Archivo de la categoría: Comedia

‘Un diablo con ángel’ de Tvn

diablo-con-angel2El éxito de la serie ‘Un diablo con ángel’, del canal Tvn, se debe en primer lugar al género: comedia. Una historia llena de humor que se agradece después del trajín del día. En segundo lugar, a la presencia de varias mujeres hermosas, que actúan lo más de bien. Y en tercer lugar a los protagonistas: el diablo y el ángel.

El diablo, apelativo que acomoda más en sentido figurado que por actos malvados realmente, pues es solo un tipo ególatra, narciso, está interpretado por el actor Benjamín Vicuña, que ya había hecho comedia en ‘Huaiquimán y Tolosa’, un par de detectives con chascarros, trasmitida por el canal 13 en el 2006 y 2008.

El ángel, está interpretado por Daniel Muñoz, y trata de enmendar los actos egoístas de su pupilo, quien por momentos tiene arranques de ‘honestidad’, pero siempre que la honestidad le reporte alguna ganancia. Esta dupla de actores es garantía de un producto televisivo bien interpretado. Daniel Muñoz tiene, esta vez, además, la virtud de ‘encarnar’ varios ángeles, inclusive el ángel-jefe.

Benjamín Vicuña es ‘Gaspar Muñoz’, apellido que es como un guiño a su alter ego, el ángel que es Daniel Muñoz, que se llama ‘Benito’. Daniel Muñoz también hace de ‘Ángel Bonilla’ y ‘Ángelo Orellana’, otros ángeles.

El grupo de guapas mujeres lo encabeza la coprotagonista, Eliza Zulueta, quien interpreta a la secretaria de Gaspar, ‘Blanca Morales’, apellido que le viene bien por la pulcritud de su comportamiento. Una secretaria súper eficiente, pero desaliñada y tontona, que recuerda, sin que le reste méritos, a la de ‘Betty, la fea’. Excelente actuación de Eliza Zulueta. Es guapa, pero por el momento no eclosiona su belleza en la serie.

Siendo Gaspar un Casanova, otras mujeres giran a su alrededor: ‘Bernardita Undurraga’, interpretada por Begoña Basauri; ‘Bárbara Cortés’, interpretada por Josefina Fiebelkorn; y ‘Franca Jiménez’, que interpreta Mayte Rodríguez. Las peripecias, deshonestidades, chispazos de conciencia y propósitos de enmienda de Gaspar Muñoz ante tal ramillete de bellezas, pone el toque de tensión a la comedia.

Quiero nombrar al resto del elenco: ‘Sara López’ es Pepi Velasco, ‘Osvaldo Morales’ es Gonzalo Robles, ‘Feña Salazar’ es Cata Martin, ‘Maritza Reyes’ es Carolina Paulsen, ‘José Pablo Donoso’ es Julio Yung, ‘Ximena Muñoz’ es Francisca Gavilán, ‘Patricio Aguilera’ es Roberto Farías y ‘Rocío Aguilera’ es Catalina Castelblanco. Destacar la presencia del niño Andrés Comments que hace de ‘Simón Ávila’.

Y son antagonistas de Gaspar Muñoz en pos del amor de las mujeres, ‘Damián Zegers’ que es Tiago Correa, y ‘Rafael Balmaceda’ que es César Sepúlveda.

Qué alivio encontrar una comedia en medio de tanto culebrón impostado, nacional o extranjero. Una comedia bien hecha y con buenos actores, todos. Necesitamos muchas más comedias.

 

Hoy quiero hablar de ‘Pituca sin lucas’

