¿Congreso avala pedófilos, estafadores, etcétera?

congreso nacionalDe manera farisea se culpa a los jueces por hacer rotar la “puerta giratoria”, se culpa de ablandar las penas o de conceder demasiados beneficios a los imputados de delitos graves, o a los condenados. Los propios políticos lo dicen. Los de un partido que no está en el gobierno, culpan a los del otro partido que sí está en el gobierno, de permitir que eso pase. ¡Fariseos! La responsabilidad de que esas aberraciones se produzcan en la justicia (en el Poder Judicial) recae directamente en los políticos (Poder Legislativo). O, al menos, responsabilidad de los que van a calentar asiento en el Congreso, a cobrar una fortuna mensual por zanganear, pero a salir ante los medios de comunicación para enredar las cosas.
Sí, ellos, los políticos congresistas, son los únicos (ú-ni-cos) responsables del desorden de cosas que estamos viviendo.
Del Congreso es que salen las leyes, y los jueces se limitan a aplicarlas. Del Congreso salió esa entelequia de que “la intachable conducta anterior” permite a cientos y miles de culpables gozar de libertad. Libertad absoluta, en la práctica, a la que le ponen el mote, un poco ridículo, de “vigilada”. Libertad vigilada.
¿Quién la vigila? Si es un pedófilo, como el cura John O’Reilly, sobre quien los psiquiatras y psicólogos de Gendarmería dictaminaron que “era un peligro para la sociedad”, por su condición depredadora y por el entorno favorable a su pedofilia en que vive, se le aplica la fórmula de su “intachable conducta anterior”, y queda libre.
A ‘los Cascadas’, por manipular mediante engaño el mercado de capitales, y obtener con ellos cientos de millones de dólares, se les aplicó una multa ridícula, que los medios de comunicación (de propiedad de sus amigos) consideraron “la malta alta de la historia”. Robaron 1.000 pesos, por ejemplo, y fueron multados con 150 pesos, lo cual les dejó una utilidad de 850.
Los delitos económicos prácticamente no tienen sanción en Chile, que no sean esas multas ridículas. Roban sumas considerables de dinero, mediante la manipulación del mercado de acciones del país, valiéndose de información privilegiada, ¡y quedan libres!
Otro tanto ocurre con los que roban al erario (que es dinero sagrado de los contribuyentes), por cuantías sobre el millar de millones de pesos. Pero los congresistas no tienen en cuenta que los delitos tributarios (robo al erario) significan robarle al pueblo, y ellos, los congresistas, son “los representantes” del pueblo. ¡No defienden el dinero de sus electores! No les importa.
Entonces, como se dice popularmente, ¿de qué estamos hablando?
El Congreso anda ocupado politiqueando, organizando debates sin importancia nacional, enredado en pugnas entre partidos envilecidos, pero siempre de espaldas a la realidad nacional.
El Congreso no legisla contra los pedófilos, no legisla contra los delincuentes económicos, no legisla contra los asaltantes del erario.
¿Para qué sirve el Congreso?
Y si sirve, ¿por qué la gente sigue votando por los mismos que no hacen nada, cobran una millonada mensual, y se dedican a politiquear en favor de sus intereses o de los intereses de sus patrocinadores (los conglomerados, holdings, corporaciones económicas). Siempre, eso sí, de espaldas al pueblo que los eligió.
En este contexto, vale preguntarse si el Congreso no es el que avala a los pedófilos, a los chantajistas de alto vuelo (no al ladrón de poca monta), y a los defraudadores del Tesoro Nacional.
Si no hay leyes sancionatorias de estos delitos, ¿por qué culpar a los jueces? ¿Y por qué son ellos mismos, ¡cínicos!, los que hablan de “la impunidad”, de la “puerta giratoria”, etcétera? Creo que el Congreso no está en sintonía con la realidad chilena. Creo que en cabeza de los congresistas está en gran parte la responsabilidad del desorden nacional reinante.

Anuncios

3 Respuestas a “¿Congreso avala pedófilos, estafadores, etcétera?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Don Julio, lo felicito. Al fin alguien aclaró, informó y desenmascaró a esta ralea del Congreso. Sabe usted que gran parte de los chilenos creen a pie juntillas que las leyes son hechas por los jueces. Conversando con un jóven estudiante del cuatro año de ingeniería civil, estaba convencido al 100% que el binominal fue invento de la Concertación.
    Quisiera compartir con usted una frase que encontré en la Internet:
    “No es la política lo que hace a un candidato convertirse en ladrón, es tu voto el que hace a un ladrón convertirse en político”

    • Don Luis, dígale por favor a ese futuro Ingeniero Civil que se informe un poco más de su país, donde hubo una vergonzosa dictadura que duró 17 años y dejó un andamiaje económico y constitucional que incluye el “sistema binominal”, el cual, desgraciadamente, todavía nos rige.
      Genial la frase que nos recuerda el valor de nuestro voto, que algunos no quieren aceptar y se convierten en abstencionistas o “votadores en blanco”. Hacen mal, en ambos casos. Hay que votar, pero también hay que votar haciendo valer nuestros conceptos.
      Gracias por su amable visita, don Luis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s