Archivo de la categoría: Critica

3 mujeres y 2 hombres, Mega y Luis Enrique

mon-laferteLo mejor. Me pregunta Aristarco, extemporáneamente, por lo mejor del Festival de Viña 2017. Le dije que, en general, me había gustado la programación y el cambiante back ground luminoso del escenario, saber que el vestido de la animadora no era tema nacional en los canales de televisión y la buena disposición del ‘monstruo’ con todo el mundo. Ya no es ‘monstruo’, sino gatito nomás. Y, en particular, me gustaron las presentaciones de 3 mujeres y 2 hombres. Las mujeres son: Olivia Newton John, Isabel Pantoja y Mon Laferte (foto). Los hombres son: Juan Pablo López y Fabricio Copano.

Líder. El canal Mega (logo) sigue siendo, en febrero, líder en sintonía nacional con 8,5 puntos megaoficialde rating. Le siguen: Chilevisión con 7,3; Canal 13 con 5,5; Tvn con 5,0 y La Red con 0,9 puntos de rating. En cuando a los matinales, Mega también lidera la franja con 5,9 puntos de rating, frente a Canal 13, en segundo lugar, con 5,6 puntos, Chilevisión con 5,1 puntos, Tvn con 3,7 puntos y La Red con 1,0 punto.

Cambios. El canal Mega también fue pionero en el empleo de un grupo enorme de panelistas en su matinal ‘Mucho gusto’. Lo comentamos acá, sin poder definir qué tan bueno era tener tanta gente, variopinta, durante tanto tiempo en pantalla. Muchas de esas personas sin ton ni son. Haciendo bulto, nomás. Pues bien, se habla de un recorte de personal en el matinal. Salen Karen Bejarano, cero aportes, y también Manú González, de quien se esperaba más. Fuentes de La Red afirman que también será eliminado el abogado Daniel Stingo. La salida de estas personas ocurrirá mañana viernes.

Luis Enrique. Otro que sale es el técnico del Barcelona, Luis Enrique Martínez García (foto), RUEDA DE PRENSA DE LUIS ENRIQUEque conocemos como Luis Enrique simplemente, que fue jugador de mitad de cancha y delantero del Real Sporting de Gijón, Real Madrid y el propio Barcelona. De ingrata recordación por su actitud displicente para con el portero chileno Claudio Bravo, quien sufrió con él un enorme desgaste sicológico y profesional. Se rumora, con mayor insistencia, que su reemplazo será el argentino Jorge Sampaoli.

Cierto humor en la Quinta Vergara: ‘Chiqui’ Aguayo

chiquiSolo quiero referirme a dos elementos de reflexión, a propósito de la actuación de la comediante Daniela ‘Chiqui’ Aguayo (foto) en la Quinta Vergara, en el Festival de Viña del Mar 2017. Solo mencionarlos, porque es difícil comentar cuando, en su defensa, se apela al sexismo.

Si se considera que fue vulgar su rutina de humor, se contraataca diciendo que es “un comentario machista”, porque, obvio, ella es mujer. Y también se contraataca diciendo que “en mi casa hablamos así”. O, “¿quién en Chile no habla a los chuchazos?”

Se contraataca diciendo: cuántos humoristas han estado en Viña que han dicho chuchadas, pero nadie les dice nada “porque son hombres”. Entonces, ¿qué más decir? Se cierra toda opción. Se descalifica el comentario.

O sea, una vez anulado el comentario con aquellas declaraciones, el resultado, tácito, es el de que la humorista resultó genial. Y no creo que sea así. ‘Chiqui’ Aguayo ni siquiera es la mejor del programa ‘Minas al poder’, un humorístico del canal Chilevisión, protagonizado por mujeres, más un hombre adulto vestido de mujer y un joven travestido.

Esa defensa, entonces, y esa previsible conclusión, no son verdad. Todo es un truco de ideas. Y así, es muy difícil comentar sobre una rutina que puede considerarse vulgar, en un escenario específico como el Festival de Viña, televisado para hispanohablantes.

