Archivo de la categoría: Forestales

Sospechoso este ‘tsunami de fuego’ en Chile

incendio_noche_portezueloAristarco insiste en que es, como dice Bombo Fica en algunos de sus chistes, ‘sospechoso’ este episodio de los incendios por doquier. Dice que hay manos criminales, y sobre todo una intencionalidad de poner en aprietos a la presidente Michelle Bachelet. Hay un grupo de personas empeñadas en desprestigiar al gobierno. Y varios medios de comunicación les hacen eco. Me cuenta que hay páginas web, con noticias estacionadas desde hace varios meses, afirmando que la economía chilena va a colapsar, afirmando que este ha sido el peor gobierno de la historia de Chile, diciendo que todo está mal. Aristarco cree que estas personas y estas afirmaciones son conspirativas. Buscan infligir daño. Esas personas son las verdaderas responsables de si la situación chilena empeora. Porque lanzan ideas falsas, como lo hacía Joseph Goebbels, y los medios de comunicación cómplices las repiten con tal obsesión que se convierten en verdades. Esta ola de incendios no puede ser espontánea, ¡500 mil hectáreas!, insiste Aristarco. Aquí no se cumple la fórmula de los 30 grados de temperatura, 30 kilómetros por hora de viento y 30 grados de humedad del aire. Aquí hay manos criminales, hay una intencionalidad, hay un concierto para delinquir y un propósito: desprestigiar al gobierno de una mujer. Es una conspiración misógina, cruel y sanguinaria, que no mira sino intereses egoístas. Nada les importa destruir, como lo han hecho, ¡más de 500 mil hectáreas! de bosques y pastizales. “Déjame y digiero todo eso”, fue lo único que se me ocurrió decirle a Aristarco.

Anuncios

Bombo Fica, Leo Caprile y los incendios

bombo-ficaEl mejor. Lo mejor del Festival del Huaso de Olmué, sin dudas, el humorista Bombo Fica (foto). Un exponente del humor blanco, como sus trajes. Alguien que a través del tiempo ha demostrado que puede hacer reír a la audiencia sin apelar al culo, la concha, el pico, la mierda ni el doble sentido. Hasta ilustrativo resultó el humor del Bombo Fica, hoy por hoy, el mejor de Chile. Lejos. No menosprecio a Alison Mandel, que se las mandó, ni a Pedro Ruminot que todavía le falta un poco más y estuvieron en el mismo escenario. Solo digo que Bombo Fica tiene el don “de contar”. Porque muchas veces no se trata de “ser novedoso”, sino de “saber contar” las historias. De hecho, la literatura y las artes, en general, lo que hacen es saber contar una historia, quizás conocida. En este sentido, es posible que algunos ‘chistes’ suyos ya los hayamos oído, pero dichos por él renacen. El Patagual tuvo un gran premio con la presencia del Bombo Fica en su Festival del Huaso de Olmué.

leo-caprileSin voz. Es lamentable que el presentador de un evento al aire libre, como el caso del Festival del Huaso de Olmué, en el Patagual, esté disfónico. Leo Caprile (foto) no debió presentarse en las condiciones en que tenía su voz, o no tenía, pues es la herramienta fundamental de su trabajo específico. Por su propio prestigio debió haberse excusado de no asistir. Por respeto al público y a su profesión. Yo creo que fue ese bicho malo de haber sido por tantos años el “presentador oficial” del Festival de Olmué, lo que lo empujó a volver. Porque en la versión anterior del festival estuvo Julián Elfembein, y esta vez, viendo en las pésimas condiciones en que estaba Leo Caprile, ¿por qué no pusieron a Cristian Sánchez, que estaba disponible? Muy en contra le juega a Leo Caprile salir, sin voz, en un evento de esta magnitud, por preservar su ego.

incendiosIncendios criminales. Amerita una investigación a fondo la ‘ola’ de incendios que se han producido a lo largo del país. No es posible que haya más de 25 grandes focos ‘activos’. Empíricamente me atrevo a afirmar que hay manos criminales detrás de la destrucción de casi 80 mil hectáreas. ¡80.000 hectáreas! No puede ser. Las autoridades deben dar con los responsables, sean hombres o mujeres, adultos o menores, y aplicarles el rigor de la ley. Afortunadamente no hay pérdidas humanas, pero muchas personas se quedaron con lo que tenían puesto al momento de empezar la conflagración. Chile no puede pasar por alto este crimen ecológico.

