Archivo de la categoría: Empresas

Esnaola; Rovaretti; Huenchumilla

sebastian esnaolaEsnaola. Hace varios años anoté aquí la destacada participación de Sebastián Esnaola (foto) en el programa que tenía Nicolás Copano en La Red, ‘Vigilantes’, considerado un “show de noticias”. Atinado, entendido, ágil, Sebastián Esnaola brilló desde el primer minuto. El programa desapareció y con él se perdía Sebastián Esnaola. Por fortuna, Radio Cooperativa contrató a Sebastián Esnaola y resultó ser igual de atinente, informado, oportuno. Y sus intervenciones, sobre todo breves, al contrario de los que posan de intelectuales con preguntas kilométricas. Tan bueno es Sebastián Esnaola que uno enciende Cooperativa en la mañana y lo escucha. Enciende la radio al mediodía y lo escucha. Enciende la radio en la tarde y lo escucha… De lunes a viernes lo escucha. ¡Y también el sábado! ¿Tendrá Sebastián Esnaola una cama en Radio Cooperativa, que no sale de allá?

Rovaretti-Gallardo. Es adecuada la manera como Cecilia Rovaretti (foto) conduce las rovarettimañanas de Radio Cooperativa. Lo verdaderamente admirable es que conduce un panel de tiburones y lo hace bien. Se entienden los temas, los puntos de vista, no hay gazapera, tres que hablen al mismo tiempo, acudiendo a los panelistas para dar por agotado el tema y pasar al siguiente. Pero noto que, con Guillermo Gallardo, el crítico de teatro que participa los días viernes, lo hace de mala gana. Parece que no le tiene simpatía. Algo de él, le molesta. Porque lo afana para que termine, le niega la opción de su parecer personal (en calidad de crítico especializado en Teatro), lo atropella para que despache la cartelera. Darse el lujo de tener un entendido en la materia, una persona con el bagaje suficiente para opinar (no para recitar la cartelera) debería enorgullecerla. Pero no. Hay algo que a Cecilia Rovaretti le molesta de Guillermo Gallardo. Cuando Gallardo intenta opinar, lo corta. ¿Tiene Cecilia Rovaretti una fobia oculta con Guillermo Gallardo? En ese caso, debería pedirle a un estudiante en prácticas, que le copie en una hoja la lista de obras de teatro, y leerla ella.

Huenchumilla. La grabación dada a conocer de “la filosofía política” de Francisco Francisco-HuenchumillaHuenchumilla (foto) lo pinta de cuerpo entero como un mentiroso, un oportunista, un melifluo, que se acomoda a todo. La grabación corresponde a su exposición “de principios”, hecha ante los empresarios de Chile, con Bernardo Larraín, abanderado del Grupo Matte, a la cabeza. Sin ruborizarse, dijo que él estaba en condiciones de decirle a quien fuera lo que quisiera oír. ¡Aunque no estuviera de acuerdo con lo que decía! Adujo que “yo soy un político”. Uno cree que ser político tiene la dimensión humana de comprender un grupo social o una sociedad, para ofrecerle soluciones y bienestar. Pero Huenchumilla parece que eso no le importa. Porque solamente es un embaucador.

Anuncios

UdeC, Pizzi, Zaldívar, Codelco, La colombiana

arco-udec-768x405Pizzi. Absurdo que el director técnico de una Selección Nacional de fútbol ande de país en país detrás de sus subalternos. ¿Qué tiene que hablar el señor Juan Antonio Pizzi con Claudio Bravo, Arturo Vidal y Alexis Sánchez, que no pueda hacerlo por teléfono, wasap, Skype, teleconferencia? ¿Viajó a Inglaterra, España y Alemania a tratar asuntos de Estado? Si quería pasear y gastar en euros ¿por qué no lo dijo, abiertamente? Siempre tan blandengue, sin carácter, falto de pantalones.

