Archivo de la categoría: Estafas

Partidos minoritarios; milicos; codicia

logosRefichaje de minorías. Resulta increíble la abrumadora minoría que son los partidos políticos en Chile. Su militancia suma, apenas, 158.228 almas, de acuerdo con el reporte del Servicio Electoral, Servel. La cifra fue posible conocerla, por la obligación de los partidos de ‘refichar’ sus inscripciones, o ‘recontar’ sus militantes. En un país de ¿dieciocho millones de habitantes? (no lo sabemos, porque el censo del presidente Sebastián Piñera fue un fiasco imperdonable), que once (11) partidos reporten una militancia de apenas 158.228, ¿no es, más o menos, ridículo para una democracia? Son partidos por completo débiles. Endebles. Casi inexistentes. Ninguno puede mirar por encima del hombro a otro, como lo hace la Democracia Cristiana con sus socios de la Nueva Mayoría, o como lo hace la Unión Demócrata Independiente con su socio Renovación Nacional. Todos, sumados son, vergonzosamente, el 0,88% de la población. De acuerdo con Servel, los registros de sus militantes son los siguientes:

Partido Socialista 26.017 fichados

Partido Progresista 19.517

Evolución Política 19.337

Democracia Cristiana 15.093 (1.403 por revisarse)

Partido Regionalista Independiente 17.558

Unión Patriótica 15.927

Partido Comunista 11.919 (4.633 por revisarse)

Renovación Nacional 9.780

Unión Demócrata Independiente 8.425 (1.511 por revisarse)

Partido Por la Democracia 7.460 (2.226 por revisarse)

Partido Radical Socialdemócrata 7.195

Los milicos. Una vez más, las fuerzas armadas (militares, armada, aviación y policía) viven LOGO FFAAen otro mundo. No solo porque tienen un poco distorsionada su misión nacional, sino porque la justicia para ellos corre de otra manera. Hoy día, en medio de los escándalos por robos al erario que surgen aquí y allá, resulta que los delitos de los militares (digámoslo así, en forma genérica, ‘los milicos’) prescriben con otros tiempos. Se supo, a raíz del robo de varios miles de millones de pesos en Carabineros, que cuando el país creía que, individualizando a esos delincuentes que actuaban camuflados con el uniforme policial, deteniéndolos y poniéndolos a órdenes de la justicia, habría sanción ejemplar. Pero no. Resulta que, para todo el mundo en Chile, los delitos económicos prescriben en 4 años, pero para los militares en 6 meses. ¡Seis meses! Roban en enero y, si no los pillan, en agosto ya no pueden acusarlos de robo. Así es la cosa. Acaso ¿todavía vivimos bajo la égida de los milicos? O esto es una democracia, también para aplicar la justicia. ¡Qué vergüenza estas gabelas para quienes delinquen con un uniforme de las fuerzas armadas puesto!

Codicia. Ridículamente sobreabundante ha sido el cubrimiento periodístico de la codicia3extradición desde Rumania, y la llegada a Santiago, del delincuente Rafael Garay. Sí, estafó (pero judicialmente falta que se lo prueben) más de 2.000 millones de pesos, pero no ha sido tratado como un delincuente, sino como un rock star. ¡Todos los canales ‘abrieron transmisión’, ininterrumpida, para informar de la llegada y traslado ante la justicia del delincuente! Para semejante acontecimiento, basta con un informe de 5 minutos (y es mucho), cada cierto tiempo.

Pero, además, vale anotar que, de alguna manera, lo están juzgando por la misma motivación que tuvieron sus víctimas. Me explico: sí, estafó. Lo hizo motivado por la codicia. Pero también por codicia fueron timadas sus víctimas. Él les prometió un cerro de plata en corto tiempo, y los codiciosos acudieron como abejas a la miel. Sí, son víctimas, pero subyace en ellos una intencionalidad torcida: la codicia. Su deseo, su apetito ansioso y excesivo por tener dinero fácil los llevó a entregarle al delincuente, codicioso como ellos, altas sumas de dinero que, tontamente, creyeron que el delincuente les iba a duplicar, a triplicar, a cuadruplicar, en cuestión de semanas. Y tuvieron su merecido.

