Para conocer de Nezahualcóyotl prehispánico

NezahualcóyotlNació el 28 de abril o el 4 de febrero –según la fuente– en Texcoco, en 1402, y murió ahí mismo en 1472. Nació llamándose Acolmiztli –felino fuerte–, siendo monarca de la ciudad-estado Tetzcuco, del México antiguo, pero pasada la adolescencia decidió optar por Nezahualcóyotlcoyote que ayuna– (dibujo). Era hijo de Ixtlilxócohitl –flor oscura–, sexto señor chichimeca, y de la princesa Matlalcihuatzin, hija del segundo señor de Tenochtitlan, el tlatoani Huitzihuitl. Llegó a ser señor de Texcoco, recuperando el reino que habían arrebatado a su padre los españoles de la conquista. Mostró sus dotes de arquitecto, en Tetzcuco y Tenochtitlan. Estadista y estratega militar. Se dice que mató, por su mano, a 12 reyes, incluyendo a Maxtla; estuvo en 30 batallas; nombró generales a 43 de sus hijos, y al cuadragésimo cuarto lo mandó matar, por soberbio y belicoso. Castigó los delitos con rigor, “especialmente a las personas de calidad y que habían de dar ejemplo a las demás”. Se conservan unas 30 composiciones poéticas suyas, en los manuscritos de cantares prehispánicos. El billete de cien pesos mexicanos, está dedicado a su memoria: incluye su efigie y una fracción de uno de sus poemas: “Amo el canto del zenzontle, pájaro de las cuatrocientas voces. Amo el color del jade, y el enervante perfume de las flores, pero lo que más amo es a mi hermano, el hombre”. Varios de sus versos están plasmados en los muros del Museo Nacional de Antropología, en Ciudad de México. He aquí, cinco de sus composiciones:

Yo lo pregunto     Yo Nezahualcóyotl lo pregunto: / ¿Acaso de veras se vive con raíz en la tierra? / Nada es para siempre en la tierra: / sólo un poco aquí. / Aunque sea de jade se quiebra, / aunque sea de oro se rompe, / aunque sea plumaje de quetzal se desgarra. / No para siempre en la tierra: /sólo un poco aquí.

Estoy embriagado     Estoy embriagado, lloro, me aflijo, / pienso, digo, / en mi interior lo encuentro: / si yo nunca muriera, / si nunca desapareciera. / Allá donde no hay muerte, / allá donde ella es conquista, / que allá vaya yo… / Si yo nunca muriera, / si yo nunca desapareciera.

Solamente él     Solamente él, / el Dador de la Vida. / Vana sabiduría tenía yo, / ¿Acaso alguien no lo sabía? / ¿Acaso alguien? / No tenía yo contento al lado de la gente. / Realidades preciosas hacer llover, / de ti proviene tu felicidad, / ¡Dador de la vida! / Olorosas flores, flores preciosas, / con ansia yo las deseaba, / vana sabiduría tenía yo…

¿A dónde iremos?     ¿ A dónde iremos / donde la muerte no existe? / Mas, ¿por esto viviré llorando? / Que tu corazón se enderece: / Aquí nadie vivirá por siempre. / Aun los príncipes a morir vinieron, / los bultos funerarios se queman. / Que tu corazón se enderece: / aquí nadie vivirá para siempre.

Un recuerdo que dejo     ¿Con qué he de irme? / ¿Nada dejaré en pos de mi sobre la tierra? / ¿Cómo ha de actuar mi corazón? / ¿Acaso en vano venimos a vivir, / a brotar sobre la tierra? / Dejemos al menos flores / Dejemos al menos canto.

Anuncios

Una respuesta a “Para conocer de Nezahualcóyotl prehispánico

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s