Archivo de la categoría: Antisociales

Partidos minoritarios; milicos; codicia

logosRefichaje de minorías. Resulta increíble la abrumadora minoría que son los partidos políticos en Chile. Su militancia suma, apenas, 158.228 almas, de acuerdo con el reporte del Servicio Electoral, Servel. La cifra fue posible conocerla, por la obligación de los partidos de ‘refichar’ sus inscripciones, o ‘recontar’ sus militantes. En un país de ¿dieciocho millones de habitantes? (no lo sabemos, porque el censo del presidente Sebastián Piñera fue un fiasco imperdonable), que once (11) partidos reporten una militancia de apenas 158.228, ¿no es, más o menos, ridículo para una democracia? Son partidos por completo débiles. Endebles. Casi inexistentes. Ninguno puede mirar por encima del hombro a otro, como lo hace la Democracia Cristiana con sus socios de la Nueva Mayoría, o como lo hace la Unión Demócrata Independiente con su socio Renovación Nacional. Todos, sumados son, vergonzosamente, el 0,88% de la población. De acuerdo con Servel, los registros de sus militantes son los siguientes:

Partido Socialista 26.017 fichados

Partido Progresista 19.517

Evolución Política 19.337

Democracia Cristiana 15.093 (1.403 por revisarse)

Partido Regionalista Independiente 17.558

Unión Patriótica 15.927

Partido Comunista 11.919 (4.633 por revisarse)

Renovación Nacional 9.780

Unión Demócrata Independiente 8.425 (1.511 por revisarse)

Partido Por la Democracia 7.460 (2.226 por revisarse)

Partido Radical Socialdemócrata 7.195

Los milicos. Una vez más, las fuerzas armadas (militares, armada, aviación y policía) viven LOGO FFAAen otro mundo. No solo porque tienen un poco distorsionada su misión nacional, sino porque la justicia para ellos corre de otra manera. Hoy día, en medio de los escándalos por robos al erario que surgen aquí y allá, resulta que los delitos de los militares (digámoslo así, en forma genérica, ‘los milicos’) prescriben con otros tiempos. Se supo, a raíz del robo de varios miles de millones de pesos en Carabineros, que cuando el país creía que, individualizando a esos delincuentes que actuaban camuflados con el uniforme policial, deteniéndolos y poniéndolos a órdenes de la justicia, habría sanción ejemplar. Pero no. Resulta que, para todo el mundo en Chile, los delitos económicos prescriben en 4 años, pero para los militares en 6 meses. ¡Seis meses! Roban en enero y, si no los pillan, en agosto ya no pueden acusarlos de robo. Así es la cosa. Acaso ¿todavía vivimos bajo la égida de los milicos? O esto es una democracia, también para aplicar la justicia. ¡Qué vergüenza estas gabelas para quienes delinquen con un uniforme de las fuerzas armadas puesto!

Codicia. Ridículamente sobreabundante ha sido el cubrimiento periodístico de la codicia3extradición desde Rumania, y la llegada a Santiago, del delincuente Rafael Garay. Sí, estafó (pero judicialmente falta que se lo prueben) más de 2.000 millones de pesos, pero no ha sido tratado como un delincuente, sino como un rock star. ¡Todos los canales ‘abrieron transmisión’, ininterrumpida, para informar de la llegada y traslado ante la justicia del delincuente! Para semejante acontecimiento, basta con un informe de 5 minutos (y es mucho), cada cierto tiempo.

Pero, además, vale anotar que, de alguna manera, lo están juzgando por la misma motivación que tuvieron sus víctimas. Me explico: sí, estafó. Lo hizo motivado por la codicia. Pero también por codicia fueron timadas sus víctimas. Él les prometió un cerro de plata en corto tiempo, y los codiciosos acudieron como abejas a la miel. Sí, son víctimas, pero subyace en ellos una intencionalidad torcida: la codicia. Su deseo, su apetito ansioso y excesivo por tener dinero fácil los llevó a entregarle al delincuente, codicioso como ellos, altas sumas de dinero que, tontamente, creyeron que el delincuente les iba a duplicar, a triplicar, a cuadruplicar, en cuestión de semanas. Y tuvieron su merecido.