Sin embargo, decir que sea hombre o mujer, si se apela a la vulgaridad, al chuchazo, a la facilidad del chiste obvio, hay que señalarlo, aunque no le guste al(la) comediante.

Y decir también que, después de tanto esfuerzo de muchos comediantes y libretistas en los últimos años, por conseguir una narrativa con efectos humorísticos, situaciones escénicas chistosas, discursos graciosos y gracejos, sin apelar a la palabra o el gesto vulgar, es triste que asistamos a este retroceso. Volver a la chabacanería.

¿El humor puede (¿debe?) avanzar hacia modos menos básicos para ganar una carcajada, o una sonrisa?

Referido lo anterior, en segundo lugar, preguntarse también ¿qué tanto ha cambiado el público, el “monstruo”? Porque, al fin y al cabo, rió a mandíbula batiente en algunos pasajes de la rutina de Daniela ‘Chiqui’ Aguayo.

Es decir, había en esa risa una aceptación, una aprobación de lo que estaba diciendo la comediante, una aceptación del lenguaje en que estaba dicho esa clase de humor. Es más: le otorgó las gaviotas de plata y oro.

Aparentemente, este público ya no es un “monstruo”. Es más permisivo. O más comprensivo. O más compasivo. Un gatito nomás.

Andrónico Luksic; The Voice; Alejandro Guillier

andrónico luksicAndrónico Luksic. Me pareció un tanto hipócrita el señor Andrónico Luksic (foto), el dueño del Banco de Chile, que compró a crédito y todas las facilidades de pago, cuando culpó en una entrevista al gobierno de que las cosas van mal, y les pide a los demás empresarios pronunciarse. Hipócrita, porque él es parte de la crisis de confianza que hoy se vive. Hipócrita, porque él se reunió con la nuera de la presidenta Michelle Bachelet y el hijo de la presidenta Michelle Bachelet para otorgar un crédito de miles de millones de pesos, ¡sin aval! Hipócrita, porque quiere que le creamos que se trató de un procedimiento normal, que jamás pensó en derivar beneficios, tratándose de personas cercanas a la presidenta Michelle Bachelet. Y a raíz de semejante adefesio se desató una de las más grandes polémicas nacionales sobre la credibilidad empresarial. Hipócrita, porque él fue la causa de la esta crisis de credibilidad que hoy vivimos. No me cabe duda de que hizo el préstamo pensando en retribuciones, aunque no sean explícitas, como poder seguir con el proceso de ruina y extinción de los ríos, para mencionar el caso de la generadora eléctrica del Alto Maipo, que es obra suya. Un hipócrita este señor Andrónico Luksic. Por cierto, debe ponerse a dieta, porque está obeso y puede sufrir un infarto al corazón. Y para que no le digan ‘el guatón Luksic’.

The voice. Excelente programa de televisión The Voice, me dice Aristarco. Dice que viendo gonzalo_sorichese programa no entiende por qué siguen considerando a Luis ‘Lucho’ Jara un ‘cantante’. Me dice: tantos muchachos con voces fabulosas, tanto talento de chicas que hacen cabriolas armónicas con sus voces, ¿y sigue ahí Lucho Jara? Deslenguado que es, me dice que los concursantes son casi mejores cantantes que los jurados (Luis Fonci, Álvaro López, Nicole y Ana Torroja) Le digo que exagera. Me cuenta que ha seguido el concurso desde el principio en el Canal 13 (del que también es dueño el guatón Luksic), y tiene un reclamo: ¿Por qué en la semifinal algunos cantaron en inglés? ¿Acaso no es el español el idioma predominante de Chile? Cuando cantan en inglés, dice Aristarco, se les oye de una manera, pero cuando cantan en español, se les oye de otra. Insiste en que es mejor que canten en nuestro idioma, ¡el hermoso español!, porque no todo el mundo sabe inglés, ni todo el mundo conoce las canciones que cantan. Le doy la razón. El favorito de Aristarco es Gonzalo Sorich (foto), porque “es el único que siempre ha cantado en español, y ha cantado trova latinoamericana”.