Zaldívar. Este personaje es la decadencia. Hablo de Andrés Zaldívar, el pequeño monstruo de la Democracia Cristiana que, como su partido, es melifluo y serpenteante. Alguien en no fiar. Para honor de su partido, se niega entregar a la justicia la información de las que pudieran ser las más inútiles y costosas asesorías que jamás hayan sido pagadas en el Senado de la república. ¿Cómo así que las asesorías son secreto de Estado y la justicia no las puede conocer? ¿Qué le pasa a este señor? Otro, junto con Pizzi, con ínfulas de grandes hombres y solo son mediocres con cargo.

Codelco. Cuando le reclaman a Codelco por el pago de bonos de 400, 500 o 600 millones de pesos, responde que “es legal”. Que esos bonos están reglamentados en los estatutos de la empresa. Porque en Codelco no funciona la ética, el principio de honestidad, las buenas prácticas y la economía de los procesos. Todo puede reducirse a su mínima expresión para los trabajadores, menos la fuente de enriquecimiento de los ejecutivos. Porque esos bonos multimillonarios no son para los obreros, sino para los señorones de Las Condes. Pero como están en los reglamentos, son “legales”. ¡Cambien los reglamentos, pues! La congresista Yamna Provoste afirma que el ítem de “misceláneos” de Codelco (o sea, la plata de caja menor, casi), ¡es “igual al presupuesto de funcionamiento de la Contraloría”!

U. de Conce. Ahora resulta que los docentes de letras y periodismo de la Universidad de Concepción (foto) son ¡acosadores sexuales de sus alumnas! Están acusados de hacerlo los profesores de planta Tito Matamala y Andrés Latini. Y también los profesores de tiempo parcial Ángelo Isidro Benvenuto y Adrián Pineda Polanco; además del exalumno, Michael A.H.P. La universidad decidió no darles más horas laborales a Benvenuto y Pineda (prescindió de ellos), mientras espera que Matamala y Latini regresen del goce de licencias médicas. ¿Por qué no acosan a sus hermanas? ¿O a sus mamás?

La colombiana. Quiero destacar la presencia de nuevos rostros, o menos conocidos con anterioridad, en la teleserie de Telemundo que transmite Tvn, ‘La colombiana’. Muy del momento y del tejido social los temas de la xenofobia, la vida de barrio, el efecto en los hijos de la separación de los padres, los derechos de la madre y del padre, la honestidad, los celos enfermizos, la ética médica, entre otros. Y quiero subrayar la magnífica actuación de todos los participantes; para mi gusto, excelente Óscar Hernández, María José Illanes y Juan José Suárez. Pero eso no me exime de nombrar a todo el excelente elenco: Felipe Braun, Elizabeth Minotta, María José Illanes, María Fernanda Martínez, Florencia López, Delfina Guzmán, Óscar Hernández, Diego Ruiz, Daniela Estay, Lucas Mosquera, Jorge Arecheta, César Sepúlveda, Alejandra Fosalba, Emilia Noguera, Santiago Tupper, Eyal Meyer, Carmina Riego, Josefina Fiebelkorn, Juan José Suárez, Shlomit Baytelman, Luz Valdivieso, Sebastián Arrigorriaga, Felipe Morales, Andrea Freund, Gonzalo Vivanco y Álvaro Pacull. Ojalá no haya omitido a ningún actor o actriz. De ellas, decir que son hermosas todas. Y los guionistas fabulosos: Jaime Morales, Sandra Arriagada, Iván Salas-Moya y Jimena Oto.

Codelco; Blanco; Sofofa; Transantiago; Monga

javiera blanco1- Escuchando al señor Óscar Landerretche, presidente del directorio de Codelco, hablando sobre la compañía, parece que todo allí es perfecto. No hay contratos truchos, ni hechos a familiares; no hay bonos de 500 millones de pesos que puedan considerados exagerados, todo es transparente, y los cargos se llenan por méritos. Como quien dice, la Contraloría General está desvariando cuando dice que en Codelco faltarían US$ 4.500 millones (¡!), que no aparecen en las Memorias de la minera. También dijo el señor Óscar Landerretche que, justamente por ser tan probo, él y su directorio, fue víctima de un atentado contra su vida, con una carta-bomba. Todo eso está bien, pero: ¿dónde está el dinero que falta?, y acaso ¿le parece ético un bono de 500 millones de pesos, así sea “legal” y acorde con “las políticas” de la empresa, para que lo gaste la empresa de los chilenos en una sola persona? Hay una línea divisoria entre la verdad y el cinismo.

