Las mujeres que ignoramos

Rosalind FranklinEn la BBC leo un artículo de Jawad Iqbal titulado ‘Las grandes científicas olvidadas de la ciencia’. No es otra cosa que la historia de la infamia.
A las mujeres científicas las cubre un manto de olvido que las hace invisibles. Muchos de los desarrollos científicos que adjudicamos a hombres fueron hechos por mujeres que no se nombran. Y más escabroso –y oprobioso– es que muchos de los desarrollos científicos con los que hombres ganaron el premio Nobel fueron hechos por mujeres.
Uno de los escasos nombres de mujer conocidos es el de Marie Curie, premio Nobel de Física en 1903 y de Química en 1911, año en que su petición de ingreso a la Academia Francesa de las Ciencias fue rechazada. Pionera en investigación sobre radiactividad. (Su hija, Irène Joliot-Curie, también ganó un Nobel en Química en 1935, por avances que condujeron después al descubrimiento del neutrón)
Henrietta Leavitt desarrolló la relación ‘período-luminosidad’ de las estrellas, mediante su patrón de brillo, por lo que hoy se puede calcular la distancia que tienen las estrellas de la Tierra. Esto lo logró en el Observatorio Harvard.
La china-estadounidense Chien-Shiung Wu fue llamada por dos físicos teóricos, Tsung-Dao Lee y Chen Ning Yang, para refutar la ‘ley de paridad’, lo cual hizo experimentalmente. Este trabajo de Chien-Shiung Wu dio paso a los desarrollos sobre interacciones débiles entre partículas elementales sin paridad simétrica. Por esto, Tsung-Dao Lee y Chen Ning Yang obtuvieron el premio Nobel en 1957, sin mencionar a Chien-Shiung Wu.
Jawad Iqbal también refiere a la austriaca Lise Meitner, cuyo trabajo permitió la división en dos del núcleo del átomo. Ni más ni menos que la base de la bomba atómica. Como sus trabajos los hacía en el laboratorio del químico Otto Hahn, es a él a quien se le reconoce el hallazgo y se le otorgó el Nobel de Química en 1944, por ‘la división del átomo’.
Un caso más el de Rosalind Franklin (foto), cuya investigación sobre la cristalografía de los rayos X permitió desarrollar la imagen de la molécula de ADN, pero los resultados fueron presentados por James Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins, quienes ganaron el Nobel de Fisiología y Medicina, sin incluirla a ella.
Por último, Ida Tacke figura en los libros como la descubridora del elemento ‘renio’, pero no como la descubridora del ‘masarium’, que hoy se conoce como ‘tecnecio’. Este elemento de la tabla periódica se le atribuye a Carlo Perrier y Emilio Segre, y no a ella. También fue la primera persona en plantear la ‘fusión nuclear’, consistente en que varios núcleos atómicos –de carga similar– se unen y forman un núcleo más pesado, proceso en el que absorben o liberan cantidades enormes de energía.
A pesar de mi ancestral machismo, que digo no tener pero sin duda me habita, valga esta breve reseña como un homenaje a nuestras compañeras de camino, humanizadas aquí por las científicas que han sido villanamente eclipsadas por los hombres.

Anuncios

2 Respuestas a “Las mujeres que ignoramos

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s