Archivo de la categoría: Fisco

Bautizazo; Mena; Codelco; 40 horas; Monga

­nelson pizarro-codelco-1- En siete años la Selección de Fútbol es casi la misma del ‘bautizazo’, aquel acto de indisciplina alcohólica de Arturo Vidal, Gonzalo ‘El asqueroso’ Jara, Jorge Valdivia y Jean Beausejour, entre otros. Y desde esa época se han comportado como una mafia, en cuanto a no dejar participar a nadie más en la organización. Es una selección vieja, alcohólica. Han sido contados los jugadores que han entrado, como Eugenio Mena, con una característica común al resto: fue detenido hace pocas horas por carabineros por conducir a 166 kilómetros por hora, en la ruta Viña del Mar-Santiago. ¡Borracho!

2- Es tanto el sentido de pertenencia, y más que pertenencia, el sentido de propiedad que se tiene de la Selección, que apareció la mamá de Jorge Valdivia, la señora Elizabeth Toro, a exigirle al director técnico Juan Antonio Pizzi que convoque a su hijo borrachín. Valdivia no ha sido, hace muchos años, ningún aporte a la Selección.

3- Después de la ridícula declaración del presidente ejecutivo de Codelco, Nelson Pizarro (foto), sobre que la empresa no tenía “un puto peso”, ahora se sabe, por medio del contralor general Jorge Bermúdez, que en Codelco se feriaban contratos con amigos y familiares de los directivos, y las cuentas de producción e ingresos no cuadran. ¡Por eso no hay un puto peso para inversiones! De acuerdo con el volumen de producción y los precios de mercado del cobre, los ingresos por ventas del año 2016 debieron sobrepasar de US$ 16.000 millones. Sin embargo, en la Memoria de Codelco, los ingresos por ventas del año 2016 alcanzan solamente a US$ 11.537 millones. Faltan US$ 4.600 millones. ¿Dónde están? ¿O, por qué no están? ¡Cuatro mil seiscientos millones de dólares! Y lo más cínico es que los señorones del directorio de Codelco se niegan a que la Contraloría los vigile. Quieren ser otra república independiente, como la de los militares con sus ‘gastos reservados’. Los analistas más suspicaces hablan de que el objetivo de estos directivos de Codelco es adelgazar al máximo la empresa, dejarla famélica, al borde de la quiebra o la inviabilidad, para cumplir el sueño largamente acariciado por la oligarquía: privatizar a Codelco.

4- Le preguntaron a Sebastián Edwards: “Según el ministro Rodrigo Valdés, reducir las jornadas a 40 horas elevaría el costo laboral en 12,5%. ¿No está de acuerdo con esto?” Respondió el señor Sebastián Edwards: “El ministro Valdés es uno de los mejores que ha tenido nuestro país, pero en este tema se equivoca. Su cálculo resulta de dividir la reducción de la jornada laboral (cinco horas por semana) por el número de horas totales en la nueva legislación (40 horas). Esos son los cálculos del carnicero, que no corresponden”.

Jorrat posa de honesto y Figueroa de víctima

jorrattPosando de honesto. Qué desilusión ha sido todo la podredumbre hallada en los partidos políticos y las grandes empresas con una connivencia cuasi delictual. O delictiva, derechamente, que involucra a personas cercanas a la presidenta Michelle Bachelet. Desilusión porque creíamos que el último reducto moral lo teníamos con la presidenta Bachelet, y estábamos engañados. Michel Jorratt (foto), Rodrigo Peñailillo y otros del ‘círculo’ más próximo a la presidenta, están untados de boletas ideológicamente falsas emitidas para empresas que, en la realidad, no existen, sino en el papel, como la del señor Giorgio Martelli, que los financió.
Desde el comienzo de esta podredumbre hallada en Soquimich (o SQM), empresa conocida desde la feria de las privatizaciones de la vergonzosa dictadura que vivió Chile a manos del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, el director del Servicio de Impuestos Internos (Sii), Michel Jorratt, se negó a denunciar penalmente al yerno del dictador Julio Ponce Lerou, dueño de Soquimich (o SQM), y a todos los que han participado de los actos delictivos que suman 12 mil millones de pesos. Jorratt está encubriendo, está poniendo la podredumbre bajo la alfombra, porque todo eso toca a la presidenta Michelle Bachelet (el reducto moral que creíamos tener y no es así)
Ahora sale el señor Jorratt con bombos y platillos a decir que se declara impedido para investigar a Giorgio Martelli y su empresa, porque ¡él también recibió dinero de ahí! Lo hace como gran cosa, y no lo es. Debió haberse declarado impedido desde antes de que la opinión pública supiera el enredo cuasi delictivo con los dineros del señor Martelli. Y cuando se supo, hace varias semanas atrás, de la relación entre Jorratt y Martelli, la presidenta Bachelet debió haberlo echado, como debió haber echado a Sebastián Dávalos Bachelet cuando se supo que estuvo involucrado en aparente tráfico de influencias.
No nos convence de su honestidad el señor Michel Jorratt. Su actuación al frente del Sii con relación a Soquimich (o SQM) y Girogio Martelli deja mucho que desear. Parece venal.
Y tampoco nos convence la cruzada por la transparencia que lanzó la presidenta Bachelet.
No más jugo. La crisis de convivencia que hay entre los partidos, las grandes empresas y el gobierno, parece Cobreloa vs Colo Coloque también afecta al fútbol profesional. Lamentable que un dirigente deportivo, como el señor Marco Antonio Figueroa (foto), sea quien dé ejemplo de juego sucio y mala convivencia. Es la actitud del mal perdedor, porque el equipo que dirige técnicamente, Cobreloa, cayó a la categoría “B” de la primera división, por malo. Nadie ha tocado a Cobreloa que no sea el señor Figueroa. En su mala conducción y en los malos resultados de sus pupilos está la explicación de su caída a la “B”. Nada tiene que ver el equipo rival Ñublense, nada tiene que ver la sanción en punto que recibió Cobreloa, nada tiene que ver el presidente de Ñublense Patrick Kiblisky, en el pésimo desempeño del técnico Figueroa y su equipo. Toda la mala onda del ‘Fantasma’ Figueroa, de ordenarle a su equipo no saludar a su rival en el último partido, de vociferar con groserías (o garabatos) contra el señor Kiblisky, de echarle la culpa al arbitraje, a la hinchada, al clima, al eclipse de sol y al pecado original de Adán y Eva, es solo una cortina de humo. Su conducción del Cobreloa, señor Marco Antonio Figueroa, fue mala. Pésima. Y usted llevó a su equipo a la “B”. Usted es el único responsable, además de los futbolistas. No dé más jugo que se le ve mal. Muy mal.

