Archivo de la categoría: Conocimiento

Larga lista de políticos contratados por las AFP

untitledReproduzco este interesante artículo de Gamba.cl: Si todo Chile está marchando para eliminar las AFP (no por ‘mejorarlas’ como dice la prensa burguesa), ya que no son un sistema creado para pagar pensiones, sino que para financiar a los grandes grupos económicos, la pregunta es obvia: ¿Por qué los políticos no hacen nada? Además de porque ellos jamás representarán los intereses del pueblo trabajador, porque muchos, efectivamente, son o fueron empleados de las AFP. Un artículo de El Mostrador da varios nombres:

Se puede reconocer dentro de los aspirantes a los directorios de las AFP (y, por ende, promotores del sistema) a ex ministros, subsecretarios y superintendentes de los Gobiernos de la Concertación. En esta lista se puede destacar a Clemente Pérez, Alejandro Ferreiro, José De Gregorio, Marigen Hornkol y José Pablo Arellano de la Democracia Cristiana, Eduardo Bitrán y Vivianne Blanlot del PPD u Osvaldo Puccio, José Antonio Viera-Gallo y Jaime Estévez del PS, entre otros.

También ex funcionarios/ministros de la dictadura de (del traidor, ladrón y asesino Augusto) Pinochet, que continúan defendiendo su obra, tales como Martín Costabal, Sergio Fernández, Juan Antonio Guzmán, Guillermo Arthur (actual presidente de la Asociación Gremial de AFP de Chile, y Presidente de la Federación Internacional de AFP) y Rafael Caviedes.

Personas que son parte de los Consejos vinculados a distintos centros de pensamiento (think tank), como Luis Felipe Lagos de ‘Libertad y Desarrollo’, Roberto Ossandón del ‘Instituto Libertad’, David Gallagher del ‘CEP’ y ‘Horizontal’, Klaus Schmidt-Hebbel (actual director de AFP Habitat) y Andrea Tokman de ‘Res Pública’ (institución creada por Luksic “para pensar Chile”).

O que son docentes de influyentes universidades, como Claudio Sapelli (profesor de Economía de la PUC y presidente de la Comisión de Usuarios de las AFC) y Joseph Ramos (de Economía de la Universidad de Chile)

Ex o funcionarios públicos del Gobierno de Piñera o ex parlamentarios de la Alianza como Cristián Leay, Ricardo Rainieri, Juan Eduardo Coeymans y el mismo Pablo Longueira. Luego, se encuentra el grupo de las personas vinculadas a los medios de comunicación, como Gonzalo Parot (Copesa), Mikel Uriarte (TVN) y Rodrigo Terré Fontbona (Canal 13). También aquí se puede destacar a tres hermanos del entrenador de fútbol Manuel Pellegrini, que frecuentemente realiza publicidad para AFP Cuprum.

Ex Consejeros del Banco Central, como Joaquín Vial, Jorge Desormeux y Jorge Marshall. Finalmente, se puede destacar a familiares directos de ex o actuales ministros o políticos influyentes. Aquí aparecen el hermano del ministro Larroulet, y los hermanos de los ex ministros Büchi, Foxley y del sociólogo Eugenio Tironi.

A todo lo anterior, debemos sumar los “simpáticos” casos de la actual Ministra del Trabajo, Ximena Rincón (DC), que en el año 2006 fue parte del directorio de AFP Provida, y del ex ministro del Gobierno de Piñera, Rodrigo Pérez Mackenna, actual Presidente de la Asociación de AFP. Para finalizar, un artículo de Punto Final publicó el listado de ex ministros, subsecretarios y superintendentes de la Concertación que han sido candidatos a directores de AFP:

1- Laura Albornoz Pollmann (PDC), ministra del Sernam de Bachelet.

2- Eduardo Aninat Ureta (PDC), ministro de Hacienda de Frei.

3- José Pablo Arellano Marín (PDC), ministro de Educación de Frei.