Se quemó el Valparaíso invisible

PEOR INCENDIO HISTORIA DE VALPARAÍSO CAUSA 16 MUERTOS Y ARRASA CINCO CERROSCuando doña María vio que salpicaban las bracitas contra su ventana, tomó lo primero que encontró y salió huyéndole al fuego. Era la última que quedaba en la casa, hecha de a pocos, durante veinte años, cuando llegó con su esposo a vivir a estos cerros. Ella estaba viendo cómo se incendiaban las casas del cerro vecino, que así llaman a los barrios en la parte alta de Valparaíso. Los de Las cañas, El litre, Miguel Ángel, La cruz, El vergel, Mercedes, Mariposa, Ramaditas y Rocuant los más afectados. Pero de un momento a otro el viento cambió de intensidad y dirección y las lenguas de fuego empezaron a lamer la ladera que colindaba con su casa. En pocos minutos las casas del cerro vecino desaparecían entre las llamas, y el cerro suyo comenzaba a ser pasto del mismo fuego descontrolado. Las máquinas de bomberos no podían subir cargadas de agua por la grave pendiente, y no eran suficientes los baldes y las mangueras de regar las plantas para sofocar el descomunal incendio. Doña María huyó despavorida de los latigazos de fuego, encorvada bajo las primeras sombras de la noche que caía. A salvo, unos metros más allá, todavía retrocediendo ante la imperio de las flamas, doña María vio con ojos llorosos cómo su casa se retorcía entre las brasas para ser un destino hacia las cenizas. Varias decenas, varias centenas…, hasta un millar de personas vieron, igual que doña María, sus enseres sus ropas sus muebles sus recuerdos y el sudor de tantos años reducidos a pavesas. Un millar de viviendas han sido destruidas por el incendio, hay 10 mil damnificados y más de una docena de personas fue atrapada por las implacables lenguas de fuego, y allí murieron en una muerte horrible y desconocida. Una parte del bosque circundante ardió en la cresta de la montaña, en la parte oculta a los turistas de Valparaíso, en la parte invisible que tienen las ciudades turísticas del mundo entero, la de las carencias. Cuánto duele tanto sufrimiento de la gente sencilla. Del padre, de la madre sencilla, de los hermanos y tíos y sobrinos sin fortuna y ansiosos de vida. Valparaíso se quemó por el lado de los cerros, el de ramaditaslos barrios construidos a retazos a través del tiempo. Se quemó Valpo, sin que se dejaran ver la cara los congresistas de la región, los políticos del país. Sin que los autores de las leyes para defender los intereses de sus patrones en las grandes empresas y corporaciones dijeran esta boca es mía. Con visible sentimiento la presidenta Michelle Bachelet estuvo en los cerros haciendo presencia de Estado, llevando un voz de aliento. Pero fueron los primos con los tíos con sus hermanas y sus padres y madres y vecinos, todos apoyados en su propia desgracia, quienes al menos salvaron sus vidas para llorar el rescoldo donde una vez había sido su hogar.

Post Scriptum: (15 de abril 2014) Lo lamentablemente ocurrido este pasado fin de semana en Valparaíso –el Valpo de los cerros que no está a la vista del turismo– era previsible. Ya el 18 de febrero del 2013 dábamos cuenta en este blog de hechos semejantes: “Sin desconocer la gravedad de los hechos, creo que Carlos Rivas Quiroz (foto) es un ejemplo a seguir. Cuando digo “gravedad de los hechos” me refiero a que 1.200 personas resultaron damnificadas porque perdieron sus viviendas, que fueron devoradas por un incendio que anduvo embravecido por los cerros de Valparaíso, destruyendo 80 casas. Por fortuna, no hubo muertos. Horas de pánico vivieron los pobladores de Rodelillo, La Planchada, San Roque y Placeres, que, impotentes, observaron cómo las llamas hacían de sus viviendas montones de cenizas”.