Anuncios

Orpis, Primarias y Reality

jaime orpisJaime Orpis. No se entiende por qué la Corte de Apelaciones confirmó la prisión preventiva para el congresista desaforado Jaime Orpis (foto), por los delitos de cohecho, fraude al fisco y delitos tributarios, en el caso penal de Corpesca, y no se actúe de manera semejante con otros casos, como Pablo Longueira y el cohecho en el royalty minero y favorecimiento a SQM. No se entiende que la justicia no pueda aplicárseles a los coludidos del papel higiénico, por ejemplo. ¿Acaso son delincuentes de mejor calidad que, digamos, los ladrones de la remesa de dinero en la losa del aeropuerto, o el rey del oxicorte, o los Carejarro? ¿Por qué unos van a la cárcel y a otros los dejan en sus mansiones, muertos de la risa, impunemente? No quiero decir que se deba soltar y absolver al señor Orpis, ni al señor Longueira, sino que se debe aplicar el mismo rasero para los delincuentes que cometen el mismo delito, o delitos equivalentes.

Primarias. Las elecciones primarias son, creo, una pérdida de tiempo y dinero del erario. primariasTodos financiamos a los señores de los partidos políticos para que ellos escojan a sus candidatos. Antes, los mandamases de los partidos designaban, a dedo, a quienes serían sus candidatos. Pero se inventaron la ‘democratización’ en la escogencia de los candidatos. Entonces, con cargo al bolsillo de todos los chilenos, ahora se “ofrecen unas opciones”, y la gente escoge. Sin embargo, el propósito, aparentemente democrático, es ir, después, con candidatos ‘probados’ a unas elecciones que esos mismos partidos controlan. Porque es una tarea de titanes presentarse como independiente. Hay que hacerlo a través de los partidos. Nadie sabe por qué, exactamente. Y será todavía más titánico, ahora que, en apariencia, los candidatos son “escogidos democráticamente”. Otra triquiñuela de los partidos políticos tradicionales, para perpetuarse en el poder.

Reality arreglado. Aristarco sigue furioso con el reality del canal Mega, ‘Volverías con tu ex’. galaRepitió que está más arreglado que los bigotes de Salvador Dalí. Primero se inventaron la tonta mentira de que los chilenos pedían el regreso de Oriana Marzoli, después de haber salido eliminada por agresión física a otra participante. Aristarco, por su contextura física la llama ‘Renacuajo’. ¿Los chilenos pidieron que volviera Renacuajo? ¿En serio? Segundo, ahí mismo, en las barbas de los televidentes, se inventaron que, entre los eliminados de ese capítulo, “los más votados” para volver al reality eran Marco Ferri y Aylén Milla. ¿De verdad, los chilenos votaron para que siguieran, un “poco hombre” como justamente lo llama Camila Recabarren, y su novia de siempre, obsesiva dependiente de lo que hace o no hace Gala Caldirola (foto)? Como lo dijo uno de los participantes: esas decisiones son una burla, y una falta de respeto para con el resto de participantes. Y para con la audiencia. Aristarco no lo puede creer: trampas en el comercio, trampas en el Congreso, trampas en los bancos, trampas en las empresas, y ¡trampas en los reality!

