Pituca, Policía, Probidad, Parsimonia

gonzalo valenzuela y francisca imbodenPituca. Exitosa, económicamente, y excelente, actoralmente, la comedia ‘Pituca sin lucas’ en el canal Mega. Ya lo había dicho en este blog. Muy adecuado su arco dramático, desarrollado sin prisa pero sin dejar de sorprender al espectador en cada capítulo. Está al aire en la etapa de desenlaces (en plural, porque fueron varios los nudos que construyó). Pronto terminará. Y se anuncia que después viene otra comedia, ‘Papá a la deriva’. Me temo que va a ser la antípoda de ‘Pituca sin lucas’, es decir, un fracaso. Porque su protagonista, Gonzalo Valenzuela, me parece que no es un buen actor. Y aunque tiene el apoyo de una gran actriz como Francisca Imboden, no lograrán, como pareja (foto), alcanzar las alturas dramáticas de la comedia que consiguieron Paola Volpato y Álvaro Rudolphy en ‘Pituca sin lucas’.
Policía. Están histéricos en el partido derechista Renovación Nacional porque en un texto escolar del Instituto Nacional de los Derechos Humanos se dice que la policía (Carabineros) reprime con exceso las marchas estudiantiles. ¿Acaso no lo hacen? Lo que hizo el Instituto de Derechos Humanos es constatar una realidad. No es un juicio de valor. Porque la función de Carabineros es reprimir alteraciones del orden público. Y el pronunciamiento se hace porque son las instituciones, como Carabineros, las que cumplen o afectan el respeto por los derechos humanos. Otro tema, y muy distinto, es que haya desmanes, vándalos, infiltrados, etcétera, en esas marchas estudiantiles.
Probidad. Si la promesa de la presidenta Michelle Bachelet es verdad de “asumir personalmente” la implementación de reformas y normas que garanticen la transparencia institucional y las buenas prácticas empresariales, estaríamos frente a un acto de arrepentimiento real. Porque el antecedente de la presidenta con su hijo Sebastián Dávalos Bachelet, mejor llamado por Yerko Puchento como “el guatón traspirado de los aros picantes”, deja mucho que desear. Al día siguiente del escándalo de su hijo en el Caso Caval, debió haber salido a decir, como lo dijimos aquí, algo más o menos: “Mi trayectoria ha sido intachable, mi programa de gobierno está cruzado por la transparencia, la igualdad y las buenas prácticas públicas y privadas, y aunque sea mi hijo y me resulte doloroso, ya le pedí la renuncia y no será más parte de mi gobierno”. Pero no lo hizo. Primero, puso al ministro Rodrigo Peñailillo a decir que “era un asunto entre privados”. Cuando fue evidente que hubo posible tráfico de influencias. El guatón traspirado de los aros picantes se demoró diez días en poner la cara y renunciar, aún con toda su prepotencia, narcisismo y desprecio por las instituciones. Y más de un mes después, la presidenta Michelle Bachelet re refirió al tema. Es decir, sus actos no hablaron bien de su ideario de transparencia, igualdad y probidad. Y por eso, discúlpenme por poner en duda que ella “asuma personalmente” las reformas necesarias sobre la transparencia.
Parsimonia. Sobre los casos Caval, Penta y Soquimich (o SQM) todavía gravita la duda, la sospecha, porque las instituciones, como el Servicio de Impuestos Internos (Sii) y La Moneda no han actuado con la celeridad requerida. El Sii ya descartó que denuncie penalmente a los “ejecutivos” de Soquimich (o SQM), y que sus fechorías financieras para apoyar económica e irregularmente a los políticos, son solo “faltas administrativas”, y no “delitos”. Lo dice el Sii, porque su director Michel Jorrat, tiene al parecer rabo de paja. Y si no actúa el Sii, la Fiscalía no puede actuar penalmente. Además, el fortalecimiento de la Fiscalía, tan anunciado por La Moneda, todavía no se ve. De modo que una cosa es lo que dice el gobierno, y otra distinta lo que hace. Con la boca dice “sí”, pero con los actos dice “no”. ¿Estos asuntos son los que va a “asumir personalmente” la presidenta Michelle Bachelet? Francamente no lo creo. Porque al parecer también hay rabo de paja en la financiación aparentemente irregular de sus campañas electorales en las dos ocasiones en que salió elegida presidenta de Chile.

Anuncios

3 Respuestas a “Pituca, Policía, Probidad, Parsimonia

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. juliosuarezanturi

    En busca de transparencia, hay un pronunciamiento judicial laboral:
    Tribunal falla a favor de empresa de Compagnon y rechaza millonaria demanda laboral
    Sergio Bustos exigía el pago de cerca de $200 millones por 14 sueldos supuestamente adeudados. Se le condenó en costas.
    http://www.emol.com/noticias/nacional/2015/04/23/713943/tribunal-condena-a–tras-juicio-laboral.html

  3. juliosuarezanturi

    24 DE ABRIL DEL 2015
    Con todo el respeto que me merece la presidenta Michelle Bachelet, no le creo la probidad que anuncia. Como tampoco se la creo a los congresistas que habrán de aprobar esa probidad y legislar.
    Dice Emol: Bachelet hace mea culpa tras recibir informe anticorrupción: “Estamos en deuda con Chile”
    http://www.emol.com/noticias/nacional/2015/04/24/714086/bachelet-hace-mea-culpa-tras-recibir-informe-del-consejo-anticorrupcion-pudimos-hace-mas.html


    La Tercera. Este titular me indica que la presidenta Bachelet “sí sabía“.
    Bachelet: “No supe condenar con fuerza y a tiempo los modos éticamente imprudentes de hacer negocios”
    http://www.latercera.com/noticia/politica/2015/04/674-626870-9-bachelet-no-supe-condenar-con-fuerza-y-a-tiempo-los-modos-eticamente-imprudentes.shtml

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s