Alejandro Guillier. Es refrescante que alguien de buenos modales y manos limpias, como alejandro guillierAlejandro Guillier (foto), escale en el sucio mundo de la política, y hoy esté su nombre barajado como el de un presidenciable. Si se lanza mañana, mañana mismo voto por él. Un congresista que va a las sesiones, porque otros cobran por no ir. Un congresista que participa, que representa a su Antofagasta y su región. Nunca anda en componendas, o en reuniones truchas. Es el ejemplo del buen chileno. Votaría ya mismo por él. A ojos cerrados. Lo que preocupa, si surge su candidatura, es la nube de parásitos, como Ignacio Walker, Jorge Pizarro, Andrés Zaldívar, entre otros, que le van a caer encima, en busca de una tajada burocrática o ministerial. Lo asfixiarían de coaliciones, de propuestas y de arreglines, de cuotas de poder para apoyarlo. Pero ojalá se postule o lo postulen, y tenga la suficiente fuerza de voluntad y de conciencia para no sucumbir bajo los parásitos. Ganaría con el voto limpio de los chilenos.

Los empresarios chilenos…

Empresarios-2.jpg1) Los empresarios chilenos no parecen empresarios, sino camorristas. Reaccionan a una velocidad inusitada a cualquier acción gubernamental, sin la más mínima evaluación.

2) Los empresarios chilenos tienen una visión bastante recortada de la realidad, con relación a los indicadores de sus empresas o de la economía general. Creen que los índices siempre son ascendentes, sobre todo el de utilidades. ¿Quién les enseñará que la realidad es distinta, tiene otros ponderables y circunstancias?

3) Los empresarios chilenos creen que están solos en el mundo, que no hay más países, que la economía general es solo la que ellos producen y no hay una movimiento global que afecta al país. La desaceleración mundial de la economía, ellos se la adjudican al gobierno de turno.

4) Los empresarios chilenos no saben de sindéresis. Son reactivos. Bocones. Parlanchines. Chillan como pollos o chanchos, todo el tiempo. Tienen que hacerse notar.

5) Los empresarios chilenos tienen una gran consciencia política, como no es posible ver en ningún otro país del mundo. Quizás porque ellos tienen la cultura golpista, la prepotencia militaresca que les dejó la promoción y sustento de la vergonzosa dictadura que padeció el país y ellos sustentaron como si se tratara de un ejemplo a seguir.

6) Los empresarios chilenos son sádicos, gozan de ver morir lentamente a sus empleados y trabajadores de hambre. Pagan malos salarios y son déspotas con los subalternos que digan tener derechos. Los únicos que tienen derechos en Chile son ellos, los empresarios chilenos.

7) Los empresarios chilenos tienen equipos o empresas de encuestas de opinión, de proyección de los indicadores económicos, y usan los medios de comunicación, de los cuales son dueños, para difundir sus conclusiones de manera que el gobierno quede asfixiado. Antepone sus proyecciones y resultados a los del gobierno, y a las acciones oficiales. Actúan como un corsé que no deja que la vida sea real, sino que forme una figura a su antojo.

Abbott, Chahuán, Jadue y Constituyente

jorge-abbottSQM. Increíble que, como lo denunció el fiscal nacional Jorge Abbott (foto), algunas investigaciones no avanzan, en particular la de emisión de boletas falsas para financiar ilegalmente la política por parte de SQM, empresa del ex yerno del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, Julio Ponce Lerou, porque no quieren dar completa y oportuna información. ¿Qué es eso? ¿Rebelión ante la justicia? ¿Los ‘empresarios’ no están obligados a respetar la ley, a dar completa y oportuna información? ¿No tiene la Fiscalía Nacional medios coercitivos para obligar a los imputados a ponerse enteramente a órdenes de la justicia? Este sainete de los ‘empresarios’ da vergüenza.

