Aristarco y la meritocracia de Michele Bachelet…

bacheletRecién había publicado el artículo ‘Idiotas regalones de las redes sociales en Chile’ cuando me llamó Aristarco, que es suscriptor de este blog, para decirme que debía hacer algunas precisiones. Para él, la ‘amigocracia’ tenía sus virtudes, porque era posible probar a los amigos en cargos de responsabilidad, y si no eran tan idiotas y podían aportaban unas cuantas neuronas, bien podían considerarse parte del mundo impoluto de la ‘meritocracia’. Y me puso de ejemplo el rebaño de amigos que ‘suenan’ para ser figuras en el ‘nuevo’ gobierno de la presidenta Michelle Bachelet (foto). No sé si lo dijo en broma, eso de “nuevas figuras”; es decir, con esa carga ácida de la ironía con la que sabe engañar muy bien, yo mismo quedo a veces desconcertado.

Entonces empezó, como en una letanía, a leerme los nombres de los ‘nuevos’ personajes con los que, aparentemente, contará doña Michelle en su ‘nuevo’ gobierno. Al ir escuchando algunos nombres no pude menos que aceptar la ironía de Aristarco, siempre tan biliosamente simpático en sus tertulias.

Edmundo Pérez Yoma fue la primera carta ‘novedosa’ que me lanzó. La siguiente fue José Miguel Inzulza, como posible ministro del Interior, y en su defecto, Camilo Escalona, otro ‘nuevo’.

Voy a ser sincero: con estos primeros tres nombres ya me sentía saturado. ¿Será así de ‘nuevo’ el ‘nuevo’ gobierno de la señora Bachelet? “Todo es posible”, me dijo Aristarco, “tratándose de políticos, y Bachelet puede ser muy simpática pero desde cuando decidió dejar la medicina para hacer política, ha tenido que aprender el juego limpio y el juego socio de la política”.

La lista la siguió con Ricardo Solari, con el propio autor del artículo en mención, Nicolás Eyzaguirre (que, sin duda, sería un aporte en el próximo gobierno, donde quiera que lo pongan, conociendo su sentido crítico de las cosas, lo digo muy en serio), y uno realmente nuevo para la audiencia: Alberto Arenas.

Enseguida le oí mencionar a otro ‘nuevo’, Jorge Burgos, y a Felipe Harboe, el segundo más nuevo que el primero y con menos resabios.

Otros ‘semi-nuevos’ (palabra que usó una y otra vez Aristarco) que mencionó, fueron: Pamela Figueroa, Javiera Blanco, Álvaro Elizalde, Andrea Repetto, Manuel Marfán, Mario Marcel, Eduardo Engel y José de Gregorio.

Por cierto, Aristarco se declaró confiado en que esta vez sí, la presidenta Michelle Bachelet va a poder nombrar un 50% de mujeres en su gabinete. “Francamente, lo dudo”, le dije.

Más ‘nuevos’: René Cortázar, Eduardo Bitrán y Guillermo Larraín, ex ministros de Bachelet, es decir, ‘amigocracia’ probada, que podría dar el salto a ‘meritocracia’. Después están: José Antonio Gómez (otro aporte crítico, donde quiera que lo pongan, y también lo digo en serio), Juan Manuel Zolezzi, Luis Riveros, Dante Contreras, Claudia Sanhueza, José Miguel Ortíz, Laura Albornoz, Fernando Atria, Javier Couso y Pablo Ruiz-Tagle.

Aristarco cree que, definitivamente, el ministerio del Trabajo debe ser para alguien del Partido Comunista, o de la Central Unitaria de Trabajadores (Cut). “Ese es su elemento”, dijo Aristarco, y consideró una jugada maestra de la presidenta Bachelet para evitar los paros laborales. “Esperemos el nombramiento”, dije.

Siguió mencionando nombres de ‘nuevos’: Enrique Accorsi, Belisario Velasco, Enrique Paris, Carmen Castillo, Elia Molina, Jannette Vega, Mauro Tamayo, Angélica Verdugo, Bárbara Figueroa, Carlos Mackeney, Francisco Vidal y Soledad Alvear.

Los últimos nombres que leyó Aristarco fueron los de Juan Carlos Latorre, Alberto Undurraga, Patricio Hales, Claudio Orrego, Vivianne Blanlot, Hernán Rojas, Cristián Campos, Pablo Simonetti, Carmen Romero, Jorge Coulon, Sonia Montecinos, Benjamín Vicuña, Carmen Andrade (hermana del presidente del Partido Socialista), Paula Narváez, Carlos Caszely, Harold Mayne-Nicholls y Jaime Pizarro, sin hacer ninguna precisión.

“Creo que en este nuevo gobierno vamos a tener muchas cosas nuevas”, remató Aristarco, con esa odiosa mezcla de sarcasmo, verdad a medias y burla desembozada.

Anuncios

2 Respuestas a “Aristarco y la meritocracia de Michele Bachelet…

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. juliosuarezanturi

    El Servicio Electoral, Servel, informó que la candidata Michelle Bachelet gastó en su campaña presidencial 5 mil 377 millones 125 mil 100 pesos ($5.377.125.100). Evelyn Matthei 3 mil 474 millones 791 mil 251 pesos ($3.474.791.251). En tercer lugar, Marco Enríquez-Ominami gastó 745 millones 260 mil 88 pesos ($745.260.088, o sea, más o menos 4.600 millones menos que Bachelet, y 2.700 millones menos que Matthei). Para abreviar, los 7 candidatos minoritarios (Marco Enríquez-Ominami, Franco Parisi, Marcel Claude, Alfredo Sfeir, Tomás Jocelyn-Holt, Roxana Miranda y Ricardo Israel) gastaron, entre todos, 4 mil 532 millones 949 mil 827 pesos ($4.532.949.827).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s