Porque, como todas las religiones extremas trajinadas por curas, sacerdotes, hechiceros, imanes o lo que se tercie, el Islam se nutre del chantaje social. De un complicado sistema de vigilancia, miedo, delaciones y acoso a cuantos se aparten de la ortodoxia. En ese sentido, no hay diferencia entre el obispo español que hace setenta años proponía meter en la cárcel a las mujeres y hombres que bailasen agarrados, y el imán radical que, desde su mezquita, exige las penas sociales o físicas correspondientes para quien transgreda la ley musulmana. Para quien no viva como un creyente.

Por eso es importante no transigir en ciertos detalles, que tienen apariencia banal pero que son importantes. La forma en que el Islam radical impone su ley es la coacción: qué dirán de uno en la calle, el barrio, la mezquita donde el cura señala y ordena mano dura para la mujer, recato en las hijas, desprecio hacia el homosexual, etcétera. Detalles menores unos, más graves otros, que constituyen el conjunto de comportamientos por los que un ciudadano será aprobado por la comunidad que ese cura controla. En busca de beneplácito social, la mayor parte de los ciudadanos transigen, se pliegan, aceptan someterse a actitudes y ritos en los que no creen, pero que permiten sobrevivir en un entorno que de otro modo sería hostil. Y así, en torno a las mezquitas proliferan las barbas, los velos, las hipócritas pasas –ese morado en la frente, de golpear fuerte el suelo al rezar–, como en la España de la Inquisición proliferaban las costumbres pías, el rezo del rosario en público, la delación del hereje y las comuniones semanales o diarias.

El más siniestro símbolo de ese Islam opresor es el velo de la mujer, el hiyab, por no hablar ya del niqab que cubre el rostro, o el burka que cubre el cuerpo. Por lo que significa de desprecio y coacción social: si una mujer no acepta los códigos, ella y toda su familia quedan marcados por el oprobio. No son buenos musulmanes. Y ese contagio perverso y oportunista –fanatismos sinceros aparte, que siempre los hay– extiende como una mancha de aceite el uso del velo y de lo que haga falta, con el resultado de que, en Europa, barrios enteros de población musulmana donde eran normales la cara maquillada y los vaqueros se ven ahora llenos de hiyabs, niqabs y hasta burkas; mientras el Estado, en vez de arbitrar medidas inteligentes para proteger a esa población musulmana del fanatismo y la coacción, lo que hace es ser cómplice, condenándola a la sumisión sin alternativa. Tolerando usos que denigran la condición femenina y ofenden la razón, como el disparate de que una mujer pueda entrar con el rostro oculto en hospitales, escuelas y edificios oficiales –en Francia, Holanda e Italia ya está prohibido–, que un hospital acceda a que sea una mujer doctor y no un hombre quien atienda a una musulmana, o que un imán radical aconseje maltratos a las mujeres o predique la yihad sin que en el acto sea puesto en un avión y devuelto a su país de origen. Por lo menos.

Y así van las cosas. Demasiada transigencia social, demasiados paños calientes, demasiados complejos, demasiado miedo a que te llamen xenófobo. Con lo fácil que sería decir desde el principio: sea bien venido porque lo necesitamos a usted y a su familia, con su trabajo y su fuerza demográfica. Todos somos futuro juntos. Pero escuche: aquí pasamos siglos luchando por la dignidad del ser humano, pagándolo muy caro. Y eso significa que usted juega según nuestras reglas, vive de modo compatible con nuestros usos, o se atiene a las consecuencias. Y las consecuencias son la ley en todo su rigor o la sala de embarque del aeropuerto. En ese sentido, no estaría de más recordar lo que aquel gobernador británico en la India dijo a quienes querían seguir quemando viudas en la pira del marido difunto: “Háganlo, puesto que son sus costumbres. Yo levantaré un patíbulo junto a cada pira, y en él ahorcaré a quienes quemen a esas mujeres. Así ustedes conservarán sus costumbres y nosotros las nuestras”.

Arturo Pérez-Reverte (foto)

Artistas durante la dictadura y Álvaro Corbalán

Corbalan_El-dueno-de-la-noche‘El dueño de la noche’ es la historia de la vida farandulera de uno de los más cínicos criminales de la vergonzosa dictadura que azotó a Chile entre 1973 y 1988, Álvaro Corbalán.
Es una investigación de los jóvenes periodistas Felipe Robledo, Macarena Chinni, Daniel Campuzano y Constanza González.
En la cárcel de Punta Peuco, creación del entonces presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, hay una zona especial (por la laxitud del régimen disciplinario y penal) que denominan de los ‘faraones’, es decir, los ‘personajes’ ‘emblemáticos’ de la dictadura, que daban las órdenes criminales, y ahí está Álvaro Corbalán.
La justicia lo encontró culpable de, al menos, 26 asesinatos (con nombres y apellidos), y responsable de la ‘Operación Albania’ y la ‘Matanza de Corpus Christi’, tras el lamentablemente fallido atentado contra el traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet.
El libro cuenta que Corbalán andaba con María José Nieto, una vedette española, que Chile conoció por ‘Maripepa’, y que actuaba cuando a Corbalán le daba la gana, o a ella. Simplemente llegaba al canal (Tvn, particularmente) y decía: “Esta noche se presenta Maripepa”. Todos tenían que hacer los ajustes necesarios para incluirla en la programación, obligatoriamente.
Muchos de los artistas y personajes que hoy quieren seguir siendo vigentes, revolotearon alrededor del criminal Corbalán, como Luis Dimas, Patricia Maldonado, Raquel Argandoña, Sergio ‘Checho’ Hirane, Los Huasos Quincheros, Pablo Honorato, Luis Alfredo Fuentes, entre otros, y Tito Fernández, ‘El temucano’, quien inclusive lo visita hoy día en Punta Peuco.
Patricia Maldonado, cantó junto a Antonio Zabaleta en la publicidad del ‘Sí’ en favor de la criminal dictadura en el plebiscito de 1988, y hoy es parte del matinal del canal Mega, a donde llegó, de acuerdo con Aristarco, gracias a Ricardo Claro que era el dueño. Ricardo Claro fue uno de los empresarios que propugnó por el golpe militar y sostuvo la dictadura.
Los autores de ‘El dueño de la noche’ consultaron a todos los mencionados en el libro, y al propio asesino Álvaro Corbalán. Pero una parte importante de la información la obtuvieron de un subalterno de Corbalán, el capitán Luis Arturo Sanhueza Ríos, alias ‘Ramiro Drogiett’, o ‘El Güiro’.
El libro afirma que “según el periodista Jorge Escalante, artistas y gente de la televisión, como ‘Pollo’ Fuentes, Gloria Simonetti, Patricia Maldonado, Julio Videla y Javier Miranda, fueron partidarios de la dictadura, por lo que tenían un espacio asegurado en la televisión”.
Hoy día, todos desmienten su relación cercana con el régimen asesino y con el asesino Corbalán. O dicen que nunca se dieron cuenta que en Chile detuvieron, torturaron y mataron gente durante la dictadura. O dicen que había que estar de acuerdo para tener trabajo. O dicen que solo cumplían contratos sin preguntar nada.
Allá ellos con sus conciencias.
Lo cierto es que el libro, de Ediciones Ceibo y 106 páginas, es un recorrido por los lugares que frecuentaba Álvaro Corbalán, que en la noche vestía de blanco y andaba en pub y discotecas, y de día comandaba masacres y torturas. Y un intento por identificar de manera cierta a quienes anduvieron como polillas a su alrededor.
Un libro interesante, novedoso y entretenido. Lo recomiendo.