Archivo de la categoría: Censura

Nueva arremetida retrógrada contra Yerko

yerko-810x540Excelente la primera rutina de Yerko Puchento en su inicio de temporada 2018. Quizás no hubiera sido necesario pintarse la cara de negro y ponerse una peluca encrespada para hablar de la migración de haitianos hacia Chile. El atuendo característico de Yerko Puchento hubiese bastado. Eso sería lo único a comentar. Sin embargo, al día siguiente, como si se hubieran puesto de acuerdo, salieron El Mercurio y La Tercera a descalificar a nuestro admirado humorista. Lo consideraron ‘irrespetuoso’ por una broma que hizo a la actriz transgénero Daniela Vega. La talla no me pareció tan terrible como la quisieron hacer ver. Y como si hubiese intocables. En sus páginas web, esos diarios dejaron ‘colgada’ la ‘noticia’ de crítica durante varios días, sin explicación alguna. También escuché a Sergio ‘Checho’ Hirane, como una comadre histérica, despotricar por la retrógrada Radio Agricultura contra Yerko Puchento. Él, que dice ser ‘humorista’, pelaba como vieja copuchenta la rutina de su colega. ‘Checho’ Hirane, el admirador del traidor, ladrón y asesino Augusto Pinochet, que se viste de militar los días patrios, este seudo analista político que estila veneno, seudo periodista que inventa crisis y desastres donde no los hay, seudo humorista que tuvo un late en un canal de cable que no duró más de 3 programas, babeaba contra Yerko Puchento, pidiendo su cabeza. Dijo que cómo permitía Andrónico Luksic, el dueño del Canal 13, que Yerko Puchento hiciera bromas ‘tan pesadas’. Tal vez no ha notado el seudo humorista ‘Checho’ Hirane que Luksic es más liberal que él, más moderno que él, menos cartucho que él. Con las babas chorreando, que se oye que las chupa para que no caigan sobre la mesa del locutorio, y que hace un ruido como si aspirara hasta las muelas, tan desagradables manías para los oyentes, clamaba, en actitud por completo histérica, que debían sancionar y sacar del aire a Yerko Puchento. O sea, tres medios con nostalgia de dictadura, El Mercurio, La Tercera y Radio Agricultura (la emisora por la que habla irresponsablemente ‘Checho’ Hirane), en picada contra Yerko Puchento. Quieren que Yerko sea una especie de monja o cura de buenos modales, desfigurándolo. No es así Yerko Puchento. Él es cínico, es cruel, es ácido, es de humor negro. Pero, sobre todo, Yerko Puchento es de crítica social. Y esto es lo que los conservadores, los retrógrados como ‘Checho’ Hirane, no soportan. Amparándose en una crítica de forma, lo que quieren es callar su voz de protesta. Ellos se quedaron en el pasado, en más de un sentido. Quieren que todos seamos unos amargados como ellos. Que el país viva amordazado. Y les arde en aquella parte, que un humorista de verdad tenga la más alta sintonía, sea el más admirado y más inteligente que ellos. Dejen de rebuznar.

