Precisiones en caso Penta y de sus protagonistas

Penta logo1 Lo primero, decir que el exministro de Hacienda, Andrés Velasco, no es “expresidenciable” ni “excandidato presidencial”. Ambas expresiones son incorrectas, si queremos un Periodismo serio y preciso. El señor Velasco ‘aspiró’ a ser candidato de lo que terminó llamándose ‘Nueva Mayoría’, y para ello se presentó a unas ‘elecciones primarias’, internas, que perdió estrepitosamente ante Michelle Bachelet, la que sí fue “candidata presidencial” y “presidenciable”.
Hasta ahí, el señor Velasco solo ‘pretendió’ ser algo, y no lo logró. Así que nombrarlo en los noticieros radiales y televisivos, y en la prensa escrita como “excandidato presidencial” es incorrecto. Es una mentira del periodismo liviano que se está haciendo hoy, en general, en Chile. Y si no fue “candidato presidencial” de la Nueva Mayoría tampoco podía ser “expresidenciable”, porque jamás ‘compitió’ para ser presidente de la República. La que compitió fue Michelle Bachelet, y ganó. Así que el señor Velasco no es “excandidato presidencial”, ni es “expresidenciable”. Es “exministro”, nada más.
Hago la precisión, porque usar a la ligera esas expresiones, las de “excandidato presidencial” y “expresidenciable”, le otorga una connotación que no tiene. Lo eleva del nivel que tiene, mediante un juego de palabras que son mentirosas. Estas precisiones deberían hacerlas a sus periodistas los ‘directores’ de los noticieros y los ‘editores’, pero parece que estos cargos tienen el foco de sus intereses por fuera del Periodismo, y les parecerá “una cosa menor”. La grandeza de las esculturas de Miguel Ángel no está en el bloque de mármol, sino en el ínfimo detalle, en “la cosa chica” que produce la emoción profunda del arte de sus trabajos. No es bueno un ‘periodismo’ al lote.
2 En justicia, deben considerarse como oportunas otras precisiones en el caso de ‘los Penta’. Me refiero a que un aporte a una campaña política no significa, necesariamente, que el aportante pueda influir en el político, y que el político que recibe el aporte esté “vendido”.
El problema es que el dinero corrompe. Y aunque el aporte sea de ‘buena voluntad’, produce en el aportante una ‘inclinación’ sobre el político, y el político siente un mínimo de ‘compromiso’ con el aportante. Así es, simplemente, el sentimiento humano.
Ese sentimiento, desviado de orden, se agranda cuando esos aportes se hacen de manera solapada, en un cuarto oscuro, detrás de una cortina negra. Y así es como se hacen actualmente. Hipócritamente, subrepticiamente. Y lo que es aberrante, “legalmente” (esa “legalidad” que tanto les gusta a quienes les encanta caminar sobre la fina línea de lo ético) Es lo que se llaman “aportes reservados”.
¿De qué, o de quién, se esconden los aportantes y los receptores, para que sean “reservados”? Volver el apoyo a un político en algo secreto, clandestino, oscuro, es lo que alimenta, e induce, a la perversión.
Que se acaben los aportes reservados es una sana petición. Todo (y sobre todo en política, que suele exponer lo más sucio del alma humana) debe hacerse sobre la mesa.
Si me gusta el programa de un político, ¿qué tiene de malo que lo apoye, y no solo con mi voto sino con algún aporte en dinero? Yo podré donar $10.000, y otros $1.000.000, y otros $10.000.000, y algunos $100.000.000
Lo cierto es que resulta, por sí, sospechoso que una campaña política cueste varios cientos de millones, y también, varios miles de millones. ¿A qué le apuestan los donadores?
Si todo es un esfuerzo porque el político gane un sitio en el Congreso Nacional para: 1) que sea justo, 2) que representante del pueblo, 3) que defienda los derechos de la mayoría y 4) que defienda los derechos humanos, ¿por qué querer “adueñarse” del político, mediante aportes multimillonarios, y además hacerlos en secreto?
El político Manuel José Ossandón es sincero cuando dice que hay políticos “comprados” por empresas, o lo que es lo mismo, políticos “vendidos” a las empresas. Los políticos, en general, se han convertido en empleados de los particulares. Como unas nanas. Ellos votan de acuerdo a la conveniencia de los pocos que donaron para su campaña, y no en beneficio de la mayoría o del país.
Y votan en beneficio de los quienes aportaron a sus campañas, porque finalmente saben, más temprano que tarde, quiénes hicieron las donaciones. Eso de que se trate de “dineros ciegos”, en que ni el aportante sabe a dónde va su dinero, ni el político sepa quién lo financia, es otra gran mentira.
3 En el caso de las averiguaciones de ‘los Penta’ (logo), así como de ‘los Cascadas’, que son investigaciones ‘judiciales’, porque hay delitos y hay delincuentes, deben dejarse a los organismos competentes, los de la rama Judicial del poder público, que actúe. Nada tiene que hacer el Congreso Nacional (de la rama Legislativa) con “comisiones de investigación”, en paralelo, y como suele ocurrir con los políticos, haciendo bulla, en casos judiciales. El único propósito de estas comisiones “de investigación” del Congreso es competir con la justicia, quizás desvirtuarla, y ‘blanquear’ a…, justamente, los empresarios que los financiaron. O jugar al empate, diciendo que “en este caso ocurrió lo mismo que en…” O pretenden torcer el foco de atención, de ‘los Penta’ y los políticos untados, hacia el gobierno, el ministro tal o cual, o la reforma educativa.
Los políticos solo sirven para enredar las cosas, para ensuciarlas, para engañar, para crear intereses o defenderlos. Profesión que un país no debería tener, ni promover.
Si algunos de los involucrados resultan menos comprometidos con los delitos, pues bien; si resultan inocentes de las acusaciones, pues que así se diga y punto. Y si resultan culpables, lo mejor es que devuelvan el dinero hurtado (ojalá duplicado o triplicado) y pasen un tiempo adecuado en la cárcel (como el gran financista y emresario Bernard Madoff) sin privilegio alguno. Porque ya no serán empresarios, ni financistas, sino delincuentes. Y el sitio para los delincuentes es la cárcel.

Anuncios

5 Respuestas a “Precisiones en caso Penta y de sus protagonistas

  1. Lo felicito, sinceramente, por la forma tan precisa y clara en enfrentar y darnos a conocer este nauseabundo caso. Estoy seguro que la mayoría de los chilenos desconocía la palabra Penta, pues son y han sido desorientados por los medios que usted tan brillantemente los califica. En nuestro país existen dos lacras : los políticos (de alma sucia) y los medios de comunicación “al lote”, como usted tan precisamente lo dice. Ya soy un hombre anciano (84) y le puedo decir que los políticos de mi tiempo son “blancos angelitos” al lado de estos facinerosos.

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Esta precisión del director de SII, Michel Jorratt, es pertinente: lo que se ha hecho hasta ahora es una “denuncia” ante la Fiscalía (organismo de investigación y recolección de pruebas) y de haber mérito, se procederá a una “querella”, acción penal.
    http://www.latercera.com/noticia/negocios/2014/10/655-599958-9-director-del-sii-y-caso-penta-la-denuncia-no-significa-que-despues-no-pueda-ser.shtml


    Esta del Partido Socialista, es una acción penal, directamente:
    http://www.latercera.com/noticia/politica/2014/10/674-599967-9-caso-penta-ps-presenta-querella-para-hacerse-parte-de-la-investigacion.shtml

  4. Pingback: Cárcel preventiva en ‘Capitán Yáber’ para ‘los Penta’ | JulioSuarezAnturi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s