Y antes de esta fecha, otros incendios se habían producido en el mismo sector. De igual manera, ya el 2 noviembre del 2011, hace tres años, planteábamos lo siguiente: “Siempre he creído que Valparaíso es una ciudad que, estando bajo las narices de todos, nadie hace nada por ella. Hay un cierto “orgullo nacional”, pero todos sabemos que los hechos son expresión de amor, y no los buenos discursos y razones. Y me refiero a que Valparaíso no necesita más saludos honoríficos, ni canciones, ni títulos de nobleza. Lo que necesita Valparaíso es inversión. Resulta extraño, por decir lo menos, que ningún gobierno se haya planteado hacer de Valparaíso una ciudad turística, de talla mundial, cuya vocación de tal es más que indiscutible. Valparaíso necesita un plan de restauración urbano, con cargo al Presupuesto Nacional, y también que convoque e involucre a los inversionistas privados, porque toda ella es un tesoro histórico del país”.

¿Será esta nueva tragedia del fin de semana pasado, la última enseñanza de que hay que asentar esas familias damnificadas de manera planificada, ahí mismo o en otro lugar, y rodear los sectores urbanos de un cortafuegos que los separe de los bosques circundantes, donde, al parecer, empezó esta vez el incendio? En un año más, estaremos viendo qué aprendimos. Y quizás el Estado deje que cada cual, como cualquier vieja invasión, levante su casa de a pedazos, con latas y cartones al comienzo y luego con materiales de construcción formales, o el Estado asuma el liderazgo de un plan de repoblación de los cerros de Valparaíso, dignificando a estas familias con viviendas de calidad y accesos expeditos y suministro de servicios básicos, que hoy están sumidas en el dolor de haberlo perdido todo. Amanecerá y veremos.

Arauco ‘tomó’ varios predios forestales a la fuerza

El Mostrador reseña la trascendental sentencia de la Corte Suprema de Justicia que marca jurisprudencia en casos de “superposición de inscripciones de tierras”, ya que privilegia a los dueños con el registro más antiguo. La jurisprudencia de la que habla el artículo de Claudia Urquieta se desprende del caso de Aquiles y Alfredo Montecinos, quienes ganaron una reclamación contra la todopoderosa Forestal Celco (o Forestal Arauco, logo) del grupo Angelini (Empresas Copec).

Adolfo Numi es el abogado de los Montecinos, quien explica: el fallo judicial “pone en duda el dominio de Forestal Celco en gran parte de sus predios forestales, ya que muchos fueron adquiridos de la misma forma que el predio de los Montecinos”.

¿Cómo adquirió Celco esos predios? Según relata Adolfo Numi, “el patrimonio forestal de Arauco en la zona se formó desconociendo el derecho de los antiguos propietarios. Celco adquiría predios, cuyos títulos no decían dónde estaban, ni cuánta extensión tenían. Hacían un plano, lo inscribían, lo cerraban, mandaban a sus guardias forestales, impedían el paso, y se quedaban con el lugar”.

Parece la descripción del matonaje de una expropiación, ejecutada por privados contra privados, con lo cual puede estarse configurando una acción dolosa, y según el abogado se abre una “controversia en la adquisición de muchos predios, de manera irregular, por parte de la empresa”.

Lo que hacía Celco era comprar inscripciones de papel, juntaron las inscripciones y formaron súper fundos forestales. “Celco tomó los predios mediante la fuerza, pero muy pocos se atrevieron a demandar. Todos los juicios en Constitución se perdieron. Mal que mal Arauco es la dueña de la ciudad”, afirma el abogado.

La historia de los Montecinos se relaciona con “Sal Si Puedes”, el terreno que la familia posee en Constitución desde 1906. Sus últimos dueños, el profesor de matemáticas, Aquiles Montecinos, y su primo, el pequeño comerciante Hernán Montecinos, son los últimos herederos del lugar”.

Numi asegura que el juez subrogante del Juzgado de Letras de Constitución era el abogado que los demandó a nombre de Celco. El nombre de este juez es Jaime Gajardo Chacón, “quien tras la presentación se inhabilitó de conocer la causa. Paradójicamente, el mismo Gajardo Chacón firmó en octubre 2003 la “posesión efectiva”, tramitada por Alfredo Montecinos en el Tribunal de Letras de Constitución, en su calidad de juez subrogante. Hoy, continúa siendo Defensor Público y eventualmente puede asumir como juez”.

¿Quién iba a pensar que Celco iría a robar (o tomar por la fuerza, como los “lanzas” del Paseo Ahumada), violentando las normas jurídicas sobre propiedad de tierras, esos predios de pequeños propietarios, hasta formar las 200.000 hectáreas de bosques que hoy explota? Pero fue así: “Celco tomó los predios mediante la fuerza”, reveló el abogado Adolfo Numi.