Jovino Novoa. Y más vergüenza da, el sainete del fiscal nacional saliente, sabas chahuanSabas Chahuán (foto). Para justificar el chorro de babas que soltó ante el pinochetista Jovino Novoa, para reducirle la pena de delincuente que se merecía, dijo que hay un artículo, no sé de qué código, en el que dice que si un delincuente admite su delito, “eso se consideraba colaboración con la justicia”. Por eso, el delincuente Jovino Novoa no pisará la cárcel donde debe estar, porque después de meses de negarse a hablar, al final, cuando sabía que no pagaría cárcel, admitió los delitos. Sí, admitió ser delincuente. ¿Qué dirán ahora los epígonos de la pinochetista Unión Demócrata Independiente (Udi) que se rasgaron las vestiduras cuando fue acusado de falsificar boletas y engañar, tanto al sistema tributario como al sistema electoral, diciendo que cómo acusaban a ese santo, si su vida es cristalina? ¿La vida de Jovino Novoa durante la dictadura era cristalina? Y, entonces, ahora que su santo admitió los delitos, ¿qué dirán? Pero volvamos al fiscal saliente, Sabas Chahuán, quien le impuso una multa del 50% de lo defraudado. ¿No debería ser una multa del doble o el triple de lo defraudado, pagadera de su patrimonio o de sus consaguíneos? Qué vergüenza. Lo cierto es que a Sabas Chahuán no hay que perderle la huella, porque es seguro que lo veremos en la presidencia de alguna empresa de alguno de la Udi, o en algún bufete de abogados, con socios de la Udi, o cristalinos como Jovino Novoa.

ANFP. El colmo del cinismo y la desvergüenza del renunciado presidente sergio jaduede la Asociación Nacional del Fútbol Profesional chileno (Anfp), Sergio Jadue (foto), quien huyó a Miami, desde donde, al parecer, ¡todavía controla los hilos de la Anfp! El colmo que, sin ser ya parte de la Anfp, ésta organización le esté pagando abogados ¡para que lo defiendan de las fechorías que hizo contra la propia Anfp! ¿Alguien entiende el grado de degeneración mental, de maldad, de corrupción y ausencia de ética y moral? Ese señor parece que quiere ganarles, en artimañas y marullas, a la camada de delincuentes de guante blanco que, en mala hora, nacieron en Chile y están floreciendo ante la opinión pública.

Constituyente. La presidenta Michelle Bachelet (foto) nombró a 15 personas MichelleBachelet1como observadoras del proceso constituyente que quiere cumplir porque lo prometió durante su campaña electoral y por eso votaron por ella. Lo llamó ‘Consejo Ciudadano de Observadores’. En lo personal, me gusta que le meta pueblo a la constituyente, pero quedo a la espera de la metodología de actividades de este Consejo. Lo conforman: Benito Baranda, director Internacional de América Solidaria. Jean Beausejour, futbolista, de ascendencia mapuche. Patricio Fernández, escritor y director de la revista The Clinic. Roberto Fantuzzi, empresario. José Miguel García, vicepresidente de la fundación Araucaniaprende. Gastón Gómez, miembro de los directorios del Consejo Nacional de Televisión y del Museo de la Memoria y Derechos Humanos. Hernán Larraín Matte, director ejecutivo de Horizontal Chile. Héctor Mery, miembro del Programa legislativo de la Fundación Jaime Guzmán. Salvador Millaleo, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile. Ruth Olate, presidenta de la Federación Nacional de Sindicatos de Trabajadoras de Casa Particular (Fesintrapac) Juanita Parra, música chilena, baterista del grupo “Los Jaivas”. Cecilia Rovaretti, periodista. Lucas Sierra, subdirector del Centro de Estudios Públicos. Francisco Soto, profesor de la Universidad de Chile. Patricio Zapata, abogado, master en derecho y en Ciencia Política.