2- No nos extraña que la señora Javiera Blanco (foto), una de las peores funcionarias que ha tenido Chile en toda su historia, que fue de fracaso en fracaso donde quiera que la puso la presidenta Michelle Bachelet, y cada fracaso la presidenta lo premió, promocionándola a cargos cada vez más altos, hasta que instaló su mediocridad en el Consejo de Defensa del Estado (¡!); no nos extraña, pues, que ahora esté metida en un caso de sobresueldos, como lo informa El Mostrador, en planillas al parecer incautadas en Carabineros.

3- La alcaldía de Santiago está aplicando la misma lógica que aplicó el presidente Nicolás Maduro contra su opositor Leopoldo López: Maduro responsabilizó a López por los muertos, heridos y daños durante una manifestación suya. Esta alcaldía está responsabilizando a los directivos del ‘centro de alumnos’ por los destrozos ocasionados en el Liceo Teresa Prats durante una toma estudiantil. Y no solo culpa a los alumnos directivos, sino a los padres de estos. No estoy seguro de esa lógica.

4- Vi al señor Bernardo Larraín Matte, de la dinastía Matte (la misma de la colusión del papel higiénico y beneficiaria de subsidios durante la dictadura del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, para montar su imperio forestal), hablar como nuevo presidente de Sofofa (Sociedad de Fomento Fabril). Todo lo que dijo del país se resume en la palabra ‘crecimiento’. Pero no habló de cómo la Sofofa va a impulsar ese crecimiento del país. Dijo que “los empresarios están ávidos de hacer inversiones”, y ¿por qué no las hacen? Dijo que “los empresarios lamentan que se creen trabajos por cuenta propia” porque son de mala calidad, y ¿por qué no crean empleos de buena calidad? Dijo que se necesitaba más dinamismo productivo, y ¿por qué no lo realizan, no lo demuestran? Nos pareció que habló pompas de jabón. Repitió las mismas tontas afirmaciones de “los empresarios” haciendo una pretendida “oposición al gobierno”. No dijo nada. Bla, bla, bla.

5- Está bien que el gobierno se preocupe por la evasión en el pago de los pasajes de Transantiago. Y está bien que el gobierno subsidie parcialmente el transporte público que prestan los privados. Pero no está bien que subsidie a los grandes empresarios y sobre todo a los bancos, que son quienes manejan el Transantiago, y no a los usuarios. El gobierno anda preocupado porque los empresarios recauden los pasajes, pero no que los usuarios tengan un transporte más oportuno, cumplidor de los horarios, menos costoso y con rutas más extensas. Parece que lo que compete al usuario, al gobierno no le importa tanto, como la parte del recaudo y el subsidio para los bancos y las grandes empresas.

 

Las intenciones de ‘Qué pasa’ con Bachelet

querellaHan movido cielo y tierra los señores de ‘Qué pasa’ (grupo Copesa) para desprestigiar el reclamo de la presidente de Chile, Michelle Bachelet, calumniada e injuriada por esa revista, en relación con vincularla al oscuro negocio en el que está comprometido su hijo, el guatón traspirado de los aros picantes, Sebastián Dávalos, y la esposa de éste (nuera de la presidenta) Primero, ‘Qué pasa’ retiró la publicación de la web, y dijo que “hubo desprolijidad” y que el artículo injurioso “no cumplía con los estándares editoriales internos”. La primera pregunta es: entonces, ¿por qué se publicó?

