Archivo de la categoría: Crisis

Andrónico Luksic; The Voice; Alejandro Guillier

andrónico luksicAndrónico Luksic. Me pareció un tanto hipócrita el señor Andrónico Luksic (foto), el dueño del Banco de Chile, que compró a crédito y todas las facilidades de pago, cuando culpó en una entrevista al gobierno de que las cosas van mal, y les pide a los demás empresarios pronunciarse. Hipócrita, porque él es parte de la crisis de confianza que hoy se vive. Hipócrita, porque él se reunió con la nuera de la presidenta Michelle Bachelet y el hijo de la presidenta Michelle Bachelet para otorgar un crédito de miles de millones de pesos, ¡sin aval! Hipócrita, porque quiere que le creamos que se trató de un procedimiento normal, que jamás pensó en derivar beneficios, tratándose de personas cercanas a la presidenta Michelle Bachelet. Y a raíz de semejante adefesio se desató una de las más grandes polémicas nacionales sobre la credibilidad empresarial. Hipócrita, porque él fue la causa de la esta crisis de credibilidad que hoy vivimos. No me cabe duda de que hizo el préstamo pensando en retribuciones, aunque no sean explícitas, como poder seguir con el proceso de ruina y extinción de los ríos, para mencionar el caso de la generadora eléctrica del Alto Maipo, que es obra suya. Un hipócrita este señor Andrónico Luksic. Por cierto, debe ponerse a dieta, porque está obeso y puede sufrir un infarto al corazón. Y para que no le digan ‘el guatón Luksic’.

The voice. Excelente programa de televisión The Voice, me dice Aristarco. Dice que viendo gonzalo_sorichese programa no entiende por qué siguen considerando a Luis ‘Lucho’ Jara un ‘cantante’. Me dice: tantos muchachos con voces fabulosas, tanto talento de chicas que hacen cabriolas armónicas con sus voces, ¿y sigue ahí Lucho Jara? Deslenguado que es, me dice que los concursantes son casi mejores cantantes que los jurados (Luis Fonci, Álvaro López, Nicole y Ana Torroja) Le digo que exagera. Me cuenta que ha seguido el concurso desde el principio en el Canal 13 (del que también es dueño el guatón Luksic), y tiene un reclamo: ¿Por qué en la semifinal algunos cantaron en inglés? ¿Acaso no es el español el idioma predominante de Chile? Cuando cantan en inglés, dice Aristarco, se les oye de una manera, pero cuando cantan en español, se les oye de otra. Insiste en que es mejor que canten en nuestro idioma, ¡el hermoso español!, porque no todo el mundo sabe inglés, ni todo el mundo conoce las canciones que cantan. Le doy la razón. El favorito de Aristarco es Gonzalo Sorich (foto), porque “es el único que siempre ha cantado en español, y ha cantado trova latinoamericana”.

Alejandro Guillier. Es refrescante que alguien de buenos modales y manos limpias, como alejandro guillierAlejandro Guillier (foto), escale en el sucio mundo de la política, y hoy esté su nombre barajado como el de un presidenciable. Si se lanza mañana, mañana mismo voto por él. Un congresista que va a las sesiones, porque otros cobran por no ir. Un congresista que participa, que representa a su Antofagasta y su región. Nunca anda en componendas, o en reuniones truchas. Es el ejemplo del buen chileno. Votaría ya mismo por él. A ojos cerrados. Lo que preocupa, si surge su candidatura, es la nube de parásitos, como Ignacio Walker, Jorge Pizarro, Andrés Zaldívar, entre otros, que le van a caer encima, en busca de una tajada burocrática o ministerial. Lo asfixiarían de coaliciones, de propuestas y de arreglines, de cuotas de poder para apoyarlo. Pero ojalá se postule o lo postulen, y tenga la suficiente fuerza de voluntad y de conciencia para no sucumbir bajo los parásitos. Ganaría con el voto limpio de los chilenos.