Jara ‘El asqueroso’; los ‘Carejarro’ y otras bandas

Edinson Cavani‘El asqueroso’. Será una vergüenza ver hoy entrar en la cancha de fútbol de Montevideo, Uruguay, a Gonzalo Jara, que me permito nombrar como ‘El asqueroso’, de ahora en adelante. Una vergüenza, porque fue el que tocó con el dedo entre las nalgas a Edinson Cavani (foto), delante del mundo entero, cuya tímida reacción le mereció, por parte de un árbitro idiota y unos ayudante de línea igualmente idiotas, ser expulsado en un partido en Santiago de Chile. ¡Qué vergüenza! Porque además de ser víctima de ‘El asqueroso’, que se comportó como un degenerado, resultó expulsado. ¡Qué vergüenza tener a ‘El asqueroso’ en la Selección! Eso no es ‘viveza’. Eso es antideportivo. Una asquerosidad. Porque no es la pichanga del barrio, es ¡la Selección de fútbol de Chile! Este sujeto Jara, que no debería estar en la Selección, pero que continúa porque Jorge Sampaoli es un blando, ya le había agarrado el pene (o ‘pito’ o ‘pico’) a Luis Suárez. La diferencia es que Luis Suárez le respondió con un codazo en la jeta (porque ‘El asqueroso’ no tiene boca) y nadie se dio cuenta, excepto una cámara que captó el momento. No pongo foto de ‘El asqueroso’, para no empañar este blog. Pongo del astro uruguayo del París Saint-Germain, Edinson Cavani, la doble víctima en Chile: primero, de ‘El asqueroso’, y después del árbitro. ¡Qué vergüenza!

Bandas. Ya están detectadas varias bandas delictivas en Chile, pero Roberto Angeliniparece que la justicia solo actúa contra una de ellas solamente. Están: los Penta, la banda de Eliodoro Matte, los Corpesca (Roberto Angelini, foto), la banda de Julio Ponce, la de Los Congresistas y los Carejarro. Pero solo contra los Carejarro parece que hay justicia. La casi totalidad de los ‘Carejarro’ están en la cárcel y las autoridades recuperaron para el Estado las propiedades muebles e inmuebles que adquirieron con sus actos delictivos. Pero las demás bandas siguen con la riqueza de sus delitos en sus manos, también con sus propiedades, y no viven en la cárcel, donde debieran estar, sino en mansiones de Las Condes, Vitacura, Los Trapenses, La Dehesa y Chicureo. Algo anda mal en la justicia chilena o en los códigos judiciales.

La banda de Julio Ponce. Pareciera que a nadie le importa que un Rafael Guilisastifuncionario de una institución pública obtenga información privilegiada que luego use en una entidad privada. Me refiero al señor Rafael Guilisasti (foto), quien saltó de su cargo en la Corporación de Fomento (Corfo), de la que salió el 3 de septiembre pasado, a la silla de la presidencia de SQM, el 14 de septiembre (o sea, 9 días después de la salida de Corfo), para continuar las negociaciones, pero ahora vestido de hombre, sobre la licitación del salar de Atacama. El vicepresidente de Corfo, Eduardo Bitrán, había advertido: “Al tenor de los fundamentos expuestos en la renuncia de don Rafael Guilisasti, inició las negociaciones para asumir los cargos que hoy detenta en las sociedades Norte Grande S.A.; Sociedad Pampa Calichera S.A y Sociedad de Inversiones Oro Blanca S.A. paralelamente con su desempeño en el Consejo de Corfo, teniendo conocimiento de información confidencial y privilegiada infringiendo principios básicos de probidad y reserva, haciendo prevalecer su interés particular sobre el general apartándose del recto y correcto ejercicio que la función pública exige”. Rafael Guilisasti pasó, pues, del gobierno a la banda de Julio Ponce, el exyerno del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet.

