Adimark y su peligrisa valoración de datos

Un poder soterrado al que los medios de comunicación no han sabido acotar, sino, antes bien, alientan con extraño frenesí, es el de las empresas de estudios de opinión. Con sus ‘análisis’ de opinión, se han convertido en líderes de opinión. Dicen y desdicen, califican y descalifican. Ahora, después de las elecciones, levanta la voz una de ellas, Adimark, para dar el veredicto divino: “El voto voluntario fue un fracaso”. ¿Acaso el obligatorio, ponía más democracia? Quizás sea que con el voto voluntario, se transparentaron los sentimientos y las opiniones de las personas sobre el sistema electoral y político. Y si la abstención llegó al 60%, cifra que el presidente Sebastián Piñera ha repetido hasta el cansancio, también con intención retrógrada, es porque la democracia, la de Chile, no ofrece más, no motiva más, no permite que haya movilidad social. El desencanto proviene de los valores que las clases dirigentes han entregado al pueblo, y no se trata de un asunto mecánico: voto obligatorio–menor abstención–más democracia, versus, voto voluntario–mayor abstención–menos democracia. Es un falso dilema. Las empresas de estudios de opinión deberían limitarse a ofrecer los resultados, a libre interpretación; ¿o también querrán que sea obligatoria la interpretación? Pero que una empresa de estudios de opinión esté ofreciendo sentencias de muerte públicas, creo que rebasa sus límites. No hay que creerle a una empresa así, que quiere imponer, militarmente, sus opiniones. La abstención tiene varias causas, desde la pereza física y humana para ir a votar, hasta inconvenientes de salud que imposibilitan ir a votar, pero la principal es la falta de interés de las personas porque el sistema político está tan amarrado, es tan vergonzosamente excluyente y manipulado, que consideran que “da igual” si votan, o no. Es esta mentalidad la que hay que remover, removiendo la estructura política, que bien pudiera ser mediante una Asamblea Constituyente. Pero no es el voto voluntario el que “fracasó”. En la mayoría de países del mundo donde se aplica tiene el contrapeso de una abstención notoria, incluido Estados Unidos. Por lo demás, era una novedad, cuya valoración resulta irresponsable hacer de manera tajante. Hay otra lectura (del voto voluntario), que no se debe quedar en el efecto (abstención), como el ‘análisis’ de Adimark: la abstención en las elecciones municipales del domingo pasado son una campanada de alerta para la clase dirigente (‘izquierda’ y ‘derecha’) para que el sistema político (la causa), su régimen excluyente, duopólico, sea removido, porque pareciera que empezó a hacer aguas.

Anuncios

5 Respuestas a “Adimark y su peligrisa valoración de datos

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Noviembre 1 del 2112
    En su columna de El Mercurio, el escritor y diplomático Roberto Ampuero hace un aporte al debate que Adimark intenta torcer, sobre las causas de la abstención electoral. Dice que, “tampoco hay que dramatizar: en las principales democracias occidentales, la abstención es elevada. En EE.UU. vota apenas la mitad de la población en las presidenciales”, y siempre se ha dicho que las presidenciales son las elecciones “reina”.
    http://blogs.elmercurio.com/columnasycartas/2012/11/01/elegir-otro-pueblo.asp

  3. Pingback: Tesis de Méndez-Adimark para no hacer encuesta | JulioSuarezAnturi

  4. Pingback: Lo que no se informó de la encuesta Adimark | JulioSuarezAnturi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s