‘Terrorismo mediático’ por Pedro Santander

pedro santanderAunque el profesor de la Escuela de Periodismo (y director del Observatorio de Comunicación y Medios, http://www.observatoriodecomunicación.cl) de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Pedro Santander (foto), toca el nervio del acontecimiento que analiza (el bombazo en la estación del metro Escuela Militar, el lunes pasado), al indicar el daño que, además del físico en las personas, causa el terrorismo de los medios de comunicación (cuando se producen este tipo de informaciones), me parece que se queda corto. Justo cuando las personas afectadas por la bomba de ruido en la estación del metro eran llevadas a los centros asistenciales y hospitalarios, los señores Cristián Monckeberg y Ernesto Silva, de los partido de la derecha y la ultra derecha, Renovación Nacional (Rn) y Unión Demócrata Independiente (Udi), ya estaban ocupando los medios de comunicación con este mensaje irresponsable: Hay una seguidilla de bombazos y actos terroristas que este gobierno (el de Michelle Bachelet) no ha querido combatir. Así de irrespetuosos e irresponsables fueron (ocultando el estruendoso fracaso del gobierno de su adalid, el señor Sebastián Piñera, que ganó las elecciones con la promesa de acabar con la delincuencia y fue lo único que no hizo) Y hablaban, como siempre, de manera histérica y acusatoria, como orates. Ellos creen que están “haciendo política”, pero en realidad lo que están haciendo es terrorismo. Están fomentando el miedo entre la gente (el mismo miedo que fomentó la dictadura que apoyaron y todavía ensalzan) Su propósito evidente es crear miedo. Crear terrorismo mediático (información tendenciosa apoyada por los medios de comunicación) del que habla, atinadamente, el profesor Santander en este artículo que reproduzco a continuación. JSA
A la par del bombazo terrorista que estalló el lunes en la Escuela Militar dejando a más de una decena de personas heridas, hizo su (re)aparición en nuestro país el terrorismo mediático.
Ambos tipos de terrorismo tienen evidentes diferencias: el primero causa lesiones físicas, traumas acústicos y conmoción con esquirlas y pólvora en un lugar acotado, puede obviamente asesinar, lo que afortunadamente no ocurrió esta vez, y sus autores permanecen en el anonimato. El segundo emplea para sus ataques la palabra y se aprovecha de sus posiciones de mercado (conseguidas sólo gracias al apoyo del Estado) para que sus discursos impacten y hieran lo más ampliamente posible, y sus actores son conocidos.
Ambos tienen también coincidencias: tanto el bombazo terrorista como el terrorismo mediático buscan generar miedo y angustia en la población civil. Remecer e impactar mediante la creación colectiva de temor e incertidumbre es su apuesta, y provocar, con la confusión que generan sus atentados, respuestas irracionales por parte de los organismos institucionales es su meta.
Hay otra coincidencia que podría pasar inadvertida, ya que las primeras víctimas de ambos tipos de terrorismo son los ciudadanos de a pie: tanto el terrorismo de las bombas como el terrorismo mediático pretenden a través de sus atentados influir en los procesos de toma de decisión estatales y gubernamentales.
Sin embargo, el terrorismo mediático, a pesar de su peligrosidad y dado que no causa directamente heridos ni muertos, puede pasar más inadvertido. En esa característica radica su mayor peligrosidad, ya que, de todos modos, se pone al servicio de causas mortíferas.
Y no sería primera vez que presenciamos en nuestro país la carga mortífera del terrorismo mediático, emerge cada cierto tiempo. A mediados del siglo XIX, por ejemplo, con motivo de la campaña militar contra los mapuche en el sur, El Mercurio de Valparaíso sostenía en su editorial del 24 de mayo de 1859 que “los hombres no nacieron para vivir inútilmente y como los animales selváticos, sin provecho del jénero (sic) humano; y una asociación de bárbaros, tan bárbaros como los pampas o como los araucanos, no es más que una horda de fieras que es urgente encadenar o destruir en el interés de la humanidad y en el bien de la civilización”. Y en julio de 1975, refiriéndose a detenidos desaparecidos, el diario La Segunda publicaba en portada, con letras rojas “Exterminados como ratones”.
Hoy se suma la televisión a este nefasto género periodístico, vinculando sin prueba alguna al movimiento estudiantil con la violencia terrorista, apostando a que la audiencia haga mediante inferencias esa relación, gracias al modo en que presentan, se encuadran, se relacionan y priorizan las informaciones.
La historia de la infamia periodística se encuentra hoy, sin embargo, con una ciudadanía que se informa crecientemente a través de los medios digitales, a través de otras redes que le permiten saltarse las corporaciones mediáticas y de todos modos mantenerse informada acerca de la coyuntura nacional; con un público nativo digital que no lee los diarios de papel y que poca relación tiene con la televisión abierta. En este contexto, el terrorismo periodístico puede tener como daño colateral a los propios medios que apuestan por él.

Por fin Tvn emitirá ‘El diario de Agustín’

diario-agustin-Tvn pondrá fin este sábado (hoy) a una polémica que se inició hace más de un año y medio: transmitirá el documental ‘El diario de Agustín’, mismo que a fines de 2012 se negó a poner en pantalla.

El trabajo dirigido por Ignacio Agüero, que indaga sobre la manipulación de información por parte del diario ‘El Mercurio’, de propiedad de Agustín Edwards Eastman, para colaborar con el golpe militar de 1973 y posteriormente para invisibilizar las violaciones a los Derechos Humanos cometidas por la dictadura, se emitirá en realidad la madrugada de este domingo, a las 00:30 horas, en el debut de una nueva temporada del programa “Zona de Realizadores”, que contará con 11 obras de producción nacional.

