Carta a Piñera sobre el bono de maternidad

Vanessa Rivera de la Fuente-Nasreen AminaEl 21 de mayo pasado el presidente Sebastián Piñera dio su última Cuenta Pública a la Nación. De los varios desatinos e información sesgada, o anuncios mentirosos como el que ya había hecho de devolverles el voto a los chilenos que viven en el exterior y la dictadura los declaró apátridas, curiosamente el presidente Piñera se preocupó de la actual baja tasa de natalidad. Y anunció, como panacea feliz, “un bono de cien mil pesos, por una sola vez, para quien tenga un tercer hijo”. Vanessa Rivera de la Fuente (foto), que firma con el seudónimo de Nasrrem Amina, y se autodenominada ‘Ciudadana insumisa’, publicó en su blog una carta al presidente Sebastián Piñera en la que manifiesta su rabia, de la que me permito hacer una edición:

“Para Su Excelencia el Presidente de la República de Chile, Señor Sebastián Piñera Echeñique: Usted ha hecho un anuncio apocalíptico: Hay que aumentar la tasa de natalidad en Chile, si no queremos enfrentarnos al desastre económico de un “Crecimiento Negativo” a futuro. Por lo tanto, a su equipo de creativos publicitarios se les ocurrió diseñar la siguiente política pública para evitar la debacle del establishment: Van a pagar un bono de $100 mil pesos al nacimiento del tercer hijo, que llegará a $ 200 mil con el nacimiento del quinto hijo. Me pongo a reflexionar a partir de su anuncio. Lo primero que se me viene a la mente es la época de la dictadura, usted debe recordarse muy bien, cuando existía el Cema Chile, que eran grupos de señoras que, patrocinadas por la Primera Dama de la Nación Señora Lucía Hiriart de Pinochet, se dedicaban a tejer ajuares de bebé y a bordar manteles y baberos, que regalaban a familias de escasos recursos, cuyos retoños tenían la suerte de ser apadrinados por el Dictador con uniforme color rata, Augusto Pinochet.

“En ese tiempo, me preguntaba qué ganaban esos recién nacidos colorados y llorones, que reventaban en chillidos frente a las cámaras del noticiero, cuando Pinochet los tomaba en sus brazos, anunciando a los cuatro vientos su regocijo por la llegada de un nuevo ciudadano. Se lo menciono, porque su anuncio sigue la línea de toda tendencia conservadora y fascistoide, que concibe a los niñ@s como una inversión a futuro para el Estado: Ya sea para engrosar las filas de la legión romana, debatir en la Polis griega, militantes nuevos para el Partido nazi, soldaditos para Pinochet o trabajadores de bajo costo para los Mall de Horst Paulmann, las políticas de natalidad de todo gobierno facho se diseñan en base al concepto de la persona como un instrumento útil a fines superiores.

“Parece que, después de todo, las mujeres no hemos hecho lo suficiente por Chile, ya que nuestro único deber es parir hasta la muerte; si no lo hacemos, el futuro del país se pone en riesgo. No quiero suponer que piensa de mí, ya que yo tengo una sola hija. Si a mi flojera reproductiva, le suma que soy de izquierda y totalmente anti-imperialista, anti-fascista, anti-capitalista, anti-patriarcal, tal vez califique para uno de los delirios paranoicos de Hinzpeter sobre seguridad nacional. De nuevo, somos las mujeres las culpables de que este país enfrente un potencial desastre de proporciones, en el mediano y largo plazo. Las mujeres, siempre las mujeres, que retardamos la maternidad por estudiar y trabajar; las mujeres, que trabajamos más por menos dinero; las mujeres, que tenemos doble jornada… en fin.

“Seamos serios, usted dice que hay que aumentar la tasa de natalidad en Chile, si no queremos enfrentarnos al desastre económico… que afectaría a los que siempre se han beneficiado de las ventajas del capitalismo, entre ellos usted mismo: Se están quedando sin trabajadores para explotar, por eso les interesa fomentar la natalidad. Para asegurar las ganancias de sus empresas. A usted no le interesa el desarrollo de las mujeres como madres, sino asegurarse que los grandes capitales tengan suficiente mano de obra barata, que alimente el sistema que los enriquece y mantenga en el punto justo la brecha de desigualdad, en la cual todo abuso se vuelve relativo. Nos está pidiendo que pongamos nuestros úteros al servicio de su cuenta bancaria, para evitar el “Crecimiento Negativo”.

Crecimiento negativo dice usted. Usted hasta la maternidad la piensa en términos económicos. Lo único negativo, señor Piñera, es la dificultad que encontramos las mujeres para crecer en este país, por ejemplo: –Crecimiento negativo, es carecer de derechos reproductivos y pagar con la cárcel o la muerte un aborto mal hecho. –Crecimiento negativo, es que miles de mujeres en Chile tengan que peregrinar entre abogados de la Corporación de Asistencia Judicial y los tribunales, porque los padres de sus hijos nunca han pagado una pensión de alimentos. –Crecimiento negativo es lo que sienten las miles de mujeres inteligentes y capacitadas, que no pueden encontrar un trabajo en condiciones dignas en su propio país, porque son mayores de 35 años. –Crecimiento negativo es que se anuncie un bono, como el de $40.000 pesos y yo tenga que pelearme con la funcionaria del INP, porque ella considera que no debe dármelo, a pesar de que la ley lo ordena. –Crecimiento negativo es que a iguales capacidades la paga de las mujeres sea menor, a lo que se suma la doble jornada y los contratos ‘tercerizados’, que nos convierten en herramientas desechables sin derechos. –Crecimiento negativo es la dificultad que tenemos las mujeres solas, de conseguir un crédito para comenzar un negocio. –Crecimiento negativo es que el apellido, el barrio donde se vive, la apariencia y la clase social sean más importantes en la evaluación de una profesional que su experiencia y preparación. –Crecimiento negativo es la suma entre mujer, madre, contratos basura y horario de Mall. –Crecimiento negativo es que las mujeres en edad fértil somos rechazadas de los planes de cobertura de la medicina privada, porque generamos gastos. –Crecimiento negativo es que podamos enviar a nuestros hijos e hijas gratis al Jardín Infantil y luego no poderles pagar la universidad. ¿Y usted quiere que, así y todo, tengamos más hijos? ¿Sin solucionar nada de lo anterior quiere que aportemos con una maternidad más productiva? (…) Las mujeres que usted menciona en su discurso, no somos nosotras. No soy yo, ni mi hermana, ni mi madre, ni mi hija…, no son mis amigas, ni mis colegas de trabajo…”

El texto completo, está aquí.

Anuncios

3 Respuestas a “Carta a Piñera sobre el bono de maternidad

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. juliosuarezanturi

    MAYO 29
    Claudia Mora, “Bono de maternidad: ¿un apoyo a la natalidad chilena?”
    http://blog.latercera.com/blog/cmora/entry/bono_de_maternidad_un_apoyo

  3. juliosuarezanturi

    JUNIO 1
    El semanario británico The Economist analiza la propuesta para aumentar la natalidad, hecha por el presidente Sebastián Piñera, y considera que el bono por un tercer hijo es un “soborno por niño”:
    http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2013/05/31/the-economist-desmenuza-anuncio-de-pinera-de-bono-a-partir-del-tercer-hijo-y-lo-califica-como-un-soborno-por-nino/?utm_source=rss&utm_medium=feed&utm_campaign=RSS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s