Robo en pensiones; más delincuentes; Imacec

Robo en pensiones. Una vez más, ¿para qué sirven los fondos de pensiones? En mi José Piñeraconcepto, para nada distinto que engordar un grupito de burgueses de Las Condes, La Dehesa y Los Trampenses que forman parte de sus directorios y ganan una millonada mensual, sin hacer nada. Para pagar esos sueldos a esos burgueses (incluido Pablo Longueira, que aspiraba a un puesto en un directorio) es para lo que sirven los fondos de pensiones. Porque a juzgar por la “rentabilidad en favor de los trabajadores”, que depositan ahí parte de su pequeño sueldo con la ilusión de un día dejar de trabajar y tener un dinerito para vivir, sin lujos, pero dignamente, no es; para esto no sirven los fondos de pensiones. La última información es que en enero del 2016, los fondos de pensiones perdieron “todo lo que ganaron durante el año 2015”. ¿Quién se come ese cuento chino? Pero durante todo el 2015, cada miembro del directorio de cada uno de esos fondos, ganó, pongamos por caso, 8 millones de pesos mensuales, es decir, ¡96 millones de pesos al año! Y esto, sin contar con los “bonos” que ellos mismos se pagan. Entonces, si son 5 directores en un fondo, para poner una cifra baja, los sueldos de estos señorones le costaron ¡480 millones de pesos a los trabajadores que depositaron su ahorro ahí! Esta es una de las razones por las cuales la gente del común no se puede pensionar dignamente. Porque los señorones burgueses sacan dinero y acumulan riqueza para sus negocios o su vida muelle, y la gente trabajadora que se joda. El señor José Piñera (foto) inventó el esquema de estos fondos, para hacer más ricos a los ricos, o, en el peor de los casos, para alimentar unos zánganos que no aportan a la riqueza del país, o para que no estén desempleados, como sí le toca al pueblo.

Más delincuentes. Ahora queda claro por qué Pablo Longueira (foto) se quejaba de que a los pablo-longueira‘políticos delincuentes’ los llamáramos derechamente “delincuentes”. ¡Se estaba poniendo el parche curita antes de la herida! ¡Estaba ensillando las bestias antes de traerlas! ¡Se estaba curando en salud él solito! Porque lo siguiente que se supo es que él, Pablo Longueira, había cometido un delito, es decir, era un delincuente. Y lo cometió de la manera más vil: en calidad de sirviente de Patricio Contesse, el gerente de la empresa del ex yerno del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, SQM de Julio Ponce. Está en la causa judicial, que se le sigue por delincuente, que tenía informado al “empresario” Contesse de lo que se cocinaba en el Congreso Nacional sobre el ‘Royalty Minero’ y sobre la ‘Reforma Tributaria’. Sí, ahora se entiende por qué Pablo Longueira estaba “ofendido” porque a quienes cometen delitos, como él, se les diga delincuentes. ¡Delincuente!

Imacec. ¿Hasta cuándo los “empresarios” seguirán manipulando las cifras de desempeño econimacec1ómico de Chile? Cada vez que se aproxima la fecha de entrega del Índice Mensual de Actividad Económica, conocido ampliamente como “Imacec” (ilustración), que entrega el Banco Central, salen los “expertos”, los “analistas”, los “asesores financieros”, con seguridad mandados por los “empresarios” que son sus dueños de conciencia, a decir que ellos “esperan” que el Imacec sea tal cifra. A los ‘empresarios’ los llaman “mercado”. Entonces, esos ‘analistas’ dicen: “El mercado espera que el Imacec sea de…”, y con esto coaccionan al Banco Central, pero sobre todo, a la opinión nacional, de lo que “debería ser”, con la amplísima divulgación a la que tienen acceso en todos los medios (de los que también son dueños, o son dueños sus amigos) Así, cuando el Banco Central revela la cifra Imacec, que corresponde al estudio de lo ocurrido en la actividad económica nacional, aparecen titulares tan ridículos como este último: “Imacec de diciembre es levemente inferior al proyectado por el mercado al crecer 1,5%”. Así, se predispone a la gente, haciéndola creer que “el mercado”, que todo lo sabe, “había dicho” que el Imacec debía ser más alto. Sin decir, eso sí, que ‘el mercado’ son los ‘empresarios’. Como no fue más alto el Imacec, la gente entiende que “el gobierno no está haciendo las cosas bien”. Sabiendo, eso sí, que “el mercado” es el mismo grupito de empresarios acostumbrado a manejar el país desde 1973. Este truco barato debería ser suspendido en los diarios, las emisoras y los noticieros de las televisoras de Chile, por burdo, barato y tendencioso en favor de “los empresarios” para desprestigiar al gobierno, sea este o cualquiera que esté vigente, o al Banco Central.