4- Eduardo Bitrán Colodro (PPD), ministro de OO. PP. de Bachelet.

5- Vivianne Blanlot Soza (PPD), ministra de Defensa de Bachelet.

6- René Cortázar Sanz (PDC), ministro del Trabajo de Aylwin y de Transportes de Bachelet.

7- José Manuel Cruz Sánchez (PDC), subsecretario de Pesca de Frei.

8- José De Gregorio Rebeco (PDC), triministro de Lagos y presidente del Banco Central de Bachelet.

9- Jaime Estévez Valencia (PS), ministro de OO. PP. de Lagos.

10- Alberto Etchegaray de la Cerda (PDC), superintendente de Valores y Seguros de Bachelet.

11- Alejandro Ferreiro Yazigi (PDC), superintendente de AFPs y de Valores y Seguros; y ministro de Economía de Lagos.

12- Marigen Hornkohl Venegas (PDC), ministra de Educación de Lagos y de Agricultura de Bachelet.

13- Alejandro Jadresic Marinovic (PDC), ministro de Energía de Frei.

14- Guillermo Larraín Ríos (PDC), superintendente de AFPs de Lagos y de Valores y Seguros de Bachelet.

15- Ernesto Livacic Rojas (PDC), superintendente de Bancos e Instituciones Financieras de Frei.

16- Carlos Massad Abud (PDC), ministro de Salud de Frei y presidente del Banco Central de Frei y Lagos.

17- Carlos Mladinic Alonso (PDC), ministro Secretario General de Gobierno y de Agricultura de Frei.

18- Jorge Navarrete Poblete (ex PDC) subsecretario General de Gobierno de Lagos.

19- Clemente Pérez Errázuriz (PDC), subsecretario de OO. PP. de Lagos.

20- Karen Poniachik Pollak (PPD), ministra de Minería y Energía de Bachelet.

21- María Olivia Recart Herrera, subsecretaria de Hacienda de Bachelet.

22- Patricio Rosende Lynch (PPD), subsecretario del Interior de Bachelet.

23- Juan Eduardo Saldivia Medina (PDC), superintendente de Servicios Sanitarios de Frei y Lagos y subsecretario de OO. PP. de Bachelet.

24- Felipe Sandoval Precht (PDC), subsecretario de Pesca de Lagos.

Gamba.cl

Umberto Eco (q.e.p.d.): consejos de escritura

umberto ecoComo un homenaje al semiólogo, filósofo y novelista italiano Umberto Eco (foto), muerto ayer en Milán a los 84 años, retomo el texto que entregó a la revista L’Espresso sobre algunos consejos a la hora de escribir, basándose en el periodista estadounidense del ‘New York Times Magazine’, etimólogo y escritor de textos presidenciales William Safire Lewis (1929–2009)

Lo de Eco está en el blog ‘Etimologías’ (Explicaciones mitológicas para cotidianas expresiones), donde se propone “la traducción y la adaptación de aquellos vocablos que son intraducibles por la diferencia de idioma (señalados con una “a” al final)”

Consejo de enorme utilidad:

1) Evitad las aliteraciones, aunque alivien a las leves levas (a).

2) No hay que evitar el subjuntivo, es más, es importante que se usa cuando es necesario.

3) Evita las frases hechas, están más vistas que el tebeo (a).

4) Exprésate de forma acorde a la claridad y en modo que se perciba correctamente la idea que puebla tu intelecto (a).

5) No uses siglas comerciales & abreviaciones, etc.

6) Recuerda (siempre) que el paréntesis (incluso cuando parece indispensable) interrumpe el hilo de lo que se dice.

7) Atención a no empacharte… de puntos suspensivos.

8) Usa la menor cantidad posible de comillas: no es “fino”.

9) No generalices nunca.

10) Las palabras extranjeras no dan para nada un bon ton.

11) Sé parco con las citas. Decía con razón Emerson: “Odio las citas. Dime sólo lo que sabes tú”.