Para qué sirven las AFP; Pinochet; y Ernesto Silva

afp-ladrones-2Qué son. Las administradoras de fondos de pensiones, AFP (logo), son empresas privadas cuyo único objetivo es el lucro de sus propietarios. Ahí no hay una consideración social, excepto la de captar los ahorros de los trabajadores. Una vez con el dinero en sus manos, se dedican a hacer negocios con esa plata, para obtener unas utilidades que los ahorradores jamás verán. ¡Los empresarios no ponen un solo peso! Y el dinero ganado en las AFP se va en alquilar o construir edificios para sus oficinas, pagar millonarios sueldos y bonificaciones a los ‘directores’, y tomar las utilidades. Los ahorradores no representan nada en este negocio; solo sirven para que los dueños y ‘directores’ de las AFP se hagan ricos, o más ricos de lo que ya son. Es un sistema fraudulento para con el ahorrador.

No más. El señor Andras Uthoff (foto) fue miembro de la Comisión Bravo, a la que el Andras Uthoffgobierno le encargó revisar el sistema previsional y pensional de Chile. Uthoff denunció que el gobierno no le dio a la Comisión el presupuesto suficiente para actuar, y, además, el director de la Comisión, David Bravo, sesgó el resultado del análisis que se produjo en ella. David Bravo hizo creer que, con un simple retoque a las actuales AFP fraudulentas, todo se solucionará. Pero no es así. Para Uthoff, “el sistema actual fracasó. Seguir con más de lo mismo es una apuesta muy arriesgada”. E insistió en que “si no haces una reforma estructural, las propuestas pierden sentido”.

Anécdota. Se cuenta que cuando el señor José Piñera (foto) expuso la ‘redención’ que tenía josé piñeraen carpeta para los trabajadores de Chile, de poner sus ahorros en manos de la empresa privada, a través de administradoras de fondos de pensiones, AFP, el dictador Augusto Pinochet preguntó una y otra vez: “¿Quién administrará la plata?” ¡No confiaba en la empresa privada! Algo le olía mal. “Eso me produce alergia, porque también sé que hay varios señores que se están haciendo millonarios en este país”, fue el argumento del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, ante el adefesio que vendió, como pomada sanadora, el señor José Piñera.

Mentiroso. Vi en días pasados al expresidente de la Unión Demócrata Independiente, Udi, ernesto silvaErnesto Silva (foto), con su cara de idiota (*) en la televisión, mentir sin el menor empacho, al decir que la crisis económica de Grecia se debía a que habían eliminado el sistema de las AFP. ¿Que qué? Pero, por supuesto, hay gente, más idiota que Silva, que cree esas sandeces.

(*) adj. y com. Tonto, poco inteligente. Que padece idiotez.

Larga lista de políticos contratados por las AFP

untitledReproduzco este interesante artículo de Gamba.cl: Si todo Chile está marchando para eliminar las AFP (no por ‘mejorarlas’ como dice la prensa burguesa), ya que no son un sistema creado para pagar pensiones, sino que para financiar a los grandes grupos económicos, la pregunta es obvia: ¿Por qué los políticos no hacen nada? Además de porque ellos jamás representarán los intereses del pueblo trabajador, porque muchos, efectivamente, son o fueron empleados de las AFP. Un artículo de El Mostrador da varios nombres:

Se puede reconocer dentro de los aspirantes a los directorios de las AFP (y, por ende, promotores del sistema) a ex ministros, subsecretarios y superintendentes de los Gobiernos de la Concertación. En esta lista se puede destacar a Clemente Pérez, Alejandro Ferreiro, José De Gregorio, Marigen Hornkol y José Pablo Arellano de la Democracia Cristiana, Eduardo Bitrán y Vivianne Blanlot del PPD u Osvaldo Puccio, José Antonio Viera-Gallo y Jaime Estévez del PS, entre otros.

También ex funcionarios/ministros de la dictadura de (del traidor, ladrón y asesino Augusto) Pinochet, que continúan defendiendo su obra, tales como Martín Costabal, Sergio Fernández, Juan Antonio Guzmán, Guillermo Arthur (actual presidente de la Asociación Gremial de AFP de Chile, y Presidente de la Federación Internacional de AFP) y Rafael Caviedes.

Personas que son parte de los Consejos vinculados a distintos centros de pensamiento (think tank), como Luis Felipe Lagos de ‘Libertad y Desarrollo’, Roberto Ossandón del ‘Instituto Libertad’, David Gallagher del ‘CEP’ y ‘Horizontal’, Klaus Schmidt-Hebbel (actual director de AFP Habitat) y Andrea Tokman de ‘Res Pública’ (institución creada por Luksic “para pensar Chile”).