Buena experiencia de los Penta en ‘Capitán Yáber’

capitán yáberCreo que es una buena experiencia la de Carlos Alberto Délano, Carlos Eugenio Lavín, Pablo Wagner, Iván Álvarez, Marcos Castro y Hugo Bravo permanecer en el reclusorio ‘Capitán Yáber’ (gráfica) de Gendarmería hasta el próximo viernes, si el juez Juan Manuel Escobar decide que no son un peligro para la sociedad, o no son amenaza para la preservación de las pruebas y, en consecuencia, los deja libres. O quizás deban continuar hasta que se cumplan los 120 días del plazo de pruebas que pidió la Fiscalía. Este viernes se resuelve la incógnita. Pero creo que estar ahí recluidos los va a aterrizar un poco en la vida real. Porque ellos viven un submundo. Una realidad ficticia (aunque suene contradictorio) Desde sus habitaciones de 80 metros cuadrados (en sus mansiones del oriente de Santiago), desplazándose todos olorosos en sus autos brillantes de alta gama hasta sus iluminadas oficinas de 300 metros cuadrados en Sanhattan, estas personas están lejos del Chile real. Ellos no producen nada, están dedicados al mundo de los servicios. Lo que se conoce como el nivel terciario de la economía. Piensan abstracciones, las cuales asimilan a juegos de mesa, como el Monopolio. De sus oficinas salen a cualquier hora a bares de grandes hoteles, o restaurantes o salones de clubes centenarios. Las demás personas, para ellos, son ideas que pueden cuantificar de acuerdo con la rentabilidad que les produzcan. Muchos de sus negocios son simplemente ‘bits’ en la internet. De esta manera mueven millones de pesos, cientos o miles de millones de pesos, y ni siquiera tocan un billete. Todo son números electrónicos que van a los balances, a los cuadros estadísticos, a las gráficas que proyectan en las pantallas de sus salas de conferencias. En sus bolsillos no hay dinero, sino muchas tarjetas plásticas, bien sea de sus propios bancos o de bancos de sus amigos, con las que pagan todo lo que comúnmente pagan: almuerzos, pasajes de avión, botellas de licor fino y regalos. Porque ellos no saben que es comprar un kilo de marraqueta (no comen hallulla, que eso es del pueblo), ni un trozo de jamón o dos kilos de asado de tira. Otros hacen estos mandados. Cada semana se someten a la manicure, y cada quince se cortan el pelo. No repiten camisa sino cada veinte días. Tienen una docena de trajes y de colleras y dos docenas de corbatas. Sus vidas transcurren en el oriente alto de Santiago, de la Avenida Apoquindo para arriba. Ni siquiera bajan a La Reina, que está en la parte plana del oriente. Sus hijos viven igual: encerrados, confinados en esas calles silenciosas y alrevesadas en las que no se encuentra un minimarket en treinta cuadras a la redonda. Pero tras la decisión del juez Escobar el pasado fin de semana, debieron cambiar sus alcobas de 80 metros cuadrados por una habitación de 40 metros cuadrados en ‘Capitán Yáber’, habitación que deben compartir con otros dos: tres por pieza. Esta promiscuidad les era impensada. Sí, promiscuidad, así sean sus viejos socios de fechorías. Ahora tienen que ir al único baño que posee cada ‘celda’, cuando en sus casas de cinco cuartos cada uno tiene baño, además del baño de las visitas cerca del living. Yo creo que la de ahora es una buena experiencia. Ellos la van a agradecer toda la vida. Creo que también lo pensarán dos veces la próxima vez, antes de falsificar documentos o contabilidades, o antes de tratar de estafar al fisco nacional. A diferencia de otros delincuentes que no han pasado por esto, como Julio Ponce, José Yuraszeck, Sergio Purcell, José Codner, Ricardo Valdivia, Cristián Catalán, Roberto Belloni, Ramón Avila, Claudia Carmona, Judith Carreño, Mehilin Velásquez, Ricardo Ewertz y Francisco Javier Errázuriz. Estos, siguen campantes por las calles. Inclusive hacen negocios y posan de empresarios con los dineros mal habidos por los que no han respondido ante la justicia. Hasta ahora.