La presidenta entabló una demanda judicial (facsímil), con pedido de 3 años de cárcel y 6 millones de pesos para Juan Pablo Larraín, director de ‘Qué pasa’ (que fue nombrado director de ‘La Tercera’, periódico del mismo grupo Copesa); Francisco Aravena, editor general; María José Tapia y Rodrigo Vergara (que es, también, editor periodístico de Radio Cooperativa)

Saltó de inmediato el gerente del grupo Copesa, Álvaro Caviedes, a decir que la presidenta estaba coartando la “libertad de prensa” y la “libertad de expresión” o la “libertad de opinión”. Pregunto: si un diario publica que la hija del señor Caviedes es una prostituta, o su esposa la amante del vecino, o que él, el señor Caviedes es delincuente y violador, ¿eso es “libertad de prensa”, “libertad de expresión” o “libertad de opinión”? ¿O eso es injuria y calumnia?

Ahora, los señores de ‘Qué pasa’ y de Copesa no saben a quién poner a desacreditar la demanda judicial de la presidenta. Pusieron a políticos amigos y a “doctores” en comunicación, y ayer a la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, la que dijo que había una “intención de amedrentar” por parte de la presidenta, al molestarse judicialmente por la calumnia e injuria de los señores Larraín, Aravena, Tapia y Vergara contra ella.

Es decir, estamos en el mundo al revés. Yo te escupo, pero tú eres el culpable por avisarle a la policía. Porque ni siquiera la presidenta ha actuado, como pudo haberlo hecho alguien que sorprende al lanza en la calle y lo detiene y golpea, sino que ha acudido a la justicia, que es el cauce democrático normal para saldar este tipo de disputas.

Pero al parecer a estos soñores no les gusta la democracia, sino para llenarse los bolsillos de dinero, pero no para respetar la honra, el buen nombre, la intimidad y el valor humano de las personas (así sea Presidente de la República, vendedora callejera o cajero de banco) Porque estos señores vienen de apoyar y medrar de una etapa tan oscura, triste y sucia como la dictadura del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet.

Lo normal es que la justicia actúe. Si eso que hicieron Vergara, Tapia, Aravena y Larraín no es injuria y calumnia, así lo dirán los tribunales de justicia, y si lo es, que esas personas asuman las consecuencias de su absoluta irresponsabilidad.

Por lo pronto, en otro acto de soberbia, el señor Álvaro Caviedes ha dicho: “No estamos dispuestos a retractarnos por el contenido” de la publicación, tanto en papel impreso como en la web de ‘Qué pasa’. ¿Qué intenciones, pues, movieron a ‘Qué pasa’, entonces, para publicar algo “desprolijo”, que “no cumplía con los estándares editoriales” de la revista, y que afecta, con nombre y apellido, a la Presidente de Chile, Michelle Bachelet? ¿Hay una conspiración?