elena muñoz y rodrigo bastidasEn medio del agobio nacional por la revelación de un mundo sórdido de la clase dirigente, tanto empresarial como política, bueno es hablar de ‘Pituca sin lucas’. Ya sabemos que ‘los Penta’ no solamente emitían documentación contable por servicios no prestados, es decir ideológicamente falsas, sino que se valían de esa misma documentación irregular para obtener reintegros multimillonarios del Servicio de Impuestos Internos. Ya sabemos que todos niegan actuar por fuera de la ley, como Jovino Novoa y Andrés Velasco, lo cual no es de extrañar. No por el mismo delito, pero los asesinos en serie también suelen declararse inocentes, así la policía tenga su ADN en la escena del crimen, sus huellas digitales y hasta videos donde se ven perpetrando el delito.
Ya sabemos que no hay ninguna diferencia, delincuencialmente o delictivamente hablando, entre los Carejarro, el Rey del Oxicorte o cualquiera otro de la Legua Emergencia o La Pintana, y ‘los Penta’, ‘los Cascadas’ o los políticos de La Dehesa, Las Condes, Los Trapenses o Chicureo.
Ya lo sabemos. Por eso hoy quiero hablar de ‘Pituca sin lucas’, título que equivale a decir ‘cuica sin plata’, o ‘rica pobre’, una genial comedia serial del canal abierto Mega, que barre en sintonía por estos días.
Para comenzar, veníamos de culebrones densos o historias casi de suspenso, y se aproximaba el verano. Justo el momento para romper con todo y presentar una historia fresca, divertida, posible en la vida real. La historia es sencilla: un ‘empresario’ comete ilícitos en sus negocios y debe huir de la justicia, lo que hace, pero abandonando a su familia.
Se llama José Antonio Risopatrón y está encarnado por el actor Mauricio Pesutic. Su esposa, María Teresa Achondo, conocida como Tichi, y encarnada por Paola Volpato; su suegra, Lita, que hace la actriz Gabriela Hernández, y sus tres hijas, María Jesús Rispatrón (que hace Monserrat Ballerin), María Belén Risopatrón (Mariana di Girólamo) y María Piedad Risopatrón (Sofía Bernet), quedan en mala situación económica y deben cambiar de barrio. Pasar en un abrir y cerrar de ojos del barrio alto al barrio bajo.
Llegan a un vecindario de casas pareadas, y la suya colinda con la de un vendedor de pescados, que es sindicalista, llamado Manuel Gallardo, encarnado por Álvaro Rudophy. Él tiene cuatro hijos, a quienes ha bautizado con nombre de figuras izquierdistas: Salvador Gallardo (actuado por Francisco Puelles), Fidel Gallardo (que personifica Augusto Schuster), Gladys Gallardo (que es Fernanda Ramírez) y Ernesto Gallardo (actuado por Benjamín Muñoz).
Terminan flirteando entre sí, y esto desata una serie de situaciones en las que siempre hay una ‘marca de clase’ que tienen que transgredir. Son personajes adicionales el novio de María Jesús Risopatrón, en joven médico Felipe Aldunate (actuado por Ignacio Garmendia), también de los barrios altos. Don Benito (actuado por Fernando Farías), dueño de la tienda del barrio, que termina coqueteando con doña Lita. Margarita, la nieta de don Benito, que personifica María de los Ángeles García, que se enreda con Fidel Gallardo, quien a su vez se enamora de María Belén Risopatrón.
También están en escena Gregorio Cereceda (que actúa Fernando Godoy) y Enrie-André (actuado por Otilio Castro), quienes trabajan en el terminal pesquero con Manuel Gallardo.
Y estos dos viven en piezas alquiladas en la casa de Stella González, conocida como ‘Reineta’ y personificada por Ingrid Cruz. Reineta es la novia de Manuel Gallardo, un poco loquilla. Manuel Gallardo termina su noviazgo con ella, porque su corazón empieza a palpitar por doña Tichi Achondo, su vecina.
Genial historia ideada por Elena Muñoz y Rodrigo Bastidas (foto). Y desarrollada por ellos mismo en libretos en los que también participan Milena Bastidas, Hugo Castillo y Alejandra Castillo.
Genial que es comedia, comparable con el sitcom ‘Casado con hijos’, que es una franquicia. Genial su lenguaje, sus diálogos realistas, sus situaciones corrientes pero absurdas dentro de la historia, hilarantes a cada minuto. Genial que sea para el verano. Genial que al mismo tiempo de hace reír, a cada paso hay un punto de quiebre, un suspenso, un cambio de horizonte posible. Y genial que todos, sin excepción, actúan bien.
En este punto creo que tenemos actores para buen rato en el futuro, que pueden llegar a la excelencia que han logrado otros, como Alfredo Castro, Claudia di Girólamo y Daniel Muñoz, por mencionar los primeros nombres que se me vienen a la mente. Hablo de Monserrat Ballerin, quien está llevando el peso de la historia en estos días con María Jesús Risopatrón. Su actuación es convincente en la dicotomía de su corazón entre el rico Felipe Aldunate, de su misma especie, y Salvador Gallardo, el hijo de Manuel Gallardo y quien también trabaja en el Terminal Pesquero.
También me refiero a Fernanda Ramírez y Mariana di Girólamo, que hacen papeles creíbles, sencillos, sin sobreactuarse a pesar de ser comedia. Gran futuro para Augusto Schuster, quien ha probado destreza y versatilidad. Y María de los Ángeles García, cuya actuación como Margarita, la nieta de don Benito, una jovencita arpía que es capaz de manipular los sentimientos de los demás, es genial.
ingrid cruzPor último, creo que al fin le llegó un personaje a su medida a Ingrid Cruz (foto), que lo hace magnífico. Su personaje, ‘Reineta’, es comedia pero también drama. Es bobalicona y tal vez ordinaria de modales, pero hay un halo de ternura en su locura por ser feliz junto al hombre de sus sueños, que es Manuel Gallardo, pero que no le corresponde en sentimientos, y ese empeño la hace desvariar. Genial ‘Pituca sin lucas’.