12) Las comparaciones son como las frases hechas.

13) No seas redundante; no repitas dos veces lo mismo; repetir es superfluo (por redundancia se entiende la explicación inútil de algo que el lector ya ha entendido)

14) Sólo los gilipollas usan palabras vulgares.

15) Sé siempre más o menos específico.

16) No hagas frases de una sola palabra. Elimínalas.

17) Huye de las metáforas demasiado osadas: son plumas sobre la piel de una serpiente.

18) Pon, las comas, en su sitio.

19) Distingue entre la función del punto y coma y la de los dos puntos: aunque no siempre es fácil.

20) No uses metáforas incongruentes aunque te parezca que están cantadas: son como un cisne que descarrila.

21) ¿De verdad que hace falta utilizar preguntas retóricas?

22) Sé conciso, trata de condensar tus pensamientos en el menor número de palabras posible, evitando frases largas – o interrumpidas por incisos que inevitablemente confunden al lector poco atento- para que lo que dices no contribuya a esa contaminación de la información que es seguramente (sobre todo cuando inútilmente lleno de precisaciones inútiles, o al menos no indispensables) una de las tragedias de este tiempo nuestro dominado por el poder de los medios de comunicación.

23) Las tildes no tienen que ser ni incorréctas ní inutiles, porque el que lo hace, se equívoca (a).

24) No se apostrofa un’artículo indeterminado antes del sustantivo masculino (inadaptable al español, donde no hay apóstrofes en los artículos).

25) ¡No seas enfático! ¡Sé parco con las exclamaciones!

26) Ni siquiera los peores fans de los barbarismos pluralizan los nombres extranjeros (en italiano las palabras extranjeras permanecen invariadas en el plural, como fan, bar, pub…).

27) Escribe correctamente los nombres extranjeros como Beaudelaire, Roosewelt, Niezsche y similares.

28) Nombra directamente los autores y los personajes de los que hablas. Es lo que hacía el escritor lombardo más importante del siglo XIX, el autor de “5 de mayo”.

29) Al inicio del texto usa la captatio benevolentiae para conquistar al lector (aunque a lo mejor sois tan estúpidos de no entender nada de lo que estoy diciendo)

30) Cuida con mimo la hortografia (a).

31) No pongas demasiados puntos y aparte.

Al menos, no cuando no hace falta.

32) No uses nunca el pluralis maiestatis. Estamos seguros de que causa una pésima impresión.

33) No confundas la causa con el efecto: estarías en un error y entonces te habrías equivocado.

34) No caigas en la tentación de los arcaísmos, hápax legomena u otros lexemas inusitados, ni tampoco deep structures enraizadas que, por mucho que te parezcan epifanías de la diferencia gramatológica derridiana e invitaciones a la deriva deconstructiva pueden exceder las competencias cognitivas del destinatario.

35) No tienes que ser prolijo, pero tampoco decir menos de lo que.

36) Una frase completa tiene que tener.

 

