Castro, Auster, Lawrence y Eltit

oscar castroSin la pretensión de crítico por oficio sino simplemente como el lector corriente que soy, comparto algunas reseñas que, insisto, contienen mi percepción de textos que disfruto con variado resultado final. El primer libro que debo destacar con toda fuerza y consciencia es ‘Llampo de sangre’, de Óscar Castro (foto), muerto tempranamente a los 37 años en Santiago. Para algunos se tratará de un autor ‘de antes’, pero con mucho expone una potencia narrativa admirable, que despliega en esta novela relacionada con la vida de mineros. Ímpetu narrativo que hace imposible ubicarla en el ‘costumbrismo’, o en el ‘criollismo’, como lo hacen algunos. Porque sencillamente la novela rebasa esos calificativos. Hay una suerte de suspenso que nos lleva a un final imprevisto, en medio de paisajes resecos, agrestes, embrujados. Personajes bien definidos, autónomos, que evolucionan en una danza narrativa sin excesos ni defectos, con justicia de genio en la modulación de la obra que, me parece, se instala en la actualidad ganándoles con suficiente grandeza a narradores de hoy. Una novela medular en la narrativa chilena. Una novela llena de metáforas –ebullen en cada página, la siguiente tan contundente como la precedente–, que están lejos de ser florituras y, antes bien, siguen plasmadas al servicio de la historia. No hay engolamiento, ni actitud presumida en ese volcán de frases sorprendentes, bien hechas, imaginativas y eficazmente descriptivas. Merece quizás un ensayo que rebase esta reseña. Escritor que se precie de tal debe pasar por el fuego sagrado de este texto de Óscar Castro, quien también hizo poesías, de las buenas, algunas de las cuales fueron musicalizadas, como ‘Oración para que no me olvides’ (http://youtu.be/vj8UYZTJjpE).
Una mujer partió a caballo’, en una edición rústica de Editorial Tiempo Presente Limitada, DH Lawrencecontiene también ‘La media blanca’, dos textos de D.H. Lawrence (foto), autor inglés fallecido a los 45 años en Francia. El primero tiene una contundencia que, nuevamente, la provoca el lenguaje resaltado de símiles y metáforas que se compadecen perfectamente con los temas. En el primer caso es la liberación de la mujer del yugo matrimonial y su extraña aventura en una comunidad indígena, en la que habría de conocer la dimensión cósmica del ara sacrificial. En el segundo, un texto lleno de pasión que trenza los sentimientos de él y los de ella de manera natural, que porfían truncados.
Diario de invierno’ es un libro testimonial, autobiográfico, de Paul Auster (foto), escritor paul austerestadounidense de 67 años. Es una historia sin sobresaltos, normal, de alguien que se abre camino en la vida, y lo recuerda después de manera casi cronológica. Vuelven a estar esos pasajes que tanto gustan a Paul Auster en los que plasma la mano del azar –la sublime coincidencia o el milagro en lo cotidiano–. El interés de lector común está en poder conocer “algo más” de la vida diaria de un escritor renombrado. Sin apocopar la riqueza del texto en su misma simplicidad, me quedé pensando al final si una editorial en Chile publicaría este libro, en caso de que el autor no fuera conocido. Un N.N., como yo. Me atrevo a decir que no, jamás, porque parece que nos estamos acostumbrando a la truculencia, lo sanamente retorcido, las historias imposibles, en cuanto a la ficción. Y las editoriales están optando hoy por argumentos de historia patria o de denuncia, temas de no ficción. Mi percepción no resta importancia a ‘Diario de invierno’, sino que no lo resalta como una lectura impostergable.
Fuerzas especiales’ de la escritora chilena Diamela Eltit (foto), de 65 años, premiada en la categoría Narrativa diamela eltitcon el premio ‘Altazor 2014’. Narra un espacio de tiempo determinado de la protagonista sin nombre, que vive en un barrio de bloques habitacionales hostigados por la presencia de ‘los pacos’ y ‘los tiras’. El habla popular, tejida con el florecimiento de metáforas y reflexiones existenciales, fluye a lo largo de sus 165 páginas, con facilidad. Hay una destreza increíble en el manejo del lenguaje, que resulta notable. La historia, finalmente parece un congelado de la misma escena, en la que algo ocurre pero no se sabe exactamente qué, y eso mismo crea una tensión, carente de causa y posibilidades. En la edición de Seix Barral se dice: “Diamela Eltit da vida a un nuevo entramado discursivo –contemporáneo y contingente– donde los vínculos familiares, las relaciones de poder, el cuerpo, el lugar de la mujer y los mecanismos de asedio adquieren nuevos e iluminadores matices”. Quedé con la sensación de haber leído un largo cuento cuya atmósfera, densa e inmóvil, propone que algo sucede, sin precisarse qué –aunque pueda intuirse–. El final, surgido sin suficientes hilos consecuenciales, me hizo recordar el de una película colombiana titulada ‘La estrategia del caracol’. Todo es solo mi percepción.

Anuncios

Una respuesta a “Castro, Auster, Lawrence y Eltit

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s