Michel Jorriat, Alvaro Saieh, Marta Lagos

michel jorrattJorriatt. La presidente Michelle Bachelet no parece aprender rápido. Se demoró una eternidad en echar al guatón traspirado Sebastián Dávalos, comprometido en un negocio aparentemente no santo, y ahora repite el error, o la vergüenza nacional, con Michel Jorriatt (foto), el director del Servicio de Impuestos Internos, Sii.
Quien primero lo puso en evidencia fue Sabas Chahuán al hacer notar el silencio de Jorriatt ante el escándalo de los $4.000 millones de boletas ideológicamente falsas de Soquimich (o SQM) la empresa del yerno del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, Julio Ponce Lerou. Y guardó silencio, aún después de que se supo que el propio Jorriatt había emitido boletas que fueron a parar a Soquimich (o SQM)
Y siguió guardando silencio hasta ayer, cuando lo dieron de baja con el galardón de ser el más cínico y sinvergüenza de los que han salido al baile de la corrupción. El ministerio de Hacienda, en un acto ridículo, prescindió de sus servicios, en lugar de haberlo echado, como merecía el carepalo Michel Jorriatt.
Pero antes de irse este desvergonzado, le condonó el 55% de los impuestos comprometidos en la indagatoria de Jovino Novoa, otro sinvergüenza carepalo de la Udi (partido ultra derechista Unión Demócrata Independiente), que se prestó para dirigir la operación de boletas ideológicamente falsas del Grupo Penta.
La pregunta es: ¿Por qué la presidenta se demoró tanto y no se hizo cargo de inmediato del (iba a decir delincuente) zángano Michel Jorriatt? Y después, los “analistas”, se reúnen en un comité a echarle cabeza por qué la aceptación y popularidad de la presidenta va en picada para el suelo.
Ayer, la explicación del ministro Valdés de Hacienda fue de lo más cuática: dijo que sacaban a Jorriatt del gobierno, no porque Jorriatt no fuera probo, sino para “proteger al Sii”. ¿Qué? Se saca al director de la institución no porque sea mal director y deshonesto, sino para proteger a la empresa. ¿Y de qué va a proteger a la institución, si no es del director venal y deshonesto?
CorpBanca. El periodista Nicolás Sepúlveda informó que “CorpBanca es una de las empresas que están en una especie de stand by en la investigación de la Fiscalía. Varias empresas aparecieron mencionadas cuando los fiscales le hincaron el diente al financiamiento de la campaña electoral del Udi, Pablo Zalaquett. Ahí, varios ex colaboradores de Udi confesaron que se emitieron facturas falsas a SQM, Ripley, Alsacia y CorpBanca, de Álvaro Saieh (foto) Además, ‘Aguas Andinas’ se sumó al club después que la PDI (Policía de Investigaciones) requiriera su información contable, y El Mostrador revelara pagos mensuales al senador demócrata cristiano (DC) Andrés Zaldivar, y al centro de pensamiento Cegades, de la DC.
Bien o mal. La analista y directora de LatinoBarómetro y especialista de Mori, Marta Lagos, dijo sobre el nuevo gabinete: “A Bachelet le cayó este problema mientras llevaba un programa que de por sí era desafiante y esto nos puso en punto de quiebre. Este momento es un match point. Si esto sale mal, Chile sale mal. O solucionamos la ética o no importa pasar cuarenta reformas, porque no van a tener impacto en un país donde la ética no funciona. Bachelet llamó a dos ministros que son expertos en desarmar crisis. Esta gente ha trabajado en el tema de comunicaciones, enfrentando conflictos. Hablo específicamente de Burgos y de Inzunza que trabajó en la oficina de Enrique Correa”. Sobre Inzunza en la empresa libbista ‘Imaginacción’, declaró Marta Lagos: “Enrique Correa se ha transformado en una especia de mala palabra, está cuestionado por su trabajo con SQM (la empresa de Julio Ponce Lerou) Existe unagran contradicción entre el Enrique Correa de los 90 y el que existe hoy, pero eso no descalifica la conición de Inzunza como mediador. La gente que trabaja con Enrique Correa, más que lobistas son mediadores. Yo creo que en ese sentido Bachelet acierta”.