Antes de triunfar rechazaron a estos 10 escritores

Scott FitzgeraldDentro de esos pequeños inventarios sobre determinadas cosas, encontré este sobre los grandes autores a quienes alguna vez les rechazaron sus obras, hoy consideradas magistrales. La lista incluye a plumas tan conocidas como la de Agatha Christie, Stephen King y la misma J. K. Rowling, a quien su Harry Potter le fue rechazado antes de la acogida mundial que hoy tiene. Estos son:
1) A Scott Fitzgerald (foto) un editor le dijo: “Tendrías un libro decente si prescindieras del personaje de Gatsby”, después de leer el manuscrito de ‘El gran Gatsby’.
2) ‘Las crónicas de Narnia’ y ‘Cartas del diablo a su sobrino’ de C. S. Lewis, fueron textos rechazados muchas veces (no sé si exageran, pero dicen que fueron rechazados 800 veces)
3) Cuando hoy sus libros tienen ventas que superan los 4.000 millones de ejemplares en todo el mundo, de sus 79 libros, Agatha Christie pasó cuatro años suplicándole a cuanto editor había para que le aceptara un manuscrito. Sus ventas se equiparan actualmente a las de las obras de William Shakespeare.
4) El editor de ‘El espía que surgió del frío’, de John le Carré, le envió a un compañero el libro inédito con la siguiente nota: “Te presento a le Carré. No tiene ningún futuro”.
5) La editorial que leyó ‘El diario de Ana Frank’, opinó: “Esta chica no tiene una percepción ni sentimiento especial que eleve este libro por encima del nivel de la curiosidad”.
6) La sátira de George Orwell sobre la corrupción política de su tiempo, ‘Rebelión en la granja’, fue rechazada con este comentario: “Es imposible vender historias de animales en Estados Unidos”.
7) Las obras de Stephen King tuvieron muchos rechazos, pero él no se rendía. Escribía otro libro y lo presentaba de nuevo, y obtenía un nuevo rechazo. Por fin, con ‘Carrie’, tuvo suerte, aunque uno de los editores que también la rechazó, dijo: “No estamos interesados en ciencia ficción que tenga que ver con utopías negativas. No venden”.
8) El autor de ‘El libro de la selva’, Rudyard Kipling, premio Nobel de Literatura en 1907, fue rechazado por el San Francisco Examiner con esta nota: “Lo siento, Sr. Kipling, pero sencillamente no sabe usted usar el inglés”.
9) J. K. Rowling envió el manuscrito de ‘Harry Potter y la piedra filosofal’ a 12 editoriales. Finalmente, la hija de ocho años del presidente de ediciones Bloomsbury, convenció a su padre para que lo editara. El resto es historia.
10) Finalmente, Marcel Proust fue objeto de rechazo. Su obra ‘En busca del tiempo perdido’ mereció el siguiente comentario de una editorial: “Mi querido amigo, puede que esté muerto de cuello para arriba, pero aun así no veo por qué un tío puede necesitar 30 páginas para describir cómo cambia de postura en la cama antes de dormir”.
La enseñanza, vistos los hechos, es que no siempre se trata de falta de talento del autor, sino falta de talento del editor. Si tú obtienes un ‘No’ por respuesta de un editor, persevera.