Farmacias; Luksic; Bilbao; Cmpc

Farmacias. Es criminal lo que hacen los laboratorios: subir el precio de los medicamentos medicamentos(ilustración) a las farmacias populares. Es como si los laboratorios odiaran a la gente. No les permite a las personas que tengan sus medicinas, que se sanen, o que compren un paliativo barato a sus dolencias. Es criminal la actitud de los laboratorios. Porque las farmacias populares lo son para llevar un remedio a los más pobres. Loable labor, sin mirar esa idiotez de que quien lo haga sea de ‘izquierda’ o de ‘derecha’. Pero ahora aparecen los laboratorios, con voracidad financiera, para echar a perder la ayuda humanitaria porque quieren obtener más ganancias, aún a costa de los más pobres, de su salud y su supervivencia. ¿Dónde está el Estado que regule? No vengan con el baboso cuento de que “la libre economía se autorregula”, porque eso no es cierto. ¿Dónde está el Gobierno que ponga orden, y le de dignidad y respeto al ser humano, y al pueblo que lo eligió? ¡Laboratorios criminales!

Luksic. Estos tipos no tienen arreglo. O no aprenden. No le bastó al señor Andrónico Luksic Andronico Luksic(foto) estar metido, de celestina, en favor del hijito de mami, el guatón traspirado de los aros picantes, Sebastián Dávalos Bachelet, para que su banco, el Banco de Chile, sin garantías, sin avales, sin nada más que el nombre que le puso su mamá, doña Michelle Bachelet, al angelito, le otorgara Luksic a su esposa Natalia Compagnon un crédito por 3.500 millones de pesos en cinco días. Gestión dudosísima, que a él, Luksic, le pareció ‘normal’. Pero como si no le bastara el desprestigio y mal nombre que ese ‘Caso Caval’ le acarreó, el señor Luksic ahora tiene documentos “de apoyo” para presentar en Argentina, firmados por el “ex jefe de gabinete de la ministra de Minería, Aurora Williams, Fernando Galindo Fuentes”. ¡Galindo, en defensa de la minera Los Pelambres, de Andrónico Luksic y su familia! Fernando Galindo Fuentes debe ser multado, con anotación de deméritos en su hoja de vida, por traficar influencias. Y vetado para ejercer cargos públicos en los próximos 15 años. Los casos Caval y Los Pelambres, ponen de relieve la capacidad de este gobierno de traficar con influencias.

Bilbao. Aunque le moleste al delincuente (persona que realiza acciones contra la ley) Pablo  bilbaoLongueira, hay que hablar de otro delincuente: Juan Bilbao (foto), expresidente de ‘Consorcio’. Ejerciendo esta posición, el señor Bilbao manipuló información privilegiada para ganar 4.294 millones de pesos, en una compra-venta de acciones de Laboratorios Recalcine. Si no lo hubieran atrapado en Estados Unidos, porque su osadía se extendió a la bolsa de valores del país del norte, Bilbao jamás hubiera sido tocado en Chile. Pero ahora, la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) decidió congelar 4.924 millones de bienes del ‘empresario’, para cubrir la multa que puedan imponerle, en un proceso que se le sigue en el Juzgado 30 Civil de Santiago. Juan Bilbao está, obviamente, reclamando el uso de ese dinero (fruto del robo que cometió), pero se teme que lo desvíe, escamoteando la sanción judicial.

CMPC. Aparece en la prensa una información según la cual los señores de la forestal y logo-cmpcpapelera CMPC (logosímbolo) dicen que “su directorio no sabía nada de la colusión de precios” para vender papel higiénico, o papel tisú, tanto en Chile como en otros países de Latinoamérica. No entro en la mecánica interna de la empresa, la cual no me interesa. Pero que un directorio diga que no sabía los delitos que estaba cometiendo la empresa en la cual calientan asiento, me parece ridículo, risible y, sobre todo, deplorable. ¿Entonces qué hacen ahí, si no saben lo que pasa en la empresa de la que reciben sueldos millonarios? El asunto es este: Si el directorio sabía, malo, muy malo, y hay que echar a los señorones del directorio a la cárcel. Y si no lo sabía, malo, muy malo, y hay que echar a los señorones del directorio a la calle.

