Los medios y Dávalos Bachelet; y sin impuesto

Canal13-Tvn-logosLo primero, reseñar la poca o casi nula información que presentaron durante toda la semana pasada los medios de comunicación, en especial la televisión, ligados al negocio de doña Natalia Compagnon. Por un lado, a favor del señor Sebastián Dávalos Bachelet, el “canal de los chilenos” (qué ridículo suena eso), Tvn, prácticamente desconoció la información. Y por el otro lado, el Canal 13, de propiedad del banquero Andrónico Luksic, no dijo casi nada sobre los negocios de su patrón con el señor Dávalos Bachelet. “Callen, callen”, o “tapen, tapen”, fue lo que hicieron estos dos medios de comunicación. De modo que a la pobreza consustancial del periodismo en Chile, ahora se suma, claramente, la manipulación a la que son sometidos los medios de comunicación.
Y lo que nos faltaba con el señor Sebastián Dávalos Bachelet: que nos creyera idiotas. Salir a decir que dos días antes de las elecciones presidenciales, cuando él se reunió con el banquero Andrónico Luksic para gestionar un crédito por $6.200 millones a favor de su esposa Natalia Compagnon, “no tenía nada que ver con el gobierno”, es creernos idiotas, como él. ¿Cómo no va a estar informado de lo que hacía su mamita, doña Michelle Bachelet, la misma que lo había puesto en un cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores durante su primer gobierno? ¿Cómo no va a estar informado de que su mamita le ganaría, con casi absoluta seguridad, a Evelyn Matthei? Obvio que estaba informado y que daba por seguro que su mamita ganaba y sería gobierno, razón por la cual (es lo que se supone) estaba gestionando ese crédito con el aval de ese triunfo de doña Michelle Bachelet. En su arrogancia y narcisismo, Sebastián Dávalos Bachelet cree que el país es igual de idiota a él.
Otra estupidez que ha dicho el hijo de la presidenta, es que no ha ganado ni un centavo con el negocio de su esposa. ¿Será posible? ¿Qué está creyendo este sujeto que es el pueblo de Chile, un conglomerado de tarados? Pero es que la arrogancia, misma que transpiraba en La Moneda cuando era “Director Sociocultural” (¿eso qué significa?), donde a la gente le daba miedo siquiera mirarlo a los ojos, lo hace decir esas sandeces. Sí, en La Moneda era un tipo desagradable, que rezumaba terror. Nada que ver con el estilo de su mamá, ni con el ideario Socialista del que es “militante”.
Resulta increíble que tanto desaguisado, a lo largo de una semana (entre el lunes en que se conoció el negociado, y el viernes en que nos hizo el favor de renunciar), sea ahora responsabilidad del ministro Rodrigo Peñailillo, quien estaba en funciones presidenciales como “vicepresidente” (calidad que ostenta el ministro del Interior en ausencia del o la presidente). Así es para algunos. Pero a mí me pareció perfecto que el primer día Peñailillo dijera que el propio Dávalos respondería ante los medios y el gobierno. Aunque para mí, como la he anotado en este blog, lo ideal hubiera sido que el mismo lunes, o a más tardar el martes, hubiera salido la propia presidenta Michelle Bachelet para decir que en su gobierno la transparencia es lo primordial, y no tolerará que se mancille, aunque quien lo haga sea su hijo. Y a renglón seguido anunciar que “lo despedía de su cargo”. Esto, me parece que debió haber sido lo correcto.
Por último, como lo advertí el sábado, el señor Dávalos Bachelet se salió con la suya. Porque hizo el negocio, con o sin escándalo, y en seis meses de “trabajo” se echó al bolsillo $2.500 millones, que es lo que dicen que suman las ganancias del matrimonio Dávalos-Compagnon por ese solo negocio. Y es más: no solo se salió con la suya, sino que no va a pagar impuestos, porque la legislación tributaria chilena (que defienden histéricamente los grandes empresarios) no aplica un impuesto a la “ganancia ocasional”. O el valor del impuesto es ridículamente bajo. (Paga más impuesto el señor del almacén de víveres de la esquina del barrio, que, por ejemplo, Horst Paulmann)
A esta clase de personas no les pasa nada a pesar de las marrullas. Por eso, no es de extrañar que lo volvamos a ver en otro “negocio” con su esposa, o a él solo, o en un “negocio” con su mamá. Porque ya sabe que ser antiético, inmoral, deshonesto con la confianza que le dan, no acarrea sanción. Sí, el señor Sebastián Dávalos Bachelet lo volverá a hacer.

Anuncios

Una respuesta a “Los medios y Dávalos Bachelet; y sin impuesto

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s