Los 10 mandamientos de todo amante de los libros

libros1) Día de lluvia y lectura, no hay plan mejor: La gente suele caer en un estado de inmensa tristeza cuando llueve ¿qué se puede hacer en un día tan gris? Las calles están mojadas, apenas hay actividad y el mundo se vuelve lento, el ánimo de todos decae… ¡Menos el tuyo! Porque pocas cosas pueden ser tan reconfortantes como una manta, un libro y un tazón de chocolate.
2) El dinero gastado en libros es una buena inversión: Hay quien lo gasta en salir los fines de semana, en comprar unos buenos auriculares para el móvil o en unos preciosos zapatos. De ahí que en ocasiones, cuando les comentes a alguno de tus familiares o amigos lo que sueles gastar en libros, te miren con una mueca de asombro. ¿Y qué importa? No hay mejor inversión que esa que hacemos regularmente en libros, en sagas… Son monumentos personales en nuestras habitaciones que adoraremos como tótems.
3) Los libros no pesan en el bolso o la maleta: Cada mañana coges el metro o el autobús y no dudas en meter en tu bolso ese enorme libro que ha escrito tu autor favorito, el resto de pasajeros te miran con asombro pero, ¿qué importa? El trayecto se hace mucho más corto y además, puedes escapar del mundanal bullicio ordinario gracias a ese capítulo que tienes a medias.
4) Leerás todo lo que haga tu escritor favorito, y lo defenderás por encima de todas las cosas: Puede que tu autor favorito no haya acertado en sus últimas obras, no obstante, eso no significa que vayas a dejar de leerlo o que oses alzar una crítica en su contra. Sabes que muchos de sus libros te han hecho pasar instantes inolvidables que quedarán para siempre en el arcón de tu memoria, su mente ha creado personajes y escenarios que te han hecho soñar y sentirte libre, e incluso enamorarte. ¿Cómo odiarlo entonces?
5) El mejor olor del mundo: la fragancia de los libros: Los libros huelen a magia, a tiempo contenido destilado en mil sueños, en mil mundos imposibles. Cada página es un universo de palabras que te gusta acariciar y oler… No importa que el libro sea viejo o nuevo, eres un adicto a la lectura y ese olor forma ya parte de ti.
6) Llorarás la muerte de cada personaje: Después de terminar ese libro o ese capítulo, te sorprendes a ti mismo/a con esas lágrimas que no dejan de rodar como piedras por tus mejillas. ¿Qué vas a hacer ahora con tu vida? ¿Cómo vas volver a la vida normal sabiendo que ese personaje ha muerto?
7) Odiarás de por vida a aquel que no te devolvió el libro que le prestaste: A todos nos ha ocurrido. Le prestas ese libro tan querido a un amigo repitiéndole una y otra vez que lo cuide, y que te lo devuelva cuanto antes. Sin embargo, pasan los días, las semanas y los meses… Y el libro ya nunca vuelve a ti. Y ahí… termina para siempre esa amistad.
8) Desconfiarás de la gente que no tiene libros en casa: Visitas la casa de un amigo o un familiar. Miras por todos los lados y no los ves… Te enseñan las habitaciones, la terraza, el salón y todas las paredes están desnudas, las estanterías vacías, las mesillas desoladas… ¡No tienen ni un sólo libro!
9) La película nunca será como el libro: Nadie podrá convencerte, nadie va a ser capaz de decir en voz alta ante ti, que esa película es mucho mejor que el libro. ¡Jamás!
10) Un fin de semana de lectura intensa, no es un fin de semana perdido: ¿Cuántos fines de semana has dicho que “no” a esos amigos porque simplemente, te apetecía más quedarte en casa leyendo ese libro? Pocas personas llegan a entender esta elección a menos que seas un gran amante de los libros, porque en ocasiones, no hay mejor refugio y mayor aventura, que dejar que las horas se sucedan las unas a las otras mientras leemos.
(Tomado de la página de la librería mexicana ‘Braulios’)

