La poesía de Harold Alvarado-Tenorio

Harold AlvaradoTenorioLa poesía    ¿Qué eres sino la visión de la noche? / Todo lo nocturno te pertenece. / Invitas a los espléndidos banquetes de los sueños / y a las no menos espléndidas vigilias de la realidad. / Viajas con el hombre y la mujer como si fueras / la llama de sus ojos, el bordón de su felicidad / o el humo espeso de los amaneceres. / Para ti, madre del dolor, sólo hay gloria y pesar, / el mediodía no está escrito en tus agendas. / Ninguna otra cosa eres, poesía, / que la más alta sima donde el loco, / los mortales, / los desheredados de la suerte y la fortuna, / encuentran cobijo. / Tú, la detestada, la leprosa, la purulenta, / eres la mejor de las hembras / la mejor madre / la mejor esposa / la mejor hermana / y la más larga y gozosa de las noches.

Lunas de ayer    La luna, esta noche, la que nunca ha vuelto / vendrá para nosotros. / Porque hemos mentido, como en las lunas de ayer. / No habrá segunda parte esta vez. / Nuestro amor ha de ser como nunca fue, / un insensato amor, amor de dos / que nada necesitan ni nada desean / más que amarse. / Nuestro amor será así / o no será.

Noche de octubre    Su memorable voz / una noche de Octubre, sobre la puerta. / Su cabeza coronada con hiedra, violetas / y numerosas cintas de colores. / El equilibrio de su cuerpo / dejando oír, cómo una noche, / recostado en aquel a quien amaba, / rogando compartir su cuerpo / obtuvo sólo una mirada.

Servicio de placer    De cada noche que vivimos / recuerdo implacable tus caderas. / Como nunca, nadie / ofreció iguales placeres. / Como nunca, nadie / extrajo de mí la vida. / Dicen que ahora otro, / tan alto como yo, / complace tus caprichos / y los de tus padres. / Soy sólo un escribano / y debo componer / tres mil caracteres cada día. / Apenas sirvo para dar placer.

Happy New Year    Cruzamos / trece mil novecientos kilómetros / para encontrarnos / pero, como es habitual en ti, / cambiaste el parecer. / Oh, tú, nacida / en un Diciembre inconstante, / de grandes ojos de novilla, / de fina cintura / y pies diminutos, / dueña de un Loto Dorado / voraz e insaciable.

Harold Alvarado-Tenorio (foto)

Anuncios

Una respuesta a “La poesía de Harold Alvarado-Tenorio

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s