Cepal se cansó de los líos en la Casen

La vieja y bíblica máxima de que la verdad nos hará libres está hoy más vigente que nunca. Una mentira, por pequeña que sea, de buena o mala fe, rosada o blanca, es una mentira. Y una mentira riñe con la verdad. Quien miente tiene propósitos oscuros, y ¿por qué no dice la verdad?, es lo que uno deduce de alguien que no actúe con la verdad.

Y un manto de duda, de si se decía una mentira o una verdad, fue el que rodeó el resultado de la archiconocida Encuesta Casen (Encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional). Y entonces, en lugar de traernos la buena noticia de que la pobreza y la indigencia habían disminuido en Chile, provocó un signo de interrogación sobre la veracidad de sus datos. El gobierno, apoyado en la Encuesta Casen, dijo que la pobreza bajó de 15,1% a 14,4% y la indigencia de 3,7% a 2,8%. Nadie creyó.

Yo hubiera quedado satisfecho con que la pobreza bajara una (1) décima, de 15,1% a 15,0%. Porque eso me dice que se está avanzando, si bien no son “logros de empresario” de alto vuelo, como lo es el presidente Sebastián Piñera, que todo lo mide en miles de millones de dólares y en toneladas y en kilómetros y en quilates. Más que modestia, un logro pequeño es una verdad. De la misma manera, más que un logro grande, una pequeña mentira es… una gran mentira.

Y en cuanto los críticos del gobierno dijeron que esa reducción correspondía al margen de error (es decir, el margen de error, supongamos 5%, que es bajo, anularía el contraste) y que se había incluido en la encuesta un ítem sobre un bono de $10.000, que se dio por una vez y segmentadamente, y no podía tomarse como elemento que atenuara “la pobreza” del país.

La jugada maestra del gobierno fue escudarse en que los datos estaban respaldados por la Cepal (Comisión Económica para América Latina y El Caribe), que, efectivamente, asesoraba al gobierno en esta medición. Es decir, el gobierno “transfirió” su culpa a un tercero. Y ese tercero, no está dispuesto a enlodarse por alguien que, como Chile, no jugó limpio.

Resultas de la mala intención con que se manejaron las cosas, la Cepal dijo: “Quisiéramos en realidad pasar a otra etapa, en donde pudiéramos actuar como lo hacemos con otros países, en donde nosotros asesoramos en sus mediciones”. O sea, a Chile le estaban haciendo un favor adicional, de “asesorarlo en las mediciones”, y no solamente en la asistencia técnica de cómo llevar a cabo las mediciones. Y así le dio “gracias” Chile al favor que le estaba haciendo la Cepal.

Esta es la historia de lo bueno que se convierte en malo. O lo malo, que no puede simular ser bueno.

Anuncios

4 Respuestas a “Cepal se cansó de los líos en la Casen

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. juliosuarezanturi

    OCTUBRE 4
    El ministro Lavín analizará términos de continuidad de asesoría de Cepal en encuesta Casen:
    http://www.latercera.com/noticia/politica/2012/10/674-486600-9-lavin-anuncia-reunion-con-directivos-de-la-cepal-para-analizar-rol-del-organismo.shtml

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s