‘Oficio de contar’ de Antonio Muñoz Molina

antonio muñoz molinaContar historias y escucharlas no es un lujo intelectual al que se entreguen unas cuantas personas con poco sentido práctico: es una fatalidad genética de la especie. Desde que empieza a tener un cierto dominio del idioma un niño no para de preguntar y de inventar y de exigir que le cuenten y de marearle la cabeza con relatos a quien ande cerca. Queremos algunas veces que nos digan la verdad y otras que nos mientan, y con el mismo empeño miramos a alguien a los ojos y le contamos lo que hemos guardado en secreto durante mucho tiempo, y también miramos con fijeza o apartamos ligeramente la mirada para improvisar una mentira. Contamos con palabras y contamos por señas cuando las palabras nos faltan o cuando creemos que ocultamos algo y nuestros gestos o nuestra entonación nos traicionan. Miramos por casualidad una película o una serie de televisión y aunque no tengamos ningún interés si tardamos unos segundos más en pulsar el mando a distancia ya nos quedamos atrapados por una historia, no porque sea buena o mala, sino porque es una historia, porque nos propone una intriga y nos tienta con el cebo infalible de una solución. Contamos en voz alta y contamos por escrito, y algunos cuentan dibujando imágenes o tomando fotos o haciendo películas, o más primitivamente aún, más despojadamente, arañando un nombre en un tronco de un árbol, en el muro de un templo egipcio, en la pared de una celda, imprimiendo una mano abierta en la arcilla húmeda de una cueva paleolítica o en una de esas losas de cemento de las que están hechas las aceras de Nueva York.
Para que no quedara constancia escrita de los poemas que podían mandarlo a prisión Osip Mandelstam los componía enteros en su cabeza y se los recitaba a su mujer para que ella los aprendiera de memoria. La métrica y la rima facilitan una escritura solo mental. Cuando se iba quedando ciego Borges compuso poemas mucho más medidos y rimados que los de su juventud. En vez de aquellas hojas rayadas de cuaderno escolar en las que escribía con una letra de una pequeñez inverosímil, con una pulcritud de ejercicio caligráfico y de miniatura, Borges ensayaba versos en voz alta y medía las sílabas golpeando suavemente con las yemas de sus dedos blancos de ciego. A Emil Nolde, que se sentía tan cercano a los nazis y sin embargo fue incluido por ellos en la etiqueta infamante del arte degenerado, le prohibieron exponer, y también comprar lienzos, pinceles y óleos: lo que hizo fue pintar acuarelas en láminas de cartulina del tamaño de postales, y la pobreza de medios y la limitación del espacio agregaron una fuerza más concentrada a sus visiones sombrías de horizontes marinos y playas abandonadas. Matisse hizo sus prodigiosos collages cuando la penuria de los años de la ocupación lo dejó sin otros materiales.
Estamos tan hechos para contar historias que en cuanto nos dormimos lo primero que hacemos es empezar a segregarlas. El yo no es una figura sólida y estable sino un relato en marcha que la mente está contándose siempre a sí misma, una tentativa permanente por otorgar coherencia y continuidad al laberinto simultáneo de las operaciones cerebrales y a la multiplicación alucinante de los estímulos de los sentidos. El juego infantil del cuéntame un cuento recuento que nunca se acabe con pan y pimiento es la traslación poética y rítmica de esa narración incesante. En un solo vagón de metro, entre las conversaciones de la gente y las divagaciones de los solitarios de mirada perdida y las historias de los que se sumergen en un libro, hay más novelas posibles que en toda una biblioteca.
Los sordos hablan tumultuosamente con las manos. Las historias que no les llegan por los ojos los ciegos las urden con el tacto, el olfato, el oído. El que ha perdido el uso del habla por un accidente o un ataque lo recupera poco a poco, palabra por palabra, como el que aprende a caminar de nuevo, con el mismo empeño sin desánimo.
No callamos ni debajo del agua. No callaríamos ni bajo la tierra. Al cineasta iraní Jafar Panahi lo condenaron en 2009 a seis años de cárcel, a no dirigir películas y a no salir del país durante veinte años. Con la condena en suspenso lo forzaron a quedarse encerrado en su casa, con la amenaza constante de volver a prisión. Cuando lo condenaron, Panahi acababa de someter a la censura un guión sobre la vida de una chica que quiere ir a la universidad a estudiar arte, pero a la que sus padres encierran porque son muy religiosos y les ofenden esas aspiraciones. El permiso de rodaje fue negado. Jafar Panahi no iba a hacer esa película ni ninguna otra. Tenía prohibido salir de su casa. Tenía que quedarse aguardando las noticias probablemente fatídicas que le traerían los abogados.
Entonces decidió hacer una película sobre su mismo encierro, sobre la mordaza que le impedía salir de casa y del país y hacer películas. Sobre la mesa del desayuno puso una cámara digital. Se filmó a sí mismo desayunando y mirando por el balcón hacia la calle que no podía pisar y hablando por teléfono con la abogada que lo mantenía al tanto de sus negras perspectivas penales. Vino a verlo otro amigo cineasta, Mojtaba Mirtahmasb, y le pidió que fuera él quien manejara la cámara. También filmó con la cámara de su iPhone. Filmó a una iguana que anda por su casa con lentitudes de criatura prehistórica y al portero que llama a la puerta para recoger la basura, y a una vecina que quiere dejarle un rato su perro mientras ella sale. Como no podía hacer su película leyó el guion delante de la cámara, se lo contó a su amigo, puso cintas adhesivas en el salón de su casa para delimitar los espacios de las habitaciones en las que vivía encerrada la protagonista de su historia. Describe lo que se vería en cada uno de los planos que no puede rodar: una ventana que da a un callejón, una mujer anciana que se acerca caminando despacio, un hombre joven que la ayuda y que parece que está enamorado de la chica encerrada, pero que tal vez es un agente de la policía secreta… En un momento dado el cineasta deja caer el guion sobre sus rodillas y hace un gesto de capitulación. Entre decir una película y hacerla hay un abismo irreparable.
En las ventanas va atardeciendo, anochece. El amigo se va y la cámara que manejaba queda en marcha sobre la mesa de la cocina. De la calle vienen los ruidos del tráfico y los de los fuegos artificiales de una fiesta de fin de año. Lo que estamos viendo se titula Esto no es una película: no es una broma intelectual, sino un hecho. La última imagen es la calle a oscuras que el cineasta no puede atreverse a pisar. No hay música, casi no hay créditos. El material filmado salió de contrabando de Irán. Proscrito, encerrado, silenciado, de un modo o de otro Jafar Panahi seguirá dedicado al oficio y al vicio de contar.
Antonio Muñoz Molina (foto)