O que son docentes de influyentes universidades, como Claudio Sapelli (profesor de Economía de la PUC y presidente de la Comisión de Usuarios de las AFC) y Joseph Ramos (de Economía de la Universidad de Chile)

Ex o funcionarios públicos del Gobierno de Piñera o ex parlamentarios de la Alianza como Cristián Leay, Ricardo Rainieri, Juan Eduardo Coeymans y el mismo Pablo Longueira. Luego, se encuentra el grupo de las personas vinculadas a los medios de comunicación, como Gonzalo Parot (Copesa), Mikel Uriarte (TVN) y Rodrigo Terré Fontbona (Canal 13). También aquí se puede destacar a tres hermanos del entrenador de fútbol Manuel Pellegrini, que frecuentemente realiza publicidad para AFP Cuprum.

Ex Consejeros del Banco Central, como Joaquín Vial, Jorge Desormeux y Jorge Marshall. Finalmente, se puede destacar a familiares directos de ex o actuales ministros o políticos influyentes. Aquí aparecen el hermano del ministro Larroulet, y los hermanos de los ex ministros Büchi, Foxley y del sociólogo Eugenio Tironi.

A todo lo anterior, debemos sumar los “simpáticos” casos de la actual Ministra del Trabajo, Ximena Rincón (DC), que en el año 2006 fue parte del directorio de AFP Provida, y del ex ministro del Gobierno de Piñera, Rodrigo Pérez Mackenna, actual Presidente de la Asociación de AFP. Para finalizar, un artículo de Punto Final publicó el listado de ex ministros, subsecretarios y superintendentes de la Concertación que han sido candidatos a directores de AFP:

1- Laura Albornoz Pollmann (PDC), ministra del Sernam de Bachelet.

2- Eduardo Aninat Ureta (PDC), ministro de Hacienda de Frei.

3- José Pablo Arellano Marín (PDC), ministro de Educación de Frei.

4- Eduardo Bitrán Colodro (PPD), ministro de OO. PP. de Bachelet.

5- Vivianne Blanlot Soza (PPD), ministra de Defensa de Bachelet.

6- René Cortázar Sanz (PDC), ministro del Trabajo de Aylwin y de Transportes de Bachelet.

7- José Manuel Cruz Sánchez (PDC), subsecretario de Pesca de Frei.

8- José De Gregorio Rebeco (PDC), triministro de Lagos y presidente del Banco Central de Bachelet.

9- Jaime Estévez Valencia (PS), ministro de OO. PP. de Lagos.

10- Alberto Etchegaray de la Cerda (PDC), superintendente de Valores y Seguros de Bachelet.

11- Alejandro Ferreiro Yazigi (PDC), superintendente de AFPs y de Valores y Seguros; y ministro de Economía de Lagos.

12- Marigen Hornkohl Venegas (PDC), ministra de Educación de Lagos y de Agricultura de Bachelet.

13- Alejandro Jadresic Marinovic (PDC), ministro de Energía de Frei.

14- Guillermo Larraín Ríos (PDC), superintendente de AFPs de Lagos y de Valores y Seguros de Bachelet.

15- Ernesto Livacic Rojas (PDC), superintendente de Bancos e Instituciones Financieras de Frei.

16- Carlos Massad Abud (PDC), ministro de Salud de Frei y presidente del Banco Central de Frei y Lagos.

17- Carlos Mladinic Alonso (PDC), ministro Secretario General de Gobierno y de Agricultura de Frei.

18- Jorge Navarrete Poblete (ex PDC) subsecretario General de Gobierno de Lagos.

19- Clemente Pérez Errázuriz (PDC), subsecretario de OO. PP. de Lagos.

20- Karen Poniachik Pollak (PPD), ministra de Minería y Energía de Bachelet.

21- María Olivia Recart Herrera, subsecretaria de Hacienda de Bachelet.

22- Patricio Rosende Lynch (PPD), subsecretario del Interior de Bachelet.

23- Juan Eduardo Saldivia Medina (PDC), superintendente de Servicios Sanitarios de Frei y Lagos y subsecretario de OO. PP. de Bachelet.

24- Felipe Sandoval Precht (PDC), subsecretario de Pesca de Lagos.

Gamba.cl

¿Hay razones para protestar contra las AFP?