Caso Cascadas, el verdadero ‘Robo del siglo’

Canio Corbo AtriaCon el relumbrón de ‘los Penta’ (o, según Aristarco, los ‘Penca’) han pasado coladas algunas noticias de otra banda: ‘los Cascadas’. Ocurre, porque por estos días Chile vive sobreabundancia de actividades delictuales (o delincuenciales), con personas de los barrios altos (nororiente de la Región Metropolitana) Por lo pronto, mencionaré cuatro hechos:
1- La Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) multó con US$6,9 millones, por operaciones bursátiles con la acción SQM-A, a Cristián Araya Fernández (de Banchile Corredores) y a Canio Corbo Atria (foto) (de Linzor Asset Management, empresa que cambió su nombre (¡ojo!) por el de “CHL Asset Management Chile”).
2- Gracias a que el fiscal José Morales Opazo (foto), de la Unidad de Delitos de Alta Complejidad, amplió josé morales opazohasta el año 2009 la investigación por la manipulación del mercado de acciones chileno, realizada por “empresas cascadas” que controla Julio Ponce (exyerno del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, y funcionario de éste en aquella época vergonzosa), se podrán aclarar las operaciones que hizo Fabio Gheilerman, ‘ejecutivo’ del Citigroup Global Markets Inc.
3- ¿Quién es el creador de las empresas en cascada, lo que da origen a la denominación de ‘Caso Cascadas’? Se roberto guzmán lyonllama Roberto Guzmán Lyon (foto), amigo del ‘empresario’ Julio Ponce desde los tiempos de la vergonzosa dictadura que vivió Chile. Es un abogado de 68 años, quien ha sido multado varias veces por la SVS, junto a su compinche. Pero sigue tan campante, porque en Chile opera la matemática de que “robo 1.000, pagó multa de 300, y ganó 700”. ¡Qué buen negocio es robar!, pero de cuello blanco y corbata. Y por supuesto nada pasó.
4- Los hechos más reciente tienen que ver con varios fondos de pensiones que decidieron reclamar judicialmente contra las estafas del ‘empresario’ Julio Ponce y sus secuaces. Así: a) el 29 de mayo pasado la AFP Capital demandó a ‘los Cascadas’, incluyendo a Leonidas Vial (socio de LarrainVial) por perjuicios avaluados en US$7 millones. b) el 30 de septiembre pasado la AFP Provida demandó a Leonidas Vial por perjuicios avaluados en US$35 millones. c) hace unos días atrás, la AFP Habitat demandó a ‘los Cascadas’ por perjuicio a los fondos de pensiones que administrada, por valor de US$ US$11,6 millones. (Estas tres demandas suman 53,6 millones de dólares, pero el valor total estimado de la estafa realizada por las empresas que controla el ‘empresario’ Julio Ponce, llega a US$300 millones, o sea, ¡30 veces más que el llamado “Robo del siglo”, que fue de escasos US$9,7 millones! ¿Por qué la prensa, la que se considera “de opinión” o la que se autoproclama “independiente”, omite estas verdades?)
Comparto plenamente las palabras del congresista Gabriel Boric: “Gente como José Yuraszeck, o el señor (Carlos Alberto) Délano, o como Julio Ponce Lerou, son delincuentes comunes, de cuello y corbata, con mayor alcurnia, tendrán a sus hijos en colegios privados, pero son delincuentes comunes y corrientes y así hay que tratarlos”.