Buena experiencia de los Penta en ‘Capitán Yáber’

capitán yáberCreo que es una buena experiencia la de Carlos Alberto Délano, Carlos Eugenio Lavín, Pablo Wagner, Iván Álvarez, Marcos Castro y Hugo Bravo permanecer en el reclusorio ‘Capitán Yáber’ (gráfica) de Gendarmería hasta el próximo viernes, si el juez Juan Manuel Escobar decide que no son un peligro para la sociedad, o no son amenaza para la preservación de las pruebas y, en consecuencia, los deja libres. O quizás deban continuar hasta que se cumplan los 120 días del plazo de pruebas que pidió la Fiscalía. Este viernes se resuelve la incógnita. Pero creo que estar ahí recluidos los va a aterrizar un poco en la vida real. Porque ellos viven un submundo. Una realidad ficticia (aunque suene contradictorio) Desde sus habitaciones de 80 metros cuadrados (en sus mansiones del oriente de Santiago), desplazándose todos olorosos en sus autos brillantes de alta gama hasta sus iluminadas oficinas de 300 metros cuadrados en Sanhattan, estas personas están lejos del Chile real. Ellos no producen nada, están dedicados al mundo de los servicios. Lo que se conoce como el nivel terciario de la economía. Piensan abstracciones, las cuales asimilan a juegos de mesa, como el Monopolio. De sus oficinas salen a cualquier hora a bares de grandes hoteles, o restaurantes o salones de clubes centenarios. Las demás personas, para ellos, son ideas que pueden cuantificar de acuerdo con la rentabilidad que les produzcan. Muchos de sus negocios son simplemente ‘bits’ en la internet. De esta manera mueven millones de pesos, cientos o miles de millones de pesos, y ni siquiera tocan un billete. Todo son números electrónicos que van a los balances, a los cuadros estadísticos, a las gráficas que proyectan en las pantallas de sus salas de conferencias. En sus bolsillos no hay dinero, sino muchas tarjetas plásticas, bien sea de sus propios bancos o de bancos de sus amigos, con las que pagan todo lo que comúnmente pagan: almuerzos, pasajes de avión, botellas de licor fino y regalos. Porque ellos no saben que es comprar un kilo de marraqueta (no comen hallulla, que eso es del pueblo), ni un trozo de jamón o dos kilos de asado de tira. Otros hacen estos mandados. Cada semana se someten a la manicure, y cada quince se cortan el pelo. No repiten camisa sino cada veinte días. Tienen una docena de trajes y de colleras y dos docenas de corbatas. Sus vidas transcurren en el oriente alto de Santiago, de la Avenida Apoquindo para arriba. Ni siquiera bajan a La Reina, que está en la parte plana del oriente. Sus hijos viven igual: encerrados, confinados en esas calles silenciosas y alrevesadas en las que no se encuentra un minimarket en treinta cuadras a la redonda. Pero tras la decisión del juez Escobar el pasado fin de semana, debieron cambiar sus alcobas de 80 metros cuadrados por una habitación de 40 metros cuadrados en ‘Capitán Yáber’, habitación que deben compartir con otros dos: tres por pieza. Esta promiscuidad les era impensada. Sí, promiscuidad, así sean sus viejos socios de fechorías. Ahora tienen que ir al único baño que posee cada ‘celda’, cuando en sus casas de cinco cuartos cada uno tiene baño, además del baño de las visitas cerca del living. Yo creo que la de ahora es una buena experiencia. Ellos la van a agradecer toda la vida. Creo que también lo pensarán dos veces la próxima vez, antes de falsificar documentos o contabilidades, o antes de tratar de estafar al fisco nacional. A diferencia de otros delincuentes que no han pasado por esto, como Julio Ponce, José Yuraszeck, Sergio Purcell, José Codner, Ricardo Valdivia, Cristián Catalán, Roberto Belloni, Ramón Avila, Claudia Carmona, Judith Carreño, Mehilin Velásquez, Ricardo Ewertz y Francisco Javier Errázuriz. Estos, siguen campantes por las calles. Inclusive hacen negocios y posan de empresarios con los dineros mal habidos por los que no han respondido ante la justicia. Hasta ahora.

Anuncios

3 Respuestas a “Buena experiencia de los Penta en ‘Capitán Yáber’

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. ¡ Bravo ! …. ¡ Bravo ! Lástima que no pueda sentir mis palmas, don Julio.

  3. Pingback: Sebastián Piñera, La Tercera, SQM y Julio Ponce | JulioSuarezAnturi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s