AFP-collage_816x544En 1990 el diario El Mercurio anunciaba (foto inferior) que los fondos de pensiones estaban rentando al 6 % y 7 %, por lo que se preveía que en el 2020 la tasa de retorno para el ahorrador en las AFP sería 100 % del sueldo al momento de recibir su pensión. Mentira. Hoy sabemos que es una de las tantas mentiras del sistema fraudulento que impuso en Chile, como país-laboratorio del neoliberalismo, el traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, del que medran sus epígonos.

Cada año sale el gremio de las AFP (¡tienen gremio!) o el ministro del Trabajo de turno (¿cómplice?) a decirle a la gente: La rentabilidad de las AFP es negativa, pero no se salgan de los fondos porque lo importante es el ‘largo plago’. Mentiras. Desde 1990 hasta el 2016 han pasado 26 años (¿será corto, o largo plazo para esos voceros?) y los pensionados no obtienen, en el 90 % de los casos, más de 146 mil pesos mensuales. No importa si su sueldo fue de 800 mil o un millón de pesos, está recibiendo mucho menos de la mitad en forma de pensión.

Porque el negocio está en los sueldos multimillonarios y los ‘bonos’ que recibe la manga de El Mercurio en 1990 - copiazánganos (foto superior) de los directorios de cada una de las AFP. Ellos, perfumados y en autos de lujo, viviendo en el oriente alto de Santiago, ¡con dinero de los pobres! Esos personajes, chupan el dinero (y la sangre) de las personas honestas y trabajadoras, a las que, al final, no les queda más que una miseria de pensión. Se sabe que, en el 2015, recibieron 20 mil 560 millones de pesos en sueldos y ‘bonos’.

En el caso de AFP Habitat, repartió parte de sus utilidades, que deberían ir a engrosar las pensiones de los ahorradores en ese fondo, entre los 8 miembros de su directorio: les dio 1.000 millones de pesos por sus ‘servicios’.

A esos señorones de los directorios que, supuestamente representan a los ahorradores (usted y yo), no les interesa obtener una buena pensión para sí mismo. No les interesa. Porque con el dinero ganado mientras son ‘directores’, además de llevar en Chile una vida de millonarios de Wall Street, pueden montar empresas, comprar acciones, asociarse en ‘emprendimientos’, ahorrar en el exterior, etcétera. Y pasan del gobierno a una AFP con rapidez asombrosa, como el propio presidente de la Asociación de AFP, Rodrigo Pérez Mackenna. ¿Recuerdan que Pablo Longueira, cuando quedó al descubierto el manejo ilícito (o delictivo) de fondos políticos que hacía (como buen alumno de Jovino Novoa), presentó su curriculum vitae a las AFP para ser uno de los miembros de uno de esos directorios? Estos son ejemplos de quiénes ocupan esos cargos y con qué fin.

El sistema de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP) es perverso. Sádico. Digno de criminales de la peor especie, que se dan gusto viendo la agonía de sus víctimas, hasta el último suspiro. Dan grima, en realidad, estos tipos perfumados de los barrios altos del oriente de Santiago. ¡Y las organizaciones de trabajadores los eligen para que los ‘representen’ en los directorios! ¿Y qué hacen estos tipos? Toman el dinero de los pobres, y lo invierten, sin reato ético, en las empresas del coludido ‘empresario’ Eliodoro Matte: ¡allí tienen 2 Billones de pesos! Hacen negocios en beneficio personal, con el dinero de los pobres.

Este sistema debe desaparecer. Los empresarios tienen que aportar a las pensiones de quienes dejaron lágrimas, sudor y sangre en sus empresas para que ellos se volvieran más ricos de lo que ya eran de cuna. El Estado tiene que intervenir. La razón de ser de la vida es el bienestar de las personas. De todas las personas. No solo de algunas. El Estado debe vigilar e intervenir, sin dudas, para esto sea cierto.