Expiraron ‘Alfombra roja’ y ‘Teatro en Chilevisión’

patricio torresTeatro. A la manera de la ranchera de Antonio Aguilar ‘nada es eterno en el mundo’. Una verdad que solemos olvidar, y contra la cual nos resistimos. Pero así es: todo llega y todo pasa (para no dejar de parodiar a Antonio Machado). Ocurrió con el “Teatro en Chilevisión”, que se acaba después de doce años de estar al aire, semanalmente, de manera ininterrumpida. Todo un record. El formato era el de un teatro con telón de boca, que presentaba en vivo una comedia, ante un público en sus butacas. Había un intermedio para la tanda de comerciales televisivos, y al final alguien, que generalmente era Rolando Valenzuela, entregaba un ramo de flores a cada actriz participante, mientras el público aplaudía la obra. ‘Teatro en Chilevisión’ era uno de los nichos de humor que teníamos los sábados en la noche. Ana María Gazmuri, Liliana García, Fernando Kliche y Rolando Valenzuela, con Patricio Torres (foto) a la cabeza, fueron amos de la sintonía en esa franja y ese género. En el 2013 salió Ana María Gazmuri y fue reemplazada por Catalina Olcay y María Paz Jorquera. Pero antes de ello, empezaron a echar mano de esos personajes fatuos de la farándula, para, engañadamente, ganar audiencia, sintonía. Pero la sintonía descendía semana a semana, debido, sobre todo, a una repentina competencia nacida en el canal Mega. Su programa estelar de humor, ‘Morandé con Compañía’, pasó de ser diario de lunes a viernes, con un humor chabacano (‘Ché Copete’) y modelos semidesnudas, a emitirse los viernes y sábados por la noche, con un humor familiar. Y con una sección poderosa, por la multiplicidad de sketch: ‘El muro’. Estas dos razones (la ‘farandulización’ y la competencia de Mega) provocaron una baja sensible en el ‘Teatro en Chilevisión’, ¡hasta de un dígito! en la sintonía. Y ahora es su desaparición. Una lástima.

Alfombra. También se acaba ‘Alfombra roja’ de Canal 13. Un programa en el que alfombra roja-logolos temas de farándula se trataban con cierta elegancia, alguna altura, que lo diferenciaba especialmente de SQP (‘Sálvese Quien Pueda’, pionero en el género en el canal Chilevisón). ‘Alfombra roja’ tenía menos amarillismo para desarrollar la mirada al mundo del espectáculo y la vida de los ‘famosos’. El programa que más transformaciones ha tenido, desde cuando era una sección del matinal ‘Viva la mañana’, con Karla Constant y Marcelo Comparini (uno de los grandes de la televisión, y un creativo formidable, pero subestimado, para mi apreciación), hasta convertirse en una alternativa en las tardes (un horario insólito), que destacó con Eduardo Fuentes y Diana Bolocco. Después se volvió un panel que terminó con una conducción múltiple: Cristián Pérez, Giancarlo Petaccia y Marcela Vacarezza. Formaban parte también: Francisco Saavedra, Bernardita Middleton, Paulina Rojas, Andrés Caniulef, Dominique Gallego y Rodrigo Wainraight. Inclusive, quisieron derivar al sábado un estelar de ‘Alfombra roja’, que calificaron de ‘VIP’ o ‘Prime’, con Eduardo Fuentes en la conducción, pero que muy pronto empezó a menguar, quizás por el escaso aporte de sus panelistas, y ninguna diferencia valórica del programa semanal. Lo mejor de este ‘estelar’ era Edo Karoe, sin dudas, con su magia humorística, y sus monólogos ácidos, de humor negro, absurdos, muy inteligentes. ‘Alfombra roja’ tuvo un cambio de horario que, me parece, mató la sintonía. Un horario vespertino, que es más familiar, apropiado para telenovelas más que para hablar de una farándula protagonizada por escándalos alcoholizados y sexualizados de casi adolescentes descarados y bochornosos. Parece que en ese horario, aporta más a la audiencia el sentido voyerista y el alcance de las tramas en los personajes de ficción, que la realidad ordinaria que vive un segmento bastante reducido de la población llamado ‘farándula’.