Corrupción, FUT, DJ Méndez, Bilbao, SEC

romina martinRobo del ‘picante’. La corrupción, como un fantasma, recorre Chile. Especialmente en asuntos económicos, como la repactación no consentida de créditos (La Polar), el uso abusivo de las cláusulas de tarjetas de crédito (Cencosud–Lawrence Golborne) y destaca la manipulación del mercado de valores (los ‘Cascada’), el robo al Fondo de Utilidades Tributarias (FUT, ‘los Penta’) y sobornos a dirigentes políticos y gubernamentales (‘los Penta’). En días pasados, el abrumador caso de la manipulación de acciones en el mercado de valores, pero esta vez en los Estados Unidos, por parte de Juan Bilbao, el presidente de Consorcio. A esta abrumadora corrupción quiero añadir la del disc jockey (el que pone los discos) apodado ‘DJ Méndez’, quien quiso apropiarse de una canción hecha por “una mina” que terminó por desenmascararlo en tribunales. Hablo de la canción ‘Touch and go’, de propiedad de Romina Martin (foto), chica reality pero compositora también, que recobró su producción musical gracias a un fallo judicial. Lo que dijo Romina sobre su contendiente Méndez, cuando se conoció el fallo, fue: “Es un picante”. ¿Y hasta ahora se dieron cuenta?, digo yo.
Robo al FUT. La justicia, que en algunos casos pierde el juicio, como en el del homicidio cometido por Martín orlando carvajalLarraín en Cauquenes, quien resultó “absuelto”, a veces condena de manera adecuada, como en uno de los casos de robo al FUT. En efecto, se acaba de pronunciar en contra del contador Orlando Carvajal (foto). La condena, sin embargo, deja mucho que desear. Fue condenado a cinco años de “libertad vigilada” y al pago de una multa de 30 millones de pesos. Robó $309 millones, pagó de multa $30 millones, y se echó al bolsillo ¡279 millones de pesos! (Todos, vengan a robar a Chile) ¿Y “libertad vigilada”? ¡Lo premiaron! Lo que me temo es que esto mismo terminará pasando con ‘los Cascada’ y con ‘los Penta’, ladrones y estafadores multimillonarios, de acuerdo con los cargos, que pueden recibir penas menores que los de un “alunizaje de cajeros” y del “rey del oxicorte”. Solo porque éstos viven en La Pintana o San Miguel, reciben mayores penas, y los otros en Las Condes, La Dehesa o Los Trapenses, las penas parecen un chiste. Condenaron a Carvajal; ¿cuándo ocurrirá que hagan los propio con los peces gordos?
Acciones y valores. La más reciente proeza de uno de los ‘ejecutivos’ o ‘directores’ o ‘empresarios’ chilenos juan bilbao1es que la Securities and Exchange Commission (SEC), de los Estados Unidos, lo busca. Se trata de Juan Bilbao (foto), orondo presidente de Consorcio, y orgulloso director de otras varias empresas. La SEC, informemos, está encargada de hacer cumplir las leyes federales sobre valores y regulación de la industria de los valores (Wall Street), así como los mercados financieros y las bolsas de opciones y valores, además de los mercados de valores electrónicos (Nasdaq, National Association of Securities Dealer Automated Quotation, en el que fue uno de sus creadores y luego rey Bernard Madoff, hasta que se descubrió que en realidad era un simple estafador y fue a dar donde deben estar los delincuentes: a la cárcel) Ante la justicia de los Estados Unidos, por denuncia penal del SEC, debe comparecer el ‘empresario’, el ‘ejecutivo’, el ‘director’ Juan Bilbao, quien era no solo presidente de Consorcio sino director en Blumar, Entel, Paz Corp y Watt’s. No hay que dejar de lado que la firma LarrainVial vuelve a estar en el ojo de la justicia, porque Tomás Hurtado, su director en LarrainVial AGF, también está acusado por la SEC, en calidad de “cómplice” de Bilbao. Es decir, hay concierto para delinquir. La excusa de Bilbao es la más idiota de todas: “La acusación es contra mí, no contra Consorcio ni contra ninguna de las empresas de las que hago parte de sus directorios”. ¡Obvio! ¡El delincuente es él! Me aventuro la hipótesis de que, probablemente, al señor Bilbao en Chile le impondrían una “multa” de $10 millones de pesos, y le darían 2 años de “libertad vigilada”. Claro que después de cumplir estas “penas” en Chile lo habrían nombrado a otros directorios, otras presidencias, quizás se hubiera podido lanzar una candidatura para el Congreso Nacional, o quizás, ¿por qué no?, lo hubieran postulado como ministro de Economía o de Hacienda. Eso creo. Pero en la realidad, se metió con el lobo y comparecerá ante la justicia de los Estados Unidos, a la que no le tiembla la mano para firmar la orden de captura y después la condena de prisión efectiva, como lo hizo con el ‘financista’ y ‘hombre de negocios’ Bernard Madoff, a quien impuso 150 años de prisión efectiva. Tampoco ocurriría lo mismo que en Chile en Corea del Sur, donde la vicepresidenta de Korean Air fue capturada (sí, con esposas en las muñecas), por causar malestar en la empresa en la que trabajaba, al tratar de mala manera a una sobrecargo (o azafata, o empleada de menor rango).