Julio Ponce, podredumbre y pivote de solución

alberto mayolTrae El Mostrador de hoy (HOY, no “la presente jornada”, como ridículamente dicen los ignorantes periodistas de los distintos medios de comunicación) un artículo de Alberto Mayol (foto) titulado “Ponce Lerou: la solución final de las elites”. Me identifico, porque Mayol apunta, sin ambagues, el origen espurio de la riqueza y de la presencia social de Julio Ponce Lerou: la vergonzosa dictadura del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet. Señala lo increíble y deprimente que resulta que gente de la vieja ‘Concertación’ y actual ‘Nueva Mayoría’ haya ido de rodillas a mendigarle al yerno del asqueroso dictador, sin pudores.
Me he permitido editar el artículo, labor difícil por su coherencia frase a frase, y el resultado es el siguiente texto, que contiene la médula del artículo de Alberto Mayol, siempre tan lúcido:
“El ejercicio de evaluar la salida ‘institucional’ (en rigor, la negociación de los pactos principales de la transición) se debe fundamentar en la pregunta por la probabilidad de que ese pacto sea capaz de tres cosas: 1) restituir un vínculo positivo (cualquiera sea él, ni siquiera digo que haya confianza) entre la elite política y la ciudadanía, 2) romper la creencia de la impunidad de las elites y 3) procesar el malestar existente permitiendo, al menos, su elaboración.
Es decir, dado que la transición termina bajo la sensación de abuso, es imprescindible (para la salida institucional) que la ciudadanía piense de pronto que ese juicio es exagerado o que asuma que hay en curso un proceso de reparación de ello. El tiempo para lo primero ya expiró. Solo queda la alternativa de la reparación.
Pondré algunos ejemplos: los chilenos consideran que la prisión preventiva de los ‘peces gordos’ de Penta es esporádica y que volverán a triunfar los mañosos poderes de la elite. Si ese vaticinio no se cumple, esto es, si su pena es larga, sería pensable que la solución institucional esté más cerca. (…) Penta es emblemático, por supuesto. Y es un gran terremoto, por cierto. Pero no tiene la profundidad geológica que configura el malestar con la política y los negocios en Chile.
Pero también está la opción de que caigan a prisión permanente los ya procesados, pero además algunos políticos. Pues bien, en ese caso habrá una sensación de alivio y se tratará de un momento histórico. Pero esta crisis es algo más que el malestar con los privilegios del dinero y con la traición de la política. Es también la rabia por una apuesta que el país hizo (el modelo), es también la decepción frente a promesas del rol de la empresa en el desarrollo y es el dolor de haber aceptado, sin mucha dignidad, algo que parecía positivo en lo pragmático (por ejemplo, las privatizaciones), aunque era inmoral.
Y eso mismo, hoy, se revela no solo asqueroso (que se sabía), sino para colmo inútil (que jamás se imaginó).
El caso Penta, el caso Caval, y el fracaso de la elite para administrar este ciclo, son todos datos que sugieren un procesamiento del ciclo de impugnación. Es decir, con estos casos se explicita la crisis, pero al mismo tiempo comienza el punto de superación de ella (aunque esto no implica que se logre).
El concepto de crisis original, en Grecia, implica el requerimiento de la decisión, ya que la crisis se asocia a la comprensión por parte de los propios actores respecto a los males que les aquejan. Como Edipo, que se saca los ojos al reconocer la situación en la que por años se halló, hoy la elite chilena se saca los ojos existencialmente, pero también les saca los ojos a los demás, con menos elegancia que Edipo, luchando por el esfuerzo de la ceguera total de todos ellos.
Para cumplir los tres requisitos de la solución institucional se requiere algo diferente. Hoy no hay más vínculo entre ciudadanía e instituciones que la Fiscalía (cosa que está atacando los nervios de varios), hoy la sensación de que los poderosos serán castigados está en duda (SQM está siendo emblemático) y hoy el procesamiento del malestar históricamente acumulado durante la dictadura y la transición no ha sido posibilitado.
A este último aspecto es donde apuntan quienes sostienen la tesis de la Asamblea Constituyente, palabra prohibida en Palacio y en la derecha.
¿Qué puede hacer la elite para que esta crisis no se siga profundizando y la arrastre a ese lugar humillante que es la irrelevancia?