García Márquez visto por Pier Paolo Pasolini

Pier Paolo PasoliniEl 22 de julio de 1973 escribió el cineasta italiano Pier Paolo Pasolini (foto) en la revista ‘Tempo’ un texto titulado “Gabriel García Márquez: un escritor indigno”, en el que analiza la lectura de la novela ‘Cien años de soledad’. La traducción al español es de Roberto Raschella. Helo aquí:
Parece ser un lugar común considerar “Cien Años de Soledad” de Gabriel García Márquez (libro recientemente editado), como una obra maestra. Este hecho me parece absolutamente ridículo. Se trata de la novela de un guionista o de un costumbrista, escrita con gran vitalidad y derroche de tradicional manierismo barroco latinoamericano, casi para el uso de una gran empresa cinematográfica norteamericana (si es que todavía existen). Los personajes son todos mecanismos inventados –a veces con espléndida maestría– por un guionista: tienen todos los “tics” demagógicos destinados al éxito espectacular.
El autor –mucho más inteligente que sus críticos– parece saberlo muy bien: “No se le había ocurrido hasta entonces –dice él en la única consideración metalingüística de su novela– pensar en la literatura como en el único juego que se había inventado para burlarse de la gente…” Márquez es sin duda un fascinante burlón, y tan cierto es ello que los tontos han caído todos. Pero le faltan las cualidades de la gran mistificación, las cualidades que posee, como para dar un ejemplo, Borges (o en menor escala Tomasi di Lampedusa, si “Cien Años de Soledad” recuerda un poco al “Gattopardo” aún en los equívocos que ha despertado en el pantano del mundo que decreta los éxitos literarios).
Los críticos literarios deben tomar nota de un nuevo “género” o técnica, que ya pertenece históricamente a la literatura: el guion cinematográfico, y también el denominado “tratamiento”. En el guion y el tratamiento, el autor tiene conciencia de que su obra no es literaria ya que se trata de estructuras provisionalmente lingüísticas, que en realidad “quieren” ser otras estructuras: estructuras, puntualmente, cinematográficas. El autor de un guion o de un tratamiento es tanto más hábil literato cuanto más consigue obtener la colaboración del lector en la visualización de lo que está escrito provisionalmente. El asumir tal provisionalidad (esa voluntad de la estructura de ser “otra estructura”) forma parte de la técnica literaria del guionista y, potencialmente, de su estilo.
Sin embargo, la mayor parte de los guiones y de los tratamientos son pésima literatura –como es el caso de este libro–. Literatura indigna. ¿Por qué?
El primer acto del escritor de guiones consiste en identificar al lector con el productor. El que debe colaborar con el autor en la “transformación” de la estructura lingüística en estructura cinematográfica, es justamente el que paga. El destinatario de la obra es, una vez más, el patrón. Ahora bien: la mayoría de los escritores cinematográficos provienen de una élite cultural: son entonces personas que tienen la obligación, diría social, de considerar al patrón un idiota, un semianalfabeto, un hombre despreciable. Pero al mismo tiempo, deben hacer que su obra le guste. Y en el momento en que el guionista identifica al productor con un destinatario “idiota, semianalfabeto y despreciable”, tiene un solo modo de convencerlo: la degradación de su propia obra. Entonces, la inocente “captatio benevolantiae” que todo autor, en distintas medidas, utiliza para obtener la colaboración del lector, termina convirtiéndose en una operación inmoral, que envuelve al autor en la degradación por él planificada con bajeza.
La colaboración del autor con el lector–productor, tiene por lo tanto los caracteres de una abyecta complicidad: tiende a hacer de él un compañero y cómplice, degradándose a su supuesto nivel de estúpido, vulgar, conformista, cínico conocimiento de las cosas humanas.
Tal esfuerzo por simplificar, por reducir, por desdramatizar, por hacerlo todo comunicable y sin problemas reales, termina volviéndose una atroz forma de adulación del patrón: así, y para decirlo con sus propias palabras, el guionista, aun despreciando al patrón, y hasta por el hecho de verse obligado por él a un comportamiento miserable, se hace “rufián” a la par suya.
Pero ningún hombre es apriorísticamente tal como el guionista supone que es el productor: ningún hombre es apriorísticamente inferior a nosotros mismos. Y la primera regla moral de un autor consiste en considerar como su igual al lector: y si luego él identifica a ese lector como un productor, también dicho productor no puede sino ser considerado como su igual. Actuar de modo contrario a esta primera y elemental regla moral vuelve a un autor indigno de su profesión.