“‘El Diario de Agustín’, de Ignacio Agüero, que es el capítulo de estreno de esta temporada de ‘Zona de Realizadores’, registra la investigación de un grupo de seis estudiantes de periodismo de la Universidad de Chile, quienes realizaron su tesis de titulación indagando en la conducta de ‘El Mercurio’ durante los años de la Unidad Popular y el régimen de Augusto Pinochet”, dice un comunicado del canal.

La decisión se produce a poco andar de la nueva administración del canal con el socialista Ricardo Solari a la cabeza del directorio, y la periodista Carmen Gloria López como directora ejecutiva.

La polémica se inició en diciembre de 2012 cuando Fernando Villagrán, uno de los realizadores del documental, denunció que Tvn se negaba a emitirlo porque el directorio le tenía miedo a Agustín Edwards. (Leer más)

Archi sabotea la música nacional, y ‘late’ Moulian

ArchiArchi. La Asociación de Radiodifusores de Chile (Archi, logo, los grupos económicos dueños de las emisoras) puso al aire un mensaje radial en el que alguien solicita un artículo y el vendedor le quiere vender otro. La mujer insiste en lo suyo y el vendedor también. Interrumpe el locutor para decir que así es la ley que pone un piso porcentual obligatorio para transmitir música chilena. Y, como si fuera un orgullo, dice que esa campaña es de Archi. Queda uno con un sentimiento indefinido, y este es el propósito del ‘comercial’: sembrar la duda, apelar a una falsa ‘libertad’ y defender la exclusión de la música chilena en las emisoras del país. Desinforma. Tácitamente, sugiere que la música chilena son solo cuecas, cosas aburridas. Y no es así. Hay boleros, cuecas, rancheras, pop, rock, baladas, etcétera, de factura chilena. Y de buena calidad. Hasta música docta, tenemos. Y coral, también. Pero el ‘comercial’ de Archi dice que poner música chilena debe ser una decisión “libre”, y no una “imposición”. Sin embargo, ¿cuándo las emisoras promueven, “libremente”, la música chilena? No lo han hecho, no lo hacen, y no lo harán. Archi es la que censura la música nacional. A menos que haya una ley que obligue un piso porcentual, en este caso del 20%, de la programación musical de cada emisora, con producción nacional. Ley que apoyamos, sin dudas.

Vasco Moulian. Comenzó en el 2012 siendo un tipo chabacano que uno no se vasco moulianexplicaba por qué estaba animando el programa, a menos que se tratara de, una vez más, un apitutado (apadrinado) por un ejecutivo del canal por cable Zona Latina. Sobreactuado, quería ser gracioso y agradar a Dios y al diablo. La escenografía usada, una mesa con apariencia de caja de chocolates, ya había sido usada por Julio César Rodríguez y Tati Pena, los presentadores que antecedieron a Vasco en el programa llamado ‘Sin Dios ni late’. Un nombre, por cierto, que juega con los sonidos, pero que es un disparate en su traducción, o en su sentido real. El programa, y particularmente, Vasco Moulian (foto), ha mejorado una enormidad. Tanto en su atuendo como en sus modales. Le falta mucho para ser un presentador de verdad, claro está. Debe dejar esa ansiedad sin norte, ese afán de ser gracioso, esa desagradable manía de interrumpir a los invitados, esa morbosidad cuando invita mujeres al programa, ese tono de voz de orate. Y esa rupestre combinación de traje con corbata de nudo suelto, y zapatillas de hacer deportes. Pero ha mejorado enormemente, debo reconocerlo. También la escenografía cambió, y se agradece. Es más vistosa, procurando una originalidad que, por estos días, es escasa en la televisión.

Los tatuajes y el deseo de tener uno

tatuaje16La noticia del lanzamiento del libro Tatuajes SCL que contiene cien historias detrás de cien tatuajes me hizo recordar los tiempos en que nuestra madre decía que eso era vicio de los presidiarios, aunque los habíamos visto, también, en los brazos de los marinos. Como sea, se relacionaban los tatuajes con personas cuyas personalidades dejaban algo que desear. Porque era una aguja o punzón que se mojaba en tinta china y mediante un procedimiento que bien podía imitar el puntillismo, se elaboraban clandestinamente dibujos más bien elementales. Casi siempre, unas iniciales, una calavera, un corazón. Pero el tatuaje1tatuaje5método ha evolucionado ha estados inimaginables. Con auténticos mecanismos de alta tecnología y pigmentos de calidad. Métodos menos invasivos, al parecer, que aquella punta que se aseaba con alcohol. Y el resultado son dibujos, o pinturas, a todo color, relativamente complejas, que pueden cubrir zonas más amplias de la piel

