Con Juan Andrés Camus y otros, hay esperanza

juan andrés camusPara algunos, las denuncias de corrupción contra Julio Ponce, Carlos Alberto Délano, Juan Bilbao y Carlos Eugenio Lavín, por mencionar lo más recientes casos de ‘hombres de negocios’, ‘empresarios’, ‘ejecutivos’ involucrados judicialmente con procedimiento poco ortodoxos, es una exageración.
Algunos los siguen considerando santos, y les prenden velas. Pero hay que advertirles a esas personas que estos señores no son lo que imaginan, sino lo que son en realidad: tipos que buscan el mayor ingreso, en una compulsión que los hace desbordar los medios para obtener ese fin. Y los obnubila la avaricia, la codicia.
Son personas llenas de una autoestima desbordada, son narcisistas obsesivos que creen estar por encima de todo el mundo, ser más inteligentes que el mundo y tener más derechos que el resto del mundo. Y cruzan la sutil línea de la legalidad, volviéndose delincuentes.
Prácticas como el uso indebido de información privilegiada, emisión de facturas falsas, triquiñuelas contables para evadir impuestos (que es como si le robaran a todos los chilenos, porque el erario es plata de todos los chilenos), manipulación del mercado de valores, solicitud fraudulenta de devolución de impuestos, financiación ilegal de campañas políticas, etcétera.
Lo más realista que pueden hacer esos que han levantado altares, es aceptar que existe una Democracia, un poder Judicial, un ordenamiento jurídico y que los infractores de las leyes deben responder con sus bienes y con penas de prisión efectiva por sus delitos. Solo así podremos mantener una sociedad mentalmente sana.
Porque hasta ahora, los torturadores, los financiadores y sostenedores políticos y jurídicos de la vergonzosa dictadura son, lamentablemente, los que pretenden ser los portadores de “la moral”. A lo cual se suma la impunidad.
Este es el espejismo en que han caído los adoradores de los falsos ídolos. Han inhalado ese humo pestilente de la corrupción como sahumerio santificado. Desde aquí los conjuro para que despierten.
No estamos solos, por fortuna. Todavía hay vergüenza en alguna gente de bien, en una franja de ricos, en algún sector de la burguesía chilena. Y pongo solo un caso, pero sabemos que hay por cientos, por miles, por millones de personas de bien, que no pueden ser oprimidas por una minoría malvada. Ese caso es el del presidente de la Bolsa de Comercio de Santiago, Juan Andrés Camus (foto). (Por cierto, ya es hora de que le cambien el nombre, porque la Bolsa no tasa, ni transa, vacas y arroz, madera y pescado, sino bonos y acciones, y debería llamarse Bolsa de Valores de Chile)
El señor Camus recuerda algunos descalabros de algunos “hombres de negocios”, “empresarios” y “ejecutivos”: “Las sanciones impuestas por el caso Cascadas (entre ellos al expresidente de ese centro bursátil, Leonidas Vial, y a dos de las principales intermediarias del país, LarrainVial y Banchile); la condena penal efectiva a dos exejecutivos de la quebrada corredora “Raimundo Serrano Mc Auliffe”; la bancarrota de Fit Research; el acuerdo de Manuel Cruzat (que también vio quebrar a su corredora de bolsa) con Falabella, para poner término a un juicio por “apropiación indebida de US$ 40 millones” y las denuncias realizadas por el SII (Servicio de Impuestos Internos) contra los controladores del grupo Penta (también dueños de una corredora de bolsa) Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín. Ahora último, la demanda de la SEC estadounidense contra Juan Bilbao y Tomás Hurtado Rourke”.
Y al ser preguntado sobre qué está fallando, para que la corrupción abunde, dijo: “Las sanciones deben ser duras, tenemos una legislación apropiada pero puede endurecerse. Las malas prácticas deben ser eliminadas con escarmiento”. Estamos de acuerdo. ¡Las malas prácticas deben ser eliminadas con escarmiento! Queremos ver en la cárcel a los delincuentes de cuello blanco, a los Bernard Madoff chilenos.

Anuncios

2 Respuestas a “Con Juan Andrés Camus y otros, hay esperanza

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s