En mi examen he vislumbrado un escenario. Es lamentable para mis intenciones, pero la salida institucional a la crisis existe. La he llamado “la solución Ponce Lerou”. Y es que dicho empresario, principal actor empresarial de SQM, representa el conjunto de malestares que acechan a los chilenos.
Es él el emblema de los demonios que deben exorcizarse, suma él todos los rasgos que han configurado desde hace décadas la acumulación de malestar. Ponce Lerou es el nepotismo, antes que Dávalos y en proporciones bíblicas.
Ponce Lerou es el proceso de privatizaciones y su insólita impunidad.
Ponce Lerou es la dictadura.
Ponce Lerou es la transición.
Ponce Lerou es el fraude al fisco.
Ponce Lerou es la estafa a las AFPs y es, para colmo, el uso de ellas para hacerse rico.
Ponce Lerou es el soborno.
Ponce Lerou es el financiamiento ilegal de la política.
Ponce Lerou es el escándalo financiero.
Ponce Lerou es el enriquecimiento ilícito, es el funcionario de gobierno que aprovechó sus posiciones en Corfo, Conaf, Enami, Endesa, Soquimich y Compañía de Teléfonos, para terminar convirtiendo sus salarios de funcionario en una fortuna de US$2.300 millones (según Forbes), sexta fortuna del país al día de hoy.
Ponce Lerou es la política enferma que se dedica a servir al empresariado. Y fue así como, por años, sus oficinas se transformaron en el directorio del país y cada semana desfilaban los políticos de todos los partidos con representación para hacer carne esa alianza público-privada que hoy está en tela de juicio (de lo que debiera enterarse Lagos).
La conversión de Ponce Lerou de funcionario a empresario capaz de tomar posiciones en el nuevo escenario político lo elevaron a una nueva categoría, transformándose en un importante actor político desde las sombras. Algunos (como el abogado Mauricio Daza) han descrito su estrategia como una red de protección donde destacan Hernán Büchi, Cristián Leay, Osvaldo Puccio, Alejandro Ferreiro, Pablo Barahona y Enrique Correa.
Es evidente que dichos nombres operan como red de protección, pero son también el fértil valle por donde los intereses de Ponce Lerou pudieron germinar luego de su ilegítima siembra.
Si es cierto que las semillas las dio la dictadura (y Pinochet como actor principal), el fertilizante lo puso la transición (y la Concertación como protagonista). Y Ponce Lerou, el yerno de Pinochet, el hombre que le debe la riqueza al dictador, tuvo de su lado la traición al pasado (a su pasado) de muchos nombres de la Concertación, que vieron con buenos ojos introducirse en la ignominia de aceptar prebendas de quien representa las prácticas (que padecieron) de la familia dictatorial.
Ponce Lerou representa, entonces, tanto el malestar con la dictadura como el malestar con la transición; es el símbolo de una política corrompida y de una economía sostenida en la traición política.
Para los chilenos Ponce Lerou es Pinochet y la Concertación, es Büchi y Rossi, Barahona y Ferreiro, Libertad y Desarrollo junto a Chile 21.
Ponce Lerou se acercó al mundo de Longueira, de Novoa y de Enrique Correa.
Hoy se publican nuevos nombres cada día y sus turbias aguas bañan las playas de Eguiluz en Renovación Nacional (ex vicepresidente) o de Gutenberg Martínez en la Democracia Cristiana (factótum de la nueva directiva).
El abogado de SQM fue del PPD y hay quienes (Tomás Mosciatti, por ejemplo) lo vinculan al girardismo. Se podría seguir sumando y pasar revista a Pablo Zalaquett y a la suma de funcionarios de La Moneda, de todos los gobiernos y colores, de congresistas y ex congresistas, con quienes SQM y Ponce Lerou han forjado sus relaciones.
Además sus manos podrían haber llegado fuera del binominal, según recientes e incompletas denuncias. E incluso el financiamiento arribó a grupos de política universitaria de la derecha de la UC. Y es que Ponce Lerou es pura contaminación, es un alud de materiales descompuestos, es todo el percolado de esa historia que nos mostraron como un paraíso y que era un basural.
De este diagnóstico emana lo que hemos llamado la ‘solución Ponce Lerou’. Es simple. Todo el sistema político puede expiar sus culpas y dar una demostración de reparación si a la suma de nombres menores y mayores que serán arrojados al volcán de la justicia, se agrega el de Julio Ponce Lerou.
Imagine a Julio Ponce Lerou juzgado, imagine los recuerdos de tantas generaciones, imagine la sorpresa democratizadora de millones de chilenos. Imagine que transita al presidio.
Nadie podría decir entonces que hay impunidad en Chile, pues toda la red de protección habría sido superada por instituciones autónomas”.
Si quiere leer el artículo completo, puede hacerlo aquí.