tatuaje17tatuaje18humana. Entiendo que hay tatuajes tan elaborados que es menester realizarlos por etapas, durante varios días. O primero hacer el croquis, y luego colorearlo. Pero esto depende de la capacidad de aguante que tenga el tatuado, no el tatuador.
Los tatuajes también los puedo relacionar con sectas secretas y peligrosas de Japón, principalmente. Guerreros clandestinos, samuráis de otro tipo, que cubrían (o cubren) sus cuerpos con elaboraciones multicolores de tigres, dragones, flores y otras fantasías. De este modo, el tatuaje está ligado a una cierta mística, no santa en todos los casos. Lo cierto es tatuaje14que los tatuajes tienen una simbología. También responden a un momento en las vidas de las personas que se tatúan. Casi siempre fatales, como las muerte de un ser querido, o epifánicos o gloriosos, como la superación de un cáncer o un accidente. Un volver a la vida.

Veo que ese dibujo sobre la piel que antes era elemental y bicolor, hoy es complejo y un arco iris, y que si antes se ocultó o trató de ocultar, hoy se exhibe casi como una hazaña. Hombres y mujeres tienen los brazos tatuados hasta la palma de la mano. El cuello, la espalda, y hasta la cara. En la cara pintan lágrimas tatuaje15tatuaje13y notas del pentagrama, que también pueden asociarse con la peligrosísima pandilla salvaje de los Maras. Muchos, inocentemente, se tatúan por un impulso estético, hacen letras chinas, kois, kanjis, dragones japoneses, geishas, hannyas, etc.

Todos los que terminaron cubriendo sus cuerpos, o la mayor parte de sus cuerpos, piernas, brazos, pecho, espalda, estómago y hasta el cráneo, con tatuajes de ciertas características, empezaron con uno solamente, casi tímidamente. El peligro es que, como el cigarrillo, se vuelva una adicción, y de la pequeña rama de cerezo con que se inició, termine como una auténtica segunda piel que ya no avergüenza en su desnudez.

¿Por qué el gobierno tiene baja aceptación popular?

El caso de Aysén (escudo) es un buen ejemplo que contiene las razones por las cuales este gobierno y el presidente Sebastián Piñera tienen tan baja aceptación entre la gente. Los habitantes de esa región han estado pidiéndole a las autoridades soluciones a problemas sociales y económicos que tienen allá, los cuales les impide prosperar y les niega el bienestar básico que cualquier comunidad aspira a tener. No obtienen respuesta, y cansados (o “choriados”) pasan a los hechos, como el bloqueo de vías. Lo primero que hace el gobierno no es ir a dialogar, sino que manda desde Santiago un piquete de policías, que llegan allá a ensuciar el aire puro con sus gases lacrimógenos. Obviamente, la gente se “chorea” todavía más. Pero los carabineros, los gases lacrimógenos ni el carro-lanza-agua son la solución.

Lo que hace el gobierno no es atender los reclamos, sino tratar de aplastar a quienes reclaman, demostrando que es incapaz de gobernar en Democracia. Y quienes reclaman son gente humilde, empobrecida, trabajadora.

Enseguida va el ministro Jaime Mañalich y se declara “comprensivo con los reclamos ciudadanos” y dice que esa es una vieja deuda de los distintos gobiernos con la región. Cierto. Pero regresa a Santiago y lo primero que se le ocurre decir es que “si él fuera Rodrigo Hinzpeter ya hubiera aplicado la Ley de Seguridad Nacional”. ¿No fue su actitud, la de un peligroso traidor? ¿No es mucho decir lo que dijo en ese momento? ¿No es exagerado el desatino de este ministro?

Y, sobre todo, ¿con eso aporta realmente a la solución de los problemas? Después va otro ministro, Rodrigo Álvarez, y dice que lleva debajo del brazo 47 soluciones, o tal vez 79 (jamás se supo cuántas). Pero llama a la prensa aparte y a algunas personas de la municipalidad y ofrece una rueda de prensa, sin decir cuáles son esas milagrosas soluciones. Y lo hace a espaldas de los manifestantes.

¿Aporta este acto del ministro Álvarez a la solución de los problemas? ¿Así es como se trata a la gente? ¿Esas fueron las instrucciones de Mañalich?

