Michelle Bachelet, dos veces presidenta

michelle bacheleEl escrutinio del Servicio Electoral informó que la candidata presidencial de las izquierdas, Michelle Bachelet (foto), obtuvo el 62,16% de los votos, mientras su contrincante de las derechas, Evelyn Matthei, 37,8%

El padrón electoral es de 13,5 millones de votantes, teóricamente, porque al parecer no está suficientemente depurado en cuanto a personas fallecidas que aún figuran, o no hay suficiente claridad sobre su composición, porque hay un buen caudal de votantes mayor de 65 años que tienen otras motivaciones; de igual manera, los nuevos ciudadanos que recién llegan a este derecho cívico electoral, con apenas 18 años, también tienen, otras motivaciones.

Lo cierto es que parece exagerado, y de elaboración malintencionada, armar escándalo, como lo han hecho dirigentes de las derechas y un encuestador (¿qué hace un encuestador, el de Adimark, opinando en cuanto programa de televisión hay, no sobre los procedimientos y las resultados históricos de las encuestas, y sus comparaciones pedagógicas, sino sobre cómo debe ser el gobierno, cuáles deben ser sus prioridades y asuntos que no le competen, como empresario que es de una actividad que debe ser pulquérrima, como es la de hacer encuestas) por el 58,21% de abstención que tuvo el día electoral. No es una situación muy distinta de países de Latinoamérica, Europa y Estados Unidos. (El mismo encuestador, como cualquier político en apuros, pidiendo a gritos ¡que el voto sea obligatorio! ¿Qué es eso, señor de Adimark?)

Desde luego, el ideal es que el 100% de los ciudadanos con derecho a voto, voten. Pero no es más que eso: un ideal. Una idea en la cabeza de los ilusos. La realidad suele ser distinta. No obstante, el alto porcentaje de abstención no deslegitima el resultado. Y aquí, deben dejar de ser hipócritas quienes deslizaron la afirmación según la cual, en esta elección, hay una duda de legitimidad por la aparentemente alta abstención, pero avalan un Congreso elegido con porcentajes de abstención semejantes.

Michelle Bachelet ganó. Las izquierdas ganaron. Perdió Evelyn Matthei. Las derechas perdieron. Y ahora, las derechas claman (en declaraciones en todos los medios de comunicación) que las izquierdas “no pasen la aplanadora”, y apelan a la Democracia (misma que pisotearon con su apoyo irrestricto, hasta hoy, del dictador Augusto Pinochet y su herencia, que se resisten a cambiar, y ni siquiera a debatir sus necesarios cambios), “para construir un Chile más justo entre todos”. Ahora sí, cuando se sienten arrinconados, la democracia es buena (para tomar oxígeno y dar de nuevo el zarpazo e impedir que nada cambie).

Lo que se espera, obviamente, es que la presidenta Michelle Bachelet haga las cosas bien, con grandeza de espíritu, en beneficio del mayor bienestar social y económico del país, y sin exclusión de las derechas, para beneficio de la Democracia.

Anuncios

2 Respuestas a “Michelle Bachelet, dos veces presidenta

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s