‘El babysitter’, la nueva comedia de los Badillo

babysitterDespués de ‘El limpiapiscinas’, los hermanos Badillo se dejan venir con una segunda comedia, ‘El babysitter’ (afiche). Cuenta con un elenco de reconocidas figuras de la televisión: Fernando Larraín, Denise Rosenthal, Constanza Piccoli, Patricio Torres, Alejandra Fosalba, Fernanda Hansen, Javiera Acevedo, Felipe Avello, Pablo Zúñiga e Iván Guerrero.

La trama de la comedia la cuenta uno de los Badillo, Sebastián, quien es, también, el protagonista de la historia, con una actuación destacada. “El babysitter es una comedia sobre la vida de Emilio Ortiz –mi personaje– un joven que en verano ayuda a su mejor amiga Berna –Denise Rosenthal– animando cumpleaños infantiles. Al barrio llega una exuberante y deseada Sol –Javiera Acevedo– a cuidar a sus pequeños primos, y Emilio ve una oportunidad para acercarse a quien parece ser ‘la perfecta chica de sus sueños’. Así se transforma en el babysitter del barrio. Pero de lo único que no se ha dado cuenta es que, a veces, el verdadero amor está más cerca de lo que uno cree”.

Es, en verdad, una graciosa comedia, que huye de los latosos ‘chascarros’, el pastelazo y el lenguaje soez, para hacer humor que podemos llamar ‘inteligente’, de situación. El manejo de cámaras, la fotografía, las locaciones, son de muy buena factura. La película es digna de verse.

Sin pretender exceder la reseña, pero yendo un poco más a lo puntual para elevar aún más la calidad de la cinta, creo que le faltó fuerza al personaje de Pablo Zúñiga, quien debió haber tenido un aspecto y tenida más acordes con su cuenta bancaria y condición social. Encontré menos destacada, en historia y en consecuencia humor, la presencia de Patricio Torres, para haberse aprovechado mejor, y me gustó el recurso del muñeco, animado por Iván Guerrero, que contribuye en muchas escenas. Muy destacada la actuación del propio Sebastián Badillo, y la de Denise Rosenthal. Quizás el humor que maneja tiene más empatía con adolescentes que con adultos, pero es una película que merece ser vista. Yo me divertí. Una buena comedia.

‘Paseo de oficina’, más drama que comedia

Después de sus éxitos jocosos ‘Radio Corazón’ y ‘Grado 3’, Roberto Artiagoitía, ‘Rumpy’, nos ofrece ‘Paseo de oficina’ (afiche), una película de 90 minutos, con las actuaciones de Luis Gnecco, Gastón Pauls, Manuela Oyarzún, Daniel Alcaíno, Fernando Godoy, María José Bello y Paloma Moreno. Mi primera sensación es que no se trata de una comedia, propiamente dicha. Tiene mucho de drama.

Uno reconoce las situaciones propias de un paseo con los de la oficina. La película busca un realismo que por momentos es inquietante, sin que deje de ser graciosa. Graciosa, pero no hilarante, de carcajadas.

Varios de los personajes tienen algo de estereotipo, casi caricaturesco, como el viejo sindicalista y el chupamedias (al estilo de Evaristo Espina, ‘Espinita’ de ‘Jappening con ja’). Pero tratándose de una comedia no molestan, en realidad. Y más allá de lo divertidas que puedan ser las escenas, está el leitmotiv dramático del argumento: todos los que están en el paseo, que se supone un espacio de recreación, liberalidad e integración, van a ser despedidos el lunes siguiente. Son corderos, que van al matadero.

Comparto la calificación que dio de la película uno de sus protagonistas, el argentino Gastón Pauls, quien encarna al alto ejecutivo de la empresa: “No es una comedia liviana, es inteligente, porque lo que te está contando es un drama”. Y no puedo ser tan drástico, tan lapidario, como Claudio Abarca, quien comentó: “Una película tibia, débil, tímida en su incorrección. En algo, sí, la coherencia es absoluta: su estética es tan pobre como su guión. Los paseantes bien pudieron quedarse en la oficina”.

En lo que soy absolutamente enfático es en el hecho de que hay cine en Chile. Se está haciendo un cine que suma y forma parte del gran acervo nacional. Vayan a verla, pasen un rato agradable, y evalúen su propia percepción.