Un 11 de septiembre en que se perdió el decoro

salvador allendeHoy se cumple un año más de un sueño frustrado. El sueño de una sociedad más justa, inclusiva y democrática. Sueño que fue atacado de manera aleve con tanques de guerra, aviones de combate y soldados y marinos blandiendo fusiles.
Hoy se cumple un año más del asalto delictivo a La Moneda, perpetrado en 1973 por un grupo de alevosos militares que pisotearon el orden constitucional del país, y emprendieron una era de terror con asesinatos, desapariciones y torturas. Una era en que el sistema estatal fue puesto al servicio de la barbarie, las masacres y la impunidad, en un prolongado acto de lesa humanidad que duró 17 años.
Hoy se cumple un año más en que una cuerda de facinerosos irrumpió en La Moneda, produciendo la muerte del presidente constitucional de Chile, el socialista Salvador Allende (foto). Con sus mentes calenturientas y la consigna de ser los redentores del país, los militares de esa época se movilizaron como los títeres pusilánimes que fueron de un grupo de civiles privilegiados que, coludidos, empezaron a saquear el Estado y enriquecerse hasta el límite actual de sus empresas y bancos.
Hoy es un día para rendir tributo a todos aquellos héroes ciudadanos que soñaron con un país más justo y una riqueza redistribuida más equitativamente, y fueron desaparecidos y asesinados. Héroes de un sueño de justicia social que sigue vigente, que mantiene su calidad de amenaza para los privilegiados que se han enriquecido hasta la saciedad, muchas veces de manera ilícita, pero que quieren más. Una amenaza para ese grupo oligárquico que detenta los bienes y servicios elaborados con sudor del pueblo. Grupo de enfermos de codicia que ocupan el Congreso y la Bolsa de Santiago, y detentan las grandes empresas, los bancos y las universidades y colegios. Grupo oligárquico sediento siempre de sangre y de dinero.

