Hoy quiero hablar de ‘Pituca sin lucas’

elena muñoz y rodrigo bastidasEn medio del agobio nacional por la revelación de un mundo sórdido de la clase dirigente, tanto empresarial como política, bueno es hablar de ‘Pituca sin lucas’. Ya sabemos que ‘los Penta’ no solamente emitían documentación contable por servicios no prestados, es decir ideológicamente falsas, sino que se valían de esa misma documentación irregular para obtener reintegros multimillonarios del Servicio de Impuestos Internos. Ya sabemos que todos niegan actuar por fuera de la ley, como Jovino Novoa y Andrés Velasco, lo cual no es de extrañar. No por el mismo delito, pero los asesinos en serie también suelen declararse inocentes, así la policía tenga su ADN en la escena del crimen, sus huellas digitales y hasta videos donde se ven perpetrando el delito.
Ya sabemos que no hay ninguna diferencia, delincuencialmente o delictivamente hablando, entre los Carejarro, el Rey del Oxicorte o cualquiera otro de la Legua Emergencia o La Pintana, y ‘los Penta’, ‘los Cascadas’ o los políticos de La Dehesa, Las Condes, Los Trapenses o Chicureo.
Ya lo sabemos. Por eso hoy quiero hablar de ‘Pituca sin lucas’, título que equivale a decir ‘cuica sin plata’, o ‘rica pobre’, una genial comedia serial del canal abierto Mega, que barre en sintonía por estos días.
Para comenzar, veníamos de culebrones densos o historias casi de suspenso, y se aproximaba el verano. Justo el momento para romper con todo y presentar una historia fresca, divertida, posible en la vida real. La historia es sencilla: un ‘empresario’ comete ilícitos en sus negocios y debe huir de la justicia, lo que hace, pero abandonando a su familia.
Se llama José Antonio Risopatrón y está encarnado por el actor Mauricio Pesutic. Su esposa, María Teresa Achondo, conocida como Tichi, y encarnada por Paola Volpato; su suegra, Lita, que hace la actriz Gabriela Hernández, y sus tres hijas, María Jesús Rispatrón (que hace Monserrat Ballerin), María Belén Risopatrón (Mariana di Girólamo) y María Piedad Risopatrón (Sofía Bernet), quedan en mala situación económica y deben cambiar de barrio. Pasar en un abrir y cerrar de ojos del barrio alto al barrio bajo.
Llegan a un vecindario de casas pareadas, y la suya colinda con la de un vendedor de pescados, que es sindicalista, llamado Manuel Gallardo, encarnado por Álvaro Rudophy. Él tiene cuatro hijos, a quienes ha bautizado con nombre de figuras izquierdistas: Salvador Gallardo (actuado por Francisco Puelles), Fidel Gallardo (que personifica Augusto Schuster), Gladys Gallardo (que es Fernanda Ramírez) y Ernesto Gallardo (actuado por Benjamín Muñoz).
Terminan flirteando entre sí, y esto desata una serie de situaciones en las que siempre hay una ‘marca de clase’ que tienen que transgredir. Son personajes adicionales el novio de María Jesús Risopatrón, en joven médico Felipe Aldunate (actuado por Ignacio Garmendia), también de los barrios altos. Don Benito (actuado por Fernando Farías), dueño de la tienda del barrio, que termina coqueteando con doña Lita. Margarita, la nieta de don Benito, que personifica María de los Ángeles García, que se enreda con Fidel Gallardo, quien a su vez se enamora de María Belén Risopatrón.
También están en escena Gregorio Cereceda (que actúa Fernando Godoy) y Enrie-André (actuado por Otilio Castro), quienes trabajan en el terminal pesquero con Manuel Gallardo.
Y estos dos viven en piezas alquiladas en la casa de Stella González, conocida como ‘Reineta’ y personificada por Ingrid Cruz. Reineta es la novia de Manuel Gallardo, un poco loquilla. Manuel Gallardo termina su noviazgo con ella, porque su corazón empieza a palpitar por doña Tichi Achondo, su vecina.
Genial historia ideada por Elena Muñoz y Rodrigo Bastidas (foto). Y desarrollada por ellos mismo en libretos en los que también participan Milena Bastidas, Hugo Castillo y Alejandra Castillo.
Genial que es comedia, comparable con el sitcom ‘Casado con hijos’, que es una franquicia. Genial su lenguaje, sus diálogos realistas, sus situaciones corrientes pero absurdas dentro de la historia, hilarantes a cada minuto. Genial que sea para el verano. Genial que al mismo tiempo de hace reír, a cada paso hay un punto de quiebre, un suspenso, un cambio de horizonte posible. Y genial que todos, sin excepción, actúan bien.
En este punto creo que tenemos actores para buen rato en el futuro, que pueden llegar a la excelencia que han logrado otros, como Alfredo Castro, Claudia di Girólamo y Daniel Muñoz, por mencionar los primeros nombres que se me vienen a la mente. Hablo de Monserrat Ballerin, quien está llevando el peso de la historia en estos días con María Jesús Risopatrón. Su actuación es convincente en la dicotomía de su corazón entre el rico Felipe Aldunate, de su misma especie, y Salvador Gallardo, el hijo de Manuel Gallardo y quien también trabaja en el Terminal Pesquero.
También me refiero a Fernanda Ramírez y Mariana di Girólamo, que hacen papeles creíbles, sencillos, sin sobreactuarse a pesar de ser comedia. Gran futuro para Augusto Schuster, quien ha probado destreza y versatilidad. Y María de los Ángeles García, cuya actuación como Margarita, la nieta de don Benito, una jovencita arpía que es capaz de manipular los sentimientos de los demás, es genial.
ingrid cruzPor último, creo que al fin le llegó un personaje a su medida a Ingrid Cruz (foto), que lo hace magnífico. Su personaje, ‘Reineta’, es comedia pero también drama. Es bobalicona y tal vez ordinaria de modales, pero hay un halo de ternura en su locura por ser feliz junto al hombre de sus sueños, que es Manuel Gallardo, pero que no le corresponde en sentimientos, y ese empeño la hace desvariar. Genial ‘Pituca sin lucas’.

Anuncios

4 Respuestas a “Hoy quiero hablar de ‘Pituca sin lucas’

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Creo que ya no debes pensar lo mismo… con el alargue idiota que le dieron a la novela.

    • juliosuarezanturi

      The grinchgirl, sigo pensando lo mismo: que ‘Pituca sin lucas’ es una excelente comedia. Lo que pasa es que repiten casi media hora y quedan apenas 20 minutos de desarrollo nuevo de la historia, cada día. Pero en la lógica narrativa no ha habido alargue. Estamos viviendo el ‘nudo dramático’ de la historia, y pronto habrá un ‘desenlace’, de acuerdo a los cánones.
      Lo que me temo es que la que sigue, ‘Papá a la deriva’, que también es comedia, no va a estar a la altura de ‘Pituca sin lucas’. Creo que Gonzalo Valenzuela no es buen actor. Y creo que va a ser un fracaso.
      Gracias por tu visita.

  3. Pingback: Pituca, Policía, Probidad, Parsimonia | JulioSuarezAnturi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s