Cínico Novoa, Ahora Noticias, Selección Nacional

jovino novoaCínico. Encontré a Aristarco enfadado por las afirmaciones del pinochetista Jovino Novoa (foto). El exsenador del derechista partido Udi, dijo que el “caiga quien caiga” de las investigaciones judiciales por los casos Penta y Soquimich (o SQM) “es una irresponsabilidad”. ¿Has visto un cínico peor?, me preguntó Aristarco. Y por si fuera poco, dijo, le propuso al gobierno “un acuerdo” para encauzar esas investigaciones. Este señor es el más grande degenerado de los derechistas, exclamó Aristarco. Llama la atención que semejante osadía la tenga alguien que no ha abierto la boca cuando ha sido llamado a declarar en calidad de imputado. No ha colaborado con la justicia. Porque como pinochetista siente desprecio por la justicia en Democracia. Él quiere, como en la vergonzosa dictadura que vivió Chile y en la que él se refociló, hacer las cosas a su acomodo, a su manera fascista. Y llegar a “un acuerdo”, porque investigar hasta las últimas consecuencias, como es deber de la justicia, lo considera un acto “irresponsable”. Claro, caerá él, seguramente, y sus amigotes de la dictadura, que buscan la impunidad. ¡Qué asco de pinochetista!
Ahora noticias. El canal Mega parece decidido a tomar la vanguardia en materia informativa en la ahora noticias-logotelevisión. Primero remozó su logo de canal y ahora el de noticias (logo). Cambió el lema: “Si te afecta, nos importa”. El set del noticiero también fue modificado, dándole una forma circular, con pantallas gigantes donde se ilustra lo que va diciendo el presentador. Y acorde con la tragedia de las avalanchas en el norte del josé luis repenning1país, el fin de semana pasado estuvo José Luis Repenning (foto) transmitiendo sin descanso. Un excelente trabajo, ilustrativo, de servicio comunitario, fue el de Repenning.
La Selección. Ya lo habíamos dicho aquí: no pasa, ni pasará nada con la Selección de Fútbol de Chile. La Selección-logopresentación ante Irán y Brasil produjo lástima. Es una Selección presionada por los periodistas deportivos payoleros (o coimeros) de la radio, la prensa y la televisión. Los que dicen que “no hay en Chile” nadie como el borrachito Jorge Valdivia, o como el tronco Matías Fernández, a quien le dieron el privilegio (¿por qué?) de cobrar todos los tiros libres y todos los tiros de esquina. Obvio que así puede tener “notoriedad”, porque en el resto del partido es lento, torpe, luce cansado, y en cada juagada pareciera que se fuera a caer. La cuenta que me hizo Aristarco da luz al asunto. Es muy sencilla: en primera división del fútbol chileno hay 18 equipos, cada equipo tiene 12 titulares, o sea que son 216 jugadores. En Primera B hay 14 equipos con 12 jugadores cada uno, o sea otros 168 jugadores. Y en la Segunda División hay 12 equipos, con 12 jugadores cada uno, que son 144 jugadores más. En total, hay en el fútbol profesional chileno 528 jugadores. ¡Quinientos veintiocho jugadores!, ¿y solo sirven Matías Fernández y Jorge Valdivia? No me crean tan pendejo, dijo Aristarco.