Del absurdo de Arturo Vidal y Jorge Burgos

mario velascoVidal-Velasco. Es una lástima que Arturo Vidal, la nueva estrella del equipo de fútbol Bayern Munich, de Alemania, vaya por mal camino: se volvió amigo del trago. Mal camino, porque se vuelve irresponsable, que ya lo es. Y porque le pierde el respeto a los demás, porque ya se lo ha perdido a sí mismo.
Recordemos que en plena Copa América, hace apenas unos meses, protagonizó un accidente vial bajo los efectos del alcohol. No lo expulsaron de la Selección, como quizás debió haber sido, ni lo sancionaron, ni nada. Casi lo felicita el técnico Jorge Sampaoli.
Hoy, en otro hecho confuso, Arturo Vidal pidió ser ‘desafectado’ de la Selección, aduciendo que su hijito está a punto de una operación delicada en Alemania y él debe estar allá. Pero lo que al parecer ocurrió es que se fue a emborrachar con los amigos, y la operación del hijo resultó una buena disculpa para no quedar en evidencia de ser un borrachito ante los compañeros de la Selección. Y ante el pueblo chileno.
¿Debe ser expulsado Arturo Vidal de la Selección? No lo sé. Quizás, sí.
Pero Sampaoli no tiene el temperamento para una acción de ese calibre. Es como una jalea. Dije aquí mismo que Sampaoli se condenó en el mismo instante en que decidió seguir con la Selección.
Dije que los jugadores (borrachitos como Jorge Valdivia y Arturo Vdal, y lacras como Gonzalo Jara) ya le conocieron el tocino. Ya le pulsaron las que te jedi, y no le tienen respeto.
Lo peor es que esta falta de carácter de Sampaoli va enredando las cosas. Todo es tan confuso en este momento, que apareció un amigote de Arturo Vidal, el ex co-animador de Yingo, Mario Velasco (foto), y disculpó la borrachera de Arturo Vidal con la siguiente frase llena de sabiduría: “Si Vidal se acostara a las 8 de la noche, estaría jugando en segunda”.
¿Alguien la puede explicar, por favor? ¿Qué quiso decir ese genio? ¿Quiso decir que para ser una estrella hay que emborracharse, y acostarse borracho a las dos de la mañana? Ayuda, por favor.
Dávalos-Díaz-Burgos. El otro absurdo de estos días, está en jorge burgoslo ocurrido con el computador de Sebastián Dávalos Bachelet, el ‘Guatón traspirado’, de acuerdo con Yerko Puchento. No hablo de cualquier computador, uno del cibercafé del barrio, o el de un amigo. No. Hablo del computador de La Moneda: un computador que es dotación oficial, propiedad del Estado, para que se use mientras sea empleado público, como lo fue Sebastián Dávalos, por designación materna de la presidenta Michelle Bachelet.
Resulta que el guatón traspirado ordenó borrarlo, reformatearlo y destruir hasta en sus raíces más profundas toda información posible. Hasta los email amorosos que le enviaba a su esposa, Natalia Compagnon.
Pues resulta que ese computador es evidencia judicial, relacionada con el entuerto en que se metió Dávalos para hacer un negocio no santo, usando platas del Banco de Chile, aparentemente gracias a su condición de “sangre de la sangre” de la presidenta de la República.
A este absurdo de cosas, se suma que el vocero de La Moneda, Marcelo Díaz, trató de desviar la atención sobre el guatón traspirado, diciendo que “es un protocolo” borrar los computadores. O sea, es “algo normal”, casi obligatorio (“protocolo”), borrar los computadores y reformatearlos.
Pero al poco rato, el jefe de Informática de La Moneda, Luis Escalona Venegas, dijo ante una comisión del Congreso Nacional que el computador se borró y reformateó “por orden” del guatón traspirado (él dijo “Sebastián Dávalos Bachelet”), horas antes de una ridícula (es palabra mía, no de Escalona Venegas) rueda de prensa en la que renunciaba al puesto que la mamá Michelle le había dado en La Moneda.
Pero al mismo tiempo (y esto es de micos para una fotografía), el ministro del Interior, el demócrata cristiano (esta precisión es importante) Jorge Burgos (foto), salió a decir que Díaz era honorable, creíble, honesto, un hombre digno de canonización, más o menos. Que lo dicho era cierto.
Pero unas horas más tarde, sale Díaz de nuevo, pero esta vez a decir que mintió, que no hay ningún “protocolo” para borrar computadores ni nada de eso.
¿Burgos “respalda” a Díaz en una mentira? ¿Burgos está mal informado y respalda cualquier cosa que le digan que respalde? ¿Díaz mintió y no pasó nada? ¿Burgos respaldó la mentira de Díaz y no pasó nada? Ayuda, por favor.