Truman Capote y la escritura literaria

TrumanCapoteSe hizo notar en 1958, a los 34 años, con la publicación de ‘Desayuno en Tiffany’s’, y se colmó de fama en 1966, a los 42 años, con la publicación de ‘A sangre fría’. Con esta obra rompió la línea divisoria entre crónica periodística y narración literaria, estableciendo una nueva era de ‘periodismo literario’. Truman Capote (foto) fue no solo ese genial escritor, sino un personaje del mundillo social de Los Ángeles, California, en el que se movió con soltura. Un personaje de escándalos, por sus excesos de alcohol y sus caprichos homosexuales, y porque incumplió a las editoriales, de las que –se dice– obtenía importantes sumas de dinero, como adelantos de futuros libros que, finalmente, jamás terminó. Pero ahora nos interesa su calidad de gran escritor. Y algunos de –lo que podríamos llamar– sus ‘consejos literarios’, plasmados en una entrevista a The Paris Review:

¿Qué fue lo primero que usted escribió?     Cuentos. Y mis más desaforadas ambiciones aún giran alrededor de este género. Me parece que cuando es explorado con seriedad el cuento es la forma más difícil de escritura, y la que exige la mayor disciplina. Todo el control y la técnica que tengo los debo completamente a mi experiencia con este medio de comunicación.

¿A qué se refiere exactamente al decir “control”?     Me refiero a mantener una preeminencia estilística y emocional sobre el material. Llámelo algo precioso y olvídelo, pero creo que un cuento puede hundirse por un ritmo inadecuado en una frase –especialmente si se presenta cerca del final– o por un error en la organización de los párrafos, o incluso por la puntuación. Henry James es el maestro del punto y coma. Hemingway es un organizador de párrafos de primera clase. Desde el punto de vista del oído, Virginia Woolf nunca escribió una frase mala. No quiero decir con ello que yo practico lo que predico. Sólo trato de hacerlo, eso es todo.

¿Cómo llega uno a la técnica del cuento?     Puesto que cada cuento presenta sus propios problemas técnicos, obviamente no se pueden hacer generalizaciones al estilo de dos-y-dos-son-cuatro. Para encontrar la forma adecuada para tu cuento, simplemente tienes que descubrir la forma más natural para contar la historia. La forma de comprobar si el escritor ha adivinado la forma natural para contar su historia es la siguiente: después de leerla, ¿puedes imaginarla de manera diferente, o bien silencia a tu imaginación y te parece absoluta y final? De la misma manera como una naranja es algo definitivo. De la misma manera como una naranja es algo que la naturaleza ha hecho simplemente bien.

¿Hay recursos para mejorar la propia técnica de escritura?     El único recurso que conozco es el trabajo. La escritura tiene leyes de perspectiva, de luz y sombra, igual que la pintura o la música. Si naces conociéndolas, perfecto. Si no, apréndelas. Y entonces reacomoda las reglas para que se adapten a ti. Incluso Joyce, nuestro más extremo inconforme, era un espléndido artesano; él pudo escribir Ulises precisamente porque pudo escribir Dublineses. Demasiados escritores parecen considerar que escribir cuentos es una especie de ejercicio con los dedos. Bueno, en tales casos lo único que hacen es ejercitar sus dedos…

Anuncios

3 Respuestas a “Truman Capote y la escritura literaria

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: ‘La ganga’ de Truman Capote | JulioSuarezAnturi

  3. Pingback: ‘La forma de las cosas’ de Truman Capote | JulioSuarezAnturi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s