Aventuras de impunidad de Julio Ponce de SQM

julio ponceAristarco me dijo que sospecha un encubrimiento por parte del Servicio de Impuestos Internos (SII) en el caso SQM. Porque el SII, como lo dije aquí, tiene la discrecionalidad de denunciar penalmente las irregularidades tributarias, pero también la discrecionalidad de considerar como falta administrativa esa misma irregularidad. A esta discrecionalidad fue que apeló Julián López, el abogado de Carlos Délano y Carlos Lavín, dueños del Grupo Penta, diciendo que el SII bien pudo considerar los formularios de Penta en los que se pedía devolución de impuestos, como un simple error de procedimiento. Con esto, devolvían la plata que recibió Penta del SII de manera irregular, y listo. De esta manera, López quiso minimizar y despreciar la actuación de la Fiscalía y destacar la autonomía que pudo tener el SII para resolver el caso de “sus clientes”, sin cárcel y sin desgaste de sus imágenes de “empresarios” en los medios de comunicación.
Admití a Aristarco que el SII necesita un ajuste legal, para eliminar esa perniciosa discrecionalidad y para establecer, sin espacio a dudas, su obligación de encauzar penalmente a los defraudadores del fisco. Entonces Aristarco me explicó lo que piensa, en particular lo ocurrido con la petición de los documentos contables y administrativo que le hizo la Fiscalía a Soquimich o SQM, porque hay presunción de que esa empresa habría financiado a varios políticos, tal como lo hizo Penta con los derechistas Andrés Velasco, Iván Moreira, Enna von Baer y Jovino Novoa entre otros.
Me dijo Aristarco que el dueño de SQM, o Soquimich, el señor Julio Ponce (foto), cuya fortuna empezó a hacer cuando fue director de Corfo en tiempos de la vergonzosa dictadura que vivió Chile bajo el mando del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, está acostumbrado a hacer lo que se le da la gana, como si no se diera cuenta de que su ex suegro ya no existe, gracias a Dios.
Me recordó el caso de la Superintendencia de Valores y Seguros, cuando conminó a Julio Ponce por cuentas y manejo dudoso de sus acciones en el mercado de la Bolsa de Comercio de Santiago. Pues resultó que fue Ponce el que se querelló contra el superintendente Fernando Coloma.
O sea, Julio Ponce y Soquimich o SQM, está repitiendo lo que ya sabe hacer, que es contra-demandar. Lo hizo contra el superintendente Coloma, y ahora lo hace contra la petición de la Fiscalía para incautar los documentos contables entre 2009 y 2014.
Al final, la querella que interpuso Ponce contra Coloma por los “delitos” de prevaricación administrativa y abuso contra particulares, y contra el intendente de Valores Hernán López y el ex jefe de Área de Cumplimiento de Mercado, Hugo Caneo, fue desestimada.
Pero esa es la manera de actuar de ese sujeto, me dijo Aristarco. Típico de los delincuentes, de los gánster. Todos ellos, actúan tortuosamente.
La siguiente gracia que hizo Ponce, siguió Aristarco, fue desconocer el requerimiento que le hizo la Fiscalía para que entregara la información contable y administrativa entre los años 2009 y 2014. Lo que hizo ese señor fue “contratar” al abogado Gabriel Zaliasnik para que “asesorara al directorio” de SQM sobre si debía, o no, entregar esa información. Y lo que “recomendó” el abogado Zaliasnik fue que entregara la información al SII y no a la Fiscalía.
Feliz Julio Ponce. Una vez más desorientó la atención sobre sus irregularidades, entrabó el proceso judicial, y dilató los procedimientos jurídicos. ¿Para qué? No lo sabemos los ciudadanos de bien. Porque los delincuentes y los abogados de los delincuentes parece que sí lo saben. Aunque tengo la confianza, me dijo Aristarco, en que el castillo de naipes de estos sujetos se derrumbe y vayan a donde pertenecen: a la cárcel, a los bajos fondos de la sociedad.
Pero al mismo tiempo, “porque si va a sabotear a la justicia tenía que hacerlo bien”, continuó Aristarco, Julio Ponce interpuso un recurso ante el Tribunal Constitucional, preguntando si la Fiscalía tenía atribuciones para incautar esa información. El Tribunal paralizó la actuación de la Fiscalía, hasta tanto resuelva el recurso de Ponce.
Pero paralizó “la incautación” de los documentos, no la investigación. Esta aclaración es pertinente, me dijo Aristarco, porque los medios de comunicación, como están llenos de periodistas flojos que no investigan sino que esperan los comunicados de prensa, han hecho creer que la Tribunal está a favor de SQM. Y no es así.
Por supuesto, la Fiscalía se mostró contraria al proceder de Julio Ponce y de Soquimich. Y también al pronunciamiento temporal del Tribunal Constitucional sobre si la petición de incautar los documentos pedidos por la Fiscalía, es una “medida intrusiva”, o no. Dijo además el fiscal Sabas Chahuán, que lo actuado por Julio Ponce convirtió al Tribunal Constitucional en “una instancia paralela”. Es decir, Ponce se salió, por ahora, con la suya.
El primer revés que puede tener Ponce es que el SII ya dijo que la información entregada por SQM es “parcial”, está incompleta.
El segundo revés es que los representantes de su socio Potash Corp., los señores José María Eyzaguirre, Alejandro Montero y Wayne Brownlee, renunciaron al directorio de SQM o Soquimich, al parecer aterrados por la desenvoltura con que actúa Ponce frente a la justicia.
Aristarco cree que Julio Ponce actúa de esa manera, porque los políticos que aparentemente estaba financiando, a través de SQM o Soquimich, pertenecen a la Nueva Mayoría, la coalición que está en el gobierno en este momento.
Entonces, es más fácil ponerse al alero del SII, que es laxo, y puede convertir un hecho penal en falta administrativa, antes que a órdenes de la Fiscalía, que ya envió a los banqueros Carlos Lavín y Carlos Délano a la cárcel, al menos por 120 días, mientras la Fiscalía acopia las pruebas para acusarlos formalmente de manera penal, con sanciones de presidio.