Encuestas ideologizadas; y renuncia de ‘los Penta’

encuestasDe las encuestas. Las encuestas en Chile tienen un sesgo intrínseco. No dicen la verdad, o toda la verdad, o la verdad verdadera. Porque son el resultado de una campaña implacable de desinformación por parte de los distintos medios de comunicación, que pertenecen a un grupo de empresarios, emparentados o amistados unos con otros, provenientes del festín de la vergonzosa dictadura que vivió el país durante 17 años. El truco está en que estos medios de comunicación dicen algo, por ejemplo, las genialidades del presidente del partido derechista Unión Demócrata Independiente (Udi), Ernesto Silva, admirador de Cristián Labbé, el guardaespaldas del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, y esos medios de prensa, y radiales y televisivos, repiten y repiten y repiten eso que dijo el señor Silva, sin contrastarlo, ni dándole un enfoque distinto al de mellar la credibilidad y honra del gobierno. Cuando han machacado eso durante una semana entera, mañana, tarde y noche, todos los días sin falta, mandan a los encuestadores a hacer las preguntas programadas. Entonces, si el genial señor Silva dijo que “al gobierno le falta gobernar”, van y preguntan: ¿El gobierno gobierna? Y adivinen qué van a contestar las personas. Obvio. Repiten lo que los medios de comunicación le han dicho, de manera asfixiante, días tras días. Este es el método de Pavlov: las respuestas programas a ciertos estímulos; o los estímulos programados para obtener ciertas respuestas. Y aunque parezca increíble, o risible, o demente, este gobierno pone el mayor avisaje publicitario en esos medios de comunicación ideológicamente de derecha. No en los diarios alternativos, ni “los de izquierda”. Por lo demás, añadirle al método de ‘manejo de masas’, la actitud desleal de la Democracia Cristiana (DC) que, como en los tiempos de la conspiración contra el presidente democrático Salvador Allende, ayuda hoy a los conservadores, o derechistas, a empujar en contra del gobierno de Michelle Bachelet. Tanto, que los derechistas de Renovación Nacional (RN) no pudieron ocultar su deseo de aliarse con la DC, porque encuentran enorme coincidencia en “sus ideales”. Por último, las empresas encuestadoras también son de la ideología proveniente de la vergonzosa dictadura, la de los Chicago Boys. Los conservadores, o derechistas. Entonces, ¿qué credibilidad pueden tener esas encuestas, montadas sobre la ideología conservadora, y con los sesgos prestablecidos a través de los medios de comunicación?
‘Los Penta’. Son curiosos estos empresarios Penta, Carlos Eugenio Lavín (foto, izquierda) y Carlos Alberto lavin-delanoDélano (foto, derecha). Ahora resulta que no han hecho nada, ni con relación a la evasión fiscal a través del Fondo de Utilidades Tributarias (Fut, o desagüe fiscal que el gobierno Bachelet no pudo eliminar, por la presión asfixiante de los empresarios, banqueros, comerciantes, constructores, etcétera), ni con relación a la compra de políticos, como de Andrés Velasco, defensor enconado de la causa gay. Se dice que en las citaciones a la fiscalía los señores Lavín y Délano guardaron silencio, como en las películas gringas. Se negaron a hablar, y dejaron las cosas en manos de sus abogados. Pero ayer se supo que tomaron otra extraña decisión: renunciaron a varios directorios. Sí, así, como se oye. “Carlos Eugenio Lavín y Carlos Alberto Délano, socios fundadores de Empresas Penta S.A. informamos nuestra decisión de renunciar voluntariamente a los directorios de Penta Vida, Penta Security, Banmédica y Banco Penta”. ¿Qué se traen entre manos? Porque estos empresarios madrugan y se acuestan tarde, duermen poco, porque dedican todo el día a ver cómo eluden las leyes para ganar más plata, sacar ventaja de quienes negocia, y cómo se burlan del fisco, del mercado de valores, de los gobiernos corporativos, etcétera.
Wagner. No se trata del genial músico alemán, autor de dramas musicales, sino de alguien más pedestre, el que pablo wagnerfue subsecretario de Minería del gobierno de Sebastián Piñera, Pablo Wagner (foto). El Consejo de Defensa del Estado (CDE) lo demandó por cohecho, al recibir al menos 42 millones de pesos de ‘los Penta’, cuando era alto funcionario del gobierno pasado.