Herta Müller o armuelle o el hambre

herta-mullerUno exagera. Es inconsciente. Puede decirse que vive, por momentos, fuera de la realidad. O asumimos que nuestra realidad es el todo. Entonces somos egoístas. Porque lo que siento no es hambre. Es algo de apetito. Y eso, quizás. Porque el hambre duele. “Se puede decir que hay un hambre que te hace enfermar de hambre. Que añade más hambre a la que ya padeces. El hambre siempre renovada que crece insaciable y salta al interior del hambre eternamente vieja, reprimida con esfuerzo. Cómo vas a correr mundo cuando lo único que sabes decir de ti mismo es que tienes hambre”. El hambre que pega las tripas. Las seca. Y entonces se vuelven como la piel que las serpientes desprecian para renovarse cada tanto. Son tripas de rejo, o rejo de tripas. Pero no es tu hambre, no es nuestra. Es de otros, de los que están en los campos de trabajo. O de los que estuvieron, aunque hoy es posible encontrar trabajos como los de aquellos campos de aquellos tiempos. Esos, sus habitantes, sí tuvieron hambre, y debieron rumiar armuelle, porque “cuando el hambre se te antoja insoportable”, cuenta Herta Müller (foto) del hambre que aprieta en esos lugares, “sientes tirones en el paladar, como si hubieran tensado una piel de conejo fresca para secarla detrás de tu cara. Las mejillas se marchitan y se cubren de una pelusilla pálida”. Un cuento desgarrador que hace reflexionar en el heroísmo, primero, de los sobrevivientes, y luego en esa condición inhumana en la que el hombre es capaz de doblegar al hombre; habla de los campos de trabajo de rusos aplastando de hambre a los alemanes que vivieron la desgracia de ser alemanes en tiempos inadecuados. Una asociación de ideas fácil para infligir dolor a través del hambre. Asociación injusta. Y entonces fueron, todos, sometidos a la ignominia, al hambre, “hasta que en la cabeza ya no tienes cerebro, sino únicamente el eco del hambre”. Cualquier hambre. Armuelle es el título de ese rudo cuento de Herta Müller.

Anuncios

2 Respuestas a “Herta Müller o armuelle o el hambre

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Herta Müller, poética al campo de concentración | JulioSuarezAnturi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s