Más desatinado no podía ser este ministro Álvarez. Pero al mismo tiempo, desde La Moneda, el ministro-primo Andrés Chadwick dice que “mientras no se desbloqueen las vías”, su amigo Rodrigo Álvarez no dirá nada a los manifestantes. Entonces, ¿a qué lo mandaron? ¿No tenía 47 ni 79 soluciones bajo el brazo? ¿Era mentira que se trataba del “negociador” de gobierno, y solo era un elemento distractor?

Y pasan los días y entonces (el que faltaba) el presidente Sebastián Piñera sale a amenazar con la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional (¿haciéndole caso a Mañalich?). Pero esa amenaza ¿soluciona los problemas sociales y económicos de Aysén? ¿Qué aporta el presidente, la primera autoridad del país? Nada. Zozobra, solamente.

Y después se preguntan por qué en las encuestas la gente “no confía” en el presidente Piñera, y por qué el gobierno sale tan mal evaluado.

Con Aysén, este gobierno perdió la oportunidad de oro de lucirse con el avance en las soluciones a los problemas. Viejos problemas, sí, pero si hubiera atendido desde el primer día a la gente, nada de todo esto hubiera pasado.

Quizás fue que Mañalich le dijo al presidente Piñera que si escuchaba y avanzaba en la solución de los problemas, perdía poder, perdía autoridad y el resto del país se volvería una barricada.

Sí, esto fue lo que pasó, que el presidente Piñera y los ministros Hinzpeter, Chadwick y Álvarez, están a las órdenes del ministro Mañalich quien, desde el primer día, traicionó su “comprensión” de los problemas sociales y económicos de Aysén, y dando la espalda dijo que “si él fuera el ministro del Interior” o quizás el Presidente, aplicaría la Ley de Seguridad Nacional. Se lució Mañalich.

Pero no hubiera pasado eso que imaginó, del desorden en el resto de regiones. Porque si el Gobierno va el primer día a Aysén, y se sienta a conversar, y a buscarle la solución a los viejos problemas, los manifestantes no hubieran tenido argumentos para bloquear las vías.

Avaaz en campaña contra las leyes Sopa y Pipa

El grupo activista Avaaz (logo), a propósito de la ley Sopa que se discute en el Congreso de los Estados Unidos, se pronunció en reclamo de firmas para expresar el rechazo a esa medida estadounidense, que se entiende como una manera de censura internacional.

Avaaz es “una organización enteramente sostenida por pequeñas donaciones individuales y no aceptamos dinero de gobiernos o corporaciones. Nuestro dedicado equipo de campañas se asegura de que todas las contribuciones, incluso las más pequeñas, den un alto rendimiento. Quien quiera donar cualquier dinero, puede hacerlo pinchando acá“.

Sobre la ley, dice Avaaz que Estados Unidos podría convertirse en un censor de la internet, tan rabioso como China o Irán. “El Stop Online Piracy Act (SOPA), o ley para detener la piratería en línea, y el proyecto de ley PIPA, de protección de la propiedad intelectual, facultarían al gobierno de Estados Unidos para bloquear el acceso a sitios como YouTube, Google o Facebook.

“Pero hemos logrado que la Casa Blanca cambie de parecer, y ahora nuestra campaña mundial, sumada a la creciente presión pública, están forzando al Congreso de Estados Unidos a que abandone ese proyecto de ley. La semana pasada, el senador Cardin, uno de los co-patrocinadores de la ley, ¡anunció que votaría en contra! Después, seis prominentes republicanos enviaron una carta pidiendo archivar la ley. Ahora parece que la votación está congelada.

“Hace unos días nos dijeron que era imposible ponerle freno a las fuerzas corporativas que buscaban imponer una férrea censura de la red. Pero ahora estamos en un momento en el que todo puede cambiar y podríamos ganar. Paremos la censura de Estados Unidos hoy. Firma esta petición de emergencia, para salvar Internet ahora, y reenvíala a todo el mundo: http://www.avaaz.org/es/save_the_internet_action_center_b/?vl

“Esta ley de Estados Unidos podría violar todas nuestras libertades. Pero si ganamos, le mostraremos a todos que cuando la gente se une en una sola voz mundial, podemos frenar el abuso de poder en cualquier lado. Hemos detenido esta ley cuando todo parecía perdido. Y si amplificamos nuestras voces hoy, podremos ponerle fin a la peor amenaza de censura que jamás se ha visto contra Internet.

“Con esperanza, Dalia, Ian, Alice, Ricken, Diego, David, Luis, Laura y el resto del equipo de Avaaz”.