Los empresarios; ’13 cable’ sin noticiero propio

empresario1) Cuando el segundo gobierno de Michelle Bachelet envió al Congreso las reformas que prometió durante su campaña electoral, los conservadores de todo tipo, desde la ultra derecha hasta los moderados, pusieron el grito en el cielo y dijeron que “el país se iba a paralizar”. En este blog recordamos lo que muchos saben en Chile: que así comenzó el saboteo al gobierno de Salvador Allende. Y en particular, le endilgaban el “retroceso” que iba a sufrir el país por la reforma tributaria. Todos los días los diarios y otros medios de comunicación, que son propiedad de los mismos que decían que el país “se iba a acabar”, repetían la monserga. Para ellos no había problemas en el mundo entero que afectaran a Chile. Este era, según ellos, un país autónomo del planeta, pero con la “amenaza” de un gobierno socialista. En Europa no ocurría nada, ni en Estados Unidos, ni en China. Solo en Chile los indicadores mostraban cierta debilidad. Pero era mentira. Es mentira. Son mentirosos. Chile no es un país autónomo, se mueve al compás del resto del mundo, y lo que ocurre en otras latitudes nos afecta. Miren nomás a los Estados Unidos con problemas en sus tasas de empleo y de crecimiento económico, y miren la Zona Euro erosionada por múltiples factores. Era obvio que Chile, que tiene una economía muy dependiente del exterior, resultara tocada por esos fenómenos. Y si hace unos tres o cuatro meses, cuando era mayor el griterío de los histéricos conservadores, no era tan notorio lo que estaba en proceso en el mundo entero, hoy sí lo es. Los más recientes reportes de Estados Unidos y de Europa son innegables. Sin embargo, aunque el gobierno debe tomar las provisiones, obviamente, y lo está haciendo, los empresarios chilenos todavía creen son seres especiales, distintos al resto del mundo, que deben tener un trato preferencial. Siguen pidiendo más proteccionismo a su favor. Aristarco me explica que el empresariado de Chile se comporta así porque desde septiembre de 1973 se politizó, y hasta hoy no ha logrado limpiarse esa mentalidad retrógrada.
2) Una lamentable noticia: los noticieros de la señal de cable del Canal 13 no van más. Noticieros que canal13 cablecompetían con éxito con los del cable de Tvn, llamado ’24 horas’, y los del cable de CNN Chile, superándolos, deben desaparecer. La noticia dice que el canal le informó la decisión al editor del noticiero José Antonio Encinas quien, a su vez, se la notificó al equipo de prensa. El primer efecto es que varios periodistas se quedarán sin empleo, porque la idea es “pegar” la señal de cable con la señal abierta al momento de los noticieros. Quizás en el canal pensaron que estaban haciendo un doble trabajo, y dando un doble pago, “pudiendo reducir costos” al eliminar la plantilla de personal de la señal por cable, sin afectar la emisión de noticias, porque ahora las tomarán de la señal abierta. Puede ser una buena decisión empresarial, pero fatal para el desarrollo del Periodismo en Chile.

Los sofismas de Gonzalo Rojas (no el poeta)

gonzalo rojas sánchezCon sus mismas palabras, párrafo por párrafo, me permito usar “el discurso” del señor Gonzalo Rojas (foto, que no el poeta de Lebu, Rojas Pizarro, sino un homónimo, Rojas Sánchez, de menos casta) para decir exactamente lo opuesto de su destemplado intento (es un obsesivo en su temática, es monotemático, cuatro veces más recalcitrante que Hermógenes Pérez de Arce), intento de menoscabar y sabotear los avances hacia un Chile inclusivo, con mayor bienestar social, donde todos tengamos las mismas oportunidades que hoy solo tiene la casta que él defiende: la de los habitantes de los barrios altos del oriente de Santiago.
Al título que él usó, socarrona, bobaliconamente, de “Por fin, ¡el socialismo!”, sugiero su lectura, develando lo velado, con el título “Por fin un gobierno intenta sacar al país del atraso”:
Con apenas seis meses de gestión, el gobierno de la presidenta Michelle Bachelet ha mostrado cuán atrasados están los compromisos del Estado con los gobernados.
Desde el primer minuto, desde el Gobierno y desde el Congreso se ha mostrado el afán por superar este retraso social, causado por la casta nacida del festín de la dictadura.
La marea de conciencia sobre la urgencia de superar el atraso social inunda ya todas las dimensiones de la vida nacional: la enseñanza, la salud, la diversión, las relaciones laborales, el deporte, la judicatura, el orden público, la familia, los tributos.
Afortunadamente, está ocurriendo.
La cadena lógica es obvia: si la educación y la salud es para que ese grupo de empresarios nacidos del festín de la dictadura lucren, si la propiedad es excluyente, si el emprendimiento no puede ser sino de algunos emparentados con esa casta, si la familia es un pretexto para cohonestar delitos y fraudes, si la vida y la personalidad de los ciudadanos son desechables porque así lo determinaron los señores de La Dehesa, Las Condes y Los Trapenses, no es posible que eso siga en pie.
Hay que salir de semejante atraso.
Los áulicos del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet muestran su peor cara cuando son confrontados con la muralla de privilegios excluyentes, nacidos de ese festín, sin Dios ni ley, que significó para sus bolsillos esa dictadura.
La derecha, sus áulicos, deberían ganarse la plata limpiamente, y no haciéndole trampa al erario del pueblo, a la dignidad de los negocios y hacer gala de la buena cuna que dicen ostentar.
Que trabajen igual que el resto, en vez de creerse los ungidos para mandar.
Afortunadamente quedan todavía más de tres años de gobernar con otra perspectiva, distinta de la casta nacida de la vergonzosa dictadura que vivió Chile. Lo único que puede hacerse es mostrar todos y cada uno de los perjuicios que esa casta les causa a los chilenos.
Los ideales, si existen, de esa clase rancia y retardataria, son pura ficción. Sus palabras engañan, son pura retórica. Sus políticas destruyen, no tienen ideología. Creen que la trampa, la ley amañada, el robo, el delito velado e impune son una ideología.
La derecha intenta sacar a las personas de sus coyunturas, descoyuntarlas después de haberlas exprimido con salarios de hambre y tratarlas como parias.
Cuando logra fortalecer sus vínculos con Dios, con sus familias y con sus tradiciones, esa casta lo hace con el único fin de mantener la ficción de la “libre empresa”, pero el único Dios que tienen es el dinero.
Su familia son los cómplices. La tradición, es la que ellos se inventan. La verdad es su mentira alienante.
En el nombre de la “libertad” desbancan a la justicia, la pisotean, la burlan. No saben hacer los de esa casta del oriente de Santiago, más que construir mayor desigualdad. Cuando los ciudadanos (que ellos denominan “individuos”) han sido reducidos a manos que se estiran para pedir la presencia estatal, los de esta casta anacrónica han alcanzado el mayor de sus objetivos de control.
Ellos, allá arriba, hablando de “libertad”; todos los demás, acá abajo, padeciendo su dominación.
La actividad normal de las personas comunes y corrientes es desfigurada y convertida en la existencia virtual de seres administrados por esa casta de desiguales, que habitan en Las Condes, La Dehesa y Los Trapenses, quienes dictaminan sobre la totalidad de nuestras vidas: no comprarás, no emprenderás, no educarás, no circularás, no opinarás, no donarás, no votarás por la izquierda ni por los independientes, creerás solo las noticias que les damos desde los medios de comunicación que son de nuestra propiedad exclusiva.
Así se está construyendo la gran ficción de “un Chile libre”.
Toda la utopía de la derecha resulta ser efectivamente lo que no puede edificarse en lugar ninguno, si se quiere el mínimo bienestar de las personas, a menos que hablemos de opresión, envilecimiento del ser humano y postración social.
Quizás la pasión por una sociedad más justa, con igualdad de oportunidades, donde la riqueza pueda estar en muchas manos, sea la única condición para poder enfrentar debidamente esa casta de manos sucias y sucias conciencias, y no quede más que agradecer la oportunidad y exclamar: Por fin un gobierno, como el actual, está dispuesto a avanzar un poco más allá de esta sociedad desigual, coartada, abusada por unos pocos que se dicen depositarios de “la libertad”. (